El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

‘Aniquilación’, un ejemplo modélico de sci-fi y terror

En pantalla

A la ciencia-ficción contemporánea le hacía falta una película como Aniquilación (Annihilation) y a un autor como el británico Alex Garland, alguien dispuesto a arriesgarse y a intentar explorar nuevos recovecos en el género. Territorios oscuros aunque su puesta en escena se incline por una fotografía luminosa y casi de ensueño.

Autor de la novela La playa (llevada al cine en 2000 por Danny Boyle), guionista en 28 semanas después o Nunca me abandones, con su premonitorio debut en la dirección con Ex Machina (2015), Óscar a los mejores efectos visuales, Garland ya indagaba en uno de los temas predilectos de la ciencia-ficción, el de saber qué nos hace humanos, y sobre todo en uno de los mayores temores de los humanos, el de la posibilidad de ser suplantados o relegados como especie dominante del planeta, y sin que el orden y desconcierto del universo le importe un comino, sea por máquinas u otros entes extraños.

Aniquilacion poster

( ©Netflix )

Si en Ex_machina la amenaza procedía del interior, de la misma raza humana con su capacidad para crear inteligencia artificial, en Aniquilación (al igual que títulos memorables como La cosa de Carpenter o La invasión de los ultracuerpos, la adaptación de 1978 más que el inconmensurable clásico en blanco y negro de 1956) esta tiene su origen en el exterior, sea “bíblico” o “alienígena”.

Ciencia-ficción rociada con horror líquido, mutable. Al adaptar el primer libro de la trilogía Southern Reach escrita por el estadounidense Jeff VanderMeer (Authority y Acceptance serían las otras dos), Garland se toma sus licencias haciéndola algo menos críptica y, sobre todo, concediendo rostros y nombres a sus protagonistas, cinco mujeres adentrándose en una zona “perimetrada” llamada “Área X” (y bautizada como “The Shimmer”, El resplandor, en la película), protegida por un prisma dentro del cual no solo ocurren cosas muy raras sino que todo aquel que se adentra en ella no vuelve o, si lo hace, es en estado traumático o sin parecer el mismo. Mientras, la “zona” tiende a extenderse amenazando con el exterminio de toda la humanidad, al menos tal como la conocemos.

Con un especial protagonismo de la bióloga que interpreta Natalie Portman, secundada por Jennifer Jason-Leigh y Oscar Isaac, a lo que no tiene miedo Garland es a cocer su historia a fuego lento y en el que es fácil reconocer referencias a otros títulos fundamentales del género, caso de Alien o la más reciente La llegada de Denis Villeneuve. La banda sonora compuesta por Geoff Barrow y Ben Salisbury es también inusual con temas que oscilan del folk a la música más atmosférica y minimalista, con sonidos distorsionados.

Aniquilacion 2018

( ©Netflix )

El resultado no solo es una de las mejores muestras de la ciencia-ficción actual (y aquí es donde Netflix se marca un tanto, al adquirir los derechos para su distribución fuera de los Estados Unidos y China, aunque sea para la pequeña pantalla), perturbadora en ese retrato de una naturaleza anormal, distinta, sino que además puede contentar a dos tipologías de espectadores muy distintas. De hecho, ¿y qué más se le puede pedir?, habrá quien vea en ella un entretenimiento mucho más sencillo y convencional de lo que intenta contar, que incluso los parajes selváticos que la enmarcan y los peligros que la acechan le sean más cercanos a los de Depredator que a la metafísica existencial del Tarkovsky de Stalker.

En este segundo nivel, también satisface al espectador que se sienta atrapado en la curiosidad de intentar profundizar más, sobre los enigmas que plantea y mutaciones de plantas, flores, animales e individuos que nos depara el interior de esa “zona”, o que se interrogue sobre el porqué algunas de las muertes mostradas tengan más de sugerencia insólitamente poética que de brutalidad primigenia. Elucubraciones que pueden conducir a un vértigo “intelectual” de proporciones cósmicas. Además, sus minutos finales son temerarios, geniales, rozando pero esquivando el ridículo, pulverizando a su paso el concepto estándar de “la batalla final entre el bueno y el villano de la película”.

 

Estrenada en Netflix: el 12 de marzo de 2018

( Cuando dices que te gusta el cine la primera pregunta que te suelen hacer es qué película recomendarías. Pues eso. En pantalla: recomendaciones de estrenos en cine, streaming o blu-ray/DVD )

 

5 comentarios

  1. Dice ser Stalker

    Alguien que menciona los “stalker”…que extraño y agradable.
    Espero encontrar esa habitación donde se cumplen todos los deseos, y que no se me olvide llevar un buen puñado de tuercas.
    Si, es muy similar el concepto, ya pocas historias originales hay.

    14 marzo 2018 | 07:53

  2. Dice ser Por Supuesto

    Sip Stalker, he pensado lo mismo

    14 marzo 2018 | 08:19

  3. Dice ser Pac

    Lenta, ñoña y con un final entre ridiculo y estupido.
    Si estes es el mejor ejemplo de la ciencia ficcion actual, vamos listos.
    Que poco vhs tenemos encima

    14 marzo 2018 | 14:48

  4. Dice ser King

    La vi ayer mismo y me pareció muy mala. Lenta, confusa, realmente no sabías lo que estabas viendo y te pones a comerte la bola y a hacer conjeturas que no te llevan a nada. Termina de una manera que dan a entender que “es el principio del fin” tatachan! jajaja. Ridículo.

    14 marzo 2018 | 18:00

  5. Dice ser JC

    Absolutamente de acuerdo con Pac y King. Menudo tostón de película. Y va el redactor y cataloga a esta cosa como “una de las mejores muestras de la ciencia-ficción actual”.. me parece entre demencial y patético. Que tenía potencial para haberse hecho una buena película o al menos, aceptable.. estoy de acuerdo. Que ha salido mala del montón, también. Sirve para domingo de verano por la tarde en Antena 3 para echarse una siesta, como mucho.

    15 marzo 2018 | 02:03

Los comentarios están cerrados.