BLOGS Deportes
Qué pasó en el Mundial de… Qué pasó en el Mundial de…

"Sólo tres personas en la historia han conseguido hacer callar el Maracaná con un solo gesto: el papa, Frank Sinatra y yo". Alcides Ghiggia, Mundial de 1950

Archivo de la categoría ‘Alemania 2006’

Alemania 2006. La ‘Batalla de Núremberg’ y el récord de tarjetas

El luso Petit dialoga con Robin van Persie en el partido de octavos de final del Mundial de 2006 que enfrentó a ambas selecciones en Núremberg (ARCHIVO 20MINUTOS).

El luso Petit dialoga con Robin van Persie en el partido de octavos de final del Mundial de 2006 que enfrentó a ambas selecciones en Núremberg (ARCHIVO 20MINUTOS).

Las polémicas arbitrales en los Mundiales son tan antiguas como la propia competición. No ha habido Copa del Mundo que no tuviera una de ellas. En el Mundial de Alemania de 2006 hubo un partido que tuvo tal volumen de polémica que pasó a la historia como ‘la Batalla de Núremberg’.

Se disputaban los octavos de final entre Portugal y Países Bajos (aka Holanda). Arbitraba el encuentro el ruso Valentin Valentinovich Ivanov. En ambos equipos llegaban con una mezcla de dos generaciones. En Portugal estaban todavía jugadores como Deco, Figo o Maniche, pero también otros como Cristiano Ronaldo o Hélder Postiga. En la oranje, que aquel día jugó con camiseta blanca, unos jóvenes Robin van Persie, Arjen Robben o Wesley Sneijder compartían equipo con jugadores como Van der Sar, Cocu o Van Nistelrooy.

Para que os hagáis una idea, la primera tarjeta la vio Mark van Bommel en el minuto 2 de partido. A los 20 minutos, ya había otros dos jugadores amonestados, el holandés Boulahrouz y el luso Maniche. Fue precisamente el exjugador del Chelsea y del Atlético de Madrid el que marcó en el minuto 23 el único gol del partido. Cristiano Ronaldo se retiró lesionado tras una falta de Boulahrouz. Antes del descanso, el portugués Costinha fue expulsado por doble amarilla, una por una falta y otra por una mano.

En el segundo tiempo, la cosa empeoró. Una falta sobre Figo le costó a Boulahrouz la segunda amarilla y la segunda expulsión del partido. Esa acción provocó una tangana. Poco después, Deco cometió una dura falta y vio amarilla. De nuevo hubo rifi-rafe y Sneijder fue amonestado. Van der Vaart protestó y también la vio. El juego se había endurecido y el portero Ricardo vio tarjeta por perder tiempo y Nuno Valente por una dura falta. En el minuto 78, Deco fue expulsado tras ver su segunda amarilla también por perder tiempo. Y ya en el descuento, van Bronckhorst, que había visto una amarilla en el 59, fue expulsado al ver su segunda amonestación. En total, 16 tarjetas amarillas, de las que tres fueron dobles y por ende, rojas. Es el récord de un partido mundialista.

Ivanov fue duramente criticado por su facilidad a la hora de sacar tarjetas e incluso el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, lo criticó, diciendo que el colegiado ruso también merecía tarjeta por su actuación. Blatter después se retractaría de sus declaraciones.

Os dejo con un resumen de este horror de partido:

Hasta mañana.

Alemania 2006. El cabezazo de Zidane a Materazzi

Secuencia de capturas de televisión en las que se ve el cabezazo de Zidane a Materazzi y el momento de la expulsión del francés (ARCHIVO 20MINUTOS).

Secuencia de capturas de televisión en las que se ve el cabezazo de Zidane a Materazzi y el momento de la expulsión del francés (ARCHIVO 20MINUTOS).

Hay muchas listas de grandes momentos de los Mundiales. Seguramente habréis visto muchas en los últimos días. Y seguramente, en ellas habréis visto el momento que nos ocupa hoy. Es muy reciente, por lo que está aún fresco en nuestra memoria. Hoy os voy a hablar del celebérrimo cabezazo de Zidane a Materazzi.

Se disputaba la final del Mundial de Alemania 2006. La disputaban, como sabéis, Italia y Francia. A los 7 minutos del partido, Zinedine Zidane, capitán francés, marcó de penalti, tirado a lo Panenka y con suspense (el balón rozó el larguero). Cabe recordar que Zidane, considerado por muchos como el mejor jugador de la segunda mitad de los 90 y la primera de los 2000, había anunciado que tras el Mundial colgaba las botas, por lo que esa final era su último partido como profesional.  Doce minutos después del gol de Francia, Andrea Pirlo botó un córner y el central Marco Materazzi, de cabeza, empató para Italia.

No hubo más goles en los 90 minutos reglamentarios, pese a que Italia tuvo un lanzamiento al larguero y Francia un par de buenas ocasiones. Se llegó a la prórroga. Corría el minuto 108 de partido, es decir, el 3 de la segunda parte de la prórroga, cuando el árbitro, el argentino Horacio Elizondo, detuvo el juego. Marco Materazzi estaba tendido sobre el césped, boca abajo, doliéndose. Salieron las asistencias a instancias del colegiado, mientras italianos y franceses discutían. En ese momento, la realización de televisión encontró el motivo de la supuesta lesión de Materazzi: Zinedine Zidane le había propiando un fuerte cabezazo en el pecho, mientras ambos volvían tras un ataque francés y tras una breve conversación entre ambos. Todo el planeta sabía lo que había pasado, pero Elizondo aún no.

Gianluigi Buffon, meta de Italia, y Marco Materazzi, mientras era retirado a la banda, reciminaron vehementemente al cuarto árbitro, el español Luis Medina Cantalejo, y a los jueces de línea, que habían visto la agresión. Inmediatamente después, Elizondo se acercó a uno de sus asistentes, Darío García, y éste le dijo algo brevemente. El colegiado de Quilmes se dirigó raudo al centro del terreno de juego con la tarjeta roja en la mano. Cuando llegó a la altura de Zinedine Zidane, lo expulsó, ante las protestas de sus compañeros y los sarcásticos aplausos del seleccionador galo, Raymond Domenech.

El jugador del Real Madrid intentó dialogar con el colegiado, pero no hubo marcha atrás. Era el minuto 110 de la final y Zidane, tras entregarle el brazalete de capitán a su compañero Willy Sagnol, salió del terreno de juego. Era la última vez que lo hacía como futbolista profesional.

Otra toma del momento de la expulsión de 'Zizou' (YOUTUBE).

Otra toma del momento de la expulsión de ‘Zizou’ (YOUTUBE).

El partido llegó a la tanda de penaltis con el 1-1 y en ella, Italia ganó 5-3. Los transalpinos anotaron todos sus lanzamientos y los franceses fallaron uno, el de David Trezeguet. Italia conseguía su cuarta Copa del Mundo. Pero de lo que más se habló fue de la expulsión de Zidane.

Además de un torrente inagotable de parodias, memes, chistes, montajes fotográficos, gifs animados y todo lo que podáis imaginar, el gran punto de interés de medios y aficionados fue saber qué diablos le dijo Materazzi a Zidane para que éste reaccionara así en un momento como la prórroga de una final de un Mundial, entre otras cosas porque ninguno de los dos protagonistas quiso revelarlo. Tres periódicos británicos, The Times, The Sun y el Daily Star, publicaron que el central de Lecce había llamado a Zidane “hijo de una puta terrorista”, en referencia al origen argelino del astro marsellés. Materazzi iniciaría después procedimientos legales, los ganó y dos años después, los tres medios pidieron disculpas públicas.

Pero no tardó mucho en saberse la verdad. Zidane dijo al principio que Materazzi había insultado a la madre de Zidane, que casualmente estaba enferma en aquel entonces. El italiano lo negó, explicando que él había perdido con 15 años a su madre y que no haría algo parecido. Dos meses después de la final, Materazzi explicó que en el ataque inmediatamente anterior al suceso, había agarrado de la camiseta a Zidane. Al parecer, éste le dijo “si quieres mi camiseta, te la doy luego”, a lo que Materazzi respondió que prefería la de su hermana. En concreto, como especificaría el jugador del Inter un año después, le espetó “prefiero a la puta de tu hermana”, sin saber si el francés tenía una hermana, que en efecto la tiene (llamada Lila).

Tras conocerse todos los hechos, Materazzi fue sancionado por la FIFA con dos partidos y 5.000 francos suizos de multa, mientras que a Zidane le cayeron tres partidos y 7.500 francos. Como el jugador se había retirado, cumplió su castigo con trabajos para la comunidad en favor de la FIFA. Sobre la polémica de cómo Horacio Elizondo o su linier Darío García se enteraron del cabezazo, se cree que fue el cuarto árbitro Medina Cantalejo quien lo vio y quien avisó al trío arbitral. Aunque los franceses acusaron a Medina Cantalejo de haber utilizado ilegalmente el vídeo para ver los hechos, la FIFA lo negó y no hubo más investigación al respecto.

Os dejo con ese histórico momento, tal y como lo retransmitió la cadena Sky en español:

Hasta mañana.

Los balones mundialistas (II). 1998-2014: tiempos modernos, críticas feroces

Seguimos y acabamos con la serie de los balones mundialistas. Llegan los tiempos modernos.

AAA TricoloreTricolore (Francia 1998): En 1998, el Mundial de fútbol se disputa en Francia. Para esta competición, Adidas crea el Tricolore. El nombre lo dice todo, en referencia a los tres colores de la bandera de la República Francesa (azul, blanco y rojo). Se trata del último esférico que adopta la estructura de diseño del Tango, es decir, las ya legendarias triadas. Esta vez, en ellas, y combinando los colores citados, se insertan unas figuras estilizadas que representan, de manera estilizada a otro de los símbolos de Francia, el gallo. Como novedad, os diré que es el primero de los balones tipo Tango fabricado fuera de Europa (en Marruecos, en concreto). La principal novedad técnica fue que la bola estaba recubierta por una capa de espuma sintética, formada por miles de pequeñas burbujitas que conformaban una resistente estructura que aumentaba la durabilidad del esférico. Por lo demás, en los comienzos de una época en que hasta un torneo entre solteros y casados tenía su propio balón, no tuvo mucha duración.

AAA FEVERNOVAFevernova (Corea y Japón 2002): Cuatro años después, el Mundial viajó a Asia (a Corea del Sur y Japón) y Adidas dio un cambio radical al diseño. Nike ya había hecho una potente irrupción en el mercado de los balones (a día de hoy, son los proveedores de pelotas en las ligas de España, Inglaterra e Italia), con diseños muy atractivos, y la firma alemana tuvo que reaccionar. Por eso sacó el Fevernova. Desterró las triadas para siempre y creó un balón de color beige, adornado por una estructura en forma triple, con reminiscencias a las decoraciones festivas asiáticas. Este balón, fabricado en Pakistán, tenía también una capa de gomaespuma y tres mallas interiores. Este balón recibió un buen número de críticas por parte de los jugadores, que aseguraban que era demasiado ligero.

AAA TEAMGEISTTeamgeist (Alemania 2006): El Teamgeist es el balón que Adidas diseñó para el Mundial de Alemania de 2006. Teamgeist significa “Espíritu de Equipo”, en la lengua de Goethe. Las novedades del balón eran varias. En primer lugar, era la primera vez en 36 años que un balón mundialista no estaba formada por 32 piezas pentagonales y hexagonales. Estaba formado por 14 partes curvas, unidas, por primera vez también, por sellado térmico (ni cosidas ni pegadas). Según Adidas, el nivel de esfericidad del Teamgeist no tenía parangón en toda la historia. Era, además, el más impermeable de los balones mundialistas. De él se hicieron numerosas versiones. De hecho, en el Mundial se usaron dos. La convencional, la blanca, la de la foto, y la de la final, en la que las bandas más pequeñas eran doradas. Otro ejemplo es la final de Copa del Rey de 2006, en la que se usó una versión del Teamgeist en rojo y amarillo. Este balón también recibió numerosas críticas, por lo de siempre: se decía que era muy ligero y que si se mojaba, variaba mucho su comportamiento.

AAA jabulaniJabulani (Sudáfrica 2010): Llegamos al famoso Jabulani, el que nos hizo campeones del Mundo. He de deciros que Jabulani significa “celebración” en zulú. Está formado por ocho paneles en tres dimensiones que, según Adidas, le da al balón una esfericidad “perfecta”. El Jabulani también tuvo una versión dorada para la final (ay, la final), llamada Jo’bulani (un juego de palabras con JOhannesburgo y JaBULANI). Y sobre las críticas… todos recordáis las quejas de numerosos jugadores, sobre todo porteros, acerca de lo errático de las trayectorias del balón. Justo en el Mundial, un estudio de la NASA reveló que si el Jabulani superaba una velocidad de 72 km/h, su vuelo se volvía impredecible.

AAA BrazucaBrazuca (Brasil 2014): Llegamos ya al balón de este Mundial. El nombre fue elegido de manera popular por cerca de un millón de hinchas brasileños, imponiéndose a Bossa Nova y Carnavalesca, que eran otras de las opciones. ‘Brazuca’ es un adjetivo que sirve para calificar a los emigrantes brasileños y también puede ser usado como término peyorativo, si bien no parece que ello le importara a los hinchas del país sudamericano. También es un guiño a la palabra ‘bazuka’, la forma portuguesa para calificar al arma de fuego de ese nombre. Para su creación se contó con la ayuda de algunas de las estrellas patrocinadas por Adidas, como Leo Messi, Iker Casillas o Zinedine Zidane. Está formado por seis paneles sintéticos que le proporcionan, según Adidas, más esfericidad, así como más velocidad en el aire. Fabricado en Pakistán, es el balón mundialista con más colores hasta la fecha.

Ahora sólo falta ver qué prepara Adidas para Rusia.

Hasta mañana.

Fotos: WIKIPEDIA.