140 y más 140 y más

"It's the end of the world as we know it (and I feel fine)" Michael Stipe

Entradas etiquetadas como ‘San Miguel’

Boca, oreja, hashtag

Creo que los anuncios en televisión han cruzado una línea. Esa en la que pone bien claro y en letras rojas que el medio no es el fin. Es lógico que la publicidad se apoye en las redes sociales y en su viralidad para difundir mensajes y crear expectación, en ocasiones con resultados originales y creativos. O simpáticos. Pero cuando el calzador es más grande que el hueco en el zapato, no hay nada que hacer. Voy a poner un ejemplo.

El último spot de la marca Evax, titulado “Noticia bomba”, nos anima a nosotras, potenciales clientas, a que difundamos las bondades del producto en cuestión. Por supuesto, hemos de hacerlo con un hashtag y con el objetivo de que “se entere todo el mundo”. El anuncio recrea un presunto proceso comunicativo que se origina en un telediario en el que la presentadora es Marta Robles y la reportera es Beatriz Montañez; después, dos blogueras de moda -por cierto, reales- se encargan de propagar el contenido del anunciado estudio científico en las redes sociales usando su influencia. El resultado es que la masa comienza a compartir la buena nueva y entonces… compramos.

Echad un vistazo:

Y yo ya me he perdido. Porque el proceso, aunque yo trabaje en un medio de comunicación, suele producirse al contrario (aunque si se trata de una “noticia bomba”…). Porque no entiendo la mezcla entre lo informativo y lo ficticio; porque no sé si las comunicadoras elegidas -nada contra ellas, ¿eh?- pretenden ser lo que son o lo que no son; porque los blogueros prescriptores no son meros altavoces -algunos sí-; porque no sé qué tiene que ver la moda con las compresas; y porque yo no escribiría un hashtag con tintes escatológicos, lo siento.

¿Normalizar este aspecto de nuestras vidas? Claro, pero tampoco hace falta que el trending topic rija hasta los aspectos más íntimos.

Puedo asumir que yo no formo parte del target del spot, pero como usuaria -y clienta, oiga- no me convence el universo construido en el mismo. Mucho más sutil y sencillo es este anuncio de Hyundai, que recrea cualquiera de los miles y miles de montajes que pueblan YouTube en el que un collage de imágenes con palabras o frases escogidas sirve para conformar la letra de una conocida canción. En este caso, I want to break free, de Queen. Vale, el juego de palabras con brake (frenar) es facilón, pero no cae en lo obsceno y mucho menos en lo pretencioso. Este es el spot:

La marca de cerveza San Miguel, por su parte, también juega con las expresiones “0,0” (de alcohol) y “2,0” (de Internet). El mensaje que ofrece su nuevo anuncio es mucho menos agresivo que en el caso de Evax: compartir actitudes, más que hacer publicidad de un producto concreto. Es menos mandatario, diría yo, y le quita la sensación de frivolidad, aunque medien dos estrellas del baloncesto (que caen bien) y la finalidad sea la misma, vender. La idea que subyace es la de usar las redes sociales para propagar conceptos y acciones que mejoren el entorno, la sociedad, etc. Una canción alegre y adecuada hace el resto. ¿Nos lo creemos más? Yo creo que algo sí.

He mencionado antes la palabra sencillez. En comunicación, publicidad y redes sociales -y en general- es, creo, lo más efectivo. Es más sencillo que alguien hable de ti por si mismo que pedirle expresamente (directamente) que lo haga, solo hay que ofrecer el contenido adecuado. Por eso yo siempre he sido más del estilo Patxi; a saber: