‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’, una serie española de primer nivel

Reírse de uno mismo no es algo que los españoles hagamos mucho. Al revés, solemos tomarnos demasiado en serio y ocultar aquellas facetas de nuestra personalidad más vergonzantes, los momentos patéticos que hemos vivido, esos que, cuando pensamos en ellos, nos hacen desear escondernos bajo una piedra o poner rumbo a Júpiter. Lo llamamos orgullo español y nos quedamos tan anchos. Si esta actitud vital es errónea (al menos para mí), todavía lo es mucho más si la aplicamos al terreno de la ficción, sobre todo si hablamos de series españolas. ¿Por qué digo esto?, os preguntaréis. Pues porque no he visto ficciones que se tomen más en serio a sí mismas, descontadas escasísimas excepciones.

El (casi) nulo empleo de un humor fino, irónico, satírico o autoparódico, donde los personajes se burlen de sus propios comportamientos, o donde muestren la parte miserable del ser humano que, en muchos aspectos, nos define como especie, les hace perder excelentes oportunidades para la comedia. El homo rastrerus existe, y es divertidísimo. Los ingleses son los que lo tienen más claro. Los americanos también, aunque no suelen llegar al nivel de negrura de los habitantes de las islas. En nuestro país, tan pagado de sí mismo, también existe una serie que se ha atrevido a romper una lanza a favor de un humor más iconoclasta y perverso. Lo hizo el tándem David Trueba-Jorge Sanz en ‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’, una miniserie de seis episodios, producida por Canal +, donde la autoparodia y el humor peripatético, de una sinceridad aplastante, consiguieron que descorchara una botella de cava al ver una producción patria.

‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’ no inventa nada nuevo, pero recoge y españoliza con inteligencia y buen hacer la semilla plantada por Larry David en ‘Curb Your Enthusiasm’ o Ricky Gervais en ‘Extras’ para mostrarnos la (supuesta) existencia de un actor venido a menos que, en su día, fue un sex symbol del cine español, protagonista de tórridas escenas sexuales con Victoria Abril en ‘Amantes’ o galán de las cuatro hermosas flores de ‘Belle Epoque’. Muy lejos de esa imagen seductora del pasado, que aparece como contrapunto con la inserción de escenas de sus pelis antiguas, vemos desfilar a un Jorge Sanz separado, cuarentón y con barriga que, a duras penas, logra proyectos para subsistir, en manos de un manager esperpéntico (tremenda actuación de Eduardo Antuña como Amadeo Gabarrón), un exvendedor de quesos que pone todo su empeño en conseguir que Jorge obtenga algún contrato.


¿Verdad, media verdad, mentira?
Durante toda la serie se establece un juego con el espectador, que no logra discernir a ciencia cierta hasta qué punto aquello que le están contando es verdad o ficción. La forma de rodar, muy realista, ayuda a dar a la producción un toque de veracidad aplastante y algo cutre (como la vida misma), siguiendo a Sanz en su día a día sin obviar los detalles más decadentes: despertándose por la mañana en el sillón por una llamada telefónica que atiende fingiendo que no dormía; conduciendo para encontrarse con algún productor de poca monta; yéndose a entrenar o a jugar al paddel con su amigo Antonio Resines sin llegar a hacerlo nunca; manteniendo conversaciones surrealistas sobre su carrera con su manager casposo o envuelto en situaciones que se salen de madre, le superan o que toman un rumbo totalmente equivocado y extravagante alterando su karma (al igual que sucede con Larry David).

El espectador también presencia su desastrosa vida familiar (las visitas a su exmujer y a su hijo). Y, mejor todavía, sus relaciones con gente del mundo del cine y del teatro, una de las cosas más jugosas de la serie, puesto que es una oportunidad para presenciar cómo se autoparodian y se ríen de sí mismos actores como Santiago Segura, Juan Diego Botto y Antonio Resines. De la misma forma que Gervais puso en práctica en ‘Extras’ o, posteriormente, en ‘Life’s too short’, tomando los rasgos característicos de la imagen pública del actor, hiperbolizándolos y enfatizando el ego, la mezquindad, la envidia o la falsa modestia hasta convertirlos en personajes despreciables y ridículos, Trueba y Sanz convierten a Resines es un ser tan histriónico como su personaje de ‘Los Serrano’; a Santiago Segura en un director pagado de sí mismo o a un Juan Diego Botto en un pedante y altanero actor comprometido.

Warwick y Johnny Depp

El enano cabrón
El propio Trueba define la serie como un juego de muñecas rusas, porque la supuesta vida de Jorge Sanz sirve de pretexto para hablar de la profesión (la hipocresía, la envidia, los éxitos y caídas, los amiguismos, los premios, etc.) y para deslizar anécdotas que se inspiran en hechos reales tanto de Sanz como del director o sus amigos. Sin embargo, la serie no se queda sólo en la autoparodia patética o en la humillación del personaje, sino que logra que el espectador sienta cierta ternura por el protagonista, se posicione a su favor (es rastrero, pero también un buen tipo) y desee que las cosas le vayan mejor, a diferencia de lo que sucede en ‘Life’s too short’, donde el protagonista (Warwick Davis, el enano de ‘Willow’) es tan despreciable que su fracaso no nos da ninguna pena. Al revés, la hilaridad nace de pensar: «Pero qué hijoputa es el enano». Gervais, como siempre (en este caso con la ayuda del propio Davis), da un paso más allá para derrumbar cualquier idea preconcebida  y tirar por tierra las convenciones políticamente correctas.

Un puntazo de ‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’ es su banda sonora. La canción ‘Civic pride’ que acompaña o se arrastra (más bien) por los episodios, compuesta por Darren Hayman, es en sí misma una metáfora de la historia de un declive. También logran arrancarnos más de una sonrisa las escenas (sabiamente escogidas) de la filmografía del protagonista, que se utilizan para que comparemos el físico exuberante de Sanz con su imagen actual (ay), para recordarnos la mitología que rodea al actor (que también es mitología del cine español) como el hecho de que Sanz interpretara a Conan niño en ‘Conan el bárbaro’ o para recalcar con sorna que sus mejores interpretaciones las hizo cuando sólo era un crío en cintas como ‘El año de las luces’ o ‘Valentina’. Por todo ello, esta miniserie tiene numerosas cualidades que la hacen un producto apetecible para todo aquel que disfrute con las ficciones ingeniosas con un punto de mala leche. Yo me lo he pasado de coña y creo que vosotros lo vais a pasar igual de bien.

Por cierto, después de ver la serie merece la pena echarle un vistazo al vídeo de Cómo se hizo, muy divertido e irónico también. Aquí os lo dejo:

Nota en Mis puntuaciones

Ficha técnica
Título original: ‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’
Cadena: Canal +
Año de creación: 2010
Creda por: David Trueba, Jorge Sanz
Temporadas: 1 (6 episodios)

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. No la he visto, pero ardo en deseos. ¿Has podido ver tú la nueva película de David Trueba? Es una maravilla, si puedes ir al cine no lo dudes. Cuando vea ‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’ volveré a pasar por aquí. Un saludo 😉

    12 noviembre 2013 | 19:37

  2. Hola Almaciguero! Creo que te va a gustar mucho esta serie, ya me contarás 🙂 Respecto a la nueva peli de Trueba, la veré en cuanto pueda. Es muy difícil para mí escaparme al cine con el peque, y eso que antes de tenerlo iba al menos una vez por semana, pero me acordaré de tu recomendación y haré lo que pueda. Un abrazo y gracias por pasarte!!

    13 noviembre 2013 | 08:41

  3. Dice ser Candela

    Enhorabuena por la nueva web, ha quedado muy “enguapetao”. Es la primera vez que me animo a escribir pero ya llevo muuucho tiempo leyéndote. Como se que anima que a uno le reconozcan los méritos, el buen trabajo y sobretodo el buen gusto seriéfilo aquí dejo mi comentario de felicitación jaja. Eso sí, te diré que echo de menos ver una previa de los titulares de las webs de series amigas, eso molaba mucho… ohhh. Pero, oye, por lo demás genial!!!. BRAVA RAGAZZA!!

    25 noviembre 2013 | 22:59

  4. Cecilia García

    Muchísimas gracias, Candela. No sabes cómo animan las felicitaciones!!!! Me alegro que te hayas animado a comentar y espero que no sea la única, que lo que más me gusta del blog es el feedback con lectores y bloggers amigos. Respecto a lo que dices del blogroll lo he intentado por activa y por pasiva, pero WordPress ha eliminado esa opción. A mí también me gustaba mucho 🙁 Todavía quedan por introducir algunas modificaciones, así que espero seguir mejorando. ¡Un saludo y gracias de nuevo por animarte a dejar tus impresiones (y más si lees el blog desde hace tiempo). Un abrazo! 🙂

    26 noviembre 2013 | 11:15

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.