BLOGS
La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

Entradas etiquetadas como ‘Mila Ximénez’

El de los dardos envenenados de las Campos

Anoche vi atónita un nuevo programa de Las Campos, ese show televisivo que dicen que es un reality, pero que de real tiene poco.

Tengo la sensación de que para el capítulo de anoche, las Campos pusieron toda la carne en el asador: que si una operación de estética por un lado, que si la forzadísima invitación a Mario Vaquerizo, Alaska y Topacio Fresh a su casa, que si el ácido hialurónico inyectándose en el morro de Mila Ximénez (que fue lo mejor del programa)…

La audiencia no les fue del todo mal, pero en un momento en el que es noticia el drama que está viviendo Terelu con el cáncer, que veamos un capítulo en el que se obsesionan con adelgazar y hacerse una lipo es, cuanto menos, intrascendente. ¿Dónde está Alejandra Rubio la hija influencer de Terelu? ¿Qué hay de la relación de la Borrego con su marido que solo aparece casi de refilón? ¿Dónde está Salva el “amigo con derecho a roce” de Terelu? ¿Por qué no vemos a Bigote en todo el capítulo? ¿Qué hacen tan abrigadas en pleno agosto? Es lo que tiene emitir algo que fue grabado hace más de medio año… Ha caducado.

Y eso es lo que pasa en general con las Campos: han caducado en todos los sentios. No se han adaptado. No han querido hacer un reality real. No han querido mostrarnos sus vidas, ni la venta de su casa, ni los dramas médicos, ni las verdaderas peleas… De lo poco que muestran real es la relación de María Teresa Campos con Telecinco y su consejero delegado Paolo Vasile. Ella siempre que puede le hace un comentario de los suyos. El pasado sábado, en el Deluxe, aprovechó una llamada telefónica para lo mismo…

 

Y en el programa, otro tanto de lo mismo: en un momento en el que mamá Campos se quedó a solas con Mila Ximénez salió el tema de conversación. Mila le dijo que esperaba verle pronto por Sálvame, que le echaban de menos. Ella respondió que estaba deseando regresar, pero que no sabía de quién era culpa el hecho de que estuviese en su casa. Tensión. Y para rematar, en un alarde de arrogancia y divismo televisivo de los 90 dijo algo así como que ella, antes de retirarse, se tendría que despedir de la tele con un programa.

Y razón no le falta pero ¿qué necesidad de seguir tirando piedras sobre tu propio tejado y además, desde dentro de tu casa? ¿Cuánto tardará la foto de María Teresa Campos en desaparecer de los pasillos de Mediaset? Poco.

Palabra de Rosy

Mila Ximénez y sus 30.000 euros a la semana por ‘Supervivientes’

Qué pena. Que en un país en el que tanta gente no llega a los mil euros mensuales pueda suceder que se le pague a Mila Ximénez 30.000 euros por semana da un poco de pena. En Supervivientes quieren a la colaboradora sí o sí, y la colaboradora quiere muuucho dinero. Pero la pregunta es, ¿dónde reside el interés de una mujer que habla mal, grita demasiadas veces, insulta y que además miente reiteradamente?, ¿alguien en la sala puede decir algo ante esta pregunta sin respuesta? Porque sí, habéis leído bien: 30.000 euros a la semana.

Mila Ximénez, el fichaje estrella de este año en Supervivientes. © Gtres

Mila Ximénez, el fichaje estrella de este año en Supervivientes. © Gtres

La cifra la publica esta semana la revista Dime. Y según parece podríamos estar contentos: el año pasado se le iba a pagar 40.000 euros. La colaboradora ya adelantó el otro día en Sálvame Deluxe, como publicó esté periódico, que iba a ser uno de los fichajes estrella de esta edición de Supervivientes. “Sería bueno para mí retirarme”, dijo.

Parece que no puede más. Que está harta de ir al plató de Sálvame. Está harta pero ahí sigue: chupando del bote, no vaya a ser que el bote se acabe. “No duermo, no como, no puedo seguir”, llegó a declarar en la revista Lecturas. Pero, ¿por qué siguió entonces?

Pero lo más fuerte fue cuando se inventó (literalmente) su propio despido en el programa. Escribió un tweet en el que anunciaba al mundo que había sido despedida. Fue desmentida esa misma tarde por la cadena.

Claro que ella, por si acaso la despiden de verdad, se ha buscado nuevas fuentes de ingresos. Su línea de cosméticos. No sabemos si mucha gente se va a fiar de una línea de cosméticos creada por Mila Ximénez, pero por si acaso.

Total, que dice que si gana lo suficiente se retira. Si resulta ganadora se embolsaría, calculadora en mano, medio millón de euros. Repetimos: medio millón de euros. Y yo me sigo preguntando una y otra vez, sin hallar respuesta: ¿Cumpliría entonces su palabra o todavía no sería suficiente?

Mila Ximénez: “No duermo, no como, no puedo seguir”

La entrevista de esta semana con Mila Ximénez en Lecturas no tiene desperdicio. Le dice al presentador del programa cosas como: “Necesito largarme, no puedo más”

Mila Ximénez y Jorge Javier Vázquez. IG @jorgejaviervazquez

Mila Ximénez y Jorge Javier Vázquez. IG @jorgejaviervazquez

Dice y asegura estar al límite, como al límite han estado prácticamente todos los colaboradores de ese programa pelín autodestructivo (ejem), pero no se va. No se va y ahí sigue, peleándose a gritos y mermando sus fuerzas y su salud. Y yo me pregunto una y otra vez: ¿qué es lo que tiene ese programa que hace que quienes allí trabajan, tanto delante como detrás de las cámaras, estén que no pueden más y sin embargo sigan en él?

Podríamos pensar que es una cuestión de dinero, vale, pero, ¿de verdad no encuentran otras opciones?

En el caso de Mila lleva allí muchos años, así que se supone que algo habrá podido ahorrar, digo yo (recordemos que en un plató de televisión no se paga la hora igual que en una caja del Mercadona).

Mila ha explicado que las tensísimas relaciones entre ella y el matrimonio Matamoros (lo de Kiko-Nuevo-Rostro ya lo sabíamos, pero es que Makoke no se queda atrás y no siempre es todo lo respetuosa que podría ser, aunque quizá tenga parte de razón Kiko en lo que le dice aquí a María Patiño) son la causa de un desgaste que en las últimas semanas no ha hecho sino aumentar y que la ha hecho llegar “hasta el límite”.

Además, si hay una persona importante en su vida es su hija Alba. Y Alba vive fuera, pero ahora está a punto de llegar a su casa. “Viene mi hija Alba y tengo que estar bien y tranquila, preparar mi casa, estar fuerte”, le explica a Jorge Javier, que es quien le ha hecho esa sorprendente entrevista.

“Necesito largarme, porque me está pudiendo ya esto. No duermo, no como… Tengo asuntos familiares que atender y no puedo seguir”

Lo que más me sorprende de todo es que Mila haya sacado hace poco una línea de cremas cosméticas. ¿Quién va a comprar esas cremas? Y ella, ¿de verdad piensa que alguna crema puede rejuvenecer a alguien entre bronca y bronca?