La gente de Rosy Runrún La gente de Rosy Runrún

Corazón, corazón; corazón pinturero.

El de los dardos envenenados de las Campos

Anoche vi atónita un nuevo programa de Las Campos, ese show televisivo que dicen que es un reality, pero que de real tiene poco.

Tengo la sensación de que para el capítulo de anoche, las Campos pusieron toda la carne en el asador: que si una operación de estética por un lado, que si la forzadísima invitación a Mario Vaquerizo, Alaska y Topacio Fresh a su casa, que si el ácido hialurónico inyectándose en el morro de Mila Ximénez (que fue lo mejor del programa)…

La audiencia no les fue del todo mal, pero en un momento en el que es noticia el drama que está viviendo Terelu con el cáncer, que veamos un capítulo en el que se obsesionan con adelgazar y hacerse una lipo es, cuanto menos, intrascendente. ¿Dónde está Alejandra Rubio la hija influencer de Terelu? ¿Qué hay de la relación de la Borrego con su marido que solo aparece casi de refilón? ¿Dónde está Salva el “amigo con derecho a roce” de Terelu? ¿Por qué no vemos a Bigote en todo el capítulo? ¿Qué hacen tan abrigadas en pleno agosto? Es lo que tiene emitir algo que fue grabado hace más de medio año… Ha caducado.

Y eso es lo que pasa en general con las Campos: han caducado en todos los sentios. No se han adaptado. No han querido hacer un reality real. No han querido mostrarnos sus vidas, ni la venta de su casa, ni los dramas médicos, ni las verdaderas peleas… De lo poco que muestran real es la relación de María Teresa Campos con Telecinco y su consejero delegado Paolo Vasile. Ella siempre que puede le hace un comentario de los suyos. El pasado sábado, en el Deluxe, aprovechó una llamada telefónica para lo mismo…

 

Y en el programa, otro tanto de lo mismo: en un momento en el que mamá Campos se quedó a solas con Mila Ximénez salió el tema de conversación. Mila le dijo que esperaba verle pronto por Sálvame, que le echaban de menos. Ella respondió que estaba deseando regresar, pero que no sabía de quién era culpa el hecho de que estuviese en su casa. Tensión. Y para rematar, en un alarde de arrogancia y divismo televisivo de los 90 dijo algo así como que ella, antes de retirarse, se tendría que despedir de la tele con un programa.

Y razón no le falta pero ¿qué necesidad de seguir tirando piedras sobre tu propio tejado y además, desde dentro de tu casa? ¿Cuánto tardará la foto de María Teresa Campos en desaparecer de los pasillos de Mediaset? Poco.

Palabra de Rosy

3 comentarios

  1. Dice ser calamardo

    Perder un solo segundo viendo esta basura es de ser un retrasado muy muy profundo

    29 agosto 2018 | 21:01

  2. Dice ser Juan

    Re: calamardo

    Perder un solo segundo viendo T5 es de ser un retrasado muy muy profundo…

    29 agosto 2018 | 22:28

  3. Dice ser Kylie

    La venganza de Vasile…que crueldad!

    30 agosto 2018 | 01:28

Los comentarios están cerrados.