Archivo de la categoría ‘Gatas’

Qué hacer para evitar los embarazos psicológicos en perras y gatas

En perras y gatas sin esterilizar es relativamente frecuente la aparición de embarazos psicológicos, también conocidos como falsa preñez o pseudogestación.

Se trata de una alteración hormonal que suele acontecer tras producirse un celo en el que no ha habido fecundación y que reproduce las alteraciones típicas de una gestación: las mamas se hinchan e incluso segregan leche, el vientre se abulta, el comportamiento y la personalidad del animal se ve alterada, incluso puede adoptar otro animal o un juguete y tratarlo como si fuera un cachorro. Los síntomas varían en intensidad dependiendo de cada animal y no tienen porqué manifestarse todos.

Se trata de una alteración grave que no conviene tomarse a broma, ya que puede acabar causando serios daños físicos al animal: quistes, tumores mamarios, problemas renales…

Existe por ahí la creencia, muy extendida, de que eso se soluciona con una preñez. Pues bien, sí y no. Es cierto que el embarazo psicológico remite dando paso a una verdadero, pero es solo una solución temporal y nada asegura que en el futuro las pseudogestaciones se vuelvan a producir.

Voy a insistir, para que quede del todo claro: que la perra o la gata tenga una camada no supondrá más que un alivio momentáneo, en próximos celos pueden volver los embarazos psicológicos. Y ya aprovecho para recordar que tampoco es recomendable ni reporta más salud a una perro o a una gata tener al menos una camada en la vida, otra leyenda urbana fácil de escuchar y que no ayuda precisamente a controlar la sobrepoblación felina y canina existente en España.

Eso sin contar con la irresponsabilidad que supone traer una camada, fácilmente numerosa, de cachorros a un mundo en el que ya hay demasiados perros y gatos de todas las edades sin hogar.

En cuanto se perciban los primeros síntomas lo más recomendable es acudir al veterinario, ya que la única solución definitiva es la esterilización. Y la esterilización se puede llevar a cabo perfectamente antes del primer celo en la mayoría de los casos, aunque en cualquier caso lo más recomendable es consultar con un veterinario de confianza que se mantenga actualizado.

La esterilización sí que mejora la esperanza de vida de nuestros animales domésticos, no solo por los embarazos psicológicos.

La belleza de las imágenes, cruce de persa y joven, necesita un buen hogar. Me cuentan que “es muy buena, se lleva bien con perros, otros gatos y niños”.

La encontraron en la calle con dos meses. Está sana y en Córdoba, pero se puede adoptar en otras provincias.

Contacto: maricelibour@hotmail.com


Llegan las vacaciones, ¿qué hacer con los gatos?

El otro día nos preguntaba una amiga, preocupada por su gata, si debía llevársela un par de semanas al pueblo o si sería mejor dejarla en casa. La respuesta que varios le dimos fue la misma. Si puede asegurarse de que alguien pase cada dos o tres días por casa para asegurarse de que está bien, ponerle agua fresca, y tener controlada comida y arena, eso es preferible a arriesgarse a llevarla a un entorno desconocido, a una casa de la que tal vez pueda escapar y perderse.

Es cierto que es perfectamente viajar con el gato en vacaciones, siempre y cuando en el lugar de destino admitan su presencia y no entrañe riesgos para él. Pero también es cierto que los felinos son muy distintos a los perros y suele ser lo más aconsejable dejarlos tranquilos en casita.

Un perro, por muy territorial que sea, es muy dependiente de sus seres queridos por lo que será feliz (salvo muy raras excepciones) acompañando a su familia donde sea. En cambio un gato, es más de su territorio que de otra cosa. Aunque los gatos también desarrollan vínculos maravillosos con las persona, que ya hay que olvidar esa absurda leyenda negra de que son egoístas e interesados, es muy común que se adapte mejor a un cambio de dueños que a un cambio de casa.

Es decir, que menos que se le haya acostumbrado desde pequeño o a que tenga un carácter especialmente flexible a los cambios, la mejor opción en vacaciones es dejarle en casa y lograr que algún familiar, amigo o vecino pase a menudo. Si la ausencia no va a ser demasiado prolongada, ni siquiera es necesario que se moleste a nadie: bastará con que deje a su alcance suficiente alimento y agua (adquirir un bebedero automático no es mala idea), así como varias bandejas de arena. En cualquier caso, no hay que olvidar dejar todas las ventanas bien cerradas o selladas con telas metálicas si resulta necesario que circule el aire.

Por último, un buen consejo. En caso de que vayas a ausentarte muy a menudo, no lo dudes, ten dos gatos. Dan el mismo trabajo que uno (incluso menos, ya que jugarán entre ellos e incordiarán menos a su propietario, sobre todo cuando son cachorros incansables) y se acompañarán mutuamente. Lo ideal es adoptar a ambos al mismo tiempo para evitar pasar por periodos de adaptación, que en ocasiones pueden ser algo traumáticos con gatos adultos acostumbrados a ser los reyes de la casa.

Sobra decir que jamás, bajo ninguna circunstancia, es una opción el abandono. El abandono es maltrato animal y también es falsa aquella creencia tan extendida de que  si dejas un varo gato en la calle sabe apañárselas solo. Los gatos en la calle están expuestos a numerosos peligros y enfermedades, la gran mayoría mueren jóvenes tras haberlo pasado realmente mal. Más aún si venían de ser gatos caseros.

Morito y sus hermanos pertenecen a una de las colonias felinas que controlan en la protectora El amigo fiel de Córdoba. Va a hacer un año y sigue esperando ser adoptado, nadie se ha fijado en él ni en sus hermanos gemelos.

Hace un año que Morito luchaba entre la vida y la muerte, junto a sus dos hermanos gemelos. Con casi un mes de vida, solos y abandonados, se estaban ahogando por las lluvias, embarrados y mojados hasta los huesos.

Es un gato super cariñoso, con un carácter espectacular, es juguetón y muy bueno. Es apto con otros gatos y con perros. Adora a sus hermanos, aunque sabemos que es muy difícil una adopción conjunta.

Morito se entrega en adopción con contrato, seguimientos, pasaporte europeo, microchip, vacunas, esterilización, desparasitación y revisión veterinaria. Se puede trasladar a cualquier punto de España. Es negativo en inmunodeficiencia y leucemia felina, es decir, está sano como una pera.

Contacto: informacion@elamigofielcordoba.org

Sarah Connor, abandonada y atropellada estando preñada

Se llama Sarah Connor, que es un nombre de luchadora, de mujer fuerte que sobrevive contra viento y marea. Le va bien, porque está pequeña gatita también es una superviviente.

Fue atropellada estando preñada y acabó en manos de la asociación Madrid Felina que, incapaz de mirar a otro lado, se ha hecho cargo de ella y de su abultada factura veterinaria. No es el único caso similar que están salvando.

Mi nombre es Sarah Connor y en la noche del 20 de mayo me atropellaron y me dejaron tirada en la carretera, sola y rota.

Alguien con corazón buscó ayuda para mí y en nombre de Madrid Felina me llevaron corriendo al hospital casi sin vida, con temperatura alta, neumotórax, ambas patas traseras rotas y paralítica por ello, cadera rota en varias partes y abortando. Estaba embaraza de un bebé, que he perdido.

Quizás debí morir, menos sufrimientos y gastos para todos, pero aquí sigo, intentando salir adelante.

Quiero agradecer a todos, que me hayan dando la oportunidad de demostrar que no debía de ser otro gato más aplastado por las ruedas de los coches y ruego ayuda para la asociación que apostó por mi vida.

La preciosa Sarah necesitará adoptantes una vez esté algo más restablecida. Igual que lo necesitan muchos otros gatos también recogidos por esta asociación madrileña.

Contacto: Adopciones@madridfelina.com

Para ayudar a Sarah y a otros como ella han puesto en marcha un sorteo de productos hasta el próximo quince de julio. Os invito a ayudarles, de esta manera o de cualquier otra. Entrando en su web veréis lo mucho que hacen y otras formas de echarles una mano en su labor.

¿Qué motivos puede tener un gato para no usar su caja de arena?

Según mi experiencia, no es difícil enseñar a un gatito a usar su caja de arena, en absoluto. Por naturaleza quieren hacer sus necesidades en arena o tierra y enterrar las deposiciones. Es decir, que aprenden solos. Normalmente basta con presentarles la caja, situada en algún lugar tranquilo, dejar ahí alguna deposición suya si es preciso. Y, por supuesto, que sea accesible para él. Hay que tener en cuenta que si es pequeñito necesitará temporalmente un recipiente al que le resulte fácil entrar.

Normalmente les gusta tener su arena lejos del agua y la comida. ¿Comprensible, verdad? En un restaurante tampoco nos gusta a nosotros que nos sienten junto a los baños.

Si el gatito no se anima a usarla, o un gato adulto que la empleaba sin problemas deja de hacerlo, es que pasa algo y nos toca averiguar qué puede ser, acudiendo al asesoramiento de un experto si es preciso.

Puede que el sitio en el que está ubicada no le guste. Puede que hayamos cogido un arenero cerrado y con puerta y no sea de su agrado (sobre todo a las puertas les cuesta acostumbrarse, suele tocar quitarlas, al menos al principio). También puede pasar que el tipo de arena no le encaje, las hay de muchos tipos y hay gatos a los que les valen todas pero algunos más escogidos.

Si es un gato grande, ojo a que pueda girar bien dentro del arenero. También hay que poner suficiente arena para que puedan enterrar a gusto. Y, por supuesto, hay que mantenerla limpia. También aquí hay gatos más tolerantes que otros a reutilizar más o menos veces la arena o esquivar sus propias minas.

Y si tenemos varios gatos puede que no les importe compartir arenero o puede que no lo soporten y necesite cada uno su bandeja. No va a ser posible obligarles a lo que nos venga bien, hay que aceptar sus gustos.

También puede responder a algún cambio que le ha estresado, de mobiliario, de habitantes en la casa, de horarios… Toca ser un poco Sherlock Holmes.

Si todo parece en orden y el problema persiste, es conveniente consultar con el veterinario. Que no use su arena puede ser síntoma de alguna enfermedad, incluso grave. Los gatos son unos animales duros, de buena salud, pero su punto más débil suelen ser el sistema urinario.


Las cachorritas carey que acompañan este texto está en adopción. Se entregan juntas, y no os voy a repetir que es muy buena idea tener dos hermanos de camada que jueguen y se hagan compañía en lugar de solo uno porque ya os lo he formado demasiadas veces. Están en Madrid, recogidas por la asociación Madrid Felina.

Estas niñas preciosas son Pezque y Pizca, parecen grandes en la foto pero son dos pulgitas de dos meses y medio, en busca de casa a la que llenar de ronroneos.

Sanas y vacunadas, te esperan con un millón de ronroneos. ¿Quieres adoptarlas juntas? Son inseparables.

Contacto: adopciones@madridfelina.com

Odín, Thor, Freya y Ragnar fueron abandonados en una fábrica

Ya os dije que era época de cosechar gatitos, la mejor para adoptarlos si se quieren cachorros. Hoy nos vamos a Murcia para conocer a unos hermanos de dos meses que fueron abandonados en una fábrica y que ahora buscan hogar.

Los cuatro tienen nombres vikingos y los cuatro son cachorros preciosos que necesitan acabar en buenas familias antes de crecer, porque una vez sean jóvenes adultos sus posibilidades de ser adoptados disminuyen notablemente. Esas cosechas de gatitos cachorros se traducen en otoño en demasiados animales que no han tenido suerte cuando eran adorables bolas de pelo con ojazos (y uñitas), y es ya es mucho más difícil que la tengan.

Por eso os animo a adoptar y difundir a estos vikingos murcianos, pero también a que no descartéis la adopción de gatos adultos, cuyo carácter ya se conoce y con los que nos ahorramos la vorágine que supone la ‘cachorrez’ y adolescencia felina.

Odín es el más tranquilo de los cuatro, es independiente y reflexivo. Eso sí, nunca se pierde una juerga, ni tampoco unos buenos brazos que le den muchos mimos y caricias.

Thor es un gatito muy fuerte, está todo el día ingeniando qué hacer y con qué jugar, tremendamente sociable y extrovertido, y encima de todo un cariñosón de aúpa.

Este bellezón es Freya, una hembrita con heterocromía, es decir, un ojo de cada color, eso hace que sea más bonita todavía. Freya es una gatita súper cariñosa y muy juguetona. ¡Es un torbellino de vida!.

Ragnar, al igual que su hermana, tiene heterocromía. Es un peludo súper divertido, corretero y cariñosón.

Estos cuatro hermanos se encuentran en Murcia, pero puede enviarse a otras provincias. Su adopción la gestiona la asociación Equipo Bastet. Se entregan con chip, vacunas, cartilla, desparasitados y con compromiso de castración.

Contacto: www.equipobastet.com/contacto

Y me vais a permitir que me salga un poco del tema del blog, pero solo un poco. Tengo una amiga, amante de los animales y dueña de un hermoso gato blanco, que es una escritora dedicada a recrear un mundo imaginario de sabor tan vikingo como el nombre de estos cuatro gatitos. Publicó Neinhaim, fantasía épica nórdica, hace dos años obteniendo un gran éxito de ventas y de críticas. Ahora saca una segunda parte, original en muchos sentidos dentro del género, que se puede leer de manera independiente y que os recomiendo.

Tenéis la oportunidad de conocerla en la Feria del Libro.

¿Cuánto sabes de la etapa de cachorros de los gatos?

En febrero, por el día internacional del gato (uno de ellos), os planteé hacer un trivial para que pusierais a prueba vuestros conocimientos sobre gatos.

Ahora que ya estamos inmersos en la primavera, la época en la que abundan las camadas de gatitos, en la que se producen la mayoría de nacimientos y proliferan los cachorros que necesitan adopciones, he decidido proponeros un nuevo trivial centrado en la ‘cachorrez’ gatuna.
Si estáis pensando en sumar un gatito a la familia, además de recordaros que también podéis adoptar un adulto, que mejor adoptarlos por parejas y que ya os expliqué el ajuar que necesita un gato recién llegado a casa, os animo a intentar responder a todas estas cuestiones.
Os puede ayudar a ver si estáis preparados, si tenéis suficientes conocimientos para afrontar el reto.
Por cierto, los gatitos que acompañan estas imágenes buscan hogar desde Murcia. Se llaman Apolo y Aquiles y sería genial que encontraran hogar juntos. Se encuentra en Murcia pero puede enviarse a otras provincias. Se entrega con chip, vacunas, cartilla, desparasitado y con compromiso de castración. Formulario para su adopción.

Una niña de solo 12 años nos dios el aviso, había visto como unos adolescentes pateaban la caja mientras los bebés lloraban desesperados. Su hermana, que ya ha sido reservada para su adopción, estaba literalmente agonizando: tenía su lengüita de color azul y no podía respirar. Su humana de acogida se la metió entre el pecho para conseguir que le subiera la temperatura y con una jeringuilla fue dándole leche gota a gota para sanar su desnutrición. Gracias a ella, la pequeña logró sobrevivir. Apolo y Aquiles ya están listos para su adopción. Están deseando encontrar a su familia definitiva para pasar horas de mucho juego y amor.

La diabetes en los gatos

En mi último post, sobre cómo saber si nuestro gato está enfermo, os comentaba lo siguiente:

La pérdida de peso es otro motivo de alerta, que muchas veces está asociado a los tan comunes problemas renales que desarrollan con la edad. Beber demasiado, orinar mucho o muy poco también son signos a tener en cuenta.

No os especifiqué que todo eso puede ser indicativo de que el gato tiene diabetes. La gente se sorprende con frecuencia cuando descubren que nuestros animales pueden tener enfermedades tan frecuentes en los seres humanos como la diabetes, pero es así.

Resumiéndolo mucho, la razón es la misma: un deficiente funcionamiento del páncreas. Una enfermedad que no se cura pero se puede tener controlada y permitir que el animal viva muchos años con buena salud y que es fácil de detectar, basta con un análisis de sangre.

Y la diabetes en los animales se trata igual que en las personas: controlando el nivel de azúcar en sangre mediante pruebas con un glucómetro, inyectando insulina y controlando bien la dieta. Eso sí, sin los avances tecnológicos que tienen los seres humanos, en forma de bombas inyectoras de insulina o sensores.

Al igual que las personas, ese control debe ser diario y sistemático. Hay que tomarse muy en serio tener controlada una enfermedad crónica, que, aunque no duela, si se descuida puede derivar en graves problemas de salud.

Seguir las indicaciones del veterinario de confianza es primordial. De nuevo, como os comentaba ayer, ellos son los expertos en salud animal y nuestros aliados.

Chata es una gata extremeña, ya algo mayor, tiene unos 10 años. La abandonaron en la calle y una pequeña asociación madrileña decidió hacerse cargo de ella. Llegó a sus manos en unas condiciones terribles, en los huesos, toda nudos, y teniendo que ser ingresada.

Esta preciosa gata ha resultado ser diabética, es un caso muy especial por tanto. Su condición ha hecho que varias posibles casas de acogida se echaran para atrás por tener que hacer pruebas de glucemia y ponerle insulina.

Sin rendirse, desde La Estrella Animal siguen buscando un hogar de acogida para ella. Uno con la sensibilidad y dedicación suficiente. Si hay alguien buen conocedor de los entresijos de la diabetes en ese hogar, será todo más fácil.

Pagamos todos los gastos que ocasione, como comida, medicinas, arena y lo que haga falta… pero necesitamos que quien la acoja pueda llevarla a su veterinario en Alcorcón. Necesitamos tenerla vigilada y hay que ir subiendo o bajando la insulina según su cuerpo se vaya habituando.

Se lleva bien con todos los animales y es muy mimosa, solo quiere que la estés hablando.

Contacto: 692482573 la-estrella-animal@outlook.com

Por otro lado, esta pequeña protectora marfileña celebra el día 21 de este mes una cena benéfica. Os dejo información sobre este evento solidario, al que os animo a sumaros si os encaja.

¿Cómo saber si nuestro gato está enfermo?

No es nada sencillo darse cuenta de que nuestro gato está enfermo, resulta demasiado frecuente que no nos percatemos de que algo pasa hasta que está bastante grave. Los gatos son animales que suelen guardarse sus dolencias, que no muestran síntomas demasiado visibles de que algo les pasa. Son duros y sufridos en su mayoría, por decirlo de una manera coloquial y no demasiado exacta.

Además, no pisan el veterinario con la asiduidad que sería recomendable. Para muchos de ellos el viaje a la consulta es muy estresante, incluso el simple hecho de introducirles en el trasportín puede ser una guerra (de cómo acostumbrarles a entrar en él ya hablaremos otro día), se pasa por alto la vacunación y el obligatorio chipado con mucha más frecuencia de lo que sería recomendable.

Otro factor que no ayuda precisamente a localizar sus enfermedades en sus primeros estadios. Por eso es especialmente importante que sus propietarios (compañeros de piso desde el punto de vista de los felinos) estemos especialmente atentos. Hay determinados comportamientos que no debemos pasar por alto y que son motivo siempre de una visita al veterinario.

Un ejemplo es ver que el animal se limpia en exceso o deja de acicalarse. Los cambios en esos patrones de conducta de aseado deben alertarnos.

Los gatos duermen muchas horas, pero si nos parece que duerme aún más de lo habitual no está de más observarlo. Igual que si le notamos más apático o con más tendencia a esconderse, también si torna a ser irascible.


La pérdida de peso es otro motivo de alerta, que muchas veces está asociado a los tan comunes problemas renales que desarrollan con la edad. Beber demasiado, orinar mucho o muy poco también son signos de alerta.

Obviamente los estornudos, toses que no se van o respiración con dificultad, los vómitos, diarreas, estreñimiento o sangre en las heces también deben alertarnos.

Es obligado acariciarles con frecuencia por todo el cuerpo.
Dedicarles tiempo y mimos nos cuidará a distinguir bultos en el cuerpo, perdida de lustre en el pelaje, heridas, uñas que crecen erróneamente causando dolor, problemas en los ojos u oídos…

Los veterinarios son nuestros aliados
para que nuestros animales gocen de buena salud. Es una obviedad, pero resulta preciso recordarlo. Eso de que el tiempo lo cura todo, tal vez sea cierto con el mal de amores, pero no con muchos problemas de salud, que pueden complicarse, cronificarse o tener consecuencias fatales.

Por eso tampoco sobra recordar que el IVA que se aplica a los animales de compañía es el de los artículos del lujo, algo inconcebible cuando hablamos de un servicio de salud que tiene implicaciones con la salud humana. Sobre todo cuando se da el agravio comparativo de que el IVA de los animales destinados al consumo humano es el reducido.



La belleza que acompaña al texto se llama Olivia
y fue rescatada mientras vagaba por la calle por la que actualmente es su familia de acogida.

Tiene alrededor de un año y medio y parece tratarse de un abandono: mansa, cariñosa, buenaza como ella sola y muy confiada con la gente, busca tu mano todo el rato para que la acaricies, y es increíblemente tranquila. Como ves, es un bellezón con un pelaje único. Urge su adopción ya que su acogida no puede hacerse cargo de ella durante mucho tiempo. Se merece un hogar donde vivir tranquila y feliz, repartiendo amor a esa familia que la elija para siempre.

Se encuentra en Murcia, pero se puede enviar a otras provincias. Se entrega con chip, cartilla, vacunas, desparasitada y castrada.

Contacto: www.equipobastet.com/contacto

En diez años la venta de animales de compañía en tiendas ha pasado del 25% al 15%

Es el resultado de un estudio que ha llevado a cabo la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía, AMVAC. Son datos relevantes, el porcentaje es importante. Hace diez años uno de cada cuatro animales de compañía se adquirían en tiendas, ahora es uno y medio  de cada diez.

Los autores lo relacionan con un aumento de la opción de la adopción sobre la compra. Lo hacen aportando que el incremento de adopciones en ese tiempo ha sido similar. Puede ser, algo de eso habrá, pero yo no acabo de tenerlo claro.

Como bien explicaba mi compañero Javi Yanes en su blog Ciencias Mixtas, correlación no es casualidad. No se ha establecido en este caso que la causa sea claramente esa. Y además hay otros muchos factores que pueden influir en este descenso y que pueden indicar que lo que realmente sucede es que está cambiando el modo en el que se adquieren.

La venta por internet puede estar simplemente eliminando la figura de la tienda como intermediaria.  Tiendas que además son conscientes de la mala imagen creciente de exponer animales vivos en cristaleras, por lo que muchas van renunciando voluntariamente a esas ventas (con los perros y gafos como punta de lanza).

Muchas compras se están llevando a cabo mediante el contacto directo con criadores buenos, malos, regulares y pésimos o con particulares que también venden. Antes, no hace tanto, todos estos vendedores de animales sólo disponían de los anuncios en revistas especializadas, los clasificados de los periódicos impresos, tablones de anuncios varios y las tiendas.

En AMVC es algo que deslizan, aunque pongan el foco en el contrapeso de las adopciones. Ojo a la negrita.

Comprar un animal de compañía en una tienda ya no es siempre la primera opción para los propietarios de mascotas. Cada vez más españoles se decantan por la adopción y los acuerdos entre particulares a la hora de sumar un animal al hogar, según los últimos datos de AMVAC, que dibuja una evolución hacia una “adquisición emocional”, sin transacciones comerciales de por medio. “La mayor visibilidad del maltrato animal y los abandonos en los medios de comunicación ha sido determinante en esta tendencia hacia una creciente concienciación de la sociedad española”, asegura Jaime Díaz, Gerente de AMVAC.

En 2007, solo un 4,9 por ciento de los animales de compañía procedían de centros de acogida; en 2017, la proporción ya es del 14,9 por ciento. Asimismo, los acuerdos entre particulares suponen un 15,4 por ciento de las adquisiciones, un 5,6 por ciento más que hace una década.

Entre la información recogida por las clínicas veterinarias madrileñas también se encuentran los motivos por los que sumamos un animal a nuestra familia. 

Las principales motivaciones son el gusto por los animales (48,4%) y la compañía para paliar la soledad (18,7%). Que “los niños querían uno” o era un “regalo para los niños” sigue siendo el tercer motivo de adquisición con el 9,6%. La “adopción ante abandono o sacrificio” se sitúa en cuarto lugar con un 6,2%. Estoy pendiente de comprobar la muestra sobre la que se sostiene la encuesta, algo siempre relevante en estos casos.


 
Cascabel es una gatita de seis años que necesita un hogar.

Su mamá humana está pasando un problema muy grave de salud, y es por esto que se ha tenido que llevar a Cascabel a una casa de acogida. Cascabel es un amor de gatita, buenísima, tranquila y mega cariñosa, no entiende nada de lo que está pasando, echa de menos su hogar, allí ha dejado a la que era su mejor amiga (la niña pequeña de la casa) y está muy triste.

En su casa de acogida convive con otra gata con la que se lleva fenomenal aunque aún no sabemos cómo convivirá con perros. Cascabel necesita urgentemente una familia que le devuelva la alegría y a quién poder amasar durante laaaaargos ratos.

Se encuentra en Murcia, pero se puede enviar a otras provincias. Se entrega con chip, cartilla, vacunas, desparasitada y castrada.
Contacto: www.equipobastet.com/contacto

Cómo se manifiesta el celo en las gatas (y lo mejor que podemos hacer por ellas)

Si el refranero popular ha recogido el celo de las gatas, es por algo. Se trata de un ciclo hormonal muy particular, altamente irregular y dependiente de condicionantes externos (presencia de otros gatos, estación del año…). Las gatas pueden incluso tener varios celos seguidos, si no consiguen su propósito: ser fecundadas por un macho.

El primer celo sucede normalmente entre los seis y los doce meses de edad, y cualquier dueño de una gatita notará inmediatamente que lo está teniendo a poco que se fije en su comportamiento, ya que se verá alterado notablemente. Aunque cada animal tiene sus particularidades, generalmente percibirá que:

  • Se muestra insistentemente cariñosa, frotándose y adoptando la postura típica de la monta (alzando la parte posterior del dorso y la cola) cuando la acariciamos.
  • Come y duerme menos.
  • Está más inquieta, se revuelca y retuerce y recorre constantemente la casa.
  • Emite unos maullidos muy particulares, incluso cierto tipo de chillidos. Puede parecer incluso que está experimentando dolor, aunque no sea así.

Precisamente por todas estas manifestaciones, el celo de las gatas suele ser considerado especialmente molesto. En Google es fácil encontrar consultas sobre cómo calmar a una gata que está en plena posesión hormonal. Pero si lo es para nosotros, más lo es para ellas.

La mejor solución, la más responsable tanto con la salud del animal como con el control de la población felina, es la castración, un término con connotaciones negativas, por lo que se suele hablar de esterilización, pero que tiene muchas ventajas. Es una operación sencilla y barata que eliminará los molestos celos, mejorará la calidad de vida y eliminará el riesgo a padecer ciertas enfermedades. Si se suceden los celos continuos que nunca son satisfechos durante años, la gata puede acabar mostrando comportamientos agresivos o sufriendo alteraciones mamarias, quistes ováricos, tumores… Y los tratamientos hormonales que inhiben el celo tienen efectos secundarios, no son recomendables a largo plazo.

En el Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid tiene bastantes textos cuya lectura recomiendo, pero voy a traer aquí algunos extractos de uno que vienen muy a cuento:

A estas alturas creo que está fuera de lugar plantearnos si el control de la natalidad es algo necesario; pues uno de los grandes problemas de nuestra convivencia con los animales, especialmente en las ciudades, es el abandono de los mismos. Independientemente de que esto refleje una enorme falta de cultura y respeto por el mundo animal, incluso constituyendo una falta sancionable, debemos entre todos intentar evitar la existencia de una sobrepoblación de animales sin dueño. Está demostrado que las camadas de animales no deseados, tienen muchas más posibilidades de resultar abandonados el día de mañana, engrosando el elevado número de perros en las protectoras de animales, en las perreras municipales en espera de una difícil adopción o destinados a una más que probable eutanasia.

Como datos interesantes que enriquecen el debate, nos encontramos ante curiosas “costumbres culturales” y así, mientras en el mundo anglosajón (principalmente EE UU y Reino Unido) es casi inaudito la posesión de animales sin castrar entre los particulares no criadores, en nuestra cultura la esterilización posee connotaciones muy negativas de “mutilación”, “sentimiento de que algo le falta” o incluso “crueldad” hacia los perros; algo que demostraremos ilógico. Otro aspecto interesante es que mientras la gran mayoría de los felinos son esterilizados (más de un 90%), los perros lo son en porcentajes mucho más reducidos (menos de un 30%) en nuestro país. Bien es cierto que los gatos plantean algunos problemas de conducta (marcaje territorial, vagabundeo, molestias por los celos, etc.) que desaparecen con la castración; si bien deberíamos valorar los efectos beneficiosos que también se producen en los perros. El factor económico, tantas veces indicado por algunos sectores como factor contrario entre los propietarios hacia la esterilización, queda con estos argumentos claramente invalidado, si tenemos en cuenta que por ejemplo, el precio de la esterilización de una gata o de una perra pequeña es el mismo; aun cuando en general los propietarios de perros suelen gastar más dinero que los de gatos.

Un aspecto que siempre resulta confuso es la diferencia entre “esterilización” y “castración”. La castración consiste en la extirpación quirúrgica de las “gónadas” o “glándulas sexuales “, testículos en los machos y ovarios en las hembras; lo cual conllevará, además de la esterilidad del individuo, la ausencia de actividad sexual (desaparición del celo, el macho no montará, etc.) y desaparición de conductas sexuales secundarias (no se produce el marcaje territorial, disminución de la agresividad, etc.). La esterilización sólo pretenderá evitar la fertilidad del animal de forma quirúrgica, pudiendo si se desea, conservar los testículos u ovarios y mantener una conducta sexual normal. “Toda castración conlleva la esterilización del animal, pero para esterilizar no se tiene que necesariamente castrar.

El controvertido aspecto de la obesidad merece ser un poco más explicado. Es cierto que la castración y los consiguientes cambios hormonales conllevan una cierta mayor tendencia al sobrepeso, debido a que el metabolismo disminuye algo y aumenta el apetito. No debería ser un problema, pues reduciendo mínimamente la cantidad de comida o utilizando alimentos menos calóricos, se previene perfectamente. Además existen estudios que afirman que los animales obesos castrados, con seguridad hubieran sido también obesos aunque no hubieran sido operados, debido a sus hábitos alimenticios y cuidados de sus propietarios. En definitiva, el animal castrado, con una dieta correcta y un mínimo de ejercicio, no tiene porqué engordar.

Otro mito que considero importante eliminar es aquel que afirma que es necesario cruzar a las hembras para prevenir determinadas patologías. Al igual que las ventajas de la castración para la salud están claras como hemos explicado anteriormente, no existen estudios que demuestren que la gestación actúe como preventivo de ninguna patología. La decisión de que nuestra perra tenga cachorros debe ser muy meditada y tener antes la seguridad plena de que todos los cachorros serán fácilmente vendidos o regalados, y que irán a buenas manos, que disponemos del sitio idóneo para ello y que nos ilusione pasar por esta experiencia, por otro lado tan bella. De no cumplirse todas estas premisas, no tiene ningún sentido que nuestra hembra tenga una camada.

A modo de conclusión diremos que la esterilización de nuestros animales tiene una gran importancia social y que, especialmente la castración, reportará grandes beneficios para su salud. Es preciso cambiar la mentalidad negativa ante estas intervenciones y, al igual que en otras sociedades, admitirlo como algo normal y deseable para nuestro perro. Nuestro veterinario podrá aclarar las dudas que nos surjan y aconsejarnos sobre la técnica más idónea. Es muy importante evitar reparos “antropomórficos” pensando que nuestro animal pueda en alguna forma “sentirse disminuido”; nada más lejos de la realidad.

Mimi ha acabado en un refugio tras haber conocido un hogar a lo largo del último año, y lo está pasando muy mal. “No entiende qué ha pasado y su adaptación con el resto de compañeros gatunos está siendo muy complicada y estresante. Es una gatita de sofá, de esas que amasan y ronronean todo el rato, increíblemente cariñosa, que busca tu atención y tu amor constantemente”.

Necesita un hogar definitivo o acogida urgente “donde evitemos que tenga que adaptarse a otros animales, donde ella sea la reina del hogar”.

Está en Murcia, pero se puede enviar a otras provincias. Se entrega con chip, cartilla, vacunada, desparasitada y, por supuesto, ya castrada.

Contacto: www.equipobastet.com/contacto