Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

El 20% de siempre

El gob de Andalucía reconoce que se desperdicia un 20% de las vacunas por las jeringuillas. A ese 20% lo llama “un culillo”.

En otras partes el culillo es el 10%, del 20%, etc. Depende de las vacunas, viales, y de las jeringuillas. Ese porcentaje que se desperdicia ya ha sido bautizado, pasará a la historia de Spain en la misma categoría que los hilillos de chapapote, etc.

Los culillos se ciomplementan con los cargos y familias que se cuelan, que cada día son más.

Saber cuántas personas se aprovechan de su posición para colarse en la vacuna daría una idea aprox del futuro de España.

O del no futuro.

Futuro furo.

Pero claro, no es fácil saberlo. Esta web —covid-vacuna.app— araña datos oficiales y publica los vacunados, aunque todavía no consigna a los que se cuelan.

Entre el culillo y los que se cuelan alguien podría morir.

Lo del culillo equivale al 4% de comisión que, al final, como en la vacuna desperdiciada, es un 20% porque hay que repartir. Y las obras se encarecen.

La bronca con la que nos machacan cada día es siempre por ese culillo, quién lo gestiona, quién se lo lleva.

Es la España de Bárcenas, los eres del psoe, filesa, malesa y time sport… La España eterna del Pujolato (apasionante el libro de Jordi Amat: El hijo del chófer).

El culillo, a la larga, ha hundido España.

La sanchería, plano sanchazgo omnipotens, no ha sabido regenerar ese problemón. Ni lo ha intentado.

El despilfarro de vacunas anticipa y prepara el destino de los euromillones.

 

 

Los comentarios están cerrados.