Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘entrada’

Recortes para discapacitados en Getafe

Por Julio Alonso Cuadrado

Piscina municipalSoy usuario de la piscina del sector III de Getafe y también soy discapacitado. Hasta hace unos días podía disfrutar de la piscina sin pagar cuota por mi condición de discapacitado. Mi sorpresa ha sido que el sábado día 20 de abril me han cobrado 2,50 euros por entrar a la instalación. No sé a qué se debe este cambio de actitud respecto a los discapacitados. Las personas mayores de 65 años siguen disfrutando de las instalaciones sin abonar nada.

Les trasmito mi más profundo malestar por lo sucedido y les pido a todos los ciudadanos de Getafe que estén en contra de estos recortes inmorales que hagan lo mismo que yo y reclamen al Ayuntamiento de Getafe que retiren este tipo de recortes por medio de interponer una reclamación escrita como he realizado yo en el registro del Consistorio de Getafe. Unidos podremos darle la vuelta a este tipo de políticas.

Si Gaudí levantara la cabeza

Por Alex Mesa Romero (Barcelona)

Hace poco visitaron Barcelona unos amigos vascos. Yo, como buen ciudadano orgulloso de mi ciudad, fui uno de los encargados de guiarles. Cuando recibo a amigos a los que guiar por la ciudad más bonita de Europa en mi itinerario está el Park Güell como plato fuerte. Me parece uno de los lugares más importantes de Barcelona, pero además me resulta muy agradable andar entre sus columnas, sentarme en sus peculiares bancos y admirar una obra maravillosa que no deja de impresionarme cada vez que la veo. Bromeábamos sobre la posibilidad, que entonces sonaba a chiste, de que el Park Güell fuese de pago. Pues bien, resulta que ahora, a partir de octubre de 2013, habrá que pagar hasta por ver el Park Güell. Estoy de acuerdo en que el precio no es muy alto, entre 5 o 10 euros, pero me resulta como mínimo preocupante que todo lo que podemos disfrutar, todavía gratuitamente, nos lo están empezando a cobrar.

No solo suben los precios de transporte y educación, entre otras cosas, sino que también quieren dificultar el acceso a un lugar que debería seguir siendo, como hasta ahora, de libre acceso. Pero supongo que es mejor cobrar más por todo que dejar de cobrar tanto dinero, al fin y al cabo en la política las cosas siempre se arreglan de la misma manera, dificultando los beneficios del pueblo. Así que a partir de ahora dejaré entre interrogantes la parada “Park Güell” en mi acostumbrado itinerario de visita. La mayor parte de mis amigos vienen con el dinero justo para comer y dormir, muchas veces no tienen ni para disfrutar del ocio de Barcelona, como muchos de los turistas que nos visitan. Y con esta crisis, todavía peor. Así que me siento en la necesidad de demandar este asunto, creo que no es bueno ni para la ciudad ni para el parque. Pero tampoco para la memoria de uno de los grandes catalanes de la historia, Antoni Gaudí, que si levantara la cabeza y viera que hasta ver su obra se ha convertido en un negocio, no me imagino la cara que pondría.

Tarde sin cine o cómo ser una clienta spam

Por Cristina González Fernández

Un jueves por la mañana recibí un mail en la carpeta de spam de la empresa Cinesa con ofertas ‘estupendifantásticas’ para ir al cine ese mismo día. Una de ellas era entradas a 3,40 euros para una película concreta (ya que era una reposición del film). Por ese precio ¿quién no va al cine? En el mail aparecían indicados todos los detalles de la promo, sesiones y cines donde se proyectaba (no había ninguna indicación o advertencia sobre ninguno, aún lo conservo). Invité a mi madre y nos dirigimos esa misma tarde a Cinesa Príncipe Pío a la sesión de las 16 horas. El cine abre las taquillas a las 15:30 y ya había cola. Un trío de mujeres que había delante rumoreaban que no veían la película en los paneles de la taquilla, una de ellas se acercó al mostrador, preguntó y a continuación se marcharon las tres. Yo, que tengo mucha fe en las empresas de cine… -que soy muy cabezota, vamos…- decidí esperar mi turno y no hacer caso de esas señoras, a pesar de los comentarios sarcásticos de mi madre: “ya me extrañaba a mí, el cine tan barato, ja, ja, ja, ja”.

Al llegar a la taquilla el chico nos informó de que la película justo ese día (ya es casualidad, vaya) no se iba a poder ver ya que había otros prestrenos y proyecciones programadas. Sólo quedaban dos opciones, ver otra película a precio de atraco a mano armada o volverse a casa con la decepción. En ese momento no se me ocurrió poner una reclamación, que es lo que debería haber hecho y os recomiendo. Puse un comentario en el Facebook de Cinesa explicándoles que me había gastado en transporte casi 12 euros (6 por persona) para, por lo visto, acabar haciendo un tour turístico en transporte público por Madrid y quería una disculpa y una solución (que el dinero a los parados no nos llueve).

Su contestación fue redirigirme a la web de Cinesa para poner la queja y borrar mi comentario, no lo vaya a leer alguien y tendrían uno menos que acaba picando comprando una entrada a precio de riñón ya que está allí y por no volverse con la decepción a casa. Pasaron cuatro días sin obtener contestación ni disculpa ni solución ni ‘na de na de na’ y decidí volver a poner mi comentario en su página de Facebook, a lo que se me contestó con la amenaza de denunciarme como spam.

Conclusión: tras la cantidad de gente que comentó en su día que a ellos les había ocurrido también, entiendo que no fue casualidad que no se pudiera proyectar la película, que es una forma de atraer clientes o también llamado estafa. Que a Cinesa no le gusta dar información de estos hechos para que la gente actúe en consecuencia (ejemplo: si yo leo ese comentario y quiero ir al cine con esa oferta, antes de desplazarme llamaría por teléfono para informarme si proyectan o no la película), ya que perdería clientes que “ya que están aquí” acaban pagando la entrada a precio caviar de Beluga. Que no tienen respeto por sus clientes, total, por que se quejen unos cuantos… en España hay millones de personas a las que seguir estafando. Y por último, aunque sea un tedioso trabajo, pedid y rellenad las hojas de reclamaciones, es lo único que puede servir de algo.

P.D: Aún sigo esperando la contestación de la queja que puse en su web, como así me indicaron mis amigos de Cinesa Facebook, esos que me llaman clienta spam.