La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Entradas etiquetadas como ‘Isabel Preysler’

La sorprendente afición por los toros de Isabel Preysler hace reaccionar al público

Dicen que dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición, pero yo no sabía hasta qué punto: Isabel Preysler, poco o nada aficionada al mal llamado arte taurino, acudió a Las Ventas a ver una corrida… de toros. La tarde de David Mora y de Andrés Roca Rey, concretamente. Todo sea por amor. Y es que entre las debilidades del Nobel de Literatura que más ha salido en las revistas del corazón de todos los literatos, figura su amor por el toreo.

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler esta semana, en Las Ventas. © Gtres

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler esta semana, en Las Ventas. © Gtres

Según han contado en Vanitatis parece que el recibimiento que tuvieron en las gradas no fue lo que se dice muy generoso por parte del público. Muy al contrario, parece que tanto el Nobel como la reina de corazones recibieron pitidos sonoros por parte del público después de que el torero, orgulloso de tan glamourosa presencia en su corrida, les hiciera mención especial y les lanzara su montera.

¿Qué pudo pasar? Parece que no se perdonó esa mención especial y esa cesión de protagonismo a la parejita, que algunos consideraron innecesaria.

Sea como sea, la Preysler, discreta como siempre, siguió sonriendo agradablemente, sin mover una pestaña. Y en la calle, como siempre, fueron aclamados por los “fans” de todo famoso que se precie.

Ya sabíamos que Vargas Llosa era un defensor de la tauromaquia. “He llevado a mis hijos cuando eran pequeños a los toros y ninguno me ha salido cruel”, declaró en esta ocasión. No sé qué pensáis vosotros/as, queridos lectores…

Continúa la polémica por la herencia de Miguel Boyer: habla su exjefe de seguridad

Continúa la polémica en torno a la herencia de Miguel Boyer, que si levantara la cabeza se sorprendería un pelín con algunas de las cosas que han sucedido desde su muerte. Pero su hijo, Miguel Boyer Jr, ha negado que vaya a pleitear por lo que, dice, le corresponde. Prefiere dejarlo pasar: así lo contó a Ana Rosa. Raro, raro, raro. Porque dice que no va a demandar y dice que es su hermana Laura la que ha iniciado el equívoco que se ha convertido en revuelo mediático, pero al mismo tiempo afirma: “No me parece bien lo de Isabel. Mi padre dejó un testamento pero Isabel no ha cedido ni una cerilla de la herencia para nosotros”. Un año y medio después de su muerte, los hijos de Miguel Boyer no han visto ni un solo euro, o, por utilizar sus propias palabras, “Isabel no nos ha dado ni un mísero reloj para recordar a mi padre”.

Isabel Preysler y Miguel Boyer, en una foto de archivo. © Gtres

Isabel Preysler y Miguel Boyer, en una foto de archivo. © Gtres

Esta polémica se vio avivada ayer por otro ingrediente: el que ha aportado el chófer de Miguel Boyer. “Dejaba todo su capital y su patrimonio a Isabel Preysler y para sus hijos dejaba exclusivamente su biblioteca. Allí no se hablaba de bustos, ni de cuadros. No se hacía referencia al edificio de la calle Velázquez, que era de su padre e imagino que ya debía estar vendido y repartido entre él y sus hermanos, ni de la finca que la familia Boyer tenía en Irún”, ha explicado para las páginas de Pronto Javier Jiménez, que así se llama este hombre que ha largado todo lo que le da la gana.

Unas declaraciones que han sido muy polémicas no sólo por lo que cuenta, sino por la posible falta a la verdad. Y es que, por ejemplo, cuenta que entre los amigos en los que se apoyaba Miguel Boyer contaba Alaska, algo que ha sorprendido a propios y extraños (¿alguien imagina a Alaska y Miguel Boyer compartiendo mesa, mantel y confidencias?) y que, atención, ha negado la propia cantante.

“Ni siquiera nos hemos cruzado en un evento o por la calle”, dijo Alaska ayer en el programa de Federico Jiménez Losantos. Admitió llevarse muy bien con Tamara Falcó, pero no haber conocido de nada a Miguel Boyer.

Sigamos con las declaraciones: “Fue un gran cambio para Boyer pasar de ser superministro a novio de la reina de corazones, pero estaba muy enamorado”, explica. “Isabel, que era la que llevaba los pantalones, gestionaba su relación con la prensa a su manera. A veces tenía que explicarle que yo no tenía nada que ver con los reportajes que salían”.

Vivir a lo grande: la hija de Isabel Preysler enseña al mundo su ‘aticazo’

Vivir a lo grande. Lo pienso mientras escribo en mi buhardilla de Malasaña de treinta y cinco metros cuadrados y veo la nueva casa de la hija estudiosa de Isabel Preysler. Además del Hola, tengo el Tinder abierto: quién sabe, igual al fin me escribe el hombre de mis sueños y además de ser guapo, cariñoso e inteligente me voy a vivir a un aticazo como el que han estrenado Ana Boyer y Fernando Verdasco: gran terraza, vistas impresionantes a Madrid, salón con chimenea y dos sofás, dos, uno de ellos con chaise longe y tan grande que podrían dormir cinco personas.

La piscina privada de Ana Boyer y Fernando Verdasco, en la portada de Hola.

La piscina privada de Ana Boyer y Fernando Verdasco, en la portada de Hola. Ejemplar de Rosy.

Su revista de cabecera enseña la casa entera esta semana, una casa que les enamoró por… “la terraza. Es mi rincón preferido, donde más me gusta estar si hace buen tiempo. Y si el tiempo no lo permite, me encanta pasar horas en el sofá de mi salón, ya que entra una luz preciosa”.

Ana y Fernando llevan saliendo juntos dos años y medio. Foto: IG anaboyer

Ana y Fernando llevan saliendo juntos dos años y medio. Foto: IG anaboyer

También tiene, por cierto, una cocina digna de teleserie familiar. Y eso que no saben cocinar, como dicen en la entrevista.

El tenista y la socialitè van a poder también tomar el sol y dar largos cuando llegue el buen tiempo: es un ático con piscina. Privada, ¿eh? ¡Piscina privada en una de las zonas más exclusivas de Madrid! A ver si os pensabais que la hija de la Preysler iba a tomar el sol y bañarse en la piscina de la urbanización.

portaa hola

Fue en Navidad cuando tomó la decisión de independizarse y salir del casoplón con jardín que tiene la mamá en Puerta de Hierro. Las malas lenguas dijeron que la decisión vino impulsada porque Ana no tenía lo que se dice muchas ganas de vivir con Mario Vargas Llosa, el nuevo e inesperado compañero de piso. Pero ella lo niega rotundamente en la entrevista. Y confiesa que si hay algún día que se sienta sola, no hay problema: puede volver a casa de mamá cuando quiera, pues su habitación está perfectamente preparada para ello.

“Cada vez que echo de menos la casa de mi madre… ¡voy! Seguro que le dio mucha pena que me fuera, pero le pareció bien si yo estaba convencida y feliz”

Con Fernando Verdasco comenzó a salir hace ya dos años y medio.

El famoso tenista, en una foto de IG

El famoso tenista, en una foto de IG

“La convivencia con Fernando muy buena”, explica, “la verdad es que ha sido facilísimo y nos hemos organizado muy bien”.

Lo que yo os diga: un cuento de hadas. Qué bien se lo montan algunas… jopé.

Mario Vargas Llosa e Isabel, vacaciones a 2.000 euros la noche de hotel

Las exclusivas de Hola se pagan muy pero que muy bien, casi mejor, al ritmo que vamos, que los anticipos de los libros escritos por un Premio Nobel. Claro que Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler no necesitan pagas extras cortesía de las revistas del corazón para vivir a lo grande. Sus patrimonios millonarios les darían para vivir esta vida y varias de las siguientes sin mover una pestaña. Y para vacaciones en hoteles muy caros, claro. Que los 65 no se cumplen todos los días, ¿verdad Isabel?

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, en una visita a Nueva York. © Gtres

Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa, en una visita a Nueva York. © Gtres

La pareja del año, formada por el Premio Nobel de Literatura y la Reina de Corazones, ha pasado unos días en Marbella para celebrar el cumpleaños de Isabel por todo lo alto. Cenas de lujo, quizá algún paseo por la playa, vistas al mar, suite y cama gigantes a 2.000 euros la noche. No está nada mal.

La pareja fue “cazada” por el portal Vanitatis, que es quien ha dado la noticia y les ha descubierto el secretillo a la parejita.

El lugar, para el que pueda pagárselo por su cumple (ejem), es éste: Finca Cortesín, una de las urbanizaciones más lujosas que hay en España. No es raro que entre sus clientes figuren futbolistas, estrellas internacionales y caras famosas que tienen mucho, mucho dinero y que huyen de las cámaras. Allí se mezclan con jubilados millonarios, herederos de fortunas  y, como suele suceder en la Costa del Sol, guiris, muchos guiris: ingleses, alemanes, franceses que sí, igual han visto alguna vez el nombre de Vargas Llosa en un periódico, pero no pueden reconocerle, mucho menos a una Isabel Preysler de la que no saben nada, ni siquiera el secreto de su eterna juventud. 

http://www.fincacortesin.com/es

http://www.fincacortesin.com/es

http://www.fincacortesin.com/es

http://www.fincacortesin.com/es

http://www.fincacortesin.com/es

http://www.fincacortesin.com/es

http://www.fincacortesin.com/es

http://www.fincacortesin.com/es

http://www.fincacortesin.com/es

http://www.fincacortesin.com/es

En ese clima es fácil pasar desapercibidos, que, según parece, es lo que buscaba la parejita para celebrar los espléndidos 65 años de Isabel Preysler. Porque las exclusivas están muy bien pero, como se sabe, el amor necesita ser cultivado en… la intimidad.

Vargas Llosa, el Nobel que da exclusivas en ‘Hola’

“Ahora me ha tocado vivir la peor cara del periodismo… Sabía que con esta nueva relación habría cierta repercusión de tipo periodístico, pero nunca en la vida imaginé que tendría esa repercusión continental, que hubiera semejante especulación periodística en torno. Tanto para Isabel (Preysler) como para mí ha sido muy, muy pesada en estos últimos meses…. Ahora me ha tocado vivir la peor y comprobar que el periodismo como espectáculo no sólo está presente en el periodismo especializado en el escándalo, en la chismografía, sino que el periodismo más serio se contamina también”, explicaba Mario Vargas Llosa hace no tanto tiempo.

portada hola

La fama no es mala, pero si uno la busca no tan disimuladamente y luego critica el negocio que la sostiene, mal vamos. Es lo que pasa, a mi humilde entender, al Premio Nobel, al menos en cierto sentido.

Se criticó duramente a Lucía Etxebarria cuando fue a participar en un reality show. Lucía explicó que tenía serios problemas económicos, pero nadie le hizo caso. ¿Qué hace una escritora participando en ese tipo de programas?, decían escandalizados. Pero ahora ocurre un hecho insólito: Mario Vargas Llosa, millonario, escritor serio y venerado por los suplementos culturales del país, el mismo que arremete contra la prensa del corazón calificándola de todo menos bonita, es portada en rigurosa exclusiva de la revista Hola.

¿Qué quieren conseguir, más fama, más dinero, estar en boca y alimentar la prensa que él deplora?, ¿Llega tan lejos el poderoso influjo de la reina de corazones para convencer a un hombre tan inteligente para que participe en el mismo circo que deplora? Parece que sí, pero aún así seguiremos sin entender que necesiten hacer tantísimas exclusivas seguidas: por si no fuera poco todas esas portadas que han protagonizado como quien no quiere la cosa (previo cheque, of course) desde que se descubrió el romance, ahora lo hacen mirando a cámara: sin complejos.

“¿Celosa? ¡No hay comparación! Mario es muchísimo más celoso que yo”, declara Isabel Preysler en esta no tan jugosa entrevista.

“Este ha sido el año más feliz de mi vida”, declara Mario, como contaba ayer este periódico. “Esto que nos sucedió a nosotros fue inesperado. No era algo que nos imaginábamos que fuera a ocurrir, pero ocurrió. Estamos en una etapa muy bonita, muy feliz, dando los pasos que se van dando, cuando se han de dar”

Se trata de una entrevista quizá algo almibarada: “No voy a hablar de su inteligencia y su talento porque eso ya lo sabe todo el mundo. Cada conversación suya es enriquecedora. Pero si tengo que hablar de una cualidad suya que sobresalga entre las demás es su humildad y lo mucho que de verdad le preocupan los problemas sociales”, explica Isabel.

Mario también aclara que el proceso de su divorcio va viento en popa: “Ya está casi resuelto, y de manera amistosa, felizmente… para la familia no ha sido fácil. La situación los tomó por sorpresa. No esperaban que surgiera algo como esto a estas alturas de mi vida. Así que ha habido que limar las cosas. Pero el divorcio va resolviéndose poco a poco, de manera amistosa y bien”

Y ojo, que una está muy a favor del Amor a según qué edades, pero eso no quiere decir que pueda apoyar determinadas actitudes.

Así están las cosas, queridos lectores, y así se las hemos contado. Próxima parada de la parejita: los premios Goya.  Robarán protagonismo a Penélope Cruz y a las bellísimas actrices del cine español. Pero, ¿pasará Isabel Preysler por la alfombra roja reservada a los actores o entrará por la puerta de atrás?

Sí apoyo, por cierto, al gran Manuel Díaz El Cordobés, que tras muchos años tratando de entender a su padre se ha decidido a ir a por todas. Siempre presentí que ése no podía ser un capítulo cerrado.

El desliz de Chábeli: “No he leído a Vargas Llosa. Sólo leo en inglés”

El Nobel no gana para sustos (ni nosotros para diversiones). Desde que se lió la manta a la cabeza y decidió empezar de cero a sus setenta y muchos años, los sobresaltos se suceden. Él echa las culpas a la prensa sensacionalista, pero lo cierto es que algo tiene que ver también, en su nueva proyección mediática, el hecho de que se haya emparentado con una de las familias más singulares del panorama de los famosos. Porque no me negarán que lo de Tamara Falcó, a la que adoro, no es de traca (ese momento cumbre que vivió hace un par de años leyendo la Biblia). Y ahora que las aguas estaban calmadas ha hecho acto de aparición en España… Chábeli Iglesias.

Chábeli Iglesias, el pasado jueves, en Barcelona. © Gtres

Chábeli Iglesias, el pasado jueves, en Barcelona. © Gtres

Chábeli, la misma que vivió en sus carnes el despertar de los programas cañero-agresivos (aquel primer programa de Tómbola no lo olvidará jamás), ha pisado el solar patrio después de dos años sin hacerlo. Y lo ha hecho porque… ¿echaba de menos el que al fin y al cabo es su país de procedencia? Frío. Vino porque la contrató Swarovski por un pastizal para comparecer en Barcelona, con un ‘photo call’ detrás, ante la prensa de la que no quiere ni oír hablar Vargas Llosa.

La hija mayor de Isabel Preysler, que se alejó de las complejidades de este país nuestro hace la friolera de 30 años, reveló una primicia mundial: ya conoce al autor de La fiesta del Chivo. Quiero decir que le conoce en persona: se reunieron una cena familiar en Miami.  Lo que todavía no conoce, sin embargo, es su obra. Que no, que no ha abierto una de esas novelas magistrales ni por curiosidad. Atención a lo que dijo: “La verdad es que no he leído ningún libro de Mario, soy honesta”. Hasta ahí, ningún problema. Lo estropeó todo cuando quiso justificarse: “Hace 30 años que no vivo en España y leo en inglés”.

No, Chábeli no había caído en que el ínclito escritor tiene su obra traducida a más de treinta idiomas. Cuando un periodista se lo aclaró, dijo: “Me voy a dedicar a leer un poquito sus libros y a conocer un poquito más su persona”.

Se agradecen titulares como éstos, no me digáis que no. El caso es que ella, a diferencia de Ana Boyer, ha caído rendida a los encantos de Vargas Llosa: “Me parece una persona encantadora, inteligente y llena de vida. Para la edad que tiene está muy bien”.

Tuvo momentos de cordura al mostrar su preocupación por el medio ambiente y el cambio climático (¡ciudades sin coches ya!)

Añadió que a la Preysler la ve “fenomenal, muy feliz que es lo importante porque hacía mucho tiempo que no la veía así.”

Y tan feliz está que puede que prontito veamos a la Preysler casándose de nuevo. Se dice, se comenta, se rumorea que en cuanto Mario tenga el divorcio se va a casar con Isabel Preysler. De momento, según la revista de las exclusivas de la reina de corazones, se van a ir a vivir juntos de un momento a otro.

A mí toda esta historia, qué queréis que os diga, en el fondo me gusta. Me gusta porque, más allá de las bromas de pésimo gusto que circulan por Internet, es la prueba y la confirmación de que el amor no tiene edad. Y de que nunca es tarde si la dicha es buena.

Vargas Llosa vuelve a arremeter contra la prensa de la que vive Isabel Preysler

Sabíamos que Isabel Preysler iba de revista en revista y de Hola-exclusiva en Hola-exclusiva, pero no habíamos calculado que fuera a colarse en un suplemento cultural tan supuestamente serio como Babelia. Y es que vendieron la entrevista al Premio Nobel… ¿hablando de su nueva novela, Cinco Esquinas? Frío, frío. ¿Tal vez con un titular sobre cómo es el proceso literario para un escritor de semejante nivel? Tampoco. ¿Alguna curiosidad sobre el premio que ganó años ha? Menos. El titular fue: “Llego a los 80 en un estado maravilloso”. ¿Y adivinan quién está detrás de ese estado maravilloso? Bingo: Isabel Preysler, a la que él mismo nombra en la entrevista.

Mario Vargas Llosa. © Gtres

Mario Vargas Llosa. © Gtres

“Lo que no quisiera es darte una idea falsa y decirte que esta época para mí ha sido desastrosa. Por una parte ha sido muy complicada y muy difícil por muchísimas razones, pero por otra ha sido una época maravillosa de mi vida y quisiera que quedara muy claro. Nunca he tenido la exaltación, el entusiasmo, las ilusiones que tengo hoy en día a una edad en al que generalmente ya no hay tantos entusiasmos”, explica en la entrevista con Juan Cruz, una entrevista muy buena, no digo yo que no.

“¡Quién iba a decir que iba a estar viviendo una gran pasión y organizando mi vida como si fuera a vivir eternamente!”, dijo al ser preguntado por la vida a los ochenta años (los cumple en marzo).

Y sí, es algo increíble y fantástico, algo de lo que tendríamos que tomar ejemplo y nota, porque vemos que es posible llegar a los ochenta enamorado, pletórico y tan contento como lo hace él… pero… ¿era necesario que arremeta contra el periodismo del que lleva viviendo su enamorada tantísimos años?

Sin ir más lejos, el jueves pasado la Preysler estuvo en la inauguración de la tienda Rabat de Barcelona atendiendo a más de veinte periodistas de los que su novio habla pestes (y dio detalles de su vida privada, como que han hablado de una posible boda).

Y es que la parte desastrosa de la que habla es precisamente la que le ha brindado el periodismo que él califica de… “chismografía periodística”.

“Ahora me ha tocado vivir la peor cara del periodismo”, explica. Y añade: “Sabía que con esta nueva relación habría cierta repercusión de tipo periodístico, pero nunca en la vida imaginé que tendría esa repercusión continental, que hubiera semejante especulación periodística en torno. Tanto para Isabel (Preysler) como para mí ha sido muy, muy pesada en estos últimos meses…. Ahora me ha tocado vivir la peor y comprobar que el periodismo como espectáculo no sólo está presente en el periodismo especializado en el escándalo, en la chismografía, sino que el periodismo más serio se contamina también por esa necesidad contemporánea de que el periodismo sea entretenido, divertido; que la misión primera ya no sea informar, sino entretener”

Ejemplar de © Rosy

Ejemplar de © Rosy

“Me ha sorprendido mucho y me he visto muy desconcertado con esa trasgresión de la privacidad. Me mandaron los recortes de una revista en la que me habían fotografiado cortándome el pelo en una peluquería, saliendo de este edificio al ir a caminar por las mañanas. ¡Jamás descubrí que había un fotógrafo! Salgo a las seis de la mañana, y a esas horas ya había un fotógrafo que luego se metió en la peluquería donde me estaba cortando el pelo”, explica.

Dice que se sorprende, pero yo también me sorprendo. Me sorprendo de que él califique de curiosidad malsana el interés de la gente por los asuntos de los famosos. “Se trata de entrar a la privacidad por esa curiosidad malsana que la privacidad de las personas despierta en muchísima gente”, dice exactamente.

Hombre, tampoco es eso… Y tampoco hay que meter a todo el mundo en el mismo saco, digo yo. Jopé.

 

Isabel Preysler habla por primera vez de su relación: “Nos hemos hecho inseparables”

Parece evidente que al menos Isabel Preysler sí está ganando mucho dinero, mucho, gracias a la información detallada y por fascículos coleccionables que su revista de cabecera, Hola, está ofreciendo al mundo desde que se supo que Mario Vargas Llosa había dejado a su mujer de toda la vida, Patricia Llosa, por vivir la aventura amorosa junto a ella.

hola-n3712-port--a

Esta semana las evidencias toman forma de exclusiva de bastantes miles de euros: Isabel habla por primera vez para la revista Hola. “Es verdad que nos hemos hecho inseparables, y no queremos perder ni un minuto”, explica, y para los que se posicionan del lado de Patricia Llosa, aclara: “Estamos muy seguros de lo que hemos hecho”

Si ya les vimos el otro día llegar a la lujosa fiesta de la mano, ahora les vemos posando bien juntitos en NY, él con su mano derecha sobre la cintura de ella.

Dice Mario Vargas Llosa que a él los asuntos del corazón como que no le interesan. Por eso, cuando un periódico americano aseguró que estaba rentabilizando la relación con Isabel Preysler, se enfadó y les hizo rectificar. Y no, no sabemos si lo está rentabilizando, pero sí es cierto que él participa en esta exclusiva de Hola y que el otro día acudió de la mano con Isabel Preysler a una fiesta de una firma que tiene contratada a su novia y que, a cambio, se ganó titulares de todo el mundo que decían: “Puesta de largo de la pareja del año en Nueva York”.

¿Sabía el Nobel, que tan erudito e inteligente es, que acudir a un evento de esas características alimentaría la repercusión que está teniendo en las revistas sensacionalistas su relación con la reina de corazones?

Reconozco que aunque yo soy una fiel defensora del amor a cualquier edad el otro día sentí no sé qué al ver a Patricia Llosa, su mujer desde hace más de cuarenta años, en el aeropuerto hablando mejor que bien de Mario, sorteando como buenamente podía la persecución de los paparazzis y de las reporteras de agencia.

Lo que está claro es, madre mía, lo que le ha cundido a Isabel Preysler en solo tres meses , al menos en lo que a rentabilidad económica se refiere, ¿no os parece?

Famosos nacionales e internacionales en la gran cena de Porcelanosa en Nueva York

Foto del cóctel en NY: IG @anthonylarrisey

Foto del cóctel en NY: IG @anthonylarrisey

En la gran cena de Porcelanosa en Nueva York, anoche, se dieron cita los más diversos personajes que propiciaron las mezclas más extrañas: desde José Bono hasta Richard Gere pasando por Carolina Herrera, una dicharachera y espectacular Irina Shayk (que no dudó en hacerse las fotos que hicieron falta con las fans) o ¡Alfonso Díaz! además de, por supuesto, la pareja más esperada del momento: Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa.

llegada mario e isabel

irina y fan

irina

El Nobel y la reina de corazones llegaron de la mano y pasaron media noche riendo, superando la prueba de oro, la de todas las miradas clavadas en ellos, pues todo el mundo estaba pendiente de esta pareja que unos se creen y otros no tanto.

Foto: IG @porcelanosa_grupo

Foto: IG @porcelanosa_grupo

 

Pilar, qué crack eres

Pilar, qué crack eres

Yo sí me lo creo, pues soy una romántica y estoy convencida de que el amor no tiene edad, algo que tal vez no comparte  el hijo de Mario Vargas Llosa, que largó lo que quiso esta semana de su padre no en demasiados buenos términos.

Pero sigamos con la fiesta: en la inauguración de la nueva sede de Porcelanosa en pleno Manhattan, allí donde la Quinta Avenida se cruza con Brodway, brilló también con luz propia Cayetano Rivera, el torero más atractivo de todos los toreros, que acudió sin su futura esposa y que le tocó sentarse… ¡al lado de Irina Shayk!

irina y cayetano

Miedo me da esta mezcla, pero desde aquí tranquilizamos a Eva González: chica, no tienes nada que envidiar a Irina, y además ésta parece que está muy pero que muy ocupada con su Bradley Cooper particular.

bono

cena

El caso es que, ahora sin bromas, no sabemos de qué hablarían Cayetano e Irina, pero sí que han trascendido, gracias a personajes como Anthony Larrisey o a esa magnífica reportera infiltrada que es Pilar de la Granja, detalles curiosos como que el alquiler del parque de la gran fiesta ha costado a la firma nada más y nada menos que 750.000 dólares, que el vestido de Isabel era de Alfredo Villalba y los taconazos verdes de Irina unos Versace.

Celebrating with flamenco dancers! #PorcelanosaNY #madsqparknyc

Un vídeo publicado por Porcelanosa Grupo (@porcelanosa_grupo) el 9 de Sep de 2015 a la(s) 5:12 PDT

También he podido averiguar que hubo espectáculo de flamenco (si no se te carga el vídeo puedes verlo aquí) y no, no sabemos si Vargas Llosa, la Preysler o mi preferido, Richard Gere, bailaron a ritmo de rumba, pero sí que los muchísimos invitados no olvidarán esta noche glamourosa ni esta fiesta de otros tiempos (y otros presupuestos) que ya pasaron a la historia.

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler podrían casarse en los próximos meses

La revista Pronto ha anunciado el bombazo: “planean su boda”. El erudito Premio Nobel, de 79 años, y la reina de corazones, de 64, que han acaparado grandes portadas en los últimos meses por su sorprendente idilio amoroso, podrían darse el sí quiero antes de que nos demos cuenta.

Fotos: © Gtres

Fotos: © Gtres

“Todo indica que la exesposa de Julio Iglesias empezará a planificar sin más demora su enlace –que algunos dicen que será en Nueva York-, con el escritor peruano para tenerlo todo a punto cuando éste obtenga, por fin, el divorcio de Patricia Llosa”, puedo leer con la revista Pronto en mano.

En el reportaje, firmado por Mara Palés, se lee que “la reina de corazones quiere esperar, por lo menos hasta cumplir un año de luto, para continuar de manera definitiva con su vida”.

Si esa información es correcta, el año se cumpliría el 29 de septiembre, es decir, dentro de nada.

Sin embargo, yo me pregunto una y otra vez, sin hallar respuesta: Entonces, ¿Tamarita Falcó estará ya buscando modelito? O aún más difícil: ¿Para qué diantres querrán casarse tan pronto este par de tortolitos?, ¿qué necesidad tiene el ínclito Nobel en acelerar los trámites de divorcio de esa manera, buscarse problemas familiares y líos fácilmente evitables precisamente ahora que las aguas empiezan a calmarse?

La repercusión pública que puede tener esa boda será parecida a la de la realeza y, con toda sinceridad, no veo yo muy cómodo a Vargas Llosa entre tanto flash y comentario. Vale, la cuestión legal importa, pero, ¿no son ambos millonarios en este caso?

Si algún lector de este blog ofrece alguna teoría convincente, estaré muy agradecida.

En cualquier caso, siempre según lo que se ha publicado, Vargas Llosa parece dispuesto a que su todavía esposa (Patricia) no proteste: se dice, se comenta que está dispuesto a dejarle sin rechistar la mitad de las posesiones que él tiene.

La revista apunta: “No se descarta que la nueva pareja pueda darse el “sí, quiero”, la próxima primavera”.

Bueno, pues si hay que ir de boda, se va. ¡Veremos!

De momento, hay una gran expectación de cara a septiembre, pues la insólita pareja ha confirmado que asistirá a la inauguración de la tienda de Porcelanosa en NY.