La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Entradas etiquetadas como ‘Campos’

El del estreno del ‘reality’ de Alejandra Rubio, la oveja negra de las Campos

Durante las últimas semanas se ha hablado un montón de ella, Alejandra Rubio, la hija de Terelu ha estado en boca de todo el mundo porque el estreno de su reality digital en la plataforma mtmad de Mediaset estaba a la vuelta de la esquina.

Hoy, después de su primera aparición en un plató, y tras haber dejado sus estudios de moda, la pequeña de las Campos nos descubre su nuevo trabajo: Álex Rubio se convierte en la estrella de su propio reality.

Según lo que se publicó la semana pasada El Mundo, Alejandra cobrará 4.000€ al mes por contar su vida en primera persona. Siguiendo la estela de otros personajes de la tele como su ex-amiga Oriana o la recién expulsada de GH DÚO Sofía Suescun, Alejandra Rubio se sube al carro de los realities digitales para darse a conocer tal y como verdaderamente es.

En el vídeo de presentación de su canal, que se llama Black Sheep (oveja negra), se define como una mujer con mucho carácter que está harta de que la gente opine sobre ella sin conocerla.

No me atrevo a decir nada todavía, pero estoy convencida de que esta nueva andadura de Álex Rubio va a traer cola. En menuda se ha metido.

foto: outdoor

Alejandra Rubio, la hija de Terelu, deja la carrera de moda

Mucho se comenta sobre cada paso que da la hija de Terelu, y en ocasiones se ceban tanto con ella que hasta yo, que no la conozco nada más que de seguirla por Instagram, me acabo rebelando.

Alejandra Rubio es una mujer joven, aparentemente segura de sí misma, que vive fuera del nido familiar, que se vale por si misma y se mantiene trabajando como relaciones de una conocida discoteca de Madrid y con los beneficios de algún que otro trabajo como influencer. Dicho esto, aquí llega la noticia: Alejandra Rubio ha dejado (al menos de momento) sus estudios de moda en el Instituto Europeo de Diseño.

Y mi pregunta es ¿y? ¿pasa algo? Venga va… ahora masas de periodistas y comentadores criticando a la mujer por haberse dado cuenta de lo que estaba estudiando no era lo que le más le gustaba. Pues ¿sabéis qué? que yo también dejé mis estudios de medicina y me pasé al periodismo. Fue una decisión costosa, y en mi familia (de larga tradición médica) no sentó demasiado bien, pero, a día de hoy, os aseguro que no me confundí. Aguanté carros y carretas, me puse el mundo por montera y decidí que si solo iba a vivir una vez, pensaba vivir haciendo lo que realmente me hiciese feliz. Pero feliz a mí. Lo hice y aquí estoy. Paraos a pensar en esto antes de comenzar a criticar a la hija de Terelu simplemente por ser eso: hija de Terelu.

Parece ser que la más pequeña de la saga de las Campos no se sentía cómoda estudiando la carrera y, según me cuentan fuentes de dentro del mismo centro, tampoco muy integrada entre sus alumnos. Y esto, de ser verdad, me produce bastante pena. No puedo entender que se juzgue a una persona por ser ‘hija de’ un personaje público y que se le mida (para bien o para mal) con otro rasero.

Desde que volviese de las vacaciones de Navidad, Alejandra no ha vuelto a pisar el IED, situado al lado de la Gran Vía madrileña, y parece que tampoco tendría ninguna intención de hacerlo. En sus redes sociales no ha vuelto a subir ni un solo stories hablando de sus estudios, y los reporteros, que por allí se mueven, no la han vuelto a ver. Desde el centro en cuestión, nadie dice nada, o al menos no lo hacen de manera pública porque en privado sí que me han confirmado que Alejandra Rubio ha dejado sus estudios, y parece ser que los amigos de la influencer ya están más que al tanto de la decisión que habría tomado. Eso sí, como yo siempre digo, la noticia no se confirmará hasta que la propia protagonista no lo diga.

¿Cómo habrá sentado esta noticia a su familia? Teniendo en cuenta que Terelu Campos, a la que también se critica injustificadamente en más de una ocasión, no está pasando por uno de sus mejores momentos… ¿podría esta noticia desestabilizarla aún más? ¿Estará al tanto la presentadora de la decisión que ha tomado su hija o aún no se ha enterado? Conociendo buena relación que parece que tienen, estoy convencida de que se lo habrá dicho a su madre y que juntas habrán valorado los pros y los contras de esta decisión que podría afectar al futuro más inmediato de Alejandra.

¿Querrá centrarse en su carrera televisiva? ¿Se apuntará a los talleres presentadores de la academia de Jorge Javier Vázquez? Mucho me temo que próximamente Alejandra Rubio nos contará sus intenciones futuras a través de sus redes sociales.

imagenes: instagram y GTRES

El de la polémica entrevista de Alejandra Rubio, la hija de Terelu

En primer lugar me gustaría disculparme con todos vosotros porque recientemente ando un poco más ausente que lo de costumbre. El futbolista yo no está en mi vida, gracias a Dios. Descubrí unas cuantas cosas que no me gustaron un pelo sobre él y preferí no volver a verle más. Es duro, pero más duro hubiese tenido que ser aguantar su insoportable carácter y sus ansias de fama instagramer durante un minuto más.

No lo he pasado bien, y si a esto le sumas que me he mudado, con todo lo que ello conlleva, pues apaga y vámonos. Pero bueno, voy al lío.

Esta semana la hija de Terelu ha concedido su primera entrevista en televisión, pero en la nueva tele digital. No ha sido una entrevista cualquiera, ha sido una entrevista sobre su vida como influencer. Ojalá ser yo de eso. Alejandra Rubio, que recientemente cumplió la mayoría de edad, se sentaba por primera vez en un plató y lo hacía para hablar de ella misma. Fue en el programa MorninGlory, un programa diario dirigido a los postmillenials de que rondan los 18 añitos. El programa, presentado por Rebeca Terán, y nuestro compañero blogger David Moreno, fue un auténtico éxito y Alejandra soltó unas cuantas perlitas por su boca.

Estuvo cómoda, sincera, divertida y alocada, como es. Como todas las chicas de su edad cuando están en un ambiente de confianza y gracias a esto, y al trabajo del equipo del programa consiguieron que todos nosotros conociésemos un poquito más a la hija de Terelu más allá de su portada en la revista Lecturas.

Habló de cómo es ser influencer, de cuando comenzó a darse cuenta de lo mucho que le gustaba el mundo de la moda y entre pregunta y pregunta, fue ella misma la que poco a poco fue hablando de su madre. Se desnudó. Afirmó sentirse muy orgullosa de parecerse a Terelu y tanto ella, como los presentadores, reconocieron la gran labor que sus padres habían hecho con ella. Da gusto oírla hablar.

Entre las cosas que comentó, narró lo nerviosa que estaba su primer día de clase y lo mal que lo pasó cuando llegó a su fiesta de 18 cumpleaños cuando vio la cantidad de medios de comunicación que allí se encontraban esperándola.

Me consta que su madre estaba viéndola, orgullosa, atenta y feliz de ver a su polluelo hacer lo que ella quiere: dar sus primeros pasos profesionales más allá de las redes sociales. Yo, pude ver a una chica normal, a un ser humano que está recién salido del cascarón, a una mujer frágil pero valiente, a una joven que tendrá que luchar duro para poder ser ella misma, para poder confiar en los demás, para poder soportar las críticas y enfrentarse a ellas con madurez.

(haz click en la imagen para ver la entrevista completa)

Me encantó, me encantó ver una entrevista blanca en una nueva televisión digital, me gustó ver cómo se pueden hacer las cosas bien y con cautela y mucho me temo que esta no será la última vez que veamos a Alex Rubio en Mediaset. No creo que haya firmado ningún contrato, no creo que se vaya a incorporar al reality de Las Campos (porque sería un gran error), pero sí pienso que una mujer como Alejandra Rubio es el perfecto ejemplo de esta nueva generación de chicas que nos vienen pisando los talones y que tienen muy claro qué es lo que quieren y cómo lo quieren.

Ha nacido una estrella. Tiempo al tiempo. Conseguirá todo lo que se proponga. Y seguro que pronto la volveremos a ver delante de una cámara.

El de los dardos envenenados de las Campos

Anoche vi atónita un nuevo programa de Las Campos, ese show televisivo que dicen que es un reality, pero que de real tiene poco.

Tengo la sensación de que para el capítulo de anoche, las Campos pusieron toda la carne en el asador: que si una operación de estética por un lado, que si la forzadísima invitación a Mario Vaquerizo, Alaska y Topacio Fresh a su casa, que si el ácido hialurónico inyectándose en el morro de Mila Ximénez (que fue lo mejor del programa)…

La audiencia no les fue del todo mal, pero en un momento en el que es noticia el drama que está viviendo Terelu con el cáncer, que veamos un capítulo en el que se obsesionan con adelgazar y hacerse una lipo es, cuanto menos, intrascendente. ¿Dónde está Alejandra Rubio la hija influencer de Terelu? ¿Qué hay de la relación de la Borrego con su marido que solo aparece casi de refilón? ¿Dónde está Salva el “amigo con derecho a roce” de Terelu? ¿Por qué no vemos a Bigote en todo el capítulo? ¿Qué hacen tan abrigadas en pleno agosto? Es lo que tiene emitir algo que fue grabado hace más de medio año… Ha caducado.

Y eso es lo que pasa en general con las Campos: han caducado en todos los sentios. No se han adaptado. No han querido hacer un reality real. No han querido mostrarnos sus vidas, ni la venta de su casa, ni los dramas médicos, ni las verdaderas peleas… De lo poco que muestran real es la relación de María Teresa Campos con Telecinco y su consejero delegado Paolo Vasile. Ella siempre que puede le hace un comentario de los suyos. El pasado sábado, en el Deluxe, aprovechó una llamada telefónica para lo mismo…

 

Y en el programa, otro tanto de lo mismo: en un momento en el que mamá Campos se quedó a solas con Mila Ximénez salió el tema de conversación. Mila le dijo que esperaba verle pronto por Sálvame, que le echaban de menos. Ella respondió que estaba deseando regresar, pero que no sabía de quién era culpa el hecho de que estuviese en su casa. Tensión. Y para rematar, en un alarde de arrogancia y divismo televisivo de los 90 dijo algo así como que ella, antes de retirarse, se tendría que despedir de la tele con un programa.

Y razón no le falta pero ¿qué necesidad de seguir tirando piedras sobre tu propio tejado y además, desde dentro de tu casa? ¿Cuánto tardará la foto de María Teresa Campos en desaparecer de los pasillos de Mediaset? Poco.

Palabra de Rosy

El de la hija de Terelu queriendo ser youtuber

Alejandra Rubio, la hija de Terelu, se está haciendo mayor. Desde que cumpliese 18 años hace tan solo unas semanas Alejandra no deja de aparecer en los medios de comunicación aunque a ella, según dice, le gustaría pasar más desapercibida en todo lo que tiene que ver con la televisión y el papel couché.

O eso era hasta ahora, porque según cuenta ella misma, a través de su perfil en instagram, le gustaría ser youtuber. ¿No es eso exponerse a los medios? Cuánto doble rasero en la familia Campos.

Me consta que Alejandra ha rechazado varias ofertas para sentarse en un plató de televisión y también un par para convertirse en presentadora, siempre alegando que ella se quiere mantener fuera del foco mediático, pero como os decía ¿ser youtuber no es exponerse?

Y ¿de qué hablará? Pues de cositas bien variadas: maquillaje, productos para el pelo, típicos house tour y room tour, colaboraciones, exofiantes… Pues eso: belleza y moda. ¿Le asesorará en todo esto su manager Remedios Cervantes? Lo descubriremos a partir de septiembre cuando lance su canal.

Ojito con esta nueva generación de hij@s de… porque vienen pisando fuerte en las redes sociales. ¿Serán Anita Matamoros o Alejandra Rubio el relevo de Dulceida?