El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Las otras monjas más terroríficas que ha dado el cine

Listas de cine

La monja (The Nun, 2018), enmarcada en el universo terrorífico de Expediente Warren, está arrasando en los cines. Pero antes que ella ha habido numerosas religiosas que han metido (o intentado) meter el miedo en el cuerpo al personal.

Las siervas de Dios transformadas en esclavas del Diablo o víctimas de espeluznantes posesiones demoníacas dan para mucho morbo.

La-monja-2018

( ‘La monja’ ©Warner Bros )

De hecho, en los 70, y con la mayor permisividad de mostrar en las pantallas comerciales más sexo y violencia, se cultivó todo un subgénero con nombre propio, el Nunsploitation, con producciones muy de serie B procedentes sobre todo de Italia, y también del Reino Unido, Francia o Japón. Había terror, sangre y sustos espoleados por el éxito de títulos como El exorcista o La profecía. Pero también abundaban las dosis de sexo con proliferación de monjas ávidas por desprenderse de sus hábitos.

Represión y desmelene; pureza y virginidad versus pecado y depravación. Ordenadas cronológicamente, desde las más recientes a las más antiguas (y con clásico mudo en blanco y negro incluido) he aquí, y con el permiso de Valak, una muestra de películas que no dudaron en mostrar la cara más aterradora o erótica de ellas, las otras monjas, martirizando a pecadores o feligreses. Una galería que, curiosamente, empieza con dos producciones españolas.

 

‘Verónica’ (2017) de Paco Plaza

Verónica 2017

( ©Apaches Entertainment/ Televisión Española )

El valenciano Paco Plaza facturó una de las mejores películas de terror de los últimos años y en ella, aunque no fuera protagonista, una de las presencias cruciales era la hermana Muerte, invidente pero con el don de ver “más allá”. La interpretó Consuelo Trujillo.

 

‘La monja’ (2005) de Luis De la Madrid

La-monja-2005

( ©Filmax )

Uno de los (sub)productos de la extinta Fantastic Factory (2001 – 2007) fue La monja con el que se anticipaba (al menos en el título) a esta propuesta que nos ha llegado en 2018. Un grupo de jóvenes debían enfrentarse a un fantasma del pasado, la implacable hermana Úrsula que ya les atormentó durante sus tiempos en un internado católico para chicas. Después de muerta, aún se sentía como pez en el “agua” para llevar a cabo su venganza.

 

‘Dark Waters’ (Temnie Vody, 1994) de Mariano Baino

Dark-Waters

( ‘Dark Waters’ )

Una joven viajaba a una remota isla para descubrir porque su fallecido padre financiaba un convento de monjas. Hallará respuestas, pero también se topará con un extraño secreto y cultos diabólicos. Las religiosas del lugar no son precisamente piadosas. Una curiosa y poco conocida coproducción entre Rusia, el Reino Unido e Italia que destaca por su atmósfera malsana y su toque Lovecraftiano.

 

‘Terror en el convento’ (L’altro inferno, 1981) de Bruno Mattei

Terror-en-el-convento-The-Other-Hell-1981

( ‘L’altra inferno’ )

Algo diabólico se ha apoderado de las monjas protagonistas, y cuando un joven sacerdote sea enviado al lugar para investigar las muertes de algunas internas, también se desatará la lujuria.

 

‘La monja homicida’ (Suor omicidi / Killer Nun, 1979) de Giulio Berruti

Suor omicidi, 1979

( ‘Suor omicidi’ )

Brotes psicóticos, lujuria, obsesión con los mártires, drogodependencia o poco respeto hacia las dentaduras postizas de los ancianitos, la hermana Gertrude era definitivamente un poco rara, y su excusa un tumor cerebral que la sumía en fases de enajenación mental. Su protagonista fue Anita Ekberg (icono inolvidable en su famosa escena bañándose en la Fontana di Trevi en La dolce Vita, de 1960).

 

‘La monja poseída’ (To the Devil a daughter, 1976) de Peter Sykes

La-monja-poseida

( ©Hammer Film Production )

Una de las últimas producciones de la legendaria productora Hammer. Por allí también estaban Christopher Lee, el sacerdote de una secta satánica, y el veterano Richard Widmark, un escritor especializado en ocultismo. Nastassja Kinski, su protagonista, por entonces solo contaba con 14 añitos y la polémica saltó con una escena de desnudo.

 

‘Satánico Pandemonium: La sexorcista’ (1976) de Gilberto Martínez Solares

Satanico-Pandemonium-1975

( ‘Satánico Pandemonium’ )

Visiones poco piadosas y coqueteos con el surrealismo. A remolque de El exorcista, y ya explícita en su título, esta producción mexicana no tenía reparos, pese a sus limitaciones, en mostrar todo tipo de prácticas más relacionadas con las carnales que con las del éxtasis del alma. Todo un pequeño clásico en su género. Su principal protagonista era la hermana María (Cecilia Pezet).

 

‘School of the Holy Beast’ (Seijû gakuen, 1974) de Norifumi Suzuki

School-of-the-Holy-Beast

( ‘School of the Holy Beast’ )

Una novicia intentaba averiguar que se escondía tras la muerte de su madre. Ni “hermanas” ni “madres superioras” se libran de ser retratadas como sádicas dignas de una obra del Marqués de Sade. Flagelaciones, tormentos varios y lesbianismo en esta curiosísima producción japonesa que se convirtió en objeto de culto a partir de su edición en DVD en el año 2000.

 

‘Los demonios (Las poseídas del demonio)’ –  (Les démons, 1974) de Jess Franco

Les-demons-Jess-Franco

( ‘Les démons’ )

Vampiros, zombies, psicópatas… todo le valía a nuestro Jesús Franco para sus historias de fuerte contenido erótico y terrorífico (bueno, más de lo primero que de lo segundo), así que no es de extrañar que también estuviera entre los primeros en querer explorar la catequesis del Nunsploitation en esta producción realizada en Francia.

 

‘Los demonios’ (The Devils, 1971) y ‘Madre Juana de los ángeles’ (Matka Joanna od Aniolów, 1961)

The-devils-1971

( ‘Los demonios’, 1971 )

Madre-Juana-de-los-angeles

( ‘Madre Juana de los ángeles, 1961 )

Torturas de la inquisición, exorcismos en público o grupos de monjas desnudas participando en orgías. La historia real de las endemoniadas de la localidad francesa de Loudun, en 1634, dio lugar a un par de versiones muy distintas. Una más contemplativa, en plan Dreyer, de producción polaca y dirigida por Jerzy Kawalerowicz en blanco y negro; y la otra histriónica, contundente, excesiva y a todo color a cargo del británico Ken Russell (y con Vanessa Redgrave en el papel principal).

 

‘Häxan: La brujería a través de los tiempos’ (Häxan, 1922) de Benjamin Christensen

Herejes, sacrilegios, posesiones demoníacas, orgías… Así se las gastaban también en los tiempos del cine mudo en blanco y negro. Puede que hoy en día cause burla o sonrojo, pero los momentos con una monja poseída de esta producción danesa (la primer gran obra fílmica sobre el tema de la brujería) siguen siendo excepcionales. Les dejo con la escena que la ha hecho merecedora de ser incluida en esta selección.

1 comentario

  1. Dice ser Miguel Angel

    No olvidemos la monja de Memorias del ángel caído, película española de los 90. Esa cara completamente negra, sin ojos…

    20 septiembre 2018 | 12:52

Los comentarios están cerrados.