Entradas etiquetadas como ‘Prevención’

9 consejos sobre cómo colocar los alimentos en tu frigorífico para que duren más y mejor

La nevera es de esas partes de la casa que reflejan con gran fidelidad la personalidad de su propietario y gestor.

¡Cómo! ¿Qué no te lo crees? Imagina el frigorífico de John McClane, sempiterno héroe de La Jungla de Cristal. ¿Cómo crees que sería?

Probablemente fuese pequeño, como los de los hoteles. En ningún caso preparado para albergar cantidades familiares de brócoli, pavo y fruta fresca. Una bombilla parpadeante te permitiría atisbar una botella de whiskey, alguna cerveza, medio limón seco y una caja de aspirinas.

Los expertos en reparación de averías del hogar de Reparalia te traen hoy consejos, trucos e ideas para conservar y organizar mejor la comida y los alimentos en tu frigorífico y congelador.

Sabemos que parece una forma excelente de llenar tu frigorífico, pero hemos venido a por nota… ¡Y tú puedes hacerlo mejor! 😉

Pero basta de ficción: toma como ejemplo real tu propio refrigerador o el de algún amigo:

¿Está bien surtido? ¿Tiene comida mal conservada o en mal estado? ¿El orden es caótico o, por el contrario, resulta fácil y agradable otear entre sus alimentos?

Seguro que a estas alturas ya sabes que, si eres coherente con lo que estamos a punto de contarte, te va a tocar redistribuir tus riquezas organolépticas, probablemente esta misma noche.

Te invitamos a interiorizar los próximos consejos e integrarlos en tu día a día y en tus hábitos de compra para lograr sacar el máximo partido a tu comida, conservando durante más tiempo sus propiedades alimenticias intactas.

.
1. Desarrolla tu lado de reponedor del súper: coloca lo más viejo, delante (cerquita de tu mano) y lo más nuevo, en la parte posterior

¿Obvio? No serías el primero en comerse esta noche los yogures recién comprados mientras siguen envejeciendo los que te llevaste de oferta hace 3 semanas…

Para evitarlo, cada vez que vuelvas a casa de hacer la compra, ordena tus alimentos de forma que se vea y consuma antes lo que lleva más tiempo en el frigo.

 

2. Los lácteos, en una de las baldas de arriba

Necesitan menos frío para conservarse, por lo que deberías situar juntos quesos, yogures y leche en las alturas.

Además, la leche está mejor ahí que en la puerta, donde se rompe más a menudo la cadena de frío y puede echarse a perder mucho antes.

Sitúa también los huevos en la parte de arriba de la puerta, ya que no necesitan un frío invernal para mantenerse en buen estado.

 

3. La controversia en torno a frutas y verduras: mejor, fuera del frigorífico

Y como lo nuestro es el hogar -¡aunque en Reparalia seamos muy cocinillas!- vamos a dejar la última palabra a los expertos como Mikel López Iturriaga, El Comidista, que te explica en este post por qué es mejor dejar ciertos alimentos lejos de nevera y congelador.

Resumiendo sus consejos, te diremos que los frutos veraniegos (melocotones, melones, nectarinas, berenjenas, calabacines, pimientos) no llevan bien la vida por debajo de los 10 grados. Las frutas tropicales, como aguacate, plátanos o piñas, igual.

Patatas, ajos o cebollas, mejor en la despensa y en una bolsa de papel opaca y bien seca. El tomate fuera, por supuesto. Y legumbres, cereales, conservas, pasta, frutos secos… lejos, lejísimos del frigorífico, y bien cerrados y controlados en tu alacena.

 

4. No mezcles nunca alimentos crudos y cocinados

Ten en cuenta que los que están sin procesar aún pueden conservar bacterias que pasarían a los alimentos cocinados y desprovistos por tanto de ellas.

5. Carnes y pescados, mejor en la parte inferior de tu nevera

Es la más fría y, por tanto, donde se conservarán mejor durante algunos días más.

6. Abre la puerta a bebidas, salsas y mantequillas

Es suficiente con la temperatura de esta parte de tu frigorífico para conservarlas a punto y tenerlas más a mano.

7. El congelador no es para todos…

Los alimentos situados en esta zona deben estar siempre bien envueltos y mejor etiquetados: contenido y fecha de congelación son una información crucial para evitarle intoxicaciones a tu “yo” del futuro.

Recuerda que no deberías almacenar comida en tu congelador durante más de 9 meses.

Y apúntate mentalmente esta lista de 9 alimentos que no se deben congelar:

Las hojas de las ensaladas verdes se marchitan y ponen blandas, la leche se llena de grumos, los alimentos fritos pierden su textura crujiente, el rebozado de humedece y ablanda, los huevos explotan y te dejan todo perdido, las frutas, verduras y patatas – con alto contenido en agua- se hielan, el yogur se corta, el queso se vuelve harinoso… Y no se te ocurra congelar migas de pastor si no quieres que tu abuela te de una merecida colleja.

8. ¿Eres de los que dicen tupper o fiambrera?

Tranquilo, no estamos aquí para juzgarte. Y en el fondo, nos da igual, porque solo queremos recordarte que los/las uses. Mucho. Con fruición.

Porque estos utensilios de cocina son perfectos para proteger la calidad de tus alimentos, evitar que se propaguen olores o bacterias por tu frigorífico, y ayudarte a ordenar visualmente todo tipo de comida.

Pon en ellos los embutidos -sobre todo cuando estén cortados-, la comida ya cocinada, y con especial atención, los quesos y cualquier alimento que pueda generar moho con facilidad. Sus esporas se propagarían rápido e invisiblemente por todo tu frigorífico, y no quieres que esto pase.

9. Guerra sin cuartel a la humedad

La humedad en los alimentos es la forma más rápida de trasladar bacterias de unos a otros. Para prevenir esta contaminación, mantén siempre seco todo en el interior de tu nevera.

 

¡Confiesa en los comentarios! ¿Haces ya todo esto en tu frigorífico? ¿Tomas alguna otra medida de higiene que se nos haya pasado comentar?

Todos estos trucos servirán para poner orden en tu nevera, pero si tienes un problema grave con tu frigorífico, recuerda que puedes contactar con los mejores profesionales de electrodomésticos.

¡Comparte el conocimiento! 😉
.

20 escaleras espectaculares y un par de consejos para no tener un disgusto

Si las hubieses visto de niño, te hubieras lanzado a sus escalones y barandillas. ¿Hoy? También. Porque gracias al ingenio de esos creadores llamados arquitectos –por cierto, felicidades a todos, ayer fue el Día Mundial de la Arquitectura-, podemos disfrutar de obras maravillosas, construcciones recreativas, de una decoración de altura.

Coge aire y estira esos cuádriceps: vamos a dar un paseo de arriba abajo por algunos de los escalones más divertidos y admirables de la arquitectura moderna.

 Vía: La voz del Muro

Unos escalones versátiles y elegantes que se transforman a dos alturas, estilizando la conexión entre ambas plantas:

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

Aprovechar el espacio bajo las escaleras para colocar cajoneras es una gran idea. Fíjate en lo discreto que queda y en la cantidad de cosas que caben ahí dentro:

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

Una sola pieza de madera para crear esta increíble escalera de caracol de auténtico cuento de hadas:

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

Un árbol barandilla, elementos de estética natural para asegurarte un ascenso y un descenso seguros:

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

Juega con los contrastes fuertes de color, los tonos flúor, los vanos aprovechables, las líneas verticales que sirven de sujeción… y conseguirás una estética tan rompedora como esta:

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

Una librería de ensueño entre planta y planta. Fíjate en la forma tan práctica y divertida de aprovechar el espacio en los escalones y sus aledaños:

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

¡Una escalera de pétalos de madera!

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

El tobogán para niños y mayores, para bajar elementos pesados en un periquete:

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

Pensar en el sol y las sombras como un elemento más de la escalera te permite labrar sus escalones buscando una decoración lumínica, cambiante, mágica:

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

Una escalera divertidísima, cuyos escalones forman cuestas independientes y te obligan a subirlos de una forma original:

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

La mínima expresión de la escalera, te exige la máxima precaución al emplearla:

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

Nuestra favorita: formas sinusoidales que evolucionan para convertirse en escalones a lo largo de varias fases. Pisas un escalón aquí, y lo vuelves a pisar más adelante durante la ascensión. El cristal de los pasamanos, creado con la ilusión de una pompa de jabón, remata este conjunto onírico.

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

Otra aplicación mínima de la escalera:

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

Y otro tobogán, ¿cuál te gusta más?

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

De nuevo, el espacio aprovechado al máximo con escalones. Nos encantan estas cabinas numeradas para ello:

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

Otra reinterpretación del espacio, aprovechando cada escalón como un estante independiente, e incluso derivando en una mesa en su parte más baja:

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

¿Verdad que dan ganas de subir todas ellas una y otra vez? Eso sí, hay unas normas a seguir si quieres conservar todos tus dientes en su sitio, evitar cicatrices en cara y cuerpo, luxaciones y roturas de hueso varias… nos estamos poniendo en lo peor, por supuesto.

Porque las escaleras son una de las zonas más peligrosas de cualquier edificio, y después de pasarlo bien mirando los peldaños más bonitos del mundo, toca ponerse serio:

 

Normas para no acabar en el hospital en una casa con escaleras

1. NO CORRAS

Da igual la prisa que tengas. Las escaleras son como el pasillo de boxes en una carrera de fórmula 1: aunque el campeonato dependa de ello, no superes el pasito a pasito a velocidad de abuelo un domingo antes de la siesta. Ese es el referente. Mentalízate. Abuelo. Domingo. Siesta.

2. FÍJATE BIEN

Cada paso es el más importante. Este ya pasó, ahora el siguiente. ¿Has mirado? Mira. Sigue mirando. Comprueba que la escalera está despejada, especialmente en casas con niños o con personas despistadas. Los cochecitos de juguete en escalones son el equivalente a las trampas explosivas de Stallone en Rambo. Hieren a más personas cada año que las caídas de cocos. Y si cargas con peso o cosas voluminosas, pide ayuda para que alguien te ayude o te señalice el camino y lo libere de riesgos. Contrata un sherpa. Tienen muy buena conversación y te seguirán incluso al tercero sin rechistar.

 

¿Quieres leer el resto de nuestros consejos de seguridad en casas y edificios con escaleras?

Si tienes niños, personas mayores, no eres Jackie Chan o, básicamente, le tienes mucho aprecio a tus dientes, deberías repasarlos… ¡AQUÍ! 😉

Los expertos del hogar de Reparalia son especialistas en reparaciones y reformas, capaces de dejar como nuevo cualquier desperfecto o mejora que necesites en tu hogar. ¿Escaleras? ¡Por supuesto que sí!

 

 

Niños y piscinas: ¿conoces bien los riesgos y cómo prevenirlos? ¡9 consejos!

Hoy prestamos atención a un peligro muy importante que se produce cada verano: piscinas, ríos, playas y lagos reciben a miles de niños ansiosos por disfrutar en sus aguas, pero existen riesgos muy importantes como ahogamientos, contagios de enfermedades, insolaciones, quemaduras, indigestiones, deshidrataciones… aquí van unos consejos para minimizar los riesgos en tu piscina.

El otro día una noticia me dejó helado: los ahogamientos suponen la causa del 8% de las muertes infantiles en verano. Piscinas, ríos, lagos y playas pasan en estas fechas a convertirse en el entorno de juego más deseado por los pequeños, pero esconden importantes peligros para su seguridad y su salud que requieren de nuestra supervisión más rigurosa y responsable.

Hay muchas cosas que puedes hacer para respirar más tranquilo cuando veas chapotear a tu prole. Toma nota y hasta los vigilantes de la playa te tomarán más en serio:

Hoy prestamos atención a un peligro muy importante que se produce cada verano: piscinas, ríos, playas y lagos reciben a miles de niños ansiosos por disfrutar en sus aguas, pero existen riesgos muy importantes como ahogamientos, contagios de enfermedades, insolaciones, quemaduras, indigestiones, deshidrataciones… aquí van unos consejos para minimizar los riesgos en tu piscina.

 

1. Para evitar ahogos, natación. La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) recomienda enseñar a nadar a los niños desde los 4 años para disminuir el peligro. Pero ojo, esto no sustituye en ningún caso la vigilancia continua del chiquillo en el agua.

2. Concienciación higiénica frente a enfermedades. No nades en aguas cerradas cuando padezcas algún tipo de enfermedad que puedas transmitir o que te provoque una indisposición: los gérmenes se propagan más fácilmente en este entorno.

3. Deja fuera todo antes de zambullirte. Y nos referimos a una buena ducha que elimine sudor, suciedad y cualquier elemento con el que no deseamos contribuir al agua de baño de todos.

4. Haz pausas de ida al baño cada hora, y lávate las manos y la cara a menudo.

5. ¡Qué bueno es beber 2 litros de agua al día! Pero no de la piscina.

Hoy prestamos atención a un peligro muy importante que se produce cada verano: piscinas, ríos, playas y lagos reciben a miles de niños ansiosos por disfrutar en sus aguas, pero existen riesgos muy importantes como ahogamientos, contagios de enfermedades, insolaciones, quemaduras, indigestiones, deshidrataciones… aquí van unos consejos para minimizar los riesgos en tu piscina.6. Protege piel y ojos del Sol como si fuesen tu mayor tesoro. Los primeros años de vida son especialmente delicados frente a la exposición excesiva a la radiación UV: “Utilizar un fotoprotector adecuado durante los primeros 18 años de vida puede reducir hasta un 78% el riesgo de cáncer cutáneo en la edad adulta”.

7. Y si llevas comida a playa o piscina, mejor fresca y que no se deteriore ante el calor con la facilidad de, por ejemplo, los huevos.

8. Comprueba que las cosas se hacen bien. El cloro debe renovarse dos veces al día: ¿lo hacen en tu comunidad?

9. ¿Sabes si el socorrista de la piscina tiene la formación adecuada? Y no, no estamos pensando en ella. Bueno, sí.

 

Hay un décimo consejo que yo llamo el efecto boomerang: si practicas y compartes estas 9 reglas disfrutarás por partida doble de sus efectos, pues una conciencia colectiva sobre agua y seguridad nos interesa a todos para evitar enfermedades y riesgos de cualquier tipo.

¿Cuál es tu forma de cuidar a los más pequeños en sus momentos acuáticos? ¿Tienes trucos o consejos para compartir con el resto de lectores?

 

Actualización: como nos comentaba a través de nuestro Twitter nuestra amiga y compañera bloguera Madre Reciente, “es tan importante enseñar a los niños a nadar como que vayan en el coche en su silla de seguridad”. Y otra entrada muy interesante en su blog que también os invito a leer: “¿A qué edad se sueltan a nadar los niños?”.

 

Hoy prestamos atención a un peligro muy importante que se produce cada verano: piscinas, ríos, playas y lagos reciben a miles de niños ansiosos por disfrutar en sus aguas, pero existen riesgos muy importantes como ahogamientos, contagios de enfermedades, insolaciones, quemaduras, indigestiones, deshidrataciones… aquí van unos consejos para minimizar los riesgos en tu piscina.PUBLICIDAD: Si no quieres liarla parda la próxima vez que te surja una urgencia en casa, aprovecha este regalo para nuestros lectores del blog:

Ahora te damos GRATIS 6 meses de Servicio de Urgencias de Reparalia, un regalo que estará disponible para su solicitud por tiempo limitado.

Solo tienes que llamar hoy al 902 810 554 indicando el código REKZR33 o hacer clic aquí ahora mismo para estar asegurado gratis el próximo medio año. Y nuestros profesionales se encargarán de cualquier avería e inconveniente que surga en tu casa: fontanería, cerrajería, albañilería, cristalería… ¡lo que sea!

¡Bienvenido a Reparalia, disfruta de la tranquilidad!

 

Ya que tienes trabajo, ¿por qué no conservar también la salud? 7 Pistas

Los expertos del hogar de Reparalia saben mucho acerca de seguridad en el trabajo. Por eso comparten hoy contigo varios consejos y normas para que no descuides tu integridad nunca, ya estés desempeñando tu actividad profesional o cualquier afición en casa relacionada con el bricolaje o la construcción. Presta atención a estas pistas de Reparalia para conservar tu salud hagas lo que hagas.

Hoy en día, más que nunca, quien tiene un trabajo tiene un tesoro. Algunos serán muy físicos, y emplearéis vuestro cuerpo como herramienta de trabajo, como fuerza motriz. Mientras, otros, serán más bien sesudos y tendentes al estatismo, en un entorno de oficina.

Pero hay algo que tienen todos ellos en común: riesgos.

Los expertos del hogar de Reparalia saben mucho acerca de seguridad en el trabajo. Por eso comparten hoy contigo varios consejos y normas para que no descuides tu integridad nunca, ya estés desempeñando tu actividad profesional o cualquier afición en casa relacionada con el bricolaje o la construcción. Presta atención a estas pistas de Reparalia para conservar tu salud hagas lo que hagas.Y como hoy nos encontramos justo en medio del Día de la Seguridad y la Salud en el Trabajo (28 de abril) y del Día Internacional del Trabajador (1 de mayo), creo que merece la pena recordaros a todos que, si bien tener trabajo ya es motivo de celebración, no debemos descuidar nunca nuestra integridad física al llevarlo a cabo.

Hay normas y consejos universales que nos servirán a todos de ayuda para preservar nuestra salud, hagamos lo que hagamos en nuestro día a día. ¿Me acompañas leyendo mientras visualizas tu trabajo y cómo adaptar estas ideas a tu entorno? ¡Vamos allá!:

1.- El orden y la limpieza son imprescindibles para mantener los estándares de seguridad y evitar caídas. Se debe actuar o al menos dar aviso de condiciones peligrosas e inseguras por la presencia de materiales o herramientas en lugares inadecuados.

2.- Conduce con seguridad en los desplazamientos, evita las distracciones en la carretera y utiliza el cinturón de seguridad.

seguridad_trabajo_prevencion_riesgos_Blog_Reparalia_23.- Utiliza prendas y equipos de seguridad cuando trabajes con máquinas o herramientas alimentadas por tensión eléctrica o cortantes. Te sorprenderá lo accesible que resulta un buen equipamiento de protección, y hasta qué punto será de las mejores compras que hagas en tu vida.

4.- Seguimos con los complementos: emplea protectores oculares con herramientas eléctricas y auditivos con instrumental muy ruidoso. Calza botas de seguridad si manejas materiales pesados, para evitar que una caída pueda hacerte daño. La ropa de algodón es más apropiada que la sintética si trabajas con fuego o chispas, pues esta última tiene mayor facilidad para prenderse en llamas. Y siempre guantes, cuando manejes productos corrosivos o dañinos para la piel: decapantes, lubricantes, tintas, etc.

5.- Antes de utilizar una escalera, comprueba que se encuentre en perfecto estado.

6.- Colócate el arnés de seguridad para trabajar en alturas.

7. Protege las vías respiratorias ante la posibilidad de inhalar productos químicos, nieblas, humos o gases.Los expertos del hogar de Reparalia saben mucho acerca de seguridad en el trabajo. Por eso comparten hoy contigo varios consejos y normas para que no descuides tu integridad nunca, ya estés desempeñando tu actividad profesional o cualquier afición en casa relacionada con el bricolaje o la construcción. Presta atención a estas pistas de Reparalia para conservar tu salud hagas lo que hagas.

Casi todas las anteriores se aplican a los trabajos potencialmente más peligrosos: aquellos llevados a cabo en fábricas, construcción y operación de maquinaria en general. Pero no debemos olvidar que un trabajo de oficina también entraña sus pequeños riesgos para el cuerpo.

Se centran, sobre todo, en problemas posturales y de visión. La solución: mantener siempre un ojo a tu postura y corregirla cuando veas que no es la adecuada. Estar erguidos nos ayudará a evitar lesiones cervicales.

Una correcta iluminación y posición de las pantallas de ordenador evitará también que suframos dolores de cabeza, mareos y pérdida de visión.

Y ahora, la gran pregunta: si todas estas normas son aparentemente tan de sentido común y Perogrullo,  ¿por qué sigue habiendo tantos accidentes laborales en distintos campos cada año?

Mi propia respuesta: por culpa de los dichosos descuidos. Basta con que descuides una sola vez estas normas –no lleves un día los guantes, no mires hoy antes de encender la máquina, des por sentado que todo está en orden… en definitiva, te relajes- para que te lleves un buen susto.

Por favor, mantente siempre alerta en todo momento y ayuda a tus compañeros a estarlo. Menos accidentes, mucha más felicidad en el trabajo. Que bastante difícil es tenerlo, ¡no dejemos encima que nos haga daño! 😉

 

¿Es tu casa a prueba de niños? Gatea y comprueba estos 25 puntos de seguridad

Qué cosas. Resulta que el Día del niño aquí en España fue este pasado 1 de junio. Los chinos esperaron 24 horas más para celebrarlo. Nuestros amigos argentinos lo trasladan al segundo domingo de agosto. En Brasil, el 12 de octubre.  Los japoneses lo viven el 5 de mayo, y los dominicanos, el 19 de diciembre. Pero hay algo en lo que todos coincidimos: el lugar en que más accidentes sufren los pequeños en todo el mundo es el hogar.

Y es que a todos nos preocupan factores de nuestra casa como la decoración, el ahorro, el aprovechamiento del espacio. Pero cuando hay o se espera un renacuajo en él, todo esto debe supeditarse a su seguridad para que pueda dedicarse a desarrollarse y aprender sin pasar por el hospital más de lo justo y necesario.

Y, creedme, podemos reducir felizmente este número de visitas con sus vendas, escayolas y puntos quirúrgicos con unas cuantas medidas de seguridad de esas que entran en el apartado “mira que es de sentido común, pero no se me había pasado por la cabeza”.

Acompáñame, vamos a dar un paseo por la casa:

– SU CUNA: aquí comienza su aventura diaria. Si es un bebé, fíjate en la distancia entre los barrotes de su cuna. Si supera los 5 o 6 centímetros, puedes engrosarlos enrollando una tela entre ellos. Todos los salientes de la cuna deben estar redondeados. El colchón debe ajustarse bien a los lados de la cuna (si no lo hace, enrolla telas o toallas en los huecos para rellenarlos).

– BAJEMOS AHORA AL SUELO: Las alfombras deben estar bien fijas al suelo para evitar derrapes y los consiguientes trompazos que terminan en llantos y heridas en rostro y manos. Igualmente, evita las dobleces y los agujeros en ellas.

Los cables eléctricos, las cuerdas de persianas y cortinas deben estar fuera del alcance del niño: ocultos detrás de los muebles los primeros, y a una altura superior los segundos. Instala soportes de cables y no dejes nunca que cuelguen de mesas y espacios de trabajo. Todos los bordes afilados o puntiagudos de la casa deben ser cubiertos con amortiguadores y paragolpes de goma. Sí, lo sé, esa chimenea decimonónica o la mesa de diseño pierden un poco de estilo así, pero… ¿hay algo más bonito que oír “AÚN tiene los ojos de papá”?

Separa los muebles que dan a las ventanas. Tu pequeño Spiderman es endiabladamente bueno escalando y suponen un trampolín hacia el peligro. Utiliza también protectores de ventanas y rejas de seguridad para evitar caídas desde ventanas y balcones.

Adornos y plantas a baja altura: piensa bien en su tamaño, forma y composición. Si son peligrosos, ponlos bien lejos de sus manos. Y piensa que algunas plantas pueden ser venenosas y ellos aún no son seteros expertos, así que no discriminan nada a la hora de llevárselo a la boca. Por el mismo motivo, la comida de las mascotas y sus recipientes siempre fuera de su alcance.

Los enchufes: debemos tapar con protectores todos aquellos accesibles para él. Compra de sobra, hay más de los que imaginas… Y si no tienes fusible de seguridad o un “automático” en la casa, hazlo instalar en menos que canta un gallo.

-TUS MUEBLES: Los cajones y armarios adoran morder sus rollizos deditos. Para evitar que se los pillen, puedes fijar topes en los cajones para evitar que puedan sacarse completamente, o poner cierres de seguridad. Otro lugar parecido es el frigorífico: vigila que no pueda abrirlo, instalando un cierre de seguridad, pestillo o vigilante jurado que no le permita entrar por llevar esos patucos blancos.

Piensa también que los muebles son para él puntos de soporte que puede volcar o agitar para sujetarse y caminar. Por eso todo lo que esté sobre ellos puede terminar cayendo sobre su cabeza: fija bien a la pared estanterías y comprueba que al agitarlas no caen objetos. Si Newton descubrió así la Ley de la Gravedad, tu hijo no va a ser menos, hombre ya.

¿Te gustan la tele y el equipo de música? A tu hijo también. ¿Te atrae tu ordenador? A tu hijo, más. Arrímalos bien a la pared, no dejes su parte trasera al alcance y oculta todos sus cables. Los pequeñajos tienen alma de técnico, pero les falta callo aún y no te gustará el resultado si les dejas solo 5 minutos a solas…

-MESAS: es importante que te fijes en manteles y tapetes, porque suponen el lugar del que tirar para que tenedores, cubiertos y platos lluevan sobre el pequeñín: dóblalos por debajo de sí mismos para que no cuelguen y evitar la tentación.

-LA COCINA: ¡Siempre que llegas a casaaaa, le pillas en la cocina, embadurnado de harinaaa, con las manos en la masaaa…! nuestros pequeños chefs adoran cocinar problemas en esta parte de la casa, la más peligrosa de todas para ellos.

Observa si están a su alcance electrodomésticos, cables, utensilios de cocina, fogones o vitrocerámicas, cosas calientes, etc. E igual que en las habitaciones, asegura los cajones para que no puedan echar mano de cuchillos afilados u objetos de cristal, entre otros riesgos.

Cuando cocines, coloca siempre los mangos de cazuelas y sartenes hacia el interior, y nunca asomando por fuera de la encimera. Protege los mandos de la cocina para evitar que el niño juegue a ser Arguiñano y se haga una manita vuelta y vuelta. Y coloca un pestillo en la puerta del horno para que no lo abra. Pon también una pantalla sobre la ventana del horno, así no se quemará con ella cuando alcance una gran temperatura.

-PRODUCTOS DE LIMPIEZA Y MEDICAMENTOS: ya sea en cocina o baño, esto es un punto crítico. Cualquier producto tóxico –lavavajillas, detergentes, líquidos inflamables, fertilizantes, etc- debe desaparecer de su vista. Igual sucede con las medicinas. Piensa que especialmente las de colorines les vuelven locos, así que pon pastillas, vitaminas y jarabes donde no lleguen.

EL BAÑO: ten en cuenta que son suficientes 10 cms de agua para que un niño pequeño se ahogue, puesto que pierden en ella el sentido de la orientación y aún no saben sacar la cabeza como un adulto. Por eso, pon siempre los tapones de bañeras y lavabos donde no pueda cogerlos. Asegura también la tapa del WC con un gancho especial para que no pueda abrirlo, y ajusta el termostato para que la temperatura máxima de los grifos no queme, evitándoles disgustos al abrir el grifo.

-ESCALERAS: coloca puertas al comienzo de las mismas hasta que los enanos tengan al menos 4 años. Y asegura los espacios donde puedan tropezar o atascar sus cabecitas (como barandillas o huecos entre los escalones).

-PISCINAS: aquí me voy a poner muy serio, pues es el lugar más peligroso de un hogar para infante. Coloca una valla que no les permita el acceso si no hay un adulto vigilando, y si es posible también una red protectora que la cubra para las noches o los periodos de desuso. Y un consejo que además les hará mucho bien pues es el más completo de los deportes: enseña a nadar a los pequeños cuanto antes. Hoy en día hay clases especializadas para auténticos renacuajos, y te sorprenderías de cuánto les gusta.

Estoy seguro de que hay muchísimos más trucos para convertir vuestra casa en una auténtica gozada segura para esos locos bajitos, y me encantaría conocerlos todos.

¿Cuáles habéis descubierto vosotros?