140 y más 140 y más

"It's the end of the world as we know it (and I feel fine)" Michael Stipe

Entradas etiquetadas como ‘timeline’

Los amigos de mis amigos

Supongo que los talluditos del lugar se acordarán de esto:

Amigos. Ese término al que las redes sociales nos han (mal)acostumbrado y que va más allá de lo que a veces nos damos cuenta. Ser aceptado como amigo, followeado (con perdón) o incluido en un selecto plantel de escogidos prescriptores es casi motivo de satisfacción.

Os habréis fijado en que Facebook ha puesto en marcha hace unos días (no se si ya está operativo para todo el mundo) un nuevo filtro: “Mejores amigos”. Para que tengamos información puntual de lo que publican hacen o piensan nuestros amigos “más importantes”.

En realidad, se trata de animarnos a que utilicemos las listas de otra manera, que me recuerda un tanto a los círculos de Google Plus. ¿O es al revés? En cualquier caso, el seguimiento del amigo o amigos en cuestión será a partir de ahora más exhaustivo.

Marcamos con una estrella al ínclito y así se nos notifican todos sus movimientos. El reclamo es acceder a los “momentos importantes de su vida”. Pienso en novios, exnovios, idolatrados y enemigos. Pienso en todo menos en amigos cuando veo algo así. ¿Vosotros no?

Colarte en la vida de la gente no tiene nada que ver con el chisme sino con un deseo, casi patológico, de comprender el comportamiento humano. La pasión por las vidas de otros”. La frase es de Elvira Lindo, de este fin de semana. ¿Queremos comprender a nuestros amigos?

Este foco dirigido de Facebook me dice otras cosas: que quieren captar rápido la audiencia que deja Tuenti, joven y con un círculo de amigos reales grande; que las “interacciones” y, sobre todo, la “actividad” mostrada en Twitter de aquellos a los que sigues, funcionan. Twitter nos enseña sus movimientos estratégicos, un poco en la línea de Facebook. ¿O es al revés?

Creo que todos jugamos una partida de ajedrez: compartimos, pero sin enseñar revelar nuestras jugadas. Ahí están los mensajes privados y los chats. ¿Llevamos una doble vida?

Y ojo: Facebook te da la posiblidad de marcar como “mejor amigo” a alguien, pero él nunca lo sabrá, porque Facebook no le informará de ello. ¿Entonces? Huy, vaya lío (me remito al vídeo de arriba). El nuevo timeline es cada vez más social… pero en un ámbito más cerrado.

Eso sí, las sugerencias siguen existiendo y Facebook y Twitter te ponen delante de vez en cuando nombres de usuarios que podrían interesarte. ¿Les hacéis caso? Yo, la verdad, poco. Nos queda la curiosidad propia para explorar y construir un ecosistema. Y los hashtags.

Conclusión: puede que tras el boom inicial, las redes sociales estén captando la idea que circula por las cabezas de muchos: creo que he hecho demasiados amigos, así que ya es hora de deshacerme de aquellos que, en realidad, no me dicen nada. Esto con el email no pasaba.

Preparados, listos… ¡timeline en Facebook!

No hago más que confirmar que la imagen se está convirtiendo en el tuétano de las redes sociales. Ojo, que dentro de unos días todos podremos comprobarlo en Facebook cuando nuestros muros muten de repente y aparezcan los timelines. Que no cunda del pánico.

El aviso tiene unos meses, pero como no le hemos hecho demasiado caso -y me incluyo-, ahora nos pillará el toro. ¿Qué significa esto? Pues que en las próximas semanas nos aparecerá un aviso en el perfil para que cambiemos su apariencia. Y es obligatorio.

Tendremos siete días, advierte Time, para ordenar nuestros cajones y apañar sin que nadie lo vea –como si fuera un borrador– nuestra puerta de entrada. Si somos impresionables nos costará un poco asumir, por ejemplo, que ahora nuestras fotos aumentarán de tamaño.

Sobre todo la que hará de “portada”, colocada en la parte de arriba de nuestra “biografía” como un friso, como una cabecera de blog. Mashable nos da ideas por si hemos renunciado a usar una de nuestras fotos personales.

También frunciremos el ceño al ver que los hitos de nuestra trayectoria vital –cambios de estado sentimental incluidos– podrán apreciarse mucho mejor, ya que el amigo o extraño que entre en nuestro perfil lo recorrerá como una línea de tiempo.

Multiplicad eso por millones de visitantes.

Se podrá ir directamente a una fecha concreta a través de un pequeño índice y, por supuesto, antes de que se vean nuestras publicaciones –en formato de dos columnas– podremos filtrar, eliminar y cambiar la apariencia de lo que queramos.

Hay quien ya ha pensado en cómo llenar esos huecos espacio temporales que van a surgir:

1000memories, por ejemplo, ya tiene disponible una aplicación en la appstore -la “caja de zapatos”– para que escaneemos las fotografías de nuestra infancia y las publiquemos en el timeline, si es que hace tanto tiempo que tenemos cuenta en Facebook.

La aplicación de moda, Pinterest, también se va a integrar para compartir dentro de la línea de tiempo ese tablón de anuncios con lo que más nos gusta. Para empezar a sacarle partido, unos consejos de @laquesefue.

Y así, hasta el infinito. Las marcas, por otro lado, también intentan sacarle partido al cambio.

Yo he sido valiente y he pulsado el botón para experimentar en falso con mi timeline durante una semana. Y no sé ni por dónde empezar.