Deportes
Qué pasó en el Mundial de… Qué pasó en el Mundial de…

"Sólo tres personas en la historia han conseguido hacer callar el Maracaná con un solo gesto: el papa, Frank Sinatra y yo". Alcides Ghiggia, Mundial de 1950

Entradas etiquetadas como ‘Zaire’

Alemania 74. Zaire y el momento más hilarante de la historia del Mundial

Sí, amigos, hoy vamos a hablar de una anécdota muy curiosa, muy concreta, que es una imagen muy divertida, pero que esconde más de lo que parece.

Viajamos al Mundial de Alemania 1974. La cenicienta del campeonato es la selección de Zaire (hoy, República Democrática del Congo). En aquella época, sólo un equipo africano se clasificaba para el Mundial. Zaire se impuso a Zambia y a Marruecos en la fase de clasificación y se convirtió en el primer equipo del África subsahariana en participar en la Copa del Mundo. Era, como podéis imaginar, la participación más exótica de la historia de los Mundiales.

Zaire recayó en el grupo 2, junto a Brasil, Yugoslavia y Escocia. En su primer partido, en Dortmund, cayeron ante los escoceses por 2-0. En el segundo, perdieron 9-0 ante Yugoslavia en Gelsenkirchen. Y en el tercero, se enfrentaban a los vigentes campeones: Brasil.

El árbitro rumano Nicolae Rainea intenta colocar la barrera de Zaire (YOUTUBE).

El árbitro rumano Nicolae Rainea intenta colocar la barrera de Zaire (YOUTUBE).

El partido también se celebró en Gelsenkirchen. En el minuto 77 de partido, con 2-0 en el marcador a favor de la ‘canarinha’, el árbitro del encuentro, el rumano Nicolae Rainea, pita una falta cerca de la medialuna del área. El colegiado discute con los jugadores zaireños que forman la barrera. Por fin logra que se queden en su sitio y pita. Pero ante de que los brasileños saquen, el defensa zaireño Mwepu Ilunga, ante la sorpresa de todos, sale corriendo desde la barrera y ¡chuta el balón hacia el campo brasileño! Estupefacto, Rainea amonestó a Ilunga y la falta se pudo sacar. Apenas un minuto después, el brasileño Valdomiro marcó el 3-0, tras un grave error del portero Muamba.

En aquel momento, se vio tan surrealista imagen como un claro ejemplo de que África estaba aún muy lejos del nivel requerido para jugar el Copa del Mundo, de que eran inocentes e ingenuos y de que ni siquiera tenían el conocimiento necesario del reglamento.

Pero nada más lejos de la realidad. La absurda acción de Ilunga tenía un motivo, que él mismo explicó. Lo que en realidad quería Ilunga era ser expulsado. Era perfectamente consciente de lo que hacía y su motivo era protestar contra las autoridades futbolísticas de su país (que estaba dirigido por el dictador Mobuto Sese Seko), que se quedaban con el dinero que le correspondía a los jugadores: “No tenía ningún motivo para seguir sufriendo en el campo cuando los que se beneficiaban económicamente estaban tranquilamente sentados”.

Hasta mañana.