Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

‘Crowdfunding’ para una plataforma cooperativa de turismo que invierte en el barrio

La cooperativa Fairbnb.coop, una plataforma de alquiler vacacional diseñada para conectar a los anfitriones con los visitantes de manera que estos devuelven beneficios a las ciudades que visitan, ha comenzado una campaña de crowdfunding  en Goteo para financiar el lanzamiento de la plataforma en España, crear conciencia sobre las soluciones al exceso de turismo e involucrar a residentes y otros actores en la creación de los nodos locales de la plataforma, haciendo así a la propia comunidad la responsable de la gestión de las viviendas en sus barrios.

Sus responsables señalan que no son una plataforma de alquiler vacacional convencional, que son las que han llenado de pisos turísticos el centro de las ciudades, las responsables de la subida del precio de los alquileres y que suelen ser opacas y generan grandes costes en la comunidad local.

Por el contrario, afirman que su cooperativa está diseñada para corregir estos problemas, dando prioridad a la transparencia, la distribución de beneficios a las comunidades y la toma de decisiones de forma democrática.

Dicen que su compromiso es crear una alternativa sostenible, innovadora y responsable y que por eso han evitado acudir a los “padrinos inversores” y al capital riesgo.  “En su lugar, hemos confiado en la financiación cooperativa en nuestro viaje hasta ahora, con nuestros propios miembros, los cuales han proporcionado más de 100.000 euros hasta el momento para establecer la iniciativa”.

Los fondos que recauden en la campaña de crowdfunding financiarán la gira de lanzamiento de Fairbnb por España en cinco ciudades: Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Sevilla, que consistirá en talleres participativos para crear conciencia sobre las soluciones al ‘sobreturismo’ así como para involucrar a los residentes y otros actores en la creación de los nodos locales de Fairbnb.coop.

Otra de las características que distingue a esta plataforma de las convencionales es que colaboran con los municipios para garantizar la legalidad de todas las viviendas alquiladas y el  cumplimiento de la legislación local. Es una cooperativa, propiedad de sus miembros y sus decisiones se toman de forma colegiada y sus salarios están limitados.

Además, la mitad de la comisión cobrada por Fairbnb.coop se devuelve a la comunidad local y va dirigida a  proyectos sociales seleccionados por los residentes locales: desde zonas de juego hasta a centros culturales, jardines comunitarios o casas de acogida para mujeres.

Fairbnb aboga por un tipo de turismo responsable “cuyo enfoque sea  regenerar en lugar de despojar a las ciudades; en el que las cuantiosas ganancias financieras de esta actividad se reinvierta en beneficiar a los residentes y mejorar su entorno”.

Comenzó su andadura en 2016 como un movimiento en busca de una alternativa justa a las plataformas de alojamientos vacacionales existentes. Nacida en Venecia y Ámsterdam, pronto otros grupos de otros puntos de Europa se unieron y ayudaron a dar forma al modelo. A finales de 2018 crearon una cooperativa para que sirviera como entidad legal detrás del proyecto y trabajara en una plataforma transparente y de propiedad colectiva.

Los comentarios están cerrados.