BLOGS
20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Kinect sigue en su línea familiar

Aunque muchos teníamos la esperanza de que Kinect fuese dando un pequeño giro en su catálogo para complacer al público hardcore, lo cierto es que, justo cuando se cumple un año del lanzamiento del exitoso invento, la línea de juegos no parece diferir mucho de lo que veíamos hace doce meses.

Entre los últimos títulos destacados de la propia Microsoft para Kinect se encuentran Dance Central 2, Kinect Sports: Season Two y un nuevo Kinectimals. El primero de ellos trae nuevos temas y un diseño gráfico mucho más cuidado que su predecesor, probablemente el juego que mejor explota las capacidades de Kinect. Al fin y al cabo, el genero de baile encaja muy bien con las características del periférico.

En cuanto a la segunda parte de Kinect Sports, poco que decir. Desde que vio la luz Wii Sports quedó claro  que los minijuegos deportivos encajan bien con los conceptos “detección de movimientos”, “familia” y “diversión multijugador”. En este caso encontramos fútbol americano, béisbol, dardos, esquí y los omnipresentes tenis y golf. El nuevo Kinectimals, en vez de ir acompañado de un “2”, está subtitulado “¡Ahora con osos!” (se ve que los plantígrados están de moda).

Reconozco que, si tuviera espacio en mi salón, lo mismo me pondría a bailotear un poco con Dance Central 2 (o con Just Dance 3, que también ha salido hace poco), pero en general no encuentro atractivo en el catálogo de Kinect. Los juegos que más me llaman la atención aún no los he probado: uno es The Gunstringer y el otro Barrio Sésamo: Ërase una vez un monstruo. También me llama la atención, aunque por otros motivos, el juego de Michael Phelps. ¿Hay que meter Kinect en la bañera para jugar o hace falta tener una ‘pisci’ en la ‘urba’?

The Gunstringer es un título de Twisted Pixel, un estudio adquirido recientemente por Microsoft y conocido sobre todo por ser los creadores de Splosion Man. El juego, recomendado un amigo de cuyo criterio me fío bastante, nos convierte en un titiritero que debe controlar una marioneta y ayudarla a afrontar los peligros del Salvaje Oeste. Se trata de uno de los juegos menos casual de Kinect, si no el que menos.

El juego de Barrio Sésamo también me motiva. Tal vez sea por el hecho de pertenecer a una generación que creció con Gustavo, Coco, Epi y Blas, Triqui y compañía, pero el caso es que me da buen rollo. Si tuviera hijos o si tuviera sobrinos/as o hermanos/as pequeños con Xbox 360 y Kinect, se lo regalaría. Aunque hay algo que me escama: salió a la venta el pasado 14 de octubre y apenas hay referencias, análisis y comentarios sobre el juego. Es más, ¿en qué idioma están las voces? He sido incapaz de encontrar este dato que me parece fundamental dado su público objetivo.

En cualquier caso, por notable que sea The Gunstringer, por mucho que Barrio Sésamo esté  en español o en mandarín, por muy bien que Dance Central detecte los movimientos de los jugadores, la conclusión es la misma: Kinect ha heredado la filosofía de la Wii con todas sus consecuencias.

1 comentario

  1. Dice ser Horchated

    Casuals, casuals everywhere…

    Pero cuanto daño ha hecho la Wii… posiblemente lo peor que haya hecho nunca Nintendo, por mucho éxito que les haya dado…

    01 noviembre 2011 | 09:51

Los comentarios están cerrados.