Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘votantes’

Carmena, “institucionalizada”

Por Verónica Castro Mulder

Manuela Carmena.

Manuela Carmena en una rueda de prensa. (EFE)

El 29 de abril, Carmena respondió con un rotundo “por supuesto que no” cuando le preguntaron si la Corporación asistiría a actos religiosos.

Por el contrario, seis meses después, ya alcaldesa de Madrid gracias a los votos de quienes confiamos en su palabra, ha asistido como tal “con mucho gusto” a un acto religioso, e incluso ha sido su protagonista, que ha renovado el voto de la Villa a la Virgen de la Almudena, teniendo el cinismo de mentir de nuevo al decir que lo hace también en mi nombre: “Tanto creyentes como no creyentes, queremos expresar todos al unísono con nuestro voto nuestro compromiso ante ti, la Almudena”.

Y encima se pavonea de asumir de ese modo una “actitud institucional”. No solo es chaquetera, sino que cree que los demás lo somos también. Une así a la traición a sus votantes y a la aconfesionalidad oficial que exige nuestra Constitución –nuestra institución fundamental- el insulto a quienes no somos como ella.

Urnas en la capilla católica

Por P. C.

Por segunda vez, la primera fue durante las elecciones europeas de 2014, el local electoral situado en el colegio La Salle San Rafael, calle Fernando el Católico número 49 [Madrid] correspondiente al Distrito 07, Sección 010, ha elegido para instalar las mesas electorales una capilla cristiana de confesión católica ubicada dentro del mismo colegio.

No es ya que resulte bochornoso, sino que la dirección del colegio, ante las preguntas de los diferentes apoderados, respondió con que la capilla estaba desacralizada. ¿Desacralizada? Por doquier había crucifijos, una imagen de Cristo clavado en la cruz, pinturas alegóricas cristianas, etc…

Lo más duro no es quizás el asombro de determinados votantes o el abuso continuado de las autoridades de dicho colegio sino la sumisión de la Junta Electoral Central.

Cuando he intentado ponerme en contacto con ellos para que tomen medidas su respuesta ha sido sorprendente. Me han explicado que ellos no pueden hacer nada y que me pusiese en contacto con la Junta Electoral de Zona de Madrid, donde de nuevo me han dicho que dicho colegio se atiene a las normas y que ellos no se hacen responsables.

Mesas electorales en el colegio La Salle San Rafael de Madrid (PAUL COTARELO)

Mesas electorales en el colegio La Salle San Rafael de Madrid (P. C.)

Es una disfunción total que habla del abuso de poder de la Iglesia pero sobre todo de los partidos conservadores que ostentan todo el poder económico y social, amén de controlar todas las infraestructuras estatales. Durante la mañana una queja del PP a la Junta Electoral Central referida a las imágenes de la candidata que los apoderados de Ahora Madrid llevaban ha sido recibida y procesada rápidamente (¿favoritismo hacia el PP?), provocando que los apoderados tuvieran que tapar la imagen de su candidata.

Mientras que si se trata de un acto ilegal, como el forzar a la población a pasar por una capilla católica para votar, en eso se lavan las manos. Doble moral, disfunción total a la hora de aplicar las leyes, omitiendo cuando interesan o no interesan para el partido en el poder.

Limitar a la población o forzarla reprimiéndola a que voten en un templo de una confesión religiosa es mucho más grave o más que el que un partido político deje que sus apoderados lleven fotos de su candidato. Vergonzoso, no se sabe si estamos en la época franquista o en la Edad Media.

La honradez de Rajoy

Por Ángel Villegas Bravo

He oído en repetidas ocasiones y a distintos periodistas, comentaristas, tertulianos y políticos de la oposición, y en relación al nauseabundo ‘caso Gürtel-Bárcenas-PP’, que Mariano Rajoy es un tipo honrado. No diré yo que el presidente del Gobierno no lo sea pero, francamente, no consigo entender en qué se basan los que tal afirman.

Dejemos de lado si él o algunos de los dirigentes del Partido Popular cobraron, o no, sobresueldos; obviemos si el dinero era, o no, negro; RAjoyignoremos, también, el “horror” de Rajoy a pronunciar siquiera el nombre de Bárcenas; corramos un tupido velo sobre la defensa a ultranza que hizo en su momento del extesorero y sobre el tiempo en que este siguió cobrando del partido, cuando decían que ya no estaba en él; y para no partirnos de risa (o de indignación) no nos acordemos de la indemnización en diferido o simulada.

Capítulo aparte merece el desprecio o falta de respeto del presidente con toda la ciudadanía negándose a dar explicaciones sobre caso tan indecente. Todo lo anterior no implica falta de honradez, pero tampoco contribuye, en absoluto, a suponer la honradez de nadie y, desde luego, lo que si supone es una falta de ética considerable y un descrédito y hasta falta de legitimidad para seguir ejerciendo como presidente de un pueblo al que ignora y al que parece considerar muy poco. Empezando por sus propios militantes y votantes.