140 y más 140 y más

"It's the end of the world as we know it (and I feel fine)" Michael Stipe

Entradas etiquetadas como ‘Vine’

Ups, creo que me he cargado Vine

Son las palabras de un chico llamado Will Smidlein, que se ha visto obligado a disculparse después de sortear el límite de tiempo de la aplicación Vine (6 segundos) y subir un vídeo completo de Rick Astley, de más de tres minutos. En efecto, un loop de Never Gonna Give You Up.

Es decir, que ha logrado hacer el primer Rickroll oficial de Vine, según lo han bautizado ya algunos medios en alusión al meme que se hizo tan popular en 2008 y que devolvió el éxito al cantante de los 80. Consistía en compartir enlaces de aparente contenido relevante que finalmente iban a parar al videoclip. En este caso, el logro ha sido colar un archivo en la aplicación que no correspondía.

 

 

La broma corrió como la pólvora y la trampa no terminó de gustar, ya que el chico recibió un mensaje amigable para que retirara el vídeo; leyendo el timeline de su Twitter, él tampoco acaba de digerir su repentina fama de unas horas. Todo esto ha ocurrido el mismo día en el que Vine -que según Twitter ya usan 13 millones de personas– ya está disponible para los móviles Android y además cuenta con algún añadido para estos nuevos usuarios, como por ejemplo el zoom.

Por cierto, que hoy mismo Jack Dorsey, creador de Twitter, ha tenido un subidón de Vine y ha compartido en Twitter hasta 25 vídeos de esta aplicación hechos en una visita de obra al puente de San Francisco. Dos interpretaciones: o tenía una sola mano para agarrarse o era un mensaje oculto sobre algún tipo de deseo de alianza entre Vine y… ¿Google Glass?

 

Los seis Vines ganadores en el concurso especial del Festival de Tribeca

No hace mucho os conté que el festival de cine de Tribecca decidió este año incluir dentro de su sección oficial un apartado llamado #6secfilms, en el que convocaba a los usuarios de la red social Vine a enviar sus mini películas de seis segundos para concursar en alguna de sus cuatro categorías: género, autor, animación y serie.

Pues bien, ya se han anunciado los seis ganadores del certamen, cuyos trabajos os muestro a continuación:

 

¿Cuajan o no cuajan los vídeos de Vine?

¿Cuaja? ¿No cuaja? Vine, la plataforma de vídeo que se agenció Twitter para compartir algo más que fotos y textos, no termina de arrancar del todo, al menos según los datos oficiosos.

La empresa RJMetrics -Twitter no ofrece estadísticas sobre el tema- ha hecho un estudio sobre la corta vida de Vine y concluye que solo una minoría –de la minoría, de la minoría– graba y cuelga sus piezas de seis segundos de duración.

Para el informe ha usado como base 2,3 millones de tuits de usuarios muy activos, que tuitearon al menos 100 veces entre el 1 de enero y el 24 de febrero, día en el que se lanzó Vine.

Una vez escogida la muestra, a partir de ese momento y durante un mes, solo el 4% de esos usuarios tan activos -según RJMetrics- compartió un vídeo a través de Vine u otra plataforma; eso sí, el 2,8% escogió Vine -el boom del momento-, mientras que el 0,5 optó por Viddy.

De ese 4%, además, el 98% -es decir, casi todos- compartió también al menos una foto en Twitter. Las fotos siguen ganando, de momento. ¿La razón? Los de Vine no son vídeos nada fáciles de ver, ya lo apunté cuando comenzó a funcionar.

No obstante, se hacen muchos experimentos y algunos se han lanzado en serio con Vine, por ejemplo, la película The Wolverine, que se estrenará el próximo verano, que acaba de publicar un “Tweaser”, aunque después haya vuelto a la “vía convencional”:

 

 

O el festival de cine de Tribecca, que ha puesto en marcha una competición especial, con cuatro categorías diferentes, llamada #6secfilms, para “películas” que cuenten una historia en solo seis segundos. Se puede participar hasta el 7 de abril y el premio son 600 dólares. Ya hay unos cuantos que se han animado:

 

 

Y no nos olvidemos del primer anuncio en Vine, de la marca Toyota:

 

 

A pesar de todo esto hay quien cree que llevar el encanto de redes como Instagram al vídeo no es sencillo. Por eso, cuando he visto que a partir de esta aplicación también se pueden hacer videohistorias, por ejemplo con MyInstastory, una app para iPhone que ya tiene unos meses, algo les comprendo.

Se pueden incluir textos, sonido, efectos… Vamos, que es como un pase adornado y con filtros de las fotos de nuestras vacaciones en el Amazonas. Y, probablemente, bastante adictivo. ¿Será lo próximo un álbum digital de luna de miel a lo Mayfair o Lo-Fi? Ahí lo dejo.

 

Vine: seis segundos, no más

Es el teaser del teaser. El gif en versión del director. La introducción del vídeo en Twitter -aunque en una aplicación separada- de forma oficial. Se llama Vine y, tras un tiempo de especulaciones sobre metrajes en el microblogging, ha llegado para hacer nuestras vidas aún más complicadas en la red social.

Otros lo intentaron antes, pero no supieron mantenerse a flote. Por eso supongo que el estreno de hoy es una prueba-error. La aplicación, de momento solo disponible para iPhone e iPod Touch, permite grabar 6 segundos de vídeo con sonido y hacer planos diferentes. Una muestra casera:

 

 

Los 140 caracteres del vídeo. Aún diría más: los “urgentes” de los medios de comunicación, los titulares de un boletín, las imágenes que se te pasan por la cabeza antes de un susto, el “Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir”. Eso es Vine.

¿Y sirve para algo? En un primer vistazo, los vídeos marean un poco, sobre todo porque cuando la creatividad aflora y nos creemos, no sé, Soderbergh o Luhrmann, podemos llegar a intentar construir relatos demasiado pretenciosos. En realidad, ya lo hacemos con las fotos muchas veces y el vídeo aguantará más en nuestra retina. Supongo.

Twitter intenta hacerse multimedia poco a poco, pero en condiciones. Quiere fotos y vídeos integrados, de ahí que en su día entrenara un mini editor de fotos en la aplicación, además de filtros a lo Instagram; ahora quiere ser un poco Tumblr. Porque ya se podían subir vídeos a Twitter, pero con sus problemillas.

La utilización de Vine es sencilla: hay que descargarse en el móvil la aplicación, entrar con el usuario de Twitter y proceder. Con la simple acción de poner y quitar el dedo sobre la pantalla del móvil, se pueden escoger los planos que conforman la película entera, si es que se quieren grabar varios diferentes.

Las pildoritas -es que no lo llamaría vídeos- se pueden compartir en Twitter, Facebook y Foursquare, es decir se pueden geolocalizar, aunque también se pueden subir exclusivamente a la aplicación de Vine, una suerte de Instagram pero de vídeos -vaya, pronuncié la palabra otra vez-.

Los cortos subidos a Vine se pueden ver en web, pero no se pueden embeber, no así los tuits en los que nuestras pildoritas visuales vayan incrustadas. Solo espero que esto no sea un pretexto para darle movimiento a nuestras fotos comiendo (y de comida). Aunque lo de las recetas exprés es otra historia: tiembla, Arguiñano.

 

 

**Actualización: Facebook ha movido ficha con Vine y ha decidido no permitir hacer búsquedas de amigos desde la aplicación en esta red social. En principio, las pildoritas se podrían seguir compartiendo en Facebook desde la app, aunque en Mashable dicen tener problemas con eso.

En cualquier caso, con la url directa de Vine se ven perfectamente. Es un recadito de Facebook a Twitter, después de que esta hiciera lo mismo con Instagram. ¿Quédarán los jefazos de ambas redes para pegarse?

Facebook en Vine