Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘eres’

Adiós, señor Griñán

Por Juan Afán Muñoz

En cualquier empresa privada y seria del mundo occidental, cuando el máximo responsable, por complicidad u omisión, ha participado en un escándalo de la dimensión de los ERES de Andalucía es destituido inmediatamente y en la mayoría de los casos con imputación penal por su negligencia y falta de responsabilidad en la función asignada. Por supuesto sin gratificaciones perennes debido a su incompetencia demostrada.

Aquí, como los gobiernos y las empresas públicas no son de nadie y gestionan miles de millones alegremente, nuestro dimitido presidente Griñán nos hace un discurso con la cara más dura que el cemento (habitual entre nuestra casta política) apelando a su alto sentido de estado para con Andalucía y no perjudicarla más con su presencia en estos difíciles momentos “jurídicos”.  Jose Antonio Griñán

Además,  desea seguir “sacrificándose” disfrutando del resto de sus cargos en el partido y de paso blindarse judicialmente en el cementerio de elefantes como senador, ya que su “historial” al frente de la Junta no es obstáculo para seguir chupando del bote mientras el cuerpo aguante.

En esto es en lo primero que los partidos deberían ya cambiar las leyes si desean que los ciudadanos vuelvan a darles la confianza en vez del actual desprecio. Es un momento histórico para el Partido Popular, con mayoría absoluta, para que cambie estas leyes tan protectoras para con los políticos imputados y que huyen hacia el Tribunal Supremo (formado por jueces que ellos mismos han elegido), si es que desean tener credibilidad más allá de las huecas palabras de sus discursos y promesas electorales.

Señor Griñán, mi padre decía: Tanta gloria lleves como descanso dejas. Y en este caso lo suscribo literalmente.

Tiro por elevación en el caso de los ERES

Por Francisco Javier España Moscoso

El arrojo de la jueza Alaya en el caso de los ERES solo es comparable con la dedicación que los medios afines están dando a las filtraciones que van saliendo del juzgado de instrucción nº 6 de Sevilla. Creo recordar que todo empezó cuando el que fuera chofer del ex director general de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía, Juan Francisco Trujillo, explicaba ante la jueza, en un gesto inusitado de arrepentimiento, lo malísimo que habían sido él y su jefe, algo que en su momento dio buen resultado, las elecciones andaluzas estaban al caer y todos conocemos los malos resultados del PSOE. En el ambiente quedó la sensación de que el fin de aquel montaje no era purgar la culpa, sino otro.

Jueza AlayaPero en esa estética judicial calcada de otros famosos procesos no podían faltar los “sobres”. Pues sí, parece que el señor Lanzas, apodado por la Guardia Civil con el alias de “el conseguidor” y que según la propia jueza es el meollo del proceso, entregaba “sobres” a políticos con el fin de ver satisfechos sus deseos.

Señora Alaya: Una vez que han saltado a escena los “sobres” ya solo falta esperar que aparezca una libreta manuscrita (de puño y letra del sr. Lanzas) con los nombres de determinados políticos andaluces del PSOE, por supuesto, como receptores de dichos sobres para que la instrucción le quede redonda y, de paso, se tapen algunas cosillas que están molestando en la Audiencia nacional. Creo que en esta caza se está utilizando eso que llaman tiro por elevación y no se está reparando en gastos. Ya veremos como acaba todo, pero a simple vista, hay cosas que me cuesta creer.

¿Cuál es el precio de una huelga?

Por Agustín Hernández de la Torre

Cada vez que se convocan huelgas y especialmente cuando pueden suponer la paralización del sector privado se hacen desde la patronal, las cúpulas empresariales e incluso desde los gobiernos, declaraciones sobre el impacto en términos económicos. Así, se da el dato sobre las pérdidas ocasionadas y el coste que en general supone el ejercicio de este derecho del trabajador. Sin embargo, nada se dice del precio que se paga por el mismo: cada trabajador que libremente (por supuesto) decide secundarla deja de percibir su salario por ese día en los términos que establece la ley.

Quizá se deberían hacer públicas las cifras del ahorro en ese sentido. Puede que no sea proporcional a la reducción de ingresos producida, pero tampoco son exactamente pérdidas las reducciones del beneficio en base a las que se amparan las empresas para plantear ERE, despidos, y alteraciones de las relaciones laborales permitidas por unas regulaciones aprobadas sin sensibilidad en el ámbito del trabajo y contra las que precisamente se lleva a cabo la protesta.