BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

¡Qué ruina de gala! El humor ‘chanante’ no funcionó en los Goya

Cápsulas de cine

Primero de todo, presentar mis respetos a Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla. Son unos maestros del humor y de un humor que ha creado escuela. Pero tampoco es el más idóneo para una gala como la de los Goya, dirigida a un público muy variado, muy distinto al de sus seguidores habituales, y menos si, como ocurrió la pasada noche, no están especialmente inspirados.

Es un humor surrealista también basado en silencios y en expresiones faciales que solo sirvieron para cortar el ritmo de la ceremonia o para que esta se nos hiciera aún más larga y pesada. Si además se le echa mano con demasiada frecuencia a una comicidad burda y escatológica la cosa solo puede ir a peor.

Decir, por ejemplo, que Handia (que se llevó 10 cabezones, pero no el de mejor película) es como de ciencia-ficción porque “al final hay un vasco que folla” no es precisamente brillante. Y este es un humor simple, más propio de las “españoladas” que se hacían a finales de los sesenta y en los setenta. Otros de los gags, con las típicas interacciones con las celebridades, cineastas e intérpretes del patio de butacas se notaban demasiado preparados. Artificiales.

Joaquin reyes y Ernesto Sevilla Goya 2018

( Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes en los Goya 2018 ©GTRES )

A raíz del escándalo de Harvey Weinstein y la apertura de la caja de Pandora de los abusos sexuales en Hollywood, en el mundo del cine y la moda, también se convirtió en la gala de las mujeres, dedicada a reivindicar más dignidad, respeto e igualdad. Pero se daba el caso que la gala estaba presentada por dos hombres. Por ello, la presencia de Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla se redujo para que entraran en escena monólogos de mujeres, y personajes femeninos, como Cristina Castaño, Paquita Salas (interpretada por el actor nacido en Las Palmas de Gran Canaria, pero que se considera gallego, Brays Efe) o Pepa Charro (la “Terremoto de Alcorcón”).

Lo que salvó “la gala de las mujeres”, y lo que aportó los mejores momentos de la noche, estuvo en el saber estar de Marisa Paredes, homenajeada con el Goya de Honor; las directoras Isabel Coixet (que no espera que acabaría llevándose los grandes premios de la noche por La librería) y Carla Simón, mejor dirección novel por Estiu 1993.

O una Nora Navas (vicepresidenta de la Academia) emocionada ante el despliegue de abanicos rojos con el lema #MASMUJERES; y en lo espontáneo y natural de las reacciones de algunos de los ganadores, caso de una Nathalie Poza espléndida al recoger su galardón por No sé decir adiós y unas palabras preciosas: “Si hay alguna chavala que quiera dedicarse a esto ahí fuera, salta, abraza tus heridas y conviértelas en arte”.

Julita Salmerón

( Julita Salmerón en el Goya a mejor documental ©GTRES )

Y, cómo no, el torrente de naturalidad y frescura de la intervención de Julita Salmerón, la madre del cineasta Gustavo Salmerón y ambos en el atril recogiendo el premio al mejor documental por Muchos hijos, un mono y un castillo. “No puedo sujetar este monstruito, guárdatelo tú” o ese maravilloso comentario de “¡Que me van a conocer en toda España, ya no voy a poder ir a la compra con el carrito!”.

Entre los momentos más destacados quedará también el ¡zasca! de Leticia Dolera, una de las actrices abanderadas de la causa feminista en España, a Joaquín Reyes. Después de que este se acomodara, más o menos, entre las butacas con un, a ver que os doy “culo o huevera” (así era el nivel de ingenio que se gastaba) para hablar sobre el mansplaining (la condescendencia y paternalismo del hombre a la hora de explicarle ciertas cosas a la mujer, como si fuera tonta).

Ella acabó desvinculándose de la parrafada-gag que le acababa de soltar para recordarle que la cuestión tal vez requiriera de un tratamiento menos frívolo y aguado: “Os está quedando muy bien la gala, un campo de nabos feminista precioso”.

 

Seguramente por este corte de Leticia Dolera o por uno de los peores gags vistos en la gala, en una de las peores de las 32 ediciones de los Goya, se recordará la participación de Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla. Un gag que empieza, primero, con Ernesto Sevilla enviando al rapero El Langui, discapacitado físico, a los bastidores para ir a buscar a su compañero Joaquín, diciéndole (en otra muestra de humor fácil y poco afortunado) que fuera rápido, “vuela”, y una vez dentro recibiendo una vomitada (que no pintaba nada) de Joaquín en toda la cara.

El público (y probablemente los telespectadores también) se quedaron sorprendidos. Sin atisbo alguno de reírse. Enmudecidos. Era casi el inicio, aún quedaban más de dos horas y media por delante. Parecía que la función no podía ir a peor. Ser presentador de los Goya no es nada fácil, pero definitivamente, el humor chanante tampoco estuvo a la altura (al menos el remate final con el guiño a los Monty Python, un pie aplastando la interpretación musical del dúo de presentadores, sí fue de aplauso).

En cuanto a lo demás. No se trata solo de “feminazis” o de sentirse uno perseguido por ser hombre sino de que hay mucho que avanzar en cuanto a educación y respeto, empatizar, acercar posturas y restar odios, en todos los ámbitos.

 

11 comentarios

  1. Dice ser ok

    Fantásticas primeras dos líneas. El resto, flojo o muy flojo.
    Necesitas mejorar.

    04 febrero 2018 | 19:56

  2. Dice ser wert

    es necesario todo el mariconeo de besos de tios…¿¿?? no son iguales¿?? luego no quieren el chiste fácil………..

    04 febrero 2018 | 21:19

  3. Dice ser Bartomeu SERVERA MOLL

    Cómo puede ser que los resonsables logísticos de semejante evento, no puedan adivinar semejante desaguisado de unos humoristas eternos, sin éxito ni consumo(…y no por falte de oportunidades)?
    No es culpa de los presentadores, si no de los ilusos que los encajaron en tan memorable cita.
    Un saludo.

    04 febrero 2018 | 21:25

  4. Dice ser Sabu

    No solamente los humoristas-presentadores fueron de juzgado de guardia, una pena porque juntos salió fatal, cuando ellos cada uno por su cuenta son fantásticos, uno en plan garrulo listo y el otro de imitador caracterizado hubiera sido un bombazo, la realización fue de las peores que recuerdo, el escenario pequeño e incomodo, la gente se caiga al subir al bajar al salir y al entrar se equivocándose y dando todo ello una sensación de fiesta de fin de curso de colegio del ayuntamiento de los años 60/70.

    04 febrero 2018 | 21:27

  5. Dice ser atalante

    Ignoro qué sentido del humor hay que tener para calificar a estos tipejos de humoristas.
    Quizás hasta cobren por ello, pero yo no les contrataría para esto, aunque no dudo que listos lo son, porque no habrán hecho el ridículo en público sin cobrar una pasta a cambio.
    Desde luego, un bodrio con la colaboración especial de los “presentadores”, aunque no sea todo el “mérito” suyo.

    04 febrero 2018 | 21:34

  6. Dice ser Jop

    la peor gala en muchísimos años.. Pésima

    04 febrero 2018 | 21:52

  7. Dice ser Nemigo

    es un tostón como todas las pelis españolas, hechas por la subvención y para justificar gastos en cine

    05 febrero 2018 | 00:48

  8. Dice ser Lemmysway

    Abanicos rojos, vestidos carísimos negros diseñados por fulanito de tal para fulanita de tal q lleva no sé cuánto tiempo esperando comiéndose las uñas….y luego queréis q hablemos de vuestras pelis brrrrr ….ser iguales a qué? jajajajajajajaja

    anda ya!!! Y de los niños nadie habla jejejejejejeje ridículas todas! Por DIOS los niños! 😂😂😂😂😂

    05 febrero 2018 | 02:34

  9. Dice ser Chanante

    Mucho gafapasta enojado veo yo aquí que no entiende el humor de esta gente, el problema no es de ellos llevan haciendo ese humor años y a los que nos gusta nos encanta y espero que no cambien nunca, supongo que no es un humor para mentes simples. Entiendo que no le guste a todo el mundo pero de ahí a faltar de esa manera… Supongo que la gente esperaba algo más de su nivel como un gordo que se cae o alguien dando un tartazo a otro que es para lo que da el cine español y poco más.

    05 febrero 2018 | 08:53

  10. Dice ser Carmen

    ¿Qué esperaban? Ellos son así.Te gustan o te disgustan, pero es lo que hay. Si contratas esto, tienes esto.

    05 febrero 2018 | 20:03

  11. Dice ser Carmen

    y me olvidaba… me encantan estos muchachos, y esto “hay que decirlo más”… el que entienda que entienda jajajaa

    05 febrero 2018 | 20:08

Los comentarios están cerrados.