¡Con una copa de más! Famosos actores que rodaron estando borrachos

Listas de cine

A su paso por el reciente Festival de Cannes, el director franco-tunecino Abdellatif Kechiche causó un buen revuelo con Mektoub, My Love: Intermezzo por sus escenas de sexo, y de exultante exhibición de los cuerpos femeninos de sus jóvenes protagonistas.

Pero no todo acabó allí. Días después una fuente del rodaje aseguró, según recogían medios como Midilibri o Le Figaro, que el cineasta había recurrido al alcohol para lograr que los intérpretes aguantaran sesiones maratonianas de filmación hasta altas horas de la noche, o para que la pareja protagonista de una comentada escena de sexo (real) se desinhibiera.

Mektoub, My Love: Intermezzo

( ©Quat’sous films )

Reconocidos intérpretes y famosísimas estrellas también han optado a veces por el consumo etílico, sea para llegar a rodar una escena complicada o de alto voltaje, o porque de hecho el alcohol ya formaba parte de sus hábitos cotidianos. De entre los que ni siquiera pusieron pegas para reconocerlo en público estuvieron legendarios actores británicos como Oliver Reed, Richard Harris, Peter O’Toole o Richard Burton.

La lista de los que han usado alguna vez (o demasiadas) métodos de interpretación tan poco ejemplares podría ser bastante larga, repasamos unos cuantos de los casos más llamativos de reconocidas estrellas en películas míticas.

Daniel Radcliffe como Harry Potter

Daniel Radcliffe (Harry Potter)

( ©Warner Bros )

Daniel empezó con la saga del mago de Hogwarts a los 11 años y creció con ellas. Ocho películas en diez años (de 2001 a 2011) en las que el bueno de Radcliffe no solo fue creciendo sino también cogiéndole el gusto a las juergas nocturnas.

Él mismo confiesa que le cuesta ver alguna de las pelis de Harry Potter porque reconoce perfectamente las escenas en las que llevaba un resacón de campeonato. Sobre todo en las dos últimas, Las reliquias de la muerte. Eso sí, también asegura que nunca bebió mientras rodaba y que desde 2012 no ha vuelto a darle al drinking nunca más.

Edward Norton y Brad Pitt en ‘El club de la lucha’

El club de la lucha

( ©Fox )

Película de culto de David Fincher, adaptando la novela de Chuck Palahniuk, y una paranoia en toda regla. También propició un adecuado clima de camaradería y complicidad más allá del set de rodaje. En cierta ocasión, Pitt y Norton decidieron improvisar recreando su propia versión de un pasaje del libro de Palahniuk que no figuraba en el guion.

Los dos, llevados por la alegría y el jolgorio de unas copas de más, se divirtieron lanzando pelotas de golf al interior de un camión de catering. A Fincher le pareció de lo más interesante y aprovechó el momento para rodar una escena no prevista, la de ambos jugando al citado deporte de precisión (poca en este caso) de noche en un barrio residencial, y que acabó incluyéndose en el montaje final.

Gary Oldman en ‘Drácula de Bram Stoker’

Durante el rodaje de la adaptación que realizó Coppola de la novela de Bram Stoker, Gary Oldman incluso llegó a ser detenido por conducir borracho. Pero encarnando al conde Drácula, la escena que más miedo dio, según testimonios presenciales del rodaje, es una que interpreta junto a Keanu Reeves.

Coppola decidió rodar a medianoche, por aquello de crear una atmósfera más tenebrosa entre los actores. Una espera que a Oldman se le hizo larga y aburrida, por lo que decidió hacerla más corta y amena dándole a la bebida. Lo peor es que la escena en cuestión tenía su riesgo: actuaba con una navaja y debía afeitar el cuello de Keanu (la escena puede verse en el vídeo de arriba).

Humphrey Bogart en ‘La reina de África’

La reina de África

( ©A Contracorriente films )

Todos míticos, Katharine Hepburn, Humphrey Bogart y el director John Huston, en una película igualmente mítica. Pero mientras el equipo técnico y artístico soportaba el calor de los parajes de Uganda y el Congo bebiendo con agua con mucha frecuencia, Bogart y Huston se entregaron a algo que tuviera unos cuantos grados más, el whisky.

O al menos así lo constató Hepburn en su libro, publicado en 1987 (36 años después del rodaje de La reina de África) titulado The Making of The African Queen, or, How I Went to Africa with Bogart, Bacall, and Huston and Almost Lost My Mind.

Jennifer Lawrence en ‘Los juegos del hambre: En llamas’

Los juegos del hambre. En llamas

( ©Warner Bros )

Quien tampoco le hizo ascos a eso de tomarse unas copas antes de rodar fue Jennifer Lawrence, acompañada de Woody Harrelson y John Hutcherson, sus compañeros de reparto en la segunda entrega de Los juegos del hambre. Se entretuvieron con unos cuantos tragos (y algunos más) de piñas coladas. El mismo director, Francis Lawrence lo confirmaría.

Y Jennifer fue reincidente, concretamente, para la escena de sexo que debía rodar en la película de ciencia-ficción Passengers (2016) con Chris Pratt. La oscarizada actriz aseguró que lo había hecho para calmar sus nervios ante semejante escena con “un hombre casado” (!). Para la ocasión, las piñas coladas las sustituyó por vino.

Johnny Depp en ‘Piratas del Caribe: La venganza de Salazar’

Johnny-Depp

( ©Disney )

La vida de Johnny Depp también está marcada por el desenfreno y, entre crisis personales y matrimoniales (con la demanda de su ex, Amber Heard), uno de los momentos culminantes tuvo lugar en el set de Piratas del Caribe: La venganza de Salazar.

Varios integrantes del equipo de la película confirmaron que Depp, además de constantes retrasos, había hecho acto de presencia en numerosas ocasiones superando ampliamente la tasa de alcohol permitida (en los rodajes). Depp ya tenía antecedentes en ello, uno de los más reconocidos durante el rodaje de Los diarios del ron (2011).

Margot Robbie en ‘El lobo de Wolf Street’

El lobo de Wall Street

( ©Universal )

La película de Scorsese la catapultó a la fama, y las escenas más eróticas que debió de filmar junto a Leonardo DiCaprio (uno de los actores preferidos de Margot) la lanzarían además a ataques de ansiedad.

“Tres tragos de tequila y solo eran las nueve de la mañana”, confesaría ella misma. Fue la dosis exacta que se tomó antes de filmar una escena en la que aparecía desnuda ante Leo.

Martin Sheen en ‘Apocalypse Now’

Martin-Sheen

( ©Universal )

Uno de los rodajes más tumultuosos y caóticos de la historia del cine. Y una obra maestra que empezaba con la escena del Capitán Willard (Martin Sheen) en el hotel, completamente borracho y llegando a golpear un espejo que le causaría una herida en la mano. Todo real, borrachera y corte incluido.

Lo de la herida no es que fuera del agrado de Coppola, pero uno de los integrantes del rodaje aseguró que “Francis le mantuvo dos días borracho antes de rodar esa escena. También le contaba cosas horribles sobre lo malos que eran, que todos ellos eran asesinos. Fue devastador”.

Natalie Portman y Mila Kunis en ‘Cisne negro’

Cisne negro

( ©Fox )

Era inevitable que en la escena más comentada y difundida de la película de Aronofsky, aunque ambientada en el mundo del ballet, no fuera una de danza sino de sexo, y además lésbico entre Mila y Natalie.

Las dos también decidieron ponerse ciegas de tequila para olvidarse de complejos y nervios. Pero Mila Kunis lo negó… bueno, en parte: “¡No fue tequila! No estoy segura de donde procedió el rumor, pero es falso”.

Neve Campbell, Denise Richards y Matt Dillon en ‘Juegos salvajes’

Juegos-salvajes

( ©TriPictures )

Lo del tequila para dejarse llevar en escenas tórridas parece tener tradición. El thriller erótico de a finales de los 90 dirigido por John McNaughton es otro ejemplo de ello.

Según explicaría Neve Campbell en su biografía, para rodar la escena del trío, en la que especialmente Denise Richards estaba muy nerviosa por tener que desnudarse, lo superaron alternando el champagne con el vino, y por supuesto el tequila. ¡Qué viva México!

Nicolas Cage en ‘Leaving Las Vegas’

Leaving Las Vegas

( ©Sony )

Sería injusto asegurar que Nicolas Cage estaba en estado de embriaguez al igual que su personaje, un guionista de Hollywood empeñado en suicidarse, en pasar sus últimos días dándole a la botella en compañía de una prostituta (la interpretó Elisabeth Sue).

Cage jura y perjura que se preparó con entrevistas a miembros de alcohólicos anónimos o viendo clásicos sobre el tema como Días sin huella (1945) o Días de vino y rosas (1962), y que solo acudió borracho a las pruebas de casting para hacerse con el papel. Pero lo cierto es que su actuación fue tan convincente, premiada incluso con el Oscar, y Cage está tan loco que siempre ha sembrado dudas.

Peter O’Toole y Omar Sharif en ‘Lawrence de Arabia’

Lawrence-de-Arabia

( ©Sony )

Majestuoso, imponente, carismático y otros adjetivos similares se le podrían aplicar a la interpretación de Peter O’Toole en Lawrence de Arabia, sobre todo en aquellas que se lanza a la carga, al ataque a lomos de su camello.

Al actor británico (que al igual que Richard Burton, se bastaría para llenar este listado) no le hacía nada de gracia montarse encima del animal, así que el coraje lo adquirió “cargándose” de brandy. Él mismo lo reconocería en entrevistas posteriores y, es más, a su compañero de reparto Omar Sharif también le pareció una buena idea y se animó a seguir el ejemplo de O’Toole.

Richard Burton y Elizabeth Taylor en ‘¿Quién teme a Virgina Wolf?’

Virginia-Wolf

( ©Warner Bros )

Una pareja famosa en la vida real por sus discusiones, dentro y fuera de la pantalla, y una relación de amor y odio autodestructiva y a la vez adictiva. Richard Burton además de ser uno de los mejores actores de su generación era un bebedor profesional (si esto fuera una profesión, claro). Y ¿qué decir también de Liz?

Hechos uno para el otro. Sus turbulencias y aficiones por tener entre manos algún trago que tomarse quedó magistralmente retratado en ¿Quién teme a Virginia Wolf? que, por increíble que parezca, no estaba inspirada en la historia de su relación sino en la obra teatral de Edward Albeel. Los ilustres miembros de la Academia también quedaron muy contentos, con ellos y la película, y se llevaría cinco premios Oscar, uno de ellos para Liz.

Robert Shaw en ‘Tiburón’

Robert-Shaw

( ©Universal )

Y cerramos con otro convencido actor del “método” (el del consumo de alcohol), Robert Shaw, que se pasó todo el rodaje de la famosa y referencial película de Spielberg en estado etílico.

Uno más de los numerosos quebraderos de cabeza y dificultades añadidas con las que debió de lidiar el por entonces joven y desconocido cineasta durante el rodaje. Por suerte, Tiburón no solo se convirtió en uno de los mayores taquillazos del cine sino que instauraría, durante años, el que la época veraniega se convirtiera en la más propicia para estrenar los grandes blockbusters hollywoodienses.

Posts relacionados

Halle Berry - Catwoman

( ©Warner Bros. )

Famosos actores que han odiado a sus personajes o películas

Doce actrices que lamentaron sus escenas de sexo o desnudos

 

Los comentarios están cerrados.