‘Hasta que llegó su hora’, 50 años de la obra maestra de Sergio Leone

Encuadres

Hace cincuenta años los espectadores esperaban ver un entretenimiento de tiros y aventuras en el salvaje Oeste, de malvados y héroes de una sola pieza con los que identificarse. Lo que encontraron fue Hasta que llegó su hora (C’era una volta il west / Once Upon a Time in the West), y al buenazo de Henry Fonda, con sus ojos azules que habían puesto brillo a tantos personajes ejemplares y honestos, haciendo de villano.

En los años sesenta los spaghetti westerns, especialmente los de Sergio Leone, eran muy populares en Europa y su influencia permanece todavía entre los cineastas norteamericanos. Aquí mismo, en los cines españoles, La muerte tenía un precio (1965) vendió 5,5 millones de entradas (y aún es la quinta película con participación española más vista, por número de espectadores).

Hasta que llegó su hora (1968)

( ®Paramount )

Los parajes de Almería que albergaron buena parte de los rodajes, las inconfundibles melodías de Ennio Morricone o un Clint Eastwood (camino de ser también uno de los actores más taquilleros en Estados Unidos durante los setenta) al que no le hacía falta mediar ni media palabra para resultar carismático, formaron parte de ese imaginario.

Las desavenencias de Eastwood con Leone impidieron que estuviera en Hasta que llegó su hora, encarnando al hombre sin nombre aquí apodado Armónica, y en la que el director italiano pretendía rodar la que sería su obra maestra con un reparto internacional de auténtico lujo.

Y era de nuevo un western (un spaghetti western) duro y polvoriento, plagado de tensión, violencia y muerte; solo que esta vez el tiempo de la narración se dilataba más. Había más silencios, mayor número de primeros planos de rostros y se recreaba más en tensas esperando que algo ocurriera, lo inevitable. Había todo esto, y la banda sonora de Ennio Morricore, una de las mejores que haya creado, y una fabulosa mezcla de brutalidad y barbarie, de codicia y desprecio por la vida ajena mezclada con un arrebatador lirismo y humanidad.

Hasta que llegó su hora (1968

( ®Paramount )

Sergio Leone era un apasionado del western y esta vez se prendó más que nunca de su historia. Y se encaprichó de los personajes. Del bandido “Cheyenne” movido por el dinero pero también abierto a actuar por altruismo hacia aquellos que respeta (perfecto Jason Robards), del hombre que busca venganza llamado “Armónica” (Charles Bronson y su inolvidable mirada pese a sus ojos pequeños), la prostituta de un burdel de Nueva Orleans decidida a asentarse en un hogar, Jill (una Claudia Cardinale mejor que nunca), y naturalmente Frank, el pistolero y asesino frío y sin escrúpulos que Henry Fonda convirtió, contra todo pronóstico, en uno de los villanos más memorables de la historia del cine.

Y está la famosa secuencia inicial, de 15 minutos, con tres sicarios (Woody Strode, Jack Elam y Al Mulock) ataviados con unas icónicas gabardinas largas esperando el tren que les enfrentará a un duelo a muerte con el hombre que les ha retado. Y el espectador esperando con ellos, contemplando sus rostros nada amigables y en el que se adivina que disfrutan con su trabajo, o con la mosca cojonera que va a parar a la cara de uno de ellos. Sin apenas diálogos, con un silencio roto de vez en cuando con el crujir de las maderas, el sonido del telégrafo o el chirrido de la turbina de un molino de viento.

O la secuencia de la matanza de los McBain, y la primera vez que vemos en pantalla a Henry Fonda, esbozando una media sonrisa antes de disparar, a sangre fría, sin remordimientos, a un niño. Están estas dos secuencias, y mucho más porque la versión restaurada de casi tres horas es un puro placer cinematográfico.

Hasta que llegó su hora (1968

( ®Paramount )

Es un relato situado en los tiempos de la construcción del ferrocarril, de los que ejercen la violencia en contraste con los que desean establecerse en paz, de la llegada de la civilización y progreso versus salvaje Oeste. Una historia de hombres que ya no tienen sitio en ese nuevo orden, y con una gran relevancia del personaje femenino, Jill, representando la supervivencia y el futuro.

Y, por encima de todo, la película de un hombre enamorado del western y de paso logrando que muchos espectadores también cayéramos en sus redes, rendidos, fascinados. Leone había logrado definitivamente su obra maestra (dieciséis años después llegaría otra, Érase una vez en América, también en una Norteamérica salvaje y despiadada pero esta vez con gánsteres).

Estreno: el 21 de diciembre de 1968 en Italia.

Estrenada en España: el 24 de noviembre de 1969 (Barcelona) y el 29 de enero de 1970 (Madrid).

En blu-ray y DVD: cuenta con varias ediciones con la versión restaurada y la original que llegó a los cines.

En streaming: en Movistar+, y en alquiler en Rakuten TV, Google Play y Apple iTunes.

Posts relacionados

Atrapado por su pasado (Carlito's Way)

( ®Sony / Universal )

Carlito Brigante, 25 años ‘Atrapado por su pasado’

El infierno de las cárceles turcas: 40 años de ‘El expreso de medianoche’

1 comentario

  1. Dice ser Lola

    Creo que llegué a odiar al personaje de Henry Fonda tanto como a otro villano famoso: el del gángster Tommy Udo.

    22 diciembre 2018 | 11:30

Los comentarios están cerrados.