Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘escaño’

Dimisiones (en el PP) y ética política

Por José Carlos Canalda

En el periódico del día 3 de septiembre leí en un titular que Teresa Gómez-Limón, diputada del PP en la Asamblea de Madrid, abandonaba su partido en protesta por el trato a las víctimas del accidente del tren Alvia del pasado año. Bien, pensé, al fin un político con principios éticos… pero no. Leyendo el artículo nos enteramos de que esta señora viajaba en el tren accidentado, por lo cual se trata, mucho me temo, de una cuestión puramente personal al estilo de cuando Iñaki Anasagasti “descubrió” que la kale borroka también era terrorismo el día que prendieron fuego al autobús en el que viajaba su madre, y no antes. Me gustaría saber si la señora Gómez-Limón hubiera actuado de igual manera de no haber ido en ese tren, aunque a juzgar por el silencio cómplice de la totalidad de los cargos públicos del PP, sospecho que no.

María Teresa Gómez-Limón, diputada del PP en la Asamblea de Madrid, durante una intervención en televisión. (RTVE)

María Teresa Gómez-Limón, diputada del PP en la Asamblea de Madrid, durante una intervención en televisión. (RTVE)

Pero aún hay más. La señora Gómez-Limón abandona el PP, pero no el escaño ni, por supuesto, su jugoso sueldo pese a que salió elegida en una lista cerrada bajo estas siglas, por lo que lo ético y lo decente sería que renunciara a ellos si tan disgustada está con el partido que la aupó al cargo.

Por último, resulta que también está muy molesta porque, según ella, se impidió participar a los familiares de las víctimas en un homenaje realizado el 24 de julio en Santiago. ¿No sería, pregunto, porque no pudo salir en la foto? En cualquier caso, este es un ejemplo claro, aunque por desgracia no único, de hasta donde ha llegado la mezquindad de nuestra clase política.

Castilla la Mancha: ‘habemus’ pucherazo

Por José María García Diago

Definitivamente esta tarde quedará aprobado un nuevo Estatuto de Autonomía de Castilla la Mancha cuya única modificación sustancial que introduce es el reparto de diputados por provincias. La tentación de manosear la ley electoral es demasiado grande para Cospedal; no en vano, esta será su segunda modificación de la Ley electoral en los tres años de gobierno del PP en la región. La primera modificación, la ley 4/2004, aumentaba el número de diputados en aras a una mayor “representatividad” aunque en realidad lo que aumentaba era el número de diputados que elegían las provincias más afines al PP.

Un año después María Dolores de Cospedal dejaba sin sueldo a los diputados regionales (claro que, ¿quién quiere sueldos habiendo sobresueldos?) y anunciaba una nueva reforma de la Ley Electoral regional (a través del Estatuto, claro) por la que reducía a la mitad el número de diputados a elegir en cada provincia por motivos “de ahorro y austeridad”. ¿Qué hay más económico que un diputado sin sueldo?

María Dolores de Cospedal (ARCHIVO)

María Dolores de Cospedal (ARCHIVO)

Esta nueva reforma lo que se traduce es en la perpetuación del bipartidismo ya que al reducirse el número de escaños a repartir aumenta el número de votos necesarios para obtener representación a casi el doble.

La reforma del Estatuto ha sido aprobada en el Congreso y en el Senado solo con los votos del PP, aun cuando existía el acuerdo tácito de no aprobar cambios en los Estatutos de Autonomía sin el acuerdo de todos los partidos de la Cámara, lo que da buena cuenta del carácter partidista de la reforma.

En definitiva, estamos ante “un auténtico golpe de estado. Recuerda los modos y maneras de Hugo Chávez”. No lo digo yo, lo decía Cospedal allá por 2007 cuando Barreda [ex presidente socialista] aumentó el número de diputados a elegir en Toledo y Guadalajara por su aumento poblacional. Los que votaron a Cospedal por “el cambio” están de enhorabuena: dos cambios de las reglas de juego en tres años.