Entradas etiquetadas como ‘piscina’

11 trucos para ahorrar dinero en tu piscina (en cualquier momento del año)

Los fontaneros de Reparalia son los mejores especialistas en piscinas de toda España. Por eso te traen 11 consejos para ahorrar dinero en la factura de la luz y el agua en tu piscina privada, además de ofrecerte su ayuda para revisión y reparación de piscinas.

¡Llega la temporada de piscina! ¡Yuju! Y tú, que tienes la suerte de tener piscinita (o un amigo que sí la tiene al que enviarle este artículo para hacerle un favorazo), no solo vas a montar barbacoas, hacer largos para cuidar tu espalda y ponerte moreno con  mu-cho-cui-da-do…

¡Además, vas a ahorrar
dinero y disgustos!

Nuestros expertos saben que la falta de mantenimiento a lo largo del año (especialmente en invierno) puede provocar todo tipo de daños a tu piscina y a tu bolsillo: grietas, roturas, fugas, problemas en filtros, depósitos de agua, bomba, calentador, válvulas de la tubería…

Para colmo, las fugas suelen ser pequeñas e imperceptibles al principio. Y cuando se vuelven obvias y detectables, el daño es grave y mucho más caro.

Ya ves, tu piscina es más delicada de lo que piensas, pero puedes aprender a cuidarla como se merece. Sí, y a ahorrarte muchos euros en agua y electricidad. Vamos a ello:

 

Truco #1: No la vacíes y vuelvas a llenar cada verano.

Requerirá que protejas el agua en invierno, efectivamente: labores de mantenimiento de su estado, evitar que se congele (para ello, arroja a la superficie elementos de plástico o madera). Pero nunca vaciarla. Porque llenar una piscina de tamaño estándar supone un coste de aproximadamente 100€ (para 50 m3 y al precio actual del agua doméstica). ¡Ah! Y, ¿recuerdas el planeta en el que vives? No están las cosas para que todos llenemos y vaciemos las piscinas cada 12 meses: sé responsable y piensa siempre en la huella ecológica de tus acciones.

Truco #2: Coloca una cubierta.

Te ayudará con el truco #1, reducirá la pérdida de agua por evaporación hasta un 70% y mantendrá la temperatura lograda con la luz del sol.

Truco #3: Para limpiar el filtro, combina el uso de aire y agua.

Truco #4: Usa un limpiafondos automático.

Te ahorrará un 20% de agua en el lavado del filtro.

Truco #5: Instala un depósito para aprovechar el agua de lluvia.

Truco #6: Comprueba constantemente la instalación.

Así minimizarás los daños y el coste de cada posible problema, fuga o reparación.

Truco #7: Comprueba constantemente la instalación.

Así minimizarás los daños y el coste de cada posible problema, fuga o reparación.

Truco #8: Utiliza bombas de consumo eficiente.

Para llevar el agua hasta su filtrado en la depuradora.

Truco #9: Instala un temporizador.

Para programar y limitar el tiempo de filtrado, evitando un derroche energético.

Truco #10: Si tu piscina es climatizada, contén el gasto cuando no la uses.

Truco #11: Instala LEDs para iluminarla.

Olvida las lámparas tradicionales para ahorrar un 80% en el consumo de luz.

 

Y si tienes cualquier duda o miedo a no estar haciendo algo bien, haz que un fontanero profesional revise el estado de la instalación de tu oasis particular. Localizará cualquier problema y optimizará la configuración de tu piscina para ahorrarte dinero y molestias.

 

¿Listo para estrenar bañador este año?

 

Publicidad: ¿Quieres más ideas DIY baratas y originales como estas? Haz clic aquí:

En nuestro Facebook te esperan muchas IDEAS, TRUCOS, CONSEJOS Y PROYECTOS DIY como este, ¿te apuntas a nuestra comunidad de amantes de su hogar?

Niños y piscinas: ¿conoces bien los riesgos y cómo prevenirlos? ¡9 consejos!

Hoy prestamos atención a un peligro muy importante que se produce cada verano: piscinas, ríos, playas y lagos reciben a miles de niños ansiosos por disfrutar en sus aguas, pero existen riesgos muy importantes como ahogamientos, contagios de enfermedades, insolaciones, quemaduras, indigestiones, deshidrataciones… aquí van unos consejos para minimizar los riesgos en tu piscina.

El otro día una noticia me dejó helado: los ahogamientos suponen la causa del 8% de las muertes infantiles en verano. Piscinas, ríos, lagos y playas pasan en estas fechas a convertirse en el entorno de juego más deseado por los pequeños, pero esconden importantes peligros para su seguridad y su salud que requieren de nuestra supervisión más rigurosa y responsable.

Hay muchas cosas que puedes hacer para respirar más tranquilo cuando veas chapotear a tu prole. Toma nota y hasta los vigilantes de la playa te tomarán más en serio:

Hoy prestamos atención a un peligro muy importante que se produce cada verano: piscinas, ríos, playas y lagos reciben a miles de niños ansiosos por disfrutar en sus aguas, pero existen riesgos muy importantes como ahogamientos, contagios de enfermedades, insolaciones, quemaduras, indigestiones, deshidrataciones… aquí van unos consejos para minimizar los riesgos en tu piscina.

 

1. Para evitar ahogos, natación. La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) recomienda enseñar a nadar a los niños desde los 4 años para disminuir el peligro. Pero ojo, esto no sustituye en ningún caso la vigilancia continua del chiquillo en el agua.

2. Concienciación higiénica frente a enfermedades. No nades en aguas cerradas cuando padezcas algún tipo de enfermedad que puedas transmitir o que te provoque una indisposición: los gérmenes se propagan más fácilmente en este entorno.

3. Deja fuera todo antes de zambullirte. Y nos referimos a una buena ducha que elimine sudor, suciedad y cualquier elemento con el que no deseamos contribuir al agua de baño de todos.

4. Haz pausas de ida al baño cada hora, y lávate las manos y la cara a menudo.

5. ¡Qué bueno es beber 2 litros de agua al día! Pero no de la piscina.

Hoy prestamos atención a un peligro muy importante que se produce cada verano: piscinas, ríos, playas y lagos reciben a miles de niños ansiosos por disfrutar en sus aguas, pero existen riesgos muy importantes como ahogamientos, contagios de enfermedades, insolaciones, quemaduras, indigestiones, deshidrataciones… aquí van unos consejos para minimizar los riesgos en tu piscina.6. Protege piel y ojos del Sol como si fuesen tu mayor tesoro. Los primeros años de vida son especialmente delicados frente a la exposición excesiva a la radiación UV: “Utilizar un fotoprotector adecuado durante los primeros 18 años de vida puede reducir hasta un 78% el riesgo de cáncer cutáneo en la edad adulta”.

7. Y si llevas comida a playa o piscina, mejor fresca y que no se deteriore ante el calor con la facilidad de, por ejemplo, los huevos.

8. Comprueba que las cosas se hacen bien. El cloro debe renovarse dos veces al día: ¿lo hacen en tu comunidad?

9. ¿Sabes si el socorrista de la piscina tiene la formación adecuada? Y no, no estamos pensando en ella. Bueno, sí.

 

Hay un décimo consejo que yo llamo el efecto boomerang: si practicas y compartes estas 9 reglas disfrutarás por partida doble de sus efectos, pues una conciencia colectiva sobre agua y seguridad nos interesa a todos para evitar enfermedades y riesgos de cualquier tipo.

¿Cuál es tu forma de cuidar a los más pequeños en sus momentos acuáticos? ¿Tienes trucos o consejos para compartir con el resto de lectores?

 

Actualización: como nos comentaba a través de nuestro Twitter nuestra amiga y compañera bloguera Madre Reciente, “es tan importante enseñar a los niños a nadar como que vayan en el coche en su silla de seguridad”. Y otra entrada muy interesante en su blog que también os invito a leer: “¿A qué edad se sueltan a nadar los niños?”.

 

Hoy prestamos atención a un peligro muy importante que se produce cada verano: piscinas, ríos, playas y lagos reciben a miles de niños ansiosos por disfrutar en sus aguas, pero existen riesgos muy importantes como ahogamientos, contagios de enfermedades, insolaciones, quemaduras, indigestiones, deshidrataciones… aquí van unos consejos para minimizar los riesgos en tu piscina.PUBLICIDAD: Si no quieres liarla parda la próxima vez que te surja una urgencia en casa, aprovecha este regalo para nuestros lectores del blog:

Ahora te damos GRATIS 6 meses de Servicio de Urgencias de Reparalia, un regalo que estará disponible para su solicitud por tiempo limitado.

Solo tienes que llamar hoy al 902 810 554 indicando el código REKZR33 o hacer clic aquí ahora mismo para estar asegurado gratis el próximo medio año. Y nuestros profesionales se encargarán de cualquier avería e inconveniente que surga en tu casa: fontanería, cerrajería, albañilería, cristalería… ¡lo que sea!

¡Bienvenido a Reparalia, disfruta de la tranquilidad!

 

Llega el otoño: Mantén a punto tu jardín ante el frío y la lluvia

El otoño ha llegado y, con él, frío, lluvia, viento...

Es oficial: el verano ha terminado (y no me digáis que no supone un pequeño alivio, después de tantos calores…). Las primeras lluvias nos han venido a saludar esta semana y por la noche toca chaquetita. Y de hecho, ya nos han llegado las primeras salidas para reparar problemas con cristales rotos, que pronto darán paso a las primeras salidas para reparar tuberías congeladas.

Las inclemencias del tiempo no perdonan. Por eso ahora nos toca cuidar de los espacios que, durante el buen tiempo, se encargan de cuidar de nosotros.

Atención a la ecuación: frío + lluvia + viento = tuberías reventadas, posibles cortocircuitos en la instalación eléctrica, daños en el mobiliario… en fin, una broma muy pesada del otoño que podemos evitar con un poco de prevención. Así que te propongo unas ideas para evitar caer en las crueles garras de la naturaleza.

La madera de tus muebles es más frágil de lo que piensas: protégela.

CARPINTERÍA

Si tienes mobiliario de jardín de madera debes protegerlo ante los rigores del invierno. Los cambios bruscos de temperatura y un nivel de humedad excesivo pueden desembocar en la aparición de grietas en la madera, a la vez que potencian la proliferación de hongos que la terminarán pudriendo: puedes evitarlo aplicando un protector de fondo para madera. El Xylamon es un tratamiento preventivo y curativo que penetra en profundidad y ofrece una protección muy duradera (se aplica muy fácilmente con brocha). Asimismo, es aconsejable mantener el mobiliario tapado con plástico durante el invierno.

ELECTRICIDAD

En la época de lluvias, la mayor parte de los cortocircuitos en jardines se deben a la falta de aislamiento de nuestra instalación eléctrica. Recuerda hacer un buen repaso de toda tu iluminación –focos, globos de farolas, cajas de empalme, etc…– y asegurarte de que no hay dispositivos rotos o deteriorados que permitan la entrada de agua. En cuanto encuentres la rueda pinchada de tu alumbrado, sustitúyela de inmediato para evitar quedarte sin luz cuando menos lo esperas.

Exacto: es lo que llamamos comúnmente "automático". Bájalo en aquellos elementos que no utilices en invierno.Por precaución y seguridad, te recomiendo igualmente que durante todos los meses de invierno mantengas desconectados los interruptores magnetotérmicos (que en familia llamamos los automáticos) y diferenciales parciales del alumbrado que no utilizarás en estas fechas, cómo podrían ser la iluminación de la piscina, la iluminación de fuentes, los enchufes de la barbacoa, etc…

FONTANERÍA

En invierno el riesgo de congelación de tuberías es muy alto, así que toma nota de estos trucos caseros para que tu instalación sobreviva al clima: lo primero que debes hacer es vaciar el circuito, es decir, cerrar la llave de paso y abrir todos los grifos hasta que no salga más agua. Con un poco de precinto y unos trapos viejos, trata de aislar los grifos exteriores que no vas a utilizar en la temporada de inverno, lo mejor posible. También puedes seguir  los consejos de mi compañero Alberto Rojo , que te recomienda aplicar una espuma especial aislante, entre otras cosas.  

Después, asegúrate de no dejar fisuras de ningún tipo por donde el agua se pueda acumular y congelarse, reventando las tuberías. Piensa que un arreglo de ese tipo puede suponer un gasto importante, sobre todo si llega a afectar a la acometida principal de agua.

Ten en cuenta que una fuga en la acometida principal es muy difícil de detectar. Cuando uno se da cuenta, la mayoría de las veces es porque ya hay daños visibles en la finca. Estas reparaciones suelen ser muy complicadas y te pueden costar un pico.  Además, provocará un aumento importante en tu factura por la cantidad de agua perdida. En caso de que detectes un incremento injustificado en la misma, habla con nosotros porque no solo te lo arreglaremos, también te aseguramos frente a este tipo de problemas. Y es que no me canso de decir… ¡Más vale prevenir que curar!

PISCINA

En caso de que tengas piscina piensa que también puedes evitar el derroche de agua aplicando un sistema de electrólisis salina que te permitirá mantener el agua en perfectas condiciones todo el año, durante 8 años y sin desplazar ni manipular productos químicos.

 

Diagrama de funcionamiento de la electrólisis salina, de www.asociacionelectrolisissalina.es

 

Sigue estas indicaciones y verás cómo las travesuras invernales serán mucho más llevaderas y menos costosas, tanto para tu jardín como para tu bolsillo.

¡Feliz otoño a todos!

 

Fotos: gardeners.com, dailycosas.net, gardenfurniturecentre.co.uk, asociacionelectrolisissalina.es

Morenos y en forma: quien tiene una piscina, tiene un tesoro (2ª parte)

¿Cómo ha ido el frotar? ¿Los gresites están de vuelta a su lugar original? ¿Los vecinos te miran ya con envidia? Entonces todo correcto: sigamos con la operación “Piscina en el desierto”. El vaso está lleno, ahora toca cuidarlo cada día para disfrutarlo todo el verano con salud:

MANTENIMIENTO DIARIO

-Limpia la superficie con el típico recogehojas, muy útil para retirar insectos, restos vegetales y relajarte con su efecto zen (o convence a alguien de lo relajante que resulta su efecto zen… ¿no cuela? Vuelta al paso anterior: tu turno).

-Retira los restos del cesto del skimmer y limpia los filtros cada poco, para evitar atascos en la bomba.

-Limpia el fondo: puedes hacerte con un robot que lo automatice o llevarlo a cabo de forma manual con un aspirador especial.

-Trata el agua con cloro –en líquido o pastillas- de forma regular. La cantidad para una piscina estándar (100m3) es de 4kg al mes, aunque es mejor que consultes con el profesional que te provea de estos productos según su composición y suministro.

-Añade floculante para eliminar la materia orgánica, que se apelmaza y recoge en el filtro.

-A veces es necesario añadir antiespumantes, para eliminar excesos de alguicida o residuos de cremas solares, por ejemplo.

-PH: no seas vago, medirlo es tan divertido como jugar al Quimicefa. Hazlo al menos cada 4 o 5 días y siempre que agregues agua nueva a la piscina.

-Cloro: igual que el PH, cada 4 o 5 días al menos. Debe mantenerse entre 1 y 1,5 partes por millón (ppm en los medidores). Duplica la dosis si ha llovido o se ha bañado mucha gente. Sí, ahora mismo estamos pensando en lo mismo. Seguro que no se te olvida este punto. Y ni se te ocurra echar cloro antes de salir de fiesta con esa camisa nueva: si le cae una sola gota encima le quemará el color. Hazlo siempre con ropa de trabajo (no, no me refiero al traje-chaqueta, que tengo que explicarlo todo…). Si aun así te cae cloro en, pongamos, un bañador, vierte inmediatamente un chorro de alcohol sobre la mancha y reza a tu divinidad de cabecera.

-Antialgas: añádelo semanalmente o cada vez que entre agua nueva a la piscina.

-Floculante: elimina las partículas minúsculas que no retiene la arena de la depuradora y evita así la turbidez del agua. ¿Cómo? Hace que se apelmacen y caigan al fondo de la piscina. Por eso debes impedir el baño después de echárselo al agua y hasta que no hayas pasado el limpiafondos para recoger la mezcla resultante.

CONSEJOS EXTRA

-Para filtrar correctamente, deja la bomba funcionando todos los días desde las 10 de la mañana al atardecer.

-Si tienes problemas de algas y turbidez, también durante la noche.

-Realiza SIEMPRE las aperturas y cierres de válvulas con la bomba parada, al igual que los cambios de posición de la válvula selectora.

-Limpia los filtros de arena dos veces por semana. Y cambia la arena cada 3 años.

-Si la presión en el filtro sube por encima de 1,3kg/cm2, es hora de un lavado a contracorriente: se invertirá el sentido de la circulación del agua en el filtro y se expulsarán al desagüe las materias filtradas.

-Limpia a menudo el pre-filtro (el canastillo).

Ahora estáis pensando: debería imprimir este post (y el anterior) y colgarlos en el cuarto de la depuradora para no olvidarlo de nada. Y yo añado: deberíais imprimir y pegar junto a él A)Una hoja para llevar el control de los niveles químicos y su evolución; B)Una tabla de ejercicios para hacer en el agua; y C) Una foto de Mario Casas o de Irina Shayk para motivaros.

Yo, con el permiso de Cristiano, me decanto por la segunda…

Y vosotros, ¿cómo pensáis disfrutar de la piscina este verano?

Morenos y en forma: quien tiene una piscina, tiene un tesoro

Hay dos cosas que me matan cuando me pongo el bañador: estar blancucho y tener tripilla. Por separado, yo qué sé, como que tiene un pase, oye. Pero juntos… juntos se retroalimentan y multiplican tu vergüenza playera o piscinil hasta el infinito.

Pero sobre todo, si cuando llegan estas fechas, tienes a tu disposición una piscina –ya sea privada o comunitaria- ambas son un delito.

Hoy voy a dar por comenzada la temporada de aguas para los que no tenemos la suerte de vivir cerca del mar. Y lo voy a hacer “abriendo las piscinas”. ¿Que en tu bloque se encarga de todo el socorrista? Fantástico, pasa directamente a la sección “25 largos cada día”. ¿Que no? Sígueme, hoy tenemos faena. Y mañana, a nadar como tiburones…

CÓMO PONER A PUNTO TU PISCINA COMO EL MISMO MICHAEL PHELPS

1. REPARACIONES Y LIMPIEZA

Si la piscina ha pasado el invierno vacía, el primer paso es comprobar si hay que realizar alguna reparación por fisuras o azulejos/gresites desprendidos. Es normal encontrar pequeños azulejos en el suelo, y muy fácil devolverlos a su lugar del “puzzle” utilizando una masilla adhesiva llamada epoxi (para reparación de PVC). Lo siguiente es realizar una buena limpieza a fondo con cepillos y ácidos específicos para limpieza de piscina (cuidado con los jabones: son reactivos al cloro y otros productos químicos).

Antes de iniciar el llenado, revisa también el estado de la depuradora, la bomba y los filtros, además del skimmer.

2. LLENANDO LA PISCINA

La gran pregunta: ¿hasta dónde? Pues hasta la mitad del skimmer. Y entonces comenzaremos con el apasionante mundo de los químicos. Mucho respeto aquí, amigos. Si no queréis liarla parda debéis leer bien todas las etiquetas y conocer reacciones  e incompatibilidades de cada sustancia que manejéis en la piscina. Y por supuesto, dejarlas siempre fuera del alcance de niños y personas no formadas en la materia.

-Realiza una cloración de choque: o lo que es lo mismo, una supercloración” añadiendo 3 veces el nivel de cloro recomendado para el volumen de agua de tu piscina, de cara a eliminar las cloraminas y bacterias que pueden proceder de la red de agua.

-Nivel de PH: Mídelo con comprobadores específicos, debe estar entre 7.2 y 7.6. Si no estuviese dentro de esta horquilla, añade reactivos específicos para reducirlo o elevarlo. Mantenerlo en estos niveles es necesario para evitar picores o enrojecimiento de ojos.

-Productos antialgas: conviene añadirlos al comienzo de la temporada puesto que estos organismos son un foco de hongos y bacterias.

2 (y ½): LA PISCINA ESTABA LLENA… ¿VACIARLA O RECUPERAR EL AGUA?

Aunque parezca imposible, se puede convertir un agua verde y sucia en agua cristalina comparable a la del Lago Azul. Para ello:

-Revisamos el sistema de filtración. Comprueba que no falta arena en el filtro y que no está apelmazada. Si fuese así, cierra todas las llaves menos la del desagüe, abre el filtro, saca la arena, verifica que los pequeños filtros interiores están bien, rellena con arena nueva y realiza un lavado largo del filtro con el correspondiente enjuague posterior.

-Eliminamos manualmente todo resto de materia orgánica. Así es, amigos. Suena duro, pero ayudándote de redes, cubos y demás aparejos “de caza” le harás al Medio Ambiente el favor de recuperar una cantidad considerable de litros de agua.

-Comprueba su alcalinidad, que ha de estar entre 80 y 120 ppm para asegurar el equilibrio del agua. Lo mismo con el PH (vuelve al punto anterior para recordar los niveles óptimos).

-Realiza una desinfección o supercloración para quitarle ese color verde. Ojo, según el producto y la cantidad que utilices, el PH se verá afectado: compruébalo y ve corrigiéndolo hasta conseguir parámetros correctos. Entre 48 y 72 horas después, un bonito azul caribeño reinará en tus mansas aguas, pirata.

Creo que por hoy hemos tenido suficiente piscina, ¿no crees? Es momento para salir a comprar los aparejos de limpieza, las provisiones de productos químicos e invitar a cervecitas a 2 o 3 amigos para que te echen una mano limpiando acompañen en el primer baño…  ¿Lo ves? ¡Un reparador avispado siempre sabe cómo hacerse con una desinteresada Compañía del Anillo para los trabajos más difíciles!

Vuelvo mañana cuando todo esté listo, y repasamos el mantenimiento diario y los mejores consejos de conservación del agua…