BLOGS
Trasdós Trasdós

No nos disgusta la definición del término trasdós: la "superficie exterior convexa de un arco o bóveda". En este blog perseguimos estar en alerta y con el objetivo siempre dispuesto para capturar los reflejos, destellos, brillos y fulgores que el arte proyecta.

La conversación fotográfica de un padre y su hijo autista

© Timothy Archibald

© Timothy Archibald

Eli nació en 2001. Su padre, Timothy Archibald, comenzó a hacerle fotos a los cinco años. Siempre trabajaban con ideas que nacían de uno, asomaban en el otro, regresaban al punto de partida y volvían a trazar la ruta de vuelta, convirtiéndose por el camino en una imagen donde la autoría era compartida pese a que el disparador lo apretase el padre, fotógrafo comercial profesional.

Eli no era un niño como los demás. Era, para emplear la terminología de la corrección, neurodivergente. Los médicos diagnosticaron un espectro autista más o menos por la misma época en que el niño y su padre empezaron a hacer fotos a cuatro ojos y dos mentes.

Trece años después, Timothy Archibald sabe mucho sobre autismo, pero cuando recibió los primeros informes médicos necesitaba hacer algo para que la comunicación con Eli fuese bidireccional. Decidió llevar el proyecto de colaboración fotográfica al extremo. “Pese a que el diagnóstico me proporcionó la terminología y la historia médica para entender mejor a mi hijo, tenía la sensación de que era necesario encontrar un puente emocional que me llevase hacía él“, dice en una entrevista.

El resultado es una indagación emotiva, dulce pero nada complaciente, en la mente de Eli y su particular modo de funcionamiento. Está publicada en el fotoensayo Echolilia, una forma alternativa de escribir ecolalia, el hábito de la repetición verbal —una suerte de eco— que aparace relacionada con casos de autismo. En este vídeo [sólo en inglés], padre e hijo explican por qué decidieron indagarse mutuamente a través de las fotografías.

Las fotos son tan certeras que se transforman en una conversación entre padre e hijo. “A veces es Eli quien dirige la acción. A veces soy yo. A veces vemos los resultados en la cámara digital y decidimos darle otro giro a la fotografía. Me gusta la idea de cederle a un niño el control creativo mientras yo solamente me ocupo de manejar la cámara”, dice Timothy.

La idea del tubo que lleva la voz del crío a su propio oído, por ejemplo, fue de Eli, que no puede dejar de repetir los mensajes de alerta de las puertas corredizas (“las puertas se están cerrando, por favor manténgase alejado”) cuando viaja en autobús, va al supermercado o a la biblioteca, pero la del crío dentro de la caja de plástico fue del padre, que preguntó al crío si le gustaría descansar dentro y Eli, desnudo, se quedó dormido como dentro de una cápsula a la que podemos otorgar la condición de un transparente cuento de hadas.

Eli con la cabeza hundida en un gran embudo rojo, con el tronco al que decidió apadrinar y salvar de la chimenea en Navidad, acostado con una languidez de ángel en el patio, acurrucado sobre la alfombra, expresando en dos papeluchos los extremos del sentimiento (“te quiero”, “te odio”), aprersado por una goma elástica….

“La fotografía es una forma de copia y los críos son una forma de repetición. Mirar a mi hijo a través de las fotos me ayudó a mirarme de nuevo a mí mismo”, señala el fotógrafo (uno de los dos fotógrafos) de esta colección de imágenes donde los autores, simbiotizados, se han convertido en uno solo y la conversación a dos implícita en todo acto fotográfico se ha condensado en una voz, un eco, que Timothy y Eli repiten como en una cantata, modificando sus voces levemente, presos de la canción y del amor incondicional.

Ánxel Grove

7 comentarios

  1. Dice ser Priss

    Hace mes y medio que nos diagnosticaron que mi hijo de cinco años y medio era Autista Moderado. La primera impresion fue llorar, dos dias me los pase llorando, veia mi hijo y sentia que el niño que yo habia parido habia muerto y ahora era un niño diferente, todas las ilusiones, que fuera medico o arquitecto, o se casara y tuviera hijos, todo eso desaparecio y murio y era como si hubiera desaparecido Cuando en realidad siempre fue el mismo, solo que yo no queria verlo o no super verlo. Ahora que entiendo lo que le pasa y el porque de su cumportamiento estoy conociendo a otro niño al que quiero todavia mas que antes, y yo soy su mundo pues es lo unico a lo que se agarra. Tengo que ayudarlo y no sera Arquitecto o Medico, pero me vale con que viva y monte en su Bicicleta y verlo sonreir porque es lo unico que le déjà ser libre, y es correr con ella y ver el mundo de forma diferente, a la nuestra, y yo quiero que me deje entrar en su mundo, porque este apesta. Te quiero hijo mio.

    28 Noviembre 2013 | 21:20

  2. Dice ser Teresa_zgz

    Eres una madre fantastica, Priss. Las madres que tenemos hijos especiales tenemos la suerte de poder ver “màs allà”. Aunque parezca mentira, somos afortunadas y nuestros hijos son afortunados por haber nacido de nosotras, madres que comprenden y valoran. Yo antes daba importancia a muchas cosas que ahora me parecen tonterias y mera superficialidad, porque lo que de verdad vale, el tesoro mas grande de mi vida, mi razon de ser y latir de mi corazon lo tengo en casa, y cada dia lo adoro mas, y cada dia lo necesito mas… quizas incluso mas que el a mi. Mi norte, mi luz, mi destino, mi angel en la tierra… nuestros angeles… inocencia en su mas pura esencia…

    28 Noviembre 2013 | 22:26

  3. Dice ser Priss

    Si Teresa es nuestro mundo. Ellos ven la vida sin maldad, sin penas y con incociencia y estos niños no tienen sitio en la socidad porque los ven raros, y Cuando en realidad somos nosotros, que estamos en una sociedad llena de evidias, triztezas y penas. Ellos no tienen la capazidar que nosotros tenemos de hacer daños y de reirnos de los demas, ellos solo saben mirarte con cara de mucho amor y solo esperar lo mismo, fijate con que poco se los mantiene. Necesitan el amor mas que el comer incluso. Mi hijo lo primero que aprendio a decir, incluso antes que Mama es Dame cariño. Muchos teniamos que ver a traves de ellos, veriamos el mundo diferente. Cuida mucho a tu hijo y vivie lo sificiente para que pueda volar solo. Yo ahora es lo unico que quiero, cuidarme mucho para poderle dar todo el amor que pueda y que el lo de a los demas, aunque muchos no se lo den a el. Sabes que me dice Hugo Cuando ve a niños pelearse o gente discutiendo? mientras que se tapa los oidos para no escucharlos, dice Mama estan locos.

    28 Noviembre 2013 | 22:36

  4. Dice ser Meli

    No me gustan estas fotos. Me parece que el padre utiliza al niño ¿Y si no fuera el chaval autista, qué pensaríamos?
    Hacer comprender el mundo autista no se trata de mostrar rarezas (¿Una bolsa en la cabeza? ¿La cara metida en un embudo?).
    Es un niño con autismo, no un mono de feria

    28 Noviembre 2013 | 22:56

  5. Dice ser Priss

    Meli te doy la razon en eso, mi hijo no se pone una papelera en la cabeza, pero si que se pone las zapatillas de su padre y dice Mama mira como papa. Pero creo que este hombre lo que quiso representar en las fotos es el aislamiento en que se ven sometidos estos niños, ya por si ellos se aislan y la sociedad tambien los apartan. Mi hijo por ejemplo quiere jugar con los niños de su clase pero le separa de jugar a no jugar la comunicacion y compresion con lo cual no juegan porque los niños no entienden su forma de ver la vida y te aseguro que lo pasa muy mal, y se entristece.

    28 Noviembre 2013 | 23:09

  6. Dice ser Ángel

    Priss y Teresa, por mi profesión/vocación, me dedico a trabajar con niños con ‘necesidades especiales’. Lucho cada día para que los padres que quieren la “normalidad” se den cuenta de lo que vosotras decís. Me habéis hecho sonreír. GRACIAS de corazón

    29 Noviembre 2013 | 09:26

  7. Dice ser Clara

    El verse reflejado en los ojos del otro es tan dificil, pero quienes hemos aprendido que la condición de los niños con autismo es tan hermosa, tambien hemos aprendido la importancia del abrazo, del beso, del contacto y el respeto, la imagen sin lugar a dudas en una forma de comunicaciòn y tambien sin saberlo siempre lo hice, al igual que la musica tal vez por eso mi nene, desde muy chico se comunico a pesar de su corto lenguaje ahora tiene seis años y habla como un loro, aun falta pero seguimos en la pelea. Que lindo.

    29 Noviembre 2013 | 22:31

Los comentarios están cerrados.