Qué pasó en el Mundial de… Qué pasó en el Mundial de…

"Sólo tres personas en la historia han conseguido hacer callar el Maracaná con un solo gesto: el papa, Frank Sinatra y yo". Alcides Ghiggia, Mundial de 1950

Entradas etiquetadas como ‘francia’

Uruguay 1930. Lucien Laurent, el autor del primer gol mundialista

Lucien Laurent, en 1936 (WIKIPEDIA).

Lucien Laurent, en 1936 (WIKIPEDIA).

Ya hemos visto en este blog que los Mundiales originales, sobre todo los tres primeros, poco o nada tienen que ver con los modernos, más allá de su idea original. Prueba de ello es la historia que os relataré hoy. El protagonista es Lucien Laurent, el autor del primer gol mundialista.

Lo interesante de la historia no es tanto lo que ocurrió en su momento, que también, sino el hecho de que no se supiera hasta mucho tiempo después. Os diré que el 13 de junio de 1930, Francia y México disputaron en el estadio de Pocitos de Montevideo el primer partido mundialita de la historia. En ese partido, el primer gol fue obra de Lucien Laurent, jugador del CA Paris, al recoger en el área un centro de Ernest Libérati.

Lo que ahora nos parece algo digno de reseñar, recordar y destacar, algo que debería saber todo buen aficionado al fútbol y a los Mundiales, no fue tan interesante durante muchos años. Y es que el hecho de que Lucien Laurent fue el autor del primer gol de la historia de la Copa del Mundo fue desconocido hasta 1990, cuando una investigación periodística reveló el hecho. Lo curioso es que Lucien Laurent, que entonces tenía 83 años y vivía en Besançon, se hizo mundialmente famoso. Habían pasado 60 años desde su gol para que le llegara la fama.

Lucien Laurent, por cuerto, tiene una interesante historia, ya que participó en la II Guerra Mundial y fue hecho preso por los alemanes, que lo mantuvieron durante tres años en un campo de concentración. Tras ser liberado en 1946, regresó a Francia, donde siguió dedicado al fútbol como entrenador. Lucien Laurent pudo ver en 1998 a Francia proclamarse campeona del mundo y falleció en abril de 2005, a los 98 años de edad.

El estadio Pocitos, por cierto, empezó a ser desmantelado en 1940 y en 1946 ya no quedaba ni rastro, ya que sobre él se construyeron avenidas y viviendas.

En el año 2002, un arquitecto uruguayo llamado Héctor Enrique Benech decidió buscar y encontrar el lugar exacto en el que se marcó el primer gol de la historia de los Mundiales. Tras mucho rebuscar, en 1926 encontró una fotografía aérea de la zona, y superponiéndola a una actual, logró encontrar ambos puntos. Así, se convocó un concurso para colocar dos monumentos conmemorativos en el punto exacto donde estaba el centro del campo, y en el punto exacto donde estaba la portería en la que Lucien Laurent marcó el gol. El concurso lo ganó el escultor local Eduardo Di Mauro, que colocó dos monumentos, uno titulado Cero a cero y pelota al medio y Donde duermen las arañas. Me parece una iniciativa cojonuda, la verdad.

Os dejo con un vídeo sobre Lucien Laurent:

Alemania 2006. El cabezazo de Zidane a Materazzi

Secuencia de capturas de televisión en las que se ve el cabezazo de Zidane a Materazzi y el momento de la expulsión del francés (ARCHIVO 20MINUTOS).

Secuencia de capturas de televisión en las que se ve el cabezazo de Zidane a Materazzi y el momento de la expulsión del francés (ARCHIVO 20MINUTOS).

Hay muchas listas de grandes momentos de los Mundiales. Seguramente habréis visto muchas en los últimos días. Y seguramente, en ellas habréis visto el momento que nos ocupa hoy. Es muy reciente, por lo que está aún fresco en nuestra memoria. Hoy os voy a hablar del celebérrimo cabezazo de Zidane a Materazzi.

Se disputaba la final del Mundial de Alemania 2006. La disputaban, como sabéis, Italia y Francia. A los 7 minutos del partido, Zinedine Zidane, capitán francés, marcó de penalti, tirado a lo Panenka y con suspense (el balón rozó el larguero). Cabe recordar que Zidane, considerado por muchos como el mejor jugador de la segunda mitad de los 90 y la primera de los 2000, había anunciado que tras el Mundial colgaba las botas, por lo que esa final era su último partido como profesional.  Doce minutos después del gol de Francia, Andrea Pirlo botó un córner y el central Marco Materazzi, de cabeza, empató para Italia.

No hubo más goles en los 90 minutos reglamentarios, pese a que Italia tuvo un lanzamiento al larguero y Francia un par de buenas ocasiones. Se llegó a la prórroga. Corría el minuto 108 de partido, es decir, el 3 de la segunda parte de la prórroga, cuando el árbitro, el argentino Horacio Elizondo, detuvo el juego. Marco Materazzi estaba tendido sobre el césped, boca abajo, doliéndose. Salieron las asistencias a instancias del colegiado, mientras italianos y franceses discutían. En ese momento, la realización de televisión encontró el motivo de la supuesta lesión de Materazzi: Zinedine Zidane le había propiando un fuerte cabezazo en el pecho, mientras ambos volvían tras un ataque francés y tras una breve conversación entre ambos. Todo el planeta sabía lo que había pasado, pero Elizondo aún no.

Gianluigi Buffon, meta de Italia, y Marco Materazzi, mientras era retirado a la banda, reciminaron vehementemente al cuarto árbitro, el español Luis Medina Cantalejo, y a los jueces de línea, que habían visto la agresión. Inmediatamente después, Elizondo se acercó a uno de sus asistentes, Darío García, y éste le dijo algo brevemente. El colegiado de Quilmes se dirigó raudo al centro del terreno de juego con la tarjeta roja en la mano. Cuando llegó a la altura de Zinedine Zidane, lo expulsó, ante las protestas de sus compañeros y los sarcásticos aplausos del seleccionador galo, Raymond Domenech.

El jugador del Real Madrid intentó dialogar con el colegiado, pero no hubo marcha atrás. Era el minuto 110 de la final y Zidane, tras entregarle el brazalete de capitán a su compañero Willy Sagnol, salió del terreno de juego. Era la última vez que lo hacía como futbolista profesional.

Otra toma del momento de la expulsión de 'Zizou' (YOUTUBE).

Otra toma del momento de la expulsión de ‘Zizou’ (YOUTUBE).

El partido llegó a la tanda de penaltis con el 1-1 y en ella, Italia ganó 5-3. Los transalpinos anotaron todos sus lanzamientos y los franceses fallaron uno, el de David Trezeguet. Italia conseguía su cuarta Copa del Mundo. Pero de lo que más se habló fue de la expulsión de Zidane.

Además de un torrente inagotable de parodias, memes, chistes, montajes fotográficos, gifs animados y todo lo que podáis imaginar, el gran punto de interés de medios y aficionados fue saber qué diablos le dijo Materazzi a Zidane para que éste reaccionara así en un momento como la prórroga de una final de un Mundial, entre otras cosas porque ninguno de los dos protagonistas quiso revelarlo. Tres periódicos británicos, The Times, The Sun y el Daily Star, publicaron que el central de Lecce había llamado a Zidane “hijo de una puta terrorista”, en referencia al origen argelino del astro marsellés. Materazzi iniciaría después procedimientos legales, los ganó y dos años después, los tres medios pidieron disculpas públicas.

Pero no tardó mucho en saberse la verdad. Zidane dijo al principio que Materazzi había insultado a la madre de Zidane, que casualmente estaba enferma en aquel entonces. El italiano lo negó, explicando que él había perdido con 15 años a su madre y que no haría algo parecido. Dos meses después de la final, Materazzi explicó que en el ataque inmediatamente anterior al suceso, había agarrado de la camiseta a Zidane. Al parecer, éste le dijo “si quieres mi camiseta, te la doy luego”, a lo que Materazzi respondió que prefería la de su hermana. En concreto, como especificaría el jugador del Inter un año después, le espetó “prefiero a la puta de tu hermana”, sin saber si el francés tenía una hermana, que en efecto la tiene (llamada Lila).

Tras conocerse todos los hechos, Materazzi fue sancionado por la FIFA con dos partidos y 5.000 francos suizos de multa, mientras que a Zidane le cayeron tres partidos y 7.500 francos. Como el jugador se había retirado, cumplió su castigo con trabajos para la comunidad en favor de la FIFA. Sobre la polémica de cómo Horacio Elizondo o su linier Darío García se enteraron del cabezazo, se cree que fue el cuarto árbitro Medina Cantalejo quien lo vio y quien avisó al trío arbitral. Aunque los franceses acusaron a Medina Cantalejo de haber utilizado ilegalmente el vídeo para ver los hechos, la FIFA lo negó y no hubo más investigación al respecto.

Os dejo con ese histórico momento, tal y como lo retransmitió la cadena Sky en español:

Hasta mañana.