Entradas etiquetadas como ‘Éxtasis’

Ocho míticas escenas de orgasmo (en películas no eróticas)

Listas de cine

En estos sofocos veraniegos, y cinéfilos, a uno le puede venir a la cabeza ese tórrido encuentro de los personajes de Penélope Cruz y Javier Bardem bajo las gónadas (el cartel publicitario) de uno de los emblemáticos toros de Osborne en Jamón, jamón (1993) de Bigas Luna.

A otro de nuestros cineastas más erotómanos, Vicente Aranda, se le ocurrió que una muy experimentada Victoria Abril, bueno, su personaje, introduciría un pañuelo en el trasero de Jorge Sanz para potenciar su clímax sexual. La historia tenía lugar en tiempos más recatados, en la España de a mediados de los 50 del pasado siglo, y la escena se convirtió en la más recordada de Amantes (1991).

Barbarella

( ‘Barbarella’ ®Sony )

Varias décadas atrás, en tiempos aún del cine mudo, codeándose con el sonoro, Luis Buñuel la lió también en la muy surrealista producción francesa La edad de oro (1930) mostrando a la actriz Lya Lys pasárselo en grande mientras chupaba el dedo gordo del pie de una estatua.

Sin demasiado que envidiar a la Jane Fonda de la propuesta erótico-ciencia-ficción de Barbarella (1967) de Roger Vadim y sus experiencias con el orgasmatrón, he aquí una selección de orgasmos cinematográficos, de ellas y ellos, en películas no eróticas (o solo en lo imprescindible). Una lista en la que queda excluida la pionera Hedy Lamarr en Éxtasis (1933) por el post que le dediqué tiempo atrás.

Lee el resto de la entrada »

El primer orgasmo femenino en el cine, el de Hedy Lamarr en ‘Éxtasis’

En blanco y negro

Hedy Lamarr - Éxtasis (1933

( ©Slavia-Film, Gustav Machatý )

Hace 85 años. Un primer plano de un rostro femenino, bellamente esculpido, tumbado en la cama. Los ojos cerrados y los labios entreabiertos. Se intuye la excitación de su respiración, sus manos y brazos intentando suavizar los gemidos causados por el placer. A Hedy Lamarr se le recordará por ser una de las actrices más bellas de su generación, “la más bella” según algunos, aunque de entre las poco más de una veintena de largometrajes que protagonizó en Hollywood ninguna mereciera una calificación de diez. Sansón y Dalila (1949), La extraña mujer (1948), Cenizas de amor (1941), Fruto dorado (1940), Esta mujer es mía (1941) o Argel (1935) entre ellas. Pero las escenas que la hicieron inmortal, en el cine, estaban en Éxtasis (Ekstase, 1933), una producción checo-austríaca dirigida por el praguense Gustav Machatý.

Fue la primera película comercial y no pornográfica en mostrar el desnudo integral de una mujer y, ya puestos en el asunto, también un orgasmo, más o menos. Tanto su personaje, como el de su amante, un viril ingeniero interpretado por el alemán Aribert Mog, se mantienen completamente vestidos en el lecho. Caricias, besos y si hubo algo más, no se vislumbra. Hedy aún era menor de edad, 17 años, y dicen que mintió al director para lograr el papel. Éste le entregó un primer guion de apenas 5 páginas y que daban para casi hora y media de metraje. Se rodó en tres idiomas (checo, alemán y francés), aunque, con unas imágenes y una puesta en escena muy deudora del cine mudo, pocos diálogos y frases contenía.

Lee el resto de la entrada »