140 y más 140 y más

"It's the end of the world as we know it (and I feel fine)" Michael Stipe

Entradas etiquetadas como ‘RAE’

Las palabras tuit, tuitear, tuitero y red social ya están en el diccionario

Se anunció hace un par de años y ya es una realidad. Hoy se presenta la nueva edición del “Diccionario de la Lengua Española” (la anterior es de 2001), que incluye las palabras “tuit”, “tuitear”, “tuitero” y “red social”. También hay otras como “precuela” o “dron”. Así lo ha avanzado la RAE en Twitter.

 

 

Por cierto, que leo en Efe que el diccionario, que se puede comprar ya, tiene 93.111 entradas, 4.680 más que el anterior, y cuesta 99 euros.

¿El anuncio de la RAE? Yo prefiero ‘Gabriel’

Twitter arde, que se dice últimamente (ay). Con muchas cosas en general, pero con la RAE en particular.

Todos habréis visto el anuncio que la agencia Shackleton ha elaborado para la Academia de la Publicidad, que felicita así a la Real Academia por sus 300 años de existencia. El vídeo en Youtube en el canal de la Academia (la de Publicidad) acumula más de 123.000 visitas, más de 1.000 ‘me gusta’ y unos 150 ‘no me gusta’. Pero ojo, ya tiene 250 comentarios.

Sí, hay debate.

Y el debate tiene mucho que ver con un comunicado conjunto de la Federación de Mujeres Progresistas, la de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas y la Fundación Mujeres que tildan de misógino y sexista el spot (pero no porque aluda a un ama de casa, cosa que, dicen, “no se especifica en ningún momento”) . El tuit original de la RAE -del 26 de septiembre, hace ya- obtuvo 45 retuits (no vi nada en @Fundeu). El vídeo se colgó el día 25 de septiembre.

 

 

Es curioso que la Academia de Publicidad haya colgado también en su canal de YouTube un vídeo de cómo el telediario de Telecinco se hizo eco del anuncio, y que la cadena lo haya bloquedado por infringir el copyright; y también que en el canal de YouTube de la propia RAE no haya rastro del anuncio. Aunque no todo han sido vídeos, también ha habido tuits-mensaje-homenaje.

 

 

Según KeyHole, el hashtag #RAE300Años, con el que se lanzó el vídeo, solo se ha usado en Twitter -no en Facebook ni en Instagram, aunque yo he encontrado al menos cuatro fotos en esta red-. Y la evolución de la etiqueta en los últimos días, en la que han participado 379 usuarios, según la herramienta, habría sido más o menos así:

 

Según Topsy, ha habido 594 tuits con el hashtag, 204 de ellos el día 25 de septiembre. Si buscamos solo por las palabras “RAE” y “anuncio” a la vez, es decir, si nos centramos más en el asunto del spot, nos salen unos 4.300. La etiqueta propuesta por la RAE para su aniversario, por tanto, ha sido utilizada por los usuarios, pero no en el marco de las críticas por el vídeo en cuestión.

Supongo que el anuncio partió del Limpia, fija y da esplendor, lema de la institución. Y que la Academia de Publicidad, asumiendo el juego de palabras, construyó un anuncio de mentira con tintes de otros años como guiño. Creo que si este mismo anuncio hubiera sido emitido en un programa de risas o como parte de un gag en una serie de primetime, nadie habría dicho nada.

Cuando lo vi por primera vez me pareció una pieza hecha desde el humor, recordando los antiguos -y no tanto, ¿eh?- anuncios de detergente que todos hemos visto; exagerado, súperactuado. Pero no solo los anuncios… ¿No es esa la voz de Primitivo Rojas? En efecto. Me acordé también de la madre de Toni Garrido (“Hijo mio, tienes una voz impotente”) y del libro Diga Treinta y tres.

No lo vi machista ni misógino. No lo vi serio ni formal. No lo vi humillante para nadie. No lo vi como esto. Lo vi, casi, como esto. ¿Facilón? Bueno, pues sí. Por eso yo soy más de Martes y Trece y de Gabriel y Julipán.

 

Wasap y wasapear, ¿simple recomendación o carne de diccionario?

Si buscas “tuitero” en la web de la RAE (Real Academia Española), la base de datos del diccionario de la lengua aún no reconoce la palabra, pero te muestra un resultado “con una escritura cercana”: “guitero“. “El que hace o vende guita”. La acepción coloquial de guita es “dinero”. ¿El que hace dinero? No lo tengo claro del todo. Por ahora.

El pasado mes de diciembre, la RAE anunció que en la XXIII edición del diccionario, que se presentará en 2014, se incluirá este término, así como, por ejemplo, el de “tuitear”.  Hasta entonces, “recomienda” su uso, incluyendo todo tipo de “(re)tuits” y demás, tal y como ha recordado hoy mismo en su cuenta, precisamente, de Twitter.

 

 

Lo dejó caer hace tiempo también la Fundéu (Fundación del Español Urgente) –allá por 2010-, que se ha lanzado ahora a recomendar la utilización de “wasap” y “wasapear” como términos correctos “de acuerdo con los criterios de la Ortografía de la lengua española”.

“Aunque también pueden resultar admisibles las adaptaciones guasap, plural guasaps, y guasapear, al perderse la referencia a la marca original y percibirse como más coloquiales, se prefieren las formas con w.”, añade la Fundeu. (Antes de continuar, os recomiendo que leáis esta entrevista a Álvaro Peláez, responsable de medios sociales en Fundéu, en la que precisa que la fundación recomienda, pero que “no hace norma”).

Siempre al quite, la Fundación intenta ir con los tiempos y recoger el lenguaje del día a día, sobre todo en cuanto a Internet y nuevas tecnologías se refiere. Es cierto que muchos de nuestros hábitos actuales están relacionados con todo esto y que la forma de precisar nuestras acciones puede dar lugar a adaptaciones como “tuitear” o “wasapear”. Pero, ¿qué pasa si desaparece Twitter de un día para otro? ¿Habría sido la inclusión  de “tuitear” en el diccionario la más rápida en desaparecer del uso en la historia? ¿Quién corre más, el lenguaje o nosotros?

La RAE ha decidido que “tuit” y “tuitear” tienen presente y futuro en nuestra lengua. Está por ver si facebookear, googlear o instagramear siguen el mismo camino. ¿Qué marca la diferencia? ¿Los usuarios? Porque el número de usuarios de Twitter no es superior al de Facebook, por lo que en realidad su uso no está tan extendido.

 

 

He de decir, además, que me llama mucho la atención eso que dice la Fundéu de “al perderse la referencia a la marca original y percibirse como más coloquiales…”. En primer lugar, creo que el uso de las herramientas sociales es, como concepto, algo coloquial; así lo entiendo yo, sin quitarle en ningún caso seriedad al asunto. Y en segundo lugar, quiero incidir en lo de la “marca”. Porque las redes sociales no dejan de ser marcas comerciales que, efectivamente, están influyendo mucho en nuestras vidas. Además, las nombramos constantemente, leemos sus nombres cada pocos minutos. Nos condicionan.

Antes ya pasó con otras. Siempre hemos escrito con bolis Bic, envuelto la merienda en papel Albal y comido bocadillos con pan Bimbo. Marcas adoptadas como genéricos, como el Kleenex o los Donuts. Algunas de ellas han cambiado -yo sigo diciendo Mr. Proper-, pero no por ello han dejado de existir. Muchas, de hecho, están incluídas en el diccionario, como rímel o chupachús.

Lo que Twitter, Facebook o Whatsapp han hecho, creo, es marcar una diferencia en tanto en cuanto han marcado también nuestra relación con los demás. La interacción y la necesidad creada del uso de las redes explica que, además de tenerlas en mente todo el tiempo, estas herramientas han sido capaces de renombrar algunos de nuestros movimientos.

No se trata de una simple adaptación del inglés, como suele suceder en países latinoamericanos (y aquí, o sino véase el “toples” recomendado, ay), sino lo que igualmente podría ser un cocacolear o un mercadonearAunque no podemos olvidarnos de que todo lo que tiene que ver con Internet sufre de una importación severa. Yo no me opongo a que el uso nos lleve a aceptar terminologías adaptadas, aunque no tengo claro que la norma, la corrección, deba ser tan flexible como para aceptar una serie de palabras. ¿Debe ser “wasapear” más que una recomendación? ¿Alguien lo escribe?…