Un camino a seguir en los Goya

Cápsulas de cine

Que la gala de entrega de premios de los Goya sea un tostón es algo a lo que ya estamos acostumbrados. No es para menos en un acto en el que deben entregarse nada menos que 28 premios, más el honorífico, y en el que las distintas amenizaciones preparadas para la ocasión, números musicales, gags y chistes o los discursos pueden funcionar mejor o peor, con importantes altibajos.

A la vez resulta un espectáculo imprescindible, irresistible sobre todo para los que nos gusta el cine, esperando encontrar esas perlas o pequeños momentazos a lo largo de las más de tres horas largas que dura la ceremonia.

Jesús Vidal (Goya 2019)

(Jesús Vidal en los Goya ®GTRES)

Uno de ellos, ya lo sabrán hayan visto o no la gala, fue la conmovedora y necesaria intervención del actor leonés Jesús Vidal al recoger su “cabezón” como actor revelación por Campeones. Un discurso sobre la inclusión, diversidad y visibilidad que nos ganó como espectadores. Aunque lo más alucinante fue comprobar cómo recitaba sus palabras, y larga lista de agradecimientos, de un tirón y sin tener que recurrir a los apuntes o notas en papel.

Me reí con bastantes de las ocurrencias de los presentadores Silvia Abril y Andreu Bonafuente y se notaba, siendo también pareja en la vida real, la química que hay entre ellos. Y disfruté con algunas de las actuaciones, como la de Rosalía, impresionante con una voz y un sentimiento capaz de apoderarse de todos los rincones de un auditorio. Cantó Me quedo contigo de Los Chunguitos, perteneciente a la película Deprisa, deprisa de 1981 y dirigida por Carlos Saura. Mi pulsación cinéfila me llevaba a regocijarme especialmente con estas referencias al cine.

Por ello, me emocioné con el merecidísimo Goya de Honor recordando a Chicho Ibáñez Serrador, el creador de Historias para no dormir o las introducciones que realizaba (junto a Luisa Armenteros) previas a los largometrajes que se emitían, los lunes por la noche en La 2 de TVE, en Mis terrores favoritos, toda una reivindicación del género fantástico y de terror.

Otra grata sorpresa fue ver en el vídeo de presentación de Silvia y Andreu, al inicio de la gala, el cameo de Guillermo Montesinos conduciendo de nuevo su Mambo Taxi, recordando Mujeres al borde de un ataque de nervios. La taquillera y premiada comedia, Goya a la mejor película hace 30 años, tuvo su otro homenaje con Pedro Almodóvar y tres de las protagonistas (Rossy de Palma, Julieta Serrano y Loles León) apareciendo sentadas primero en un sofá para luego entregar el premio grande, el de mejor película estrenada el pasado 2018.

Mujeres al borde de un ataque de nervios (Goya 2019)

(GTRES)

Me gustó ver a Andreu Buenafuente haciendo de Groucho Marx (en blanco y negro en las imágenes por televisión), o la escena con el cómico e imitador Raúl Pérez caracterizado como el maestro rural Don Gregorio de a mediados de los años 30 que interpretó Fernando Fernán Gómez en La lengua de las mariposas, en una intervención que no ha sido del gusto de todos, y su visión sobre el panorama actual de los audiovisuales, con las plataformas digitales o las series ganándole terreno a la gran pantalla.

Es un tópico, una regla no escrita, el que una buena gala de entrega de premios de cine se base en el número y calidad de las críticas afiladas hacia alguien o los dardos envenenados en cuestiones políticas, económicas, profesionales o sociales que se hayan lanzado. Lo que está muy bien, pero se trata de cine, sea el de hace décadas, el actual o proyectos futuros; contagiar pasión por el cine, en este caso español, dejándonos con ganas de ver más. Promoción aparte, es lo que debería ser el auténtico sentido de una gala como esta.

Posts relacionados

Campeones 2018

(®Morena Films)

Los favoritos para ganar en los Goya 2019 en las principales categorías

‘Carmen y Lola’, una historia de amor lesbiana entre gitanas y que estará en Cannes

 

Los comentarios están cerrados.