BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

¿Es el fin de las historias románticas en las superproducciones?

Cápsulas de cine

En tiempos de la edad dorada de Hollywood, desde sus inicios y hace décadas, se hacía impensable que no se incluyera un destacado componente romántico en sus historias. Una relación de atracción y deseo, que podía acabar con un final feliz, la mayoría de los casos, o de manera trágica, dejando un poso agridulce en el espectador. Y siempre entre hombre y mujer, o viceversa. Digamos que los personajes LGBTI o eran meras comparsas, secundarios para hacer gracia o directamente ignorados, incluso si se estuviera tratando de la biografía de alguna celebridad que fuera gay.

La fórmula funcionaba. El público lo pedía y Hollywood se lo daba. Por su parte, los críticos ponían el grito en el cielo siempre que el romance no fuera justificado por la trama, también la mayoría de veces, e insistían en el lastre innecesario que significaba para el desarrollo del argumento. Un peaje que restaba interés y añadía aburrimiento a la historia y personajes. Los grandes directores procuraban eludirlos, a veces con quiebros geniales, a veces con dobles sentidos, a veces con un final que no era tan feliz como pintaba.

Jurassic World: El reino caído

( ©Universal )

Los tiempos han cambiado. El espectador actual no está para tantos romances y la mujer tiende a dejar de ser un mero objeto sexual, el prototipo de mujer florero o simplemente la “recompensa” para el héroe masculino al final de su viaje o aventura.

La consideración la ponía de relieve un artículo publicado en Film School Rejects, Where has blockbuster romance gone? a propósito del estreno de Jurassic World: El reino caído con un romance casi inexistente, nada desarrollado, en las nuevas entregas de Jurassic World entre Claire (Bryce Dallas Howard) y Owen (Chris Pratt), o en las de Disney de Star Wars, obviando ese antecedente de Leia y Han Solo. El respeto, la admiración mutua o las miradas y roces de amor y odio han sustituido otras expectativas.

Claro que en los últimos años títulos revienta taquillas como Piratas del Caribe han tenido a la pareja Elizabeth Swann y Will Turner; el Avatar de James Cameron contó con su romance na’vi entre Jake Sully y Neytiri, o Titanic también de Cameron se centró en la archifamosa historia de amor entre Jack y Rose. Pero en los blockbusters de los superhéroes, y sobre todo de Marvel, la tendencia ha sido reducir o eliminar por completo el componente romántico por mucho que por allí puedan aparecer Wonder Woman o la Viuda Negra codeándose con Batman, Aquaman, Iron Man o el Capitán América.

Un cambio drástico respecto a las dos primeras entregas de Thor, con un acentuado tono romántico entre éste y el personaje de Jane Foster, o incluso en Capitán América: El primer vengador, de 2011.

Por supuesto que sigue habiendo adaptaciones con predominio de las historias de amor que han funcionado muy bien en taquilla, las de la saga Crepúsculo o Cincuenta sombras de Grey (en el fondo, más romántica que erótica o transgresora), la reciente versión Disney de La bella y la bestia e incluso en las películas de Harry Potter se fue especulando con los posibles desenlaces de Hermione y Ron o del mismo Harry en cuanto a los asuntos del corazón. Pero la formulista e inevitable inclusión de un romance (cursi, ñoño, lastre o rutinario) ha dejado de ser imprescindible, o se abre a nuevas posibilidades, si no es por exigencias del guion.

3 comentarios

  1. Dice ser Babu

    No hay romance porque es un cliché innecesario…
    El romance, cuando no pega con la trama, sobra, y es motivo de risa. Como en Ready Player One, que si quitas el romance, la película incluso mejoraría, pero no, se sigue considerando que la ñoñería es necesaria.
    Y otra cosa, decir que en WonderWoman no hay romance, denota que no se ha visto la película. Lo que pasa es que no es el romance al uso en el que una frágil damisela tiene a un caballero de brillante armadura que le salva.

    10 julio 2018 | 08:07

  2. Dice ser Rod

    Pues a mi me parece que sigue estando presente en casitodas las pelis y series

    10 julio 2018 | 15:37

  3. Dice ser cinefila

    Las pelis y series románticas son solo para los adolescentes, mientras existan y vayan al cine alguna habrá. Las partes románticas en las películas de otros géneros, una forma de rellenar la peli en plan barato. Las de explícito contenido sexual buscan público de salidos. Si es muy sencillo todo 😉

    10 julio 2018 | 18:51

Los comentarios están cerrados.