BLOGS

La huella de carbono de productos y personas: conocer las emisiones para tomar conciencia y reducirlas

Huella-de-carbonoxa21241_smallLos individuos podemos evaluar nuestras emisiones de gases de efecto invernadero gracias a Jean-Marc Jancovici, su principal impulsor junto a ADEME y Clima Futures Association.

Se trata de una calculadora personal que tienen en cuenta todo tipo de factores: las vacaciones, el consumo en ropa y calzado, el tipo de calefacción, la carne que se consume, los métodos de trasporte utilizados a diario… Así cualquiera puede ver su propia emisión de gases de efecto invernadero y tomar conciencia en su participación en el calentamiento global como manera de concienciación y de toma de decisiones que contribuyan a la reducción de esas emisiones.

Conocer nuestra huella de carbono personal es un ejercicio interesante, muy recomendable, pero es imprescindible disponer de tiempo y de la información sobre nuestros consumos a mano.

La huella de carbono en los productos que consumimos

Pero la huella de carbono no solo es aplicable desde un punto de vista personal, también es posible observarla en los productos que consumimos cada vez con mayor frecuencia.

Jorge Rodríguez, consultor, está notando que la demanda de este tipo de huella de carbono está aumentando.

Últimamente estamos notando bastante el aumento de la demanda del tema de la huella del carbono. Las empresas se están concienciando, gracias a las normativas europeas, de la necesidad de certificar el gasto energético en la producción en cada una de sus productos. Y gracias a este tipo de certificación, cada consumidor puede averiguar qué gasto energético ha tenido en su producción.

La huella de carbono viene a raíz de una serie de normativas europeas que establecen la posibilidad de certificar el gasto energético que se realiza en la producción de cada de sus productos.

La directiva 2004/35/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de abril de 2004, sobre la responsabilidad en relación con la prevención y reparación de daños medioambientales, es la que recoge la regulación de esta huella.

Esa directiva además establece un marco de responsabilidad medioambiental fundado en el principio según el cual “quien contamina paga”, con vistas a prevenir y reparar los daños medioambientales.

Los comentarios están cerrados.