La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Entradas etiquetadas como ‘Sálvame’

El de la vergonzosa pelea en directo de Kiko Matamoros con el hijo de su novia en el ‘Deluxe’

A mí que me digan lo que quieran, pero el circo montado alrededor del montaje romance este de Matamoros con la doble de Angelina Jolie me parece un poco lamentable. Primero Matamoros pide discreción, luego ella se deja querer por los reporteros de Sálvame, más tarde protagonizan la portada de una revista del corazón, más tarde el hijo de ella, que solo tiene 20 años, se sienta en un plató para hablar pestes de quien le trajo al mundo, y ahora el novio de su madre le responde desde su negocio nocturno mientras el joven entra por teléfono. ¿Quién da más?

Esta semana, en Sálvame, Jonathan, el hijo de Cristina, la novia de Kiko Matamoros, se sentó en el plató para ser entrevistado y dio estopa a su madre por todos los lados. Tal y como contó en el programa el hijo de Cristina, no vive con su madre desde los 12 años, y hace un año y medio que no habla con ella. Dice que su madre “No está enamorada, me decía que no estaría con un hombre mayor porque le daba asco”. Si a esto le sumamos que le  recomendó a Kiko alejarse de ella… la respuesta de Matamoros, en defensa de su nuevo amor, no podría haber sido más contundente: “Me da mucha pena, con 20 años hay que tener el alma más limpia”.

Dice Kiko, que su chica está muy “afectada por las palabras que ha oído“, y que, pese a todo lo que su hijo pueda decir de ella, “le quiere muchísimo” y que “está orgullosa de él“. Asegurando que Cristina “no va a tomar ninguna medida legal contra su hijo“, Matamoros añadió que su novia achaca todo lo sucedido al entorno del joven.

El hijo, que entró anoche por teléfono en el Deluxe, quiso responder en directo al novio de su madre. Desoyendo las intenciones mediadoras de Matamoros con frases como “hablé mal de mi padre y me arrepentí”, Jonathan, respondió:Igual es que no ha tenido tu padre el mismo trato hacia ti como ella ha tenido conmigo”. Ambos comenzaron a sacar trapos sucios hablando de la expareja de Cristina. “Tu padre ha estado ausente, di la verdad, te daba 300 euros de manutención” comentó Kiko. La conversación entre ambos, terminó prácticamente con un “Ten cuidado con mi madre“. ¿Puede ser más penoso?

Yo, de verdad, no sé qué queréis que os diga. Si Kiko se enamora de una mujer más joven me parece perfecto. Si ella quiere aprovecharse de él, me parece que sería algo bastante común en su mundillo, para lo que el colaborador debería estar más que preparado. Que con un mes de relación ya vendan una exclusiva y que se sume a todo este circo mediático el hijo de 20 años de la nueva pseudofamosa: un cacao maravillao. ¿Os lo creéis? ¿Pensáis que todo esto podría estar orquestado por Matamoros?

El de las otras polémicas llamadas de Isabel Pantoja

Aún estoy que no me lo creo. Me he quedado pegada al televisor de la oficina la hora y 20 minutos que ha durado la intervención telefónica de Isabel Pantoja en Sálvame (escúchala al completo) Ha sido espectacular.

Que un personaje tan tan famoso entre a un programa de televisión de máxima audiencia podría ser algo habitual o incluso lógico. Que lo haga Isabel Pantoja, es harina de otro costal. ¡Lo ha soltado todo! Estaba libre, ha sido clara, directa, sin andarse por las ramas… ha sido un momento épico. Me consta que Carlota Corredera está que ni se lo cree. Además le ha invitado a Cantora. Le ha venido Dios a ver.

Pero, esta no es la primera vez que Isabel Pantoja la lía entrando por teléfono en un programa de televisión. Aún recuerdo esta mítica llamada al programa de Agustín Bravo en la televisión andaluza:

 

¿Y esta? Es más reciente pero… también digna de comentarse. En 2012 I.P. llamó por teléfono al programa de Susana Griso y en esta ocasión tampoco dejó títere con cabeza.

 

Lo de hoy… lo de hoy ha sido tremendo. Pero me da pena… Quiero analizarlo bien, quiero volver a escuchar la llamada tranquilamente, quiero ponerme en su lugar y mañana escribiré sobre esto pero así, a modo de adelanto, os diré que estoy con Isabel. Que me parece una madre ejemplar, y que me encanta que se ponga al mundo por montera pero… ¿está bien Isabel Pantoja?

El del posible embarazo de María Lapiedra y Gustavo González

Yo no se cómo lo veréis vosotros pero lo de estos dos a mí me da una pereza tan tan grande que… OMG.

¿Es necesario hacerse en directo un análisis de esperma para ver si tiene la calidad suficiente como para ser padre? Pues esto, y otra serie de cosas pintorescas han ocurrido hoy en Sálvame. Programa de culto (y no lo digo de coña) que sigo con asiduidad.

Estoy de vacaciones en la costa y hoy, cuando me disponía a echarme la siesta (una de esas de orinal), algo me ha molestado. Sí, molestar es la palabra porque lo de estos dos no tiene nombre. Vale que haga un esfuerzo para creerme su relación, vale que entienda que le quieren sacar el máximo partido para venderla, vale todo pero… ¿también nos vamos a tragar que nos vendan hasta un posible embarazo? Chica, si lo estás dilo y punto. Y si no, pues a otra cosa. ¿Hasta cuando se va a alargar esto?

¿Después del embarazo vendrá el aborto? ¿El nuevo embarazo? ¿La ruptura y la demanda de paternidad? Ay no se donde tienen el límite estos dos pero creo que María Pascual es muy lista y que Gustavo está tan enamorado que ha perdido el norte hace unos cuantos capítulos.

Como dice Mila Ximénez, ojalá apareciese en escena la madre de los hijos de Gustavo y contase toda la verdad. O-JA-LÁ. Mientras a seguir viviendo de tonterías a golpe de exclusiva.

¿Le podría decir alguien a Gustavo que está haciendo el ridículo? Gracias.

El del machaque a Terelu

Hoy vengo más sincera que nunca. Estoy a punto de comenzar mi fin de semana pero lo pienso hacer soltando un poquito, y con lo que os voy a contar me pienso quedar más ancha que larga: Yo apoyo a Terelu.

En las últimas semanas, y sobre todo desde que Alejandra, la hija de Terelu, cumpliese su mayoría de edad, se está hablando mucho de la familia Campos. Entiendo que haya que comentar lo que ocurre en el mundo del corazón, que haya que rellenar minutos de televisión y páginas en revistas, y que la que se pone ante el público, también se expone, pero ¿vale todo?

No quiero valorar las recientes exclusivas de Terelu, no quiero comentar si está bien o mal que venda sus intimidades en una revista del corazón, no quiero debatir sobre si yo expondría a mi hija al cumplir su mayoría de edad. Y no quiero hacerlo porque no creo que ni yo ni nadie creo que estemos en derecho para ello. ¿Me debe de juzgar alguien por hacer topless en la playa? ¿Por no tener intención de tener hijos? ¿Por disfrutar de comerme un helado sin ser un ángel de Victoria´s Secret? No lo creo.

Desde que las Campos llegaron a Telecinco les ha tocado inventarse y reinventarse. Han tenido que ‘bajarse los pantalones’ (o las faldas) y pasar por el aro para seguir facturando al nivel que estaban acostumbradas y con su reality, se abrió la veda.

María Teresa Campos es una gran profesional, siempre lo ha sido, y hasta hace unos años, el respeto que se le tenía era ejemplar. A su hija también, pero hoy, todo aquello se ha esfumado.

Ahora, en el programa en el que trabaja le están haciendo un hormigas blancas continuo de esos de los que es difícil salir bien parado. ¿Es eso moving? No paran de aparecer voces que critican, y hasta condenan, a la presentadora por sus actitudes durante su etapa en Telemadrid. Dicen que era muy diva, que no saludaba, que trataba mal al personal. Y sí, eso está mal pero ¿sabéis lo que es la empatía?

Es cierto que Terelu estaba muy subidita en Telemadrid. Que a veces es arrogante y elitista, me consta. Era su etapa de mayor éxito. Es una mujer guapa, muy joven, hija de un mito viviente de la televisión, respetada, con dinero y viviendo en la burbuja de palmeros y pelotas que don dinero conlleva. ¿No te pondrías tú igual de idiota? Yo, desde luego sí.

Y me repito: que sí, que estaba muy subida, pero que es normal. Que todos nos idiotizaríamos en esas condiciones y habiendo vivido siempre en una burbuja de cristal.

No seré yo quien vaya a defender la falta de educación o los aires de grandeza de algunos famosos, pero sí que me gustaría, a veces, ponerme en su lugar y tratar de entenderles. El caso de Terelu me viene perfecto: es facilísimo hacer leña del árbol caído. Destrozar hasta destruir. Machacar hasta extenuar. Lo difícil es saber reconocer la trayectoria de alguien, y el talento, en sus horas bajas. Lo fácil es sumarte a un aplauso cuando ya suena con estruendo. Lo complicado es romper el silencio y comenzarlo.

Hoy mi aplauso va por Terelu, por la gran profesional que ha sido, y el ejemplo que ha significado para muchas mujeres de ahora y de antes. Por adaptarse y sobrevivir. Por haber estado arriba y enfrentarse con valentía a lo complicado que es volver abajo.

Algunos dicen que esto es lo que podría dar de sí un calentón inoportuno, un “gilipollas” a destiempo. Un soberbio error que pudo haber desatado la posible vendetta italiana.

Sobre la supuesta crisis matrimonial entre Paula Echevarría y David Bustamante

Paula Echevarría, ayer, en El Hormiguero

Paula Echevarría, ayer, en El Hormiguero

Sobre David Bustamante dijo hace poco Paula Echevarría: “No le gusta que me bese con otro”. El titular, brindado al mundo por el nuevo número de la revista QMD, se las trae. Explica Paula Echevarría que su marido cantante no ve Velvet, la serie de éxito en la que Paula tiene un papel protagonista, porque “No le gusta que me bese con otro”.

Estoy casi segura que esas declaraciones van en broma, pues Paula goza de buen sentido del humor y se sabe que no hay nada más incómodo para una actriz que un marido celoso, por no añadir el hecho de que a todas nos gusta que nuestra pareja (para la que la tenga) admire nuestros trabajos.

El caso es que esa simple frase pronunciada por Paula en la presentación de Velvet ha desatado todo tipo de rumores sobre los posibles celos de David Bustamante y los medios más osados, como la revista Sálvame, han asegurado que la pareja está en crisis.

‘El pack Paula-Busta, en crisis’, es lo que dice exactamente la portada de Sálvame de esta semana, pero eso no es la primera vez que se dice a lo largo de todos estos años que están juntos. Más bien al contrario, cada poco tiempo estallan los rumores, que más que en hechos reales se basan, según mis informaciones, en la necesidad de vender ejemplares de revista.

Paula Echevarría acudió ayer, radiante, a El Hormiguero, para hablar de su día a día y de su serie, que se estrenó el pasado jueves con éxito. Y no, no dijo ni mú, ni en broma ni en serio, sobre los rumores de ruptura que habían sido publicados ese mismo día, pero hasta donde yo sé estos son totalmente falsos e infundados.

En la presentación de Velvet, la semana pasada. Foto: © Gtres

En la presentación de Velvet, la semana pasada. Foto: © Gtres

Sí habló sobre lo que alguna de las trampas de la fama.

– Tantas expectación sobre ti, ¿no te agobia? –le preguntó Pablo Motos.
– No, porque tampoco me dejo agobiar.

Pablo Motos insistió reviviendo la anécdota de cuando el pasado verano el Cuore sacó su culo en gigante en la portada, y Paula, sin perder en ningún momento el sentido del humor, explicó cómo vio la revista, al ir a pagar la gasolina en una gasolinera.

“Da mucha vergüenza”, dijo. “No me gusta estar en la playa. Cojo el aire en la toalla y no lo suelto hasta que me llega el agua por aquí –dijo riendo, sin asomo alguno de ira-. Levantarse en la playa es complicado pero levantarse en la playa y oír los click de la cámara…”

Ojo, no se queja de nada. Lo dijo varias veces. “Tengo muchos motivos para tener brillo en la mirada”. La vida me va bastante bien. No tengo queja”

También habló de su hija Daniela, de cómo ya empieza a darse cuenta de que sus padres no son como otros cualquiera, sino que son famosos, la gente les para por la calle, les sacan en las revistas. Sin embargo, la niña, tiene esto más presente en el caso de él que el de ella, pues al ser cantante va a verle a conciertos y ve allí, sobre el escenario, a su papá aplaudido por todo el mundo.

“Para Daniela da igual que yo sea actriz o cajera, mi profesión le es indiferente”, dijo la actriz, divertida y simpática como siempre, sin pronunciarse esta vez sobre los pesadísimos rumores que insisten en separarla.