Deportes
Qué pasó en el Mundial de… Qué pasó en el Mundial de…

"Sólo tres personas en la historia han conseguido hacer callar el Maracaná con un solo gesto: el papa, Frank Sinatra y yo". Alcides Ghiggia, Mundial de 1950

Entradas etiquetadas como ‘méxico 1970’

1958-1970. Pelé, el mundialista más grande

Pelé, abrazado a su compañero Jairzinho tras ganar el Mundial de 1970 (GTRES).

Pelé, abrazado a su compañero Jairzinho tras ganar el Mundial de 1970 (GTRES).

Al principio de la andadura de este blog le dediqué un capítulo a Diego Armando Maradona, uno de los grandes personajes de a Copa del Mundo. Si no es el más grande es porque hay otro que le discute, con mucha fuerza, ese título honorífico. Es más, muy probablemente sea el protagonista de hoy no sólo el mejor mundialista de todos los tiempos, sino también el mejor jugador de la historia. Es, cómo no, Edson Arantes do Nascimento, Pelé.

La historia de Pelé como mundialista va muy pegada a su historia como internacional con su selección. El 10 de Brasil debutó con su selección sólo un año antes de jugar su primer Mundial. Lo hizo en 1957, con tan solo 16 años de edad. Al año siguiente, Pelé formó parte de la selección brasileña que viajó a Suecia para disputar la Copa del Mundo. Llegó mermado físicamente y no disputó los dos primeros partidos de su selección. Debutó contra la Unión Soviética en el tercer partido, convirtiéndose en el más joven en jugar un Mundial. En ese partido dio una asistencia a Vavá. En cuartos de final, ante Gales, Pelé marcó su primer gol en un Mundial. Y en semifinales, logró un hat-trick ante Francia. Pelé redondeó su actuación marcando dos de los cinco goles que Brasil le metió a la anfitriona Suecia en la final. Tenía 17 años y 249 días y ya era campeón del mundo.

Cuatro años después, en la época del Mundial de Chile 1962, Pelé ya estaba considerado como el mejor jugador del mundo. En el primer partido de Brasil, ante México, Pelé dio un gol y marcó otro, pero en el segundo partido, se lesionó y no volvería a aparecer en el torneo, que se llevó Brasil.

Otra imagen de Pelé tras la final del 70 (Archivo 20minutos).

Otra imagen de Pelé tras la final del 70 (Archivo 20minutos).

Consolidado como el mejor jugador del planeta, en Inglaterra 66 Pelé pagó un alto precio por ser el número 1. Las defensas le dieron mucho y muy fuerte. Aún así, marcó un gol, convirtiéndose en el primer jugador en marcar en tres Copas del Mundo seguidas. Sea como fuere, Brasil quedó apeada en la primera fase. Justo después, Pelé anunció que no volvería a jugar un Mundial.

Pero si Pelé había asombrado al planeta en las tres citas anteriores, fue en el Mundial de México de 1970 cuando se convirtió en leyenda. Le habían convencido para que regresara a la selección. Estaba a punto de cumplir 30 años, estaba en el cénit de su carrera y lo demostró con creces. Además, Brasil llegaba con una generación irrepetible: Carlos Alberto, Rivelino, Jairzinho, Tostao, Gerson o Clodoaldo hacían de Brasil un equipo casi invencible. En su grupo estaban Rumanía, Inglaterra y Checoslovaquia. Pelé marcó en el 4-1 a los checoslovacos e hizo un doblete en el 3-2 ante los rumanos. Ante los ingleses, Pelé propició la que se considera mejor parada de la historia. En cuartos, ante Perú, Pelé dio una asistencia, algo que repetiría en semifinales ante Uruguay, si bien en ese partido lo que más se recuerda es lo que se llamó “el mejor no-gol de la historia”. No lo describiré. Prefiero que lo veáis:

En la final ante Italia, Brasil arrasó por 4-1. Pelé marcó el primero y dio otros dos. Los brasileños se coronaron campeones por tercera vez, Pelé fue catalogado como mejor jugador del torneo y, sin lugar a dudas, se convirtió en el más grande.

Vídeos de Pelé hay muchos. Os voy a dejar con uno cortito, que recoge sus 12 goles mundialistas:

Volvemos el martes… que llegan las semifinales…

México 1970. El escándalo de la detención de Bobby Moore por robo

Recorte de prensa de la época (WIKIPEDIA).

Recorte de prensa de la época (WIKIPEDIA).

Hoy os voy a relatar una historia que tuvo lugar no en el Mundial de México en 1970, sino unos días antes. Es un tema complejo, fuera del fútbol, pero que afectó a una de las grandes estrellas de la época. Es la detención por robo de Bobby Moore.

La selección de Inglaterra llega al Mundial de México 1970 como campeona del mundo, tras lograr ganar la Copa Jules Rimet en su propia casa cuatro años antes. La columna vertebral del anterior torneo sigue con los Tres Leones: Bobby Charlton, su hermano Jack, Martin Peters, Gordon Banks, Geoff Hurst y el capitán Bobby Moore, dirigidos por Sir Alf Ramsey. Con vistas a prepararse a la altitud de México, Inglaterra concertó dos amistosos, uno en Colombia, el 20 de mayo de ese año, y otro cuatro días después, en Ecuador.

El 18 de mayo de 1970, la selección inglesa llegó a Bogotá y se alojó en el hotel Tequendama. Ese día, sobre las 18.25 de la tarde, los jugadores descansaban en el vestíbulo. En él había una joyería, de nombre Fuego Verde. Algunos de los internacionales ingleses decidieron entrar para hacer algunas compras para sus mujeres o novias. Bobby Charlton entró con Bobby Moore, en busca de un regalo para la mujer del primero.

Tras salir del establecimiento tras no encontrar nada de su gusto, ambos jugadores fueron abordados por Clara Padilla, la dependienta de la joyería, que los acusaba de haber robado un brazalete de mucho valor de una de las vitrinas. Los jugadores negaron los hechos e incluso se ofrecieron a ser cacheados. La policía llegó al mismo tiempo que Alf Ramsey, que se hizo cargo del asunto. Tras responder algunas preguntas de los agentes, todo quedó solucionado e incluso se les ofrecieron disculpas a los dos Bobbies. Los técnicos llegaron a un acuerdo con los periodistas que viajaban con la selección para que el incidente no trascendieran.

Inglaterra ganó a Colombia por 4-0 y a Ecuador por 2-0. Regresaron a Colombia para viajar desde allí a México, ya de cara al Mundial. Algunos técnicos habían propuesto no volver a Colombia por el incidente de unos días antes, pero tanto Bobby Moore como Bobby Charlton insistieron en que cambiar los planes sería sospechoso. Así las cosas, el equipo estaba en el aeropuerto esperando su vuelo cuando dos agentes de paisano de la Policía colombiana se acercaron a Bobby Moore y le comunicaron que estaba detenido.

Y es que había aparecido un supuesto testigo, llamado Álvaro Suárez, que afirmaba haber visto a Bobby Moore llevarse el brazalete. Suárez estaba en el vestíbulo del hotel Tequendama y había visto los hechos a través del escaparate. Viendo que la cosa iba para largo, el equipo decidió partir hacia México sin Moore. Dos empleados de la Federación Inglesa se quedaron en Colombia con el capitán.

En el viaje de la selección se produjo una anécdota curiosa: el delantero Jeff Astle, que tenía pánico a volar, tuvo que tomarse varias copas antes y durante el vuelo para aplacar sus nervios. El caso es que llegó totalmente ebrio a México, sostenido por sus compañeros. La prensa mexicana se hizo eco del asunto y no dudó en calificar a Inglaterra como un equipo de “borrachos y ladrones”.

Moore, en la portada de la revista 'Goal', de mayo del 70.

Moore, en la portada de la revista ‘World Cup Goal’, de mayo del 70.

Volvamos con Moore. La embajada británica en Bogotá consiguió que el jugador no fuera encarcelado, sino que permaneció en arresto domiciliario en casa de un directivo de la Federación Colombiana, estrechamente vigilado. A todo esto, el escándalo mediático ya había estallado. El supuesto robo del brazalete ocupaba portadas en todo el mundo. Mientras, en la concentración inglesa, sir Alf Ramsey se rompía la cabeza para recomponer su once titular, puesto que ya se estaba preparando para la eventualidad de no poder contar con Bobby Moore.

Moore fue presentado ante el juez, que mandó una reconstrucción de los hechos. Las versiones de Clara Padilla y Álvaro Suárez apuntaban a que Moore había guardado el brazalete en el bolsillo izquierdo de su chaqueta, pero se probó que la chaqueta no tenía bolsillo izquierdo. Clara Padilla incurrió en otras contradicciones y llegó a acabar llorando ante las preguntas del juez. Ante la falta de pruebas, y con el Gobierno británico presionando a nivel diplomático, Moore quedó en libertad. Llegó a tiempo a México y capitaneó al equipo hasta cuartos de final, donde fueron eliminados por Alemania.

En octubre de 1970, las autoridades colombianas reabrieron el caso pero de nuevo lo cerraron por falta de pruebas. En 1972, después de que Bobby Moore y Bobby Charlton comparecieran ante las autoridades británicas, quedaron totalmente exculpados. Poco después, se supo que la joyería Fuego Verde había cerrado sus puertas y que Clara Padilla había emigrado a Estados Unidos.

Tiempo después, hay varias teorías acerca de lo que pasó. La más probable es que en la joyería quisieran aprovechar el tirón de la selección campeona del mundo e intentar sacar tajada económica a través de algún tipo de acuerdo privado (por no llamarle chantaje). Otra apunta a que había mafias detrás de todo esto, con el único fin de dejar a la selección campeona del mundo sin su capitán y hombre fundamental en el Mundial. Y hay una tercera, que apunta a que alguno de los internacionales ingleses en efecto robó el brazalete, puede incluso que como una broma, y que Bobby Moore, como capitán del equipo, fuera quien asumiera toda la culpa. Sea como fuere, Bobby Moore, que falleció de cáncer a los 51 años (en 1993), nunca fue nombrado caballero del Imperio Británico (algo que de sobra merecía), y en Reino Unido se comenta que precisamente el incidente del brazalete fue lo que lo impidió.

Os dejo con el resumen del amistoso que jugó Inglaterra contra Colombia en la época del robo:

Mañana seguimos con más historias mundialistas.