Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

VII Encuentro Estatal: La moneda social como factor de unión e identidad local

Representantes de más de un centenar de monedas sociales que funcionan en España se reunirán en la ciudad madrileña de Rivas Vaciamadrid los días 28, 29 y 30 de septiembre, en el VII Encuentro Estatal de Monedas Sociales, en el que la anfitriona será la asociación VaciaRivas – Espacio Progresista, promotora de la moneda El Jarama.

“El hecho de que traigamos a Rivas un evento de este volumen -pretende atraer a representantes de un centenar de monedas sociales de toda la geografía española– busca situar a la ciudad y al Jarama como un referente de las monedas sociales en la península”, señala José Mayoral, coordinador de la asociación.

La moneda social está demostrando un gran potencial para favorecer el desarrollo local y regional, especialmente en épocas de crisis, señalan los organizadores del encuentro para quienes “con su uso, no trata de sustituir al euro, sino lograr que los euros tarden más tiempo en escaparse de la economía local. Además, se consigue que el dinero se mueva de una forma mucho más rápida favoreciendo un desarrollo económico local mayor con una misma masa monetaria en circulación”.

Explican que una experiencia similar a la del Jarama es la que se ha llevado a cabo con la moneda La Grama, en Santa Coloma de Gramanet, con financiación de la Unión Europea, que ha logrado en pocos meses retener en el comercio de proximidad un 70 por ciento del dinero que el Ayuntamiento destina a ayudas sociales y que antes salía rápidamente de la economía de la ciudad.

Una moneda social no pretende anular o sustituir a la moneda tradicional sino desarrollar los aspectos sociales positivos que ésta no puede (y desvincular la economía local del concepto de moneda como riqueza en sí misma, monopolizada por los bancos centrales y grandes oligopolios económicos), según la definición de la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS).

Además, presenta una característica fundamental que la distingue completamente de la moneda tradicional: “fomenta unos lazos muy fuertes entre los productores, compradores y consumidores de los productos locales; involucra a todos los agentes sociales en el desarrollo de las actividades económicas de la zona ya que aquello que beneficia a uno, beneficia al resto. Y reafirma la identidad local, el sentimiento de formar todos parte de un mismo colectivo, la sinergia”.

Los comentarios están cerrados.