El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Y Venecia (su festival de cine) cambió las normas

Cápsulas de cine

Y ha tenido que ser una película que lleva como título Roma, el nombre de la capital italiana, pero que en realidad hace referencia a un barrio de la Ciudad de México. Alfonso Cuarón conquistó al jurado, presidido por otro mexicano, Guillermo del Toro (ganador en la edición del pasado año con La forma del agua, que luego triunfaría en los Óscar), y a los críticos que cubrían el Festival Internacional de Cine de Venecia. Desde su proyección se erigió en la gran favorita para hacerse con el León de Oro.

Rodada en un blanco y negro tan nostálgico como esplendoroso, Roma es, según los cronistas, además de un retrato de la diferencia de clases sociales en el México de los años 70, el particular y sentido homenaje del cineasta a su “segunda madre”, a la nana que le cuidó de pequeño, a él y a sus otros tres hermanos. Pero el triunfo no solo es de Cuarón, o de su niñera, también le pertenece a Netflix, productora y exhibidora del filme. El gigante de las plataformas de streaming sale reforzado con una victoria sin precedentes. Un largometraje que, en principio, no se estrenará primero en cines gana en uno de los grandes festivales internacionales.

Roma Alfonso Cuarón

( Yalitza Aparicio en ‘Roma’ ®Netflix )

En esa batalla entre los exhibidores y distribuidores tradicionales, los de las grandes salas de cine, frente a la irrupción de empresas como Netflix, uno de los perjudicados ha sido el Festival de Cannes donde precisamente Roma llegó a caerse de su sección oficial, en la pugna por la Palma de Oro, por ser contraria a la ley francesa de exhibición de películas, la que recoge que los estrenos cinematográficos tienen que llegar antes a los cines. Una norma a la que Cannes se mantuvo fiel. El delegado general del certamen, Thierry Fremaux, llegó a proclamar su “tristeza” por no haber podido incluir en su sección oficial lo nuevo de Cuarón, aunque la calificó de “bella película”.

Y allí estuvo, rauda y veloz, Venecia para recoger el guante. Después de unos años demasiado en la sombra, en sus últimas ediciones Venecia lucha por volver a brillar, por regresar a primera línea. La Mostra está intentando remontar su prestigio, credibilidad y capacidad de atención acumulando las obras de los directores más esperados. Ya no se conforma con las sobras de Cannes, con las películas desechadas o sin el montaje final completado para su exhibición en la Croissette. Y a nivel mediático apuesta fuerte por títulos que pueden ser muy relevantes de cara a los Óscar (la crítica norteamericana ya ha encumbrado la nueva adaptación de Ha nacido una estrella, con Lady Gaga y Bradley Cooper, también presentada en el Lido, o la misma Roma).

La Mostra se ha apuntado al futuro, ganándole la partida a Cannes. La puntilla fue que además el western The Ballad of Buster Scruggs de los hermanos Coen, también de Netflix, se hiciera con el premio al mejor guion. Y quién sabe si el año que viene el gran acontecimiento será The Irishman de Scorsese, en la que Netflix ha invertido 125 millones de dólares.

Ahora mismo, guste o no, el futuro de muchos estrenos se vislumbra cada vez más lejos de la grandes pantallas. Netflix incluso se permitía, en febrero y por sorpresa, el estreno de The Cloverfield Paradox, rechazada para su exhibición en cines porque no nadie confiaba en su viabilidad comercial, y lo hizo con éxito de audiencia (aunque, efectivamente, fuera un título destinado a olvidarse con rapidez). O un director como David Cronenberg, homenajeado en Venecia, también alababa las excelencias de ver clásicos como Lawrence de Arabia a través de soportes más diminutos, los de un iPhone o Apple Watch. El canadiense, consciente de los cambios, seguramente intentaba alentar a las nuevas generaciones a no dejar de ver los grandes clásicos y obras maestras del cine.

‘The Ballad of Buster Scruggs’ tiene previsto estrenarse en la plataforma el 16 de noviembre, y ‘Roma’ el 14 de diciembre. No se descarta antes un estreno limitado en salas para aumentar sus posibilidades de nominaciones a los Óscar.

1 comentario

  1. Dice ser AZULMARINOCASINEGRO

    Desearía denunciar el fascismo y sectarismo de este 20min. Solo dejan opinar los comentarios afines a sus ideas y omiten/censuran los que no coinciden con los que ellos/as desean. Censura progre-feminista-fascista

    09 septiembre 2018 | 19:42

Los comentarios están cerrados.