BLOGS
¡Que paren las máquinas! ¡Que paren las máquinas!

¡Que paren las máquinas! El director de 20 minutos y de 20minutos.es cuenta, entre otras cosas, algunas interioridades del diario

Insisto: ¿más o menos toros? (actualizado)

Os pregunté hace unos días aquí si queríais que diéramos más información sobre toros (ahora damos poca, adrede) y el resultado fue abrumadoramente contrario. «Basta de torturar animales y llamarlo fiesta», dice un lector. «Sólo pensar en las fotos, me ha dado repelús», agrega otro. «Sería muy triste que publicasen este tipo de noticias». «No me parece una costumbre de un país civilizado». «¿Crónicas de matar animales? Yo votaría por el no».

Algunos, incluso, vais más allá a la hora de razonar vuestro rechazo. «Un periódico del siglo XXI no puede celebrar la tortura de animales en nombre del arte. Sería lo mismo que si celebrara la quema de herejes en nombre de Dios, cuando la Inquisición». «A los que dicen que se debe hacer crónicas de las corridas porque es una tradición típica española les propongo que también rescaten la tradición romana de las luchas de gladiadores a muerte y que suelten a los cristianos delante de 20 leones».

Pero hay quien sí pide este tipo de información, incluso quien apoya que la hagamos con un cierto despliegue de medios. «Una crónica, imprescindible. Y a ser posible, de la altura de las de Joaquín Vidal», escribe un lector, en referencia al legendario cronista taurino de El País, muerto hace unos años.

Aún no tengo una decisión definitiva tomada, y les he preguntado hoy a los lectores de las ediciones impresas. Espero más opiniones.

ACTUALIZADO A LAS 10.55 DEL MIÉRCOLES 10

Gracias por vuestra participación. Veo que en las últimas horas se está disparando, quizás porque colectivos protaurinos y antitaurinos se han movilizado. ¡Pero esto no es una encuesta (no tendría valor científico alguno si la hiciera aquí) sino un foro! No voy a tomar una decisión contando las opiniones a favor y en contra sino sopesando los argumentos. ¡Seguid aportándolos!

486 comentarios

  1. Dice ser enhiro

    Por supuesto que no. Sí, hay otras cosas malas y problemas tenemos tos y lo que quieran. Pero el fútbol, por ejemplo, no es un espectáculo basado en la tortura a un animal durante media hora.Nada de toros y, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, de horóscopos.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser antonio ruano carnicer

    Aunque los medios de comunicación públicos, den un malísimo ejemplo, tengo la esperanza de que al final la razón se impondrá y pasará como en su día ocurrió con el boxeo. No hagan ustedes lo mismo, sean originales y actuales. La tortura a la que se somete a los animales, antes de darles muerte, creo que es totalmente irracional y más bien parece que el cerebro de algunos humanos, no hubiera evolucionado desde la época de nuestros antecesores cavernícolas. Aunque en el caso de éstos, la necesidad de cazar a los animales, para poder subsistir, justifique su comportamiento. Ahora creo que no es necesario cazar, y muchos menos divertirnos, con el sufrimiento, el dolor y la muerte innecesarias de nuestros vecinos planetarios. Por favor, no nos martiricen con noticias y reportajes taurinos o de caza y pesca, que en realidad sólo interesan a una pequeña parte de la población, aunque sean muchos más los que disfruten con ése comportamiento, a mi modo de ver repudiable. Gracias

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  3. Dice ser Anaïs

    El 20minutos es mi periódico preferido de los gratuitos, con diferencia, pero la verdad, creo que perdería bastantes puntos si ampliara la información sobre los toros. Sólo de pensar en esa tortura cruel me da escalofríos. No sólo los monos y orangutanes merecen no ser maltratados. El problema es que no nos damos cuenta de que nada ni nadie debería serlo, y menos de forma sistemática y públicamente aclamada.Anaïs

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  4. Dice ser Neska

    NO,NO,Y NO. Creo que ya es bastante soportar ver las corridas de toros porque por los visto no las quitan porque es de “INTERES NACIONAL”. Tendremos que empezar a pensar que los animales también sufren, mal que les pese a muchos de esos que jalean las fiestas de los pueblos, toro de la Vega etc.etc. Un saludo y gracias

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  5. Dice ser anonymous

    en mi opinión, el que quiera toros que se compre los diarios de pago o revistas especializadas en el tema…a mí los toros ni fú ni fá…

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  6. Dice ser Ricardo Hernandez

    Es indudable que no dar cobertura informativa a un evento que muchos consideramos cruel, vergonzoso y profundamente lamentable sería un gran paso hacia la futura erradicación de ese tipo de eventos, en los que se utilizan a los animales de forma sangrienta y brutal amparados en vagos pretextos de supuesta “cultura y tradicion”.Pero yo propondría ir mas allá, hasta ahora ningún medio de información se ha atrevido a expresar de forma abierta ninguna opinión contraria a la “fiesta”. A mi entender, el problema no está en ese minimo porcentaje de aficionados taurinos, sino en esa inmensa mayoría silenciosa que consiente que se sigan produciendo estos bochornosos espectáculos. Esa gran mayoría de españoles que desconocen que esos espectaculos de tortura, de sangre y muerte se financian con el dinero de sus impuestos, que no saben que la imagen que se proyecta al exterior como supuesto “atractivo turístico” sigue siendo la de la degradante y anacronica España taurina.Si todo este negocio (que en ultima instancia eso es lo que es y por eso perdura, porque mueve mucho dinero) fuese mejor conocido en su parte real y oscura y duifundido por los medios de comunicación, la mayoría silenciosa comenzaría a convertirse en mayoría activa en contra.Nos han educado desde niños a que la “fiesta nacional” es algo muy nuestro, nos han educado a conservar la tradición, a creernos que nuestra cultura es muy rica por torturar y matar animales de mas formas que nadie. La gran mayoría de la gente simplemente mira para otro lado y no opina, porque es algo que se han acostumbrado a saber que está ahí.Creo firmemente que la unica forma de acabar con toda esta vergúenza es que la sociedad española se atreva a dar publicamente su autentica opinion, que esa opinión deje de estar secuestrada y manipulada por los grandes intereses económicos. Ningún medio masivo de comunicación (prensa, radio o televisión) se ha atrevido hasta ahora a dar voz a los que tenemos mucho que decir en contra del negocio taurino, lo único considerado como escándalo fué en su momento el famoso tema del afeitado de cuernos.El verdadero escándalo es que en pleno siglo XXI, en un pais que se hace llamar moderno, avanzado y culturalmente maduro, se sigan produciendo espectaculos circenses medievales de tortura y muerte de animales. Acabemos ya con eso, digamos las cosas claras y con letras grandes, basta de censura protaurina.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  7. Dice ser Luis Gilpérez

    Mire, me es muy desagradable leer sobre tortura de animales como si fuera una fiesta. Uno de sus lectores le recomienda que no haga caso de la opinión de la mayoría, si esa mayoría opina “toros no, gracias”, y habla de la defensa de las minorías. Bien, creo que no es un asunto de minorías o de mayorías, es un asunto de moral. Usted nunca publicaría crónicas de pedófilos, porque entiende que es un asunto inmoral. Pues a la mayoría de los españoles nos parece que la tortura de animales es un asunto inmoral. Así que, TOROS NO, GRACIAS.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  8. Dice ser eco

    ojala la industria de la tauromaquia deje de matar toros artisticamente para hacer dinerito…seguro que hay otras actividades industriales mas eticas

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  9. Dice ser Mago Peace

    Lo que más me hace gracia, es que digan que es cultura cuando los toreros son tan garrulos que no serían capaces de escribir su nombre y apellidos sin faltas de ortografía (aunque más de uno que escribe en los foros tampoco XD)……NO A LA TORTURA ANIMAL.NO A LA INCULTURA.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  10. Dice ser Sofía

    En respuesta a Gerardo Gonzalo, por lo publicado aquí:”los que van al fútbol a denigrar al adversario (y no digamos al pobre árbitro)”Estoy de acuerdo con que es una falta de respeto absoluta que hay que solucionar y no me gusta el fútbol, pero el día que el toro sepa dónde lo meten y acceda a ello, lo comparamos con el árbitro.”el que va a comer al restaurante el cada vez más frecuente foie (hígado hipertrofiado del pato…)”Comer carne en general quizá sea bastante cuestionable y como todos sabemos hay colectivos que se oponen a ello, y a las burradas que en el camino se cometen, pero hasta que no reciba la cobertura -positiva- de los medios, y a su alrededor haya gente vestida de gala, disfrutando de las vistas y jaleando al que ceba a la oca, mientras juzgan con cara de expertos la operación, no creo que la comparación sea oportuna. Y yo no como carne.Y qué quiere que le diga, me parece un detalle que se consulte la opinión de los lectores acerca de la aparición recurrente de una información que puede sentar mal, y no hablamos de una noticia puntual o de las crónicas rosa, que sí son diarias y pueden no interesar o incluso fastidiar a alguien; hablamos de una crónica que quizá sea todo un acontecimiento social (hay auténticas burradas que también lo son, algunas de ellas, como pertenecen a otras culturas, nos parecen aberraciones), pero implican la tortura y la muerte de un animal que apenas si puede defenderse. Quizá las condiciones no sean las mismas, quizá por eso se consideró que la consulta no estaba de más.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  11. Dice ser Pablo

    Yo creo que sería una información más que puede tener perfecta cabida en el periódico.Un ejemplo: San Isidro. Todos los días la plaza de Las Ventas está llena. 26.000 espectadores que se tienen que tener en cuenta.Entiendo el miedo a los antitaurinos. Son un lobby numeroso y bien organizado. En cuanto ven un foro en el cual preguntan sobre toros sí, toros no, se vuelcan y capitalizan las opiniones.En cambio los aficionados a los toros forman un colectivo menos ‘guerrero’ (q nadie se sienta ofendido), más callado y no muestra sus opiniones.La crónica taurina ha sido un referente entre los estilos periodísticos. Un buen ejemplo puede ser el libro Crónicas Taurinas, de Joaquín Vidal, editado por El País-Aguilar.Los que no quieran leerlas, pueden pasar del artículo. También me pasa con los resultados de los deportes y no pasa nada!!!

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  12. Dice ser Esther

    Me horroriza cualquier tipo de espectáculo en el que se maltraten animales, que aquí en España son muchos. ¿Es que no hay otras formas de divertirnos que humillando, mutilando y torturando animales?. Las corridas de toros son consideradas “arte” y los taurinos dicen que hay que mantener las tradiciones, según esta regla de tres, tendríamos que seguir quemando gente en las plazas de los pueblos como hacía la inquisición porque también era una costumbre. Se supone que somos animales “racionales”, con una mayor nivel de “conciencia” que los animales, pero la realidad es que somos los animales más salvajes y sangrientos del planeta.Le pido al director del periódico que no publique artículos de este espectáculo bochornoso y tercermundista y que dedique esa columna a temas que no hieran la sensibilidad de las personas, que somos muchas, que respetan la vida de cualquier ser vivo.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  13. Dice ser MARTA

    Porque amar a los animalesPorque lo dan todo, sin pedir nada.Porque ante el poder del hombre que cuenta con armas…son indefensos.Porque son eternos niños, porque no saben de odios…ni guerras.Porque no conocen el dinero y se conforman solo con un techo donde guarecerse del frío.Porque se dan a entender sin palabras, porque su mirada es pura como su alma.Porque no saben de envidia ni rencores, porque el perdón es algo natural en ellos.Porque saben amar con lealtad y fidelidad.Porque dan vida sin tener que ir a una lujosa clínica.Porque no compran amor, simplemente lo esperan y porque son nuestros compañeros, eternos amigos que nunca traicionan.Y porque están vivos.Por esto y mil cosas más…merecen nuestro amor…!Si aprendemos a amarlos como lo merecen…estaremos más cerca de Dios.Madre Teresa de Calcuta[La fiesta de los toros] me parece un resto de salvajismo atávico de los seres humanos que se ha refugiado en España.- Luis Solana -ex presidente de Telefonica

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  14. Dice ser Cecilia Flórez

    NO – “PODEROSO ES EL Q PROTEGE LA VIDA, NO EL Q LA DESTRUYE”Una sociedad q se proclama civilizada a todas horas se divierte torturando animales de muchas formas, entre ellas en las corridas. Es hora de aprender a ser civilizado: respetar y crear.Su decisión y la de TVE de no transmitir las corridas de toros hace algún tiempo honró a los medios de comunicación al mostrar q no todos publicitan la tortura para beneficio económico de un grupo. A los q se divierten con las corridas no hay sino q buscarles otro juguete, uno q no sangre y sufra hasta morir.Pasar de las crónicas, como propone Pablo, no es el punto. Yo me angustio,pero el inocente q sufre en un callejón sin salida hasta morir es el toro, lo mismo si Pablo o yo leemos la crónica q si nos vamos a cine.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  15. Dice ser Lorenzo Peña

    Agradecería mucho al director de la publicación que eliminara completamente la crónica de un festejo brutal, sanguinario, de un sadismo presuntamente refinado. La mayoría de los españoles no somos taurinos. La tauromaquia vive de la televisión, las subvenciones de dinero público (en detrimento de obras sociales) y los turistas,; sin esos 3 apoyos, habría sido abandonada.Amamos a España, una España progresista, humanitaria, avanzada, culta, compasiva, una España que trabaja y progresa y que no tiene ninguna necesidad de esgrimir vestigios de un pasado atroz como títulos de gloria, que hoy ya no responden en absoluto a los sentimientos de la mayoría de los españoles y sí constituyen un negocio de los latifundistas y de la nobleza; hoy, cuando sabemos que compartimos con todos los mamíferos la mayor parte de nuestro ADN, hoy cuando tenemos tantos modos cultos de entretenimiento y esparcimiento, mejorando anímica o corporalmente, aprendiendo, haciendo deporte, hoy no necesitamos ni queremos seguir deleitándonos en diversiones sanguinarias. Nos sonroja que en los medios de comunicación se siga haciendo con complacencia crónica taurina. Queremos, como mínimo, estar protegidos de tales atrocidades; que, por lo menos, no nos las restrieguen ni nos las exhiban ni nos hablen de ellas con deleite.Señor Director, por favor, elimine del todo la crónica taurina de 20 MINUTOS. Muchos se lo agradeceremos de corazón.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  16. Dice ser Rosický

    Pero yo creo que la gente se está equivocando en el debate. A mí, personalmente, la información sobre la Bolsa me la trae al pairo. No me la leo. No paro ni un segundo de los 20 minutos en los que leo el ídem. Pero no por eso me quejo. Me pasa igual con el Estatut, paso olímpicamente de él. Pero no protesto.Lo que ocurre es que algunos creen que porque salga en 20 minutos una crónica taurina van a morir más toros. A los antitaurinos, que no lean la columna. Informar de algo no es posicionarse a favor o encontra. Es sólo eso, contarle A QUIEN SÍ LE INTERESA los detalles de un tema. Una medida razonable sería crónica sí, fotos no.Personalmente, tampoco gastaría mucho tiempo, de esos 20 minutos, en leerme la crónica taurina (a no ser que fuera original y rompedora, como propuse unos cuantos ‘cienes’ de posts más arriba.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  17. Dice ser César García

    Sr. director: ayer leí en su editorial la petición que nos hacía a los lectores para que le enviáramos nuestra opinión con respecto a la información taurina que debían ofrecer en su (“nuestro”) periódico. Soy partidario de que se ofrezca información puntual de la feria de San Isidro y de la posterior del 75 aniversario de Las Ventas. Recuerdo con cariño cuando hace unos años sí se daba la crónica en el periódico y durante la feria lo primero que hacía cuando recogía el periódico camino de clase era buscar la información de lo ocurrido el día anterior de la mano de la sobria y eficaz labor de Federico Arnás.Desde luego si existe la posibilidad de ofrecer este tipo de información contará con el apoyo de mucha gente…..y con la repulsa de otros tantos, seguramente. Yo personalmente comprendo que haya gente a la que no le gustan los toros, pero no estoy seguro de que eso sea una razón de peso para dejar de informar de una realidad. Voy a poner un símil, que no sé si será válido, y salvando previamente las enormes diferencias: yo, y como yo el 99% de la población, estamos en contra de la violencia doméstica, y nos sentimos dolidos e indignados cuando aparece en el periódico la noticia de otro asesinato, a cual más brutal (descuartizamientos, mujeres quemadas vivas…) con detalles realmente sádicos que nos revuelven el estómago. Sin embargo no considero que por ello haya que dejar de informar de estos hechos en el periódico, aunque mi sensibilidad se vea herida, son hechos que ocurren y un diario debe hacerse eco para que sus lectores estén informados. Del mismo modo, pienso que se debe informar de la feria de Madrid, hecho que cuenta con muchos seguidores (la plaza se llena a diario), aunque haya gente a la que le pueda disgustar.No veo que el ofrecer la reseña de la corrida y una pequeña crónica pueda resultar demasiado ofensivo para la mayoría; con el tema de las fotos sí que entiendo que alguien pueda resultar dolido al ver la imagen del toro, por lo que podría no incluirse foto o hacerlo pero sin que se refleje al toro tras el castigo.Con respecto a la abrumadora mayoría de correos electrónicos recibidos en contra, tenga en cuenta que muchos aficionados a los toros no tienen costumbre de manejar internet, pero sí son asiduos lectores del 20 minutos; me refiero a los jubilados, que se han educado en los toros como espectáculo principal (como ahora lo es el fútbol, hace no tantos años lo eran los toros). Aunque también hay jóvenes como yo que somos aficionados en mayor o menor medida.En cualquier caso, tome la decisión que considere más oportuna; si no ofrece información taurina no es algo para rasgarse las vestiduras, lo mismo que en caso contrario; la gente se radicaliza mucho y no creo que sea para tanto. Muchas gracias, eso sí, por tener en cuenta la opinión de todos.Un cordial saludo.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  18. Dice ser César

    JUAN RAMON JIMENEZ?JUAN RAMON JIMENEZ?…He sido niño, mujer y hombre, amo el orden en lo exterior yla inquietud en el espíritu; creo que hay dos cosas corrosivas:la sensualidad y la impaciencia; no fumo, no bebo vino, odioel café y los toros, la religión y el militarismo, el acordeón yla pena de muerte; sé que he venido a hacer versos.Juan Ramón Jiménz, premio Nobel de Literatura fue un acérrimo detractor de la tauromaquia y gran amante de los animales.Vladimir Mayakovsky, poeta futurista”Ojalá en vez de cuernos tuviera el toro dos ametralladoras”Charles Richet, premio nobel de Medicina”La agonía de un noble animal es el placer más glorioso que inventaron”Santiago Rusiñol, pintorEntre el torero y el caballo, estoy por el caballo, y entre el toro y el torero, por el toro. Si el torero mata al toro hay ovación. Si el toro mata al torero, en vez de respetarle la vida se le echa otro torero. No hay juego limpio.Oliverio GirondoCubrete el rostroy llora.Vomita.¡Si!Vomita,largos trozos de vidrio,amargos alfileres,turbios gritos de espanto,vocablos carcomidos;sobre esta nauseabunda iniquidad sin cauce,y esta castrada y fétida sumisión cultivadaen flatulentos caldos de terror y de ayuno.Cubrete el rostroy llora…pero no te contengas.Vomita.¡Si!Vomita,ante esta paranoica estupidez macabra,sobre este delirante cretinismo estentoreoy esta senil orgia de egoismo prostatico:lacios coagulos de asco,macerada impotencia,rancios jugos de hastio,trozos de amarga espera…horas entrecortadas por relinchos de angustia.Los animales poseen un alma y los seres humanos debemos amar y sentirnos solidarios con nuestros hermanos menores. Ellos están tan cerca de Dios como lo están los humanos.Papa Juan Pablo IIEn nombre de la Libertad no podemos defender el hacer lo que nos de la gana sin más.La libertad va más allá de nuestros gustos, apetencias o caprichos. No se puede utilizar la libertad para dañar, herir o matar según nuestros criterios, porque criterios tenemos todos.El mundo taurino ha inspirado obras de arte como también las ha inspirado la guerra, los martirios a santos etc y ésto no hace que sea defendible.Os diría también que no es lo mismo estar jodido que estar jodiendo y hay que estar muy jodido moralmente para disfrutar de ciertas cosas.En cuanto a citas y autores hay muchos más pero no me voy a poner pesaditoacabo con las que más me gustan:El mundo no está amenazado por las malas personas sino por aquellos que permiten la maldad.Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humanaAlbert EinsteinPremio Nobel de Física 1921José María Valverde, poeta cacereñoavergonzado se dirige al toro para preguntarle:¿Qué le irás a decir de nosotros a Dios?

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  19. Dice ser Elena

    LA FIESTA DE LOS TOROS SE DEFIENDE POR SI SOLA! ASÍ Q USTEDES SABRÁN LO Q HACEN!

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  20. Dice ser Bosque

    Bueno, yo antitaurina hasta la médula, voy a romper una lanza a favor de los taurinos. Desde mi punto de vista no se trata de enfermos ni sádicos, simplemente son personas que no profundizan ni se plantean que no es ético basar la diversión en la sangre y el sufrimiento de cualquier ser vivo. No disfrutan,en general, con el sufrimiento del toro, simplemente les importa un rábano, ellos van a ver lo que llaman “una buena faena”, que parece ser consiste en que el torero se arrime al toro lo más posible sin dejarse coger y lo mate lo más rápidamente posible cuando llega el momento. Para ellos los animales son seres que están para ser aprovechados por el hombre de la manera que sea, comérselos, divertirse torturándolos, o viéndoles hacer tonterías en el circo, y hay muchos taurinos que tienen perro e incluso lo quieren mucho. Son del estilo de los cazadores que ahorcan a los galgos cuando ya no cazan como ellos quieren, o que su mayor ilusión es tener una cabeza de elefante disecada en la bodega. Personas superficiales y de corazón insensible, en la mayoría de los casos ni siquiera crueles, aunque si es cierto que un porcentaje de ellos a lo que van es a ver sufrir al toro, o en las fiestas populares a torturarlo lo más posible, ya que la crueldad está comprobado que a algunas personas algo primitivas les excita el sexo. Lo que pasa es que, como eso no lo van a reconicer, tienben que decir que eso es “arte”. ¿Arte?El arte es algo universal, la danza, la música, la poesía corre en la sangre del seer humano de todos los tiempos y todas las tierras, son seis (más el cine, el séptimo arte), y cada uno tiene su musa. ¿Quien es la musa del toreo? ¿Es acaso universal? Vaya, que lo único que son no es más que unos pobres desgraciados sin sensibilidad y en la mayoría de los casos, con muy poca cultura.Con los toros no se acaba con manifestaciones, se acabará a medida que las personas vayan siendo más cultas y más sensibles, y está claro que se va camino de ello, ya que es un espectáculo en absoluta decadencia, como se ve por las encuestas y las edades de los aficionados.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  21. Dice ser Ana Isabel Castillo

    A taurino, R.R., Amparo, un bohemio.Sería importante que, antes de faltar a nadie, aprendierais a expresaros y a escribir con corrección.Respecto al tema que nos ocupa, estoy de acuerdo en que es un mundo que mueve mucho dinero y da de comer a mucha gente, pero sinceramente, si esa gente trabajara en una empresa y quebrara, se tendrían que dedicar todos a otra cosa, ¿no?Y por favor, no confundamos churras con merinas, que nada tiene que ver estar o no a favor de las malditas corridas con ser de izquierdas, derechas, del norte, del centro o con tener con fumar porros o meterse coca. Es de sentido común. Y si nos ponemos así, os recuerdo que un conocido cantautor español tremendamente taurino (de hecho sólo da conciertos en plazas de toros), es también conocido por todas las cosas que se mete al cuerpo.Por otro lado, en una sociedad evolucionada, no hay cabida para semejante “espectáculo”.Yo creo que los taurinos se sienten amenazados porque “se les acaba la fiesta” y que me perdonen, pero hay muy poca gente que vive “el toro” en su sentido puro, ya que muchos espectadores van a la plaza por compromido (“me han regalado una entrada”, “voy porque sino, mi marido/pareja/hijo/ no tiene con quién ir”, “el bono de la corrida entra en la peña y es personal e intransferible”, etc. etc.).Y eso, guste o no, es una realidad.Un saludo

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  22. Dice ser MARTA

    Ana María AboglioUn análisis de los eufemismos usados en el discurso taurino y de la inconsistente y arbitraria argumentación de sus defensores, revelará a esta tortura reglamentada como una de las mayores mascaradas de la sociedad del espectáculo, a la vanguardia en la creación de simulacros. Tortura maquillada para ocultar las miserables realidades de un negocio que promocionala violencia incluso por canales mediáticos.El toro de lidiaSu ‘nobleza’ reside en la manipulación por parte de los ganaderos para obtener un animal que, ante el peligro, ataque sin pretender la huida. Genéticamente se buscan toros con mucho peso y poca fuerza, por si los puyazos del picador en el tercio de varas de la corrida, o los arpones en el tercio de banderillas -amén de las ilegales pero usualmente empleadas prácticas previas-, no fueran suficiente para quebrantarlo. No hay, en realidad, un Bos taurus de lidia, porque no existen caracteres psicológicos ni morfológicos propios diferenciadores que se perpetúen hereditariamente. Por eso, hasta la sanción del nuevo Reglamento Taurino -que lo prohibió para favorecer los intereses de los ganaderos específicos-, se utilizaban en las corridas toros destinados a alimentación, algunos tan fuertes como los criados para la lidia. Cualquiera de éstos podría ser un Civilón, corrido en 1936 en Barcelona: Mientras recibía las heridas del picador, la voz familiar del campesino que lo había cuidado y lo llamaba con desesperación, hizo que Civilón acudiera a él en pos de cariño y salvación. Obligado a proseguir la lidia, dos veces más se retiró para reencontrarse con su amigo hasta que fue por fin ‘indultado’. No es el único caso.En libertad, este herbívoro manso sólo combate contra otro frente a una vaca en celo. Empuja las testuces -no los cuernos- hasta que su contrincante cede. Sólo cuando es aislado de la manada se asusta y entonces usa sus cuernos no por bravura sino por miedo. Así es como sale a la arena, aterrado, encontrándose ante el único elemento móvil representado por la capa en vuelo. Estímulo al cual responde embistiéndolo ingenuamente en la lucha por aliviar el dolor que está sufriendo. Esto es aprovechado por el torero para que no se fije en él, que permanecerá inmovilizado hasta donde le sea posible. De cerca y por los lados, muy poco es lo que ve el toro : Los banderilleros entran por estos ángulos muertos de la visión y los toreros se quedan cerca porque es la zona más segura. Las ‘banderillas’ son arpones de acero que se engarfian en la carne y la horadan con toda la saña que llevan quienes las clavan. El fraude tauromáquico reside en garantizar, disminuyendo a una de las partes, que la otra la destruya con crueldad. El dolor en el cuello provocado por las profundas heridas, que al igual que la hemorragia se agravan con el movimiento del animal, lo obliga a bajar la cabeza, posición indispensable para que el valiente torero pueda clavarle la espada. Aquéllo de que el toro no sufre es una farsa tan insostenible desde lo biológico que referirse a la ‘bravura’ y la ‘entrega’ de un animal acuciado por el dolor y la imposibilidad de huir es una burla más que lamentable.La vida en las dehesas dista de las escenas bucólicas de las que dan parte los taurinos. Separación temprana de la madre, marcado con hierros candentes, chapas clavadas en las orejas, jornadas ‘de acoso y derribo’. Una alimentación deficitaria que habitualmente los mantiene enfermos de tuberculosis, nefritis, pleuresía, parasitosis severas de hígado e intestinos: un 48% de animales enfermos según revelan las autopsias post-lidia.El ‘matador’Figura prefabricada que sabe sobre la ausencia de una lucha sincera con el animal en igualdad de condiciones. Engalanado con el traje de luces para enfrentar al ‘toro bravo’, un ser maltratado, desnutrido, martirizado y con la desesperación de saber que se está jugando la vida, tendrá, por las dudas, una cuadrilla que entrará al ruedo para defenderlo en caso de imprevistos. Aunque el final tiene poco de fortuito.En general de origen humilde, aplausos y dinero serán provistos por una actividad considerada, en la mayoría de los países del mundo, como un acto de crueldad. Se lo ha querido envolver con una halo de virilidad, a pesar de su indumentaria afeminada y su comportamiento de héroe artificial ligado al rótulo de ‘novio de la muerte’. Cientos de actividades en el mundo son más capaces de generar viudas y ninguna se asocia con un supuesto erotismo masculino, más bien un lugar de ruptura del goce, donde el torero se construye falsamente como hombre valiente, apuesto y seductor. Los críticos taurinos suelen hoy lamentar la creciente frecuencia con que los toros se derrumban. Y es porque a la tortura reglamentada suele agregársele otras previas a la salida al ruedo : administración de tranquiliznates, laxantes, palizas, vaselina en los ojos, algodón en las vías nasales, cortes en las patas que luego se rocían con aguarrás o amoníaco para que el dolor lo paralice y otras atrocidades por el estilo. También el ‘afeitado’ de los cuernos que traumatiza por el intenso dolor cuando se hace sin anestesia y que si hecho con ella, lleva a que el animal se quede corto al sentir más largas sus astas. Su suerte está echada de antemano. Sus errores son atribuidos, en el discurso radiofónico y para dejar intacta la imagen del torero, al inocente animal. Es un combate contra una fiera sin colmillos obligada a una lucha con trampas meticulosamente calculada para su derrota.Cristina Sánchez, la mujer torera que el año pasado se retiró atacando el machismo imperante en el medio, es un ejemplo de mujeres accediendo a los núcleos tradicionalmente masculinos. Este tema plantea a las mujeres de hoy una cuestión fundamental: La liberación de la mujer, ¿es un camino hacia los esquemas de opresión construidos por los hombres, desde donde oficiará a su vez de opresora ? ¿O llegará a ellos para forzar una transformación de la que también muchos hombres son partícipes ? ¿Se convertirá en legisladora para sostener la violencia de la que sigue siendo víctima o trabajará para eliminarla ?El espéctaculo’De salutis gregis domici’ es el nombre de la Bula que en 1567 publicó el Papa San Pío V condenando las corridas como “festejos” más propios de demonios que de hombres, sentenciando a excomunión a quienes los consintieran o presenciaran y hasta negando sepultura cristiana a quienes murieran en la lidia. En España, el absolutista Felipe II se las arregló para que la Bula no fuera aplicada, lo que es fácil de explicar con un Estado Pontificio que necesitaba el apoyo de un imperio que en ese entonces dominaba medio mundo. Los Papas posteriores prefirieron enmendarla. No se conoce la excusa que los actuales clérigos que concurren a las plazas dan, sobre todo con las declaraciones del actual Juan Pablo II acerca de la existencia de alma en todos los animales. Tal vez sea para apoyar los cristianos sentimientos de los aficionados, que realizan estas actividades en nombre de la virgen de la Macarena, la virgen de la Soledad y del Jesús del Gran Poder. En el s. XIX O’Higgins las abolió de un plumazo al libertar a Chile, junto a la esclavitud y las peleas de gallo. En Argentina están prohibidas por ley nacional, lo que no obsta a que el Club Español las haya propuesto en Villa Gesell unos años atrás. Se practican hoy en estilo español en Venezuela, México, Perú y Colombia, Ecuador, España, Francia y Portugal. Y estilo bufo o local (semi-rodeo y en donde en el pasado se han tratado, y fallado, de instalarlas estilo español) en Costa Rica, Panamá, Honduras, Nicaragua, Bolivia, Rca.Dominicana, Hong Kong, Egipto y algunos países de Europa Oriental. En México además se adiciona la novillada, donde las víctimas son terneritos de pocas semanas de vida. En las llamadas “bloodless bullfights”, corridas sin sangre, legales en muchos estados de EE.UU., los animales son atormentados, burlados y aterrorizados, y aunque no se los mata durante el sádico espectáculo, son con frecuencia muertos inmediatamente después.La corrida es un monumento a la simulación. Comenzando por el hecho de que ningún toro daría su “consentimiento” para una lucha tan absurda, incluso si se hiciera en igualdad de condiciones. Los niños aún ‘no preparados’ que son llevados por sus padres para que ‘adquieran experiencia’, suelen llorar y taparse los ojos con espanto. Se les enseña que al toro ‘no le duele’ y que ‘el toreo es un arte’. “Inconscientemente ese niño termina asumiendo que la tortura y la sangre que brota del animal no significa nada y en el largo plazo eso es muy grave en un país como Colombia en donde la vida vale muy poco”, dijo Alvaro Posada, Director para América Latina de la Sociedad Humanitaria Internacional. La diputada catalana Pilar Rahola, al pedir al Congreso en 1999 que se prohiba la entrada al espectáculo taurino a los menores de 14 años, expresó que el Estado español “está anclado en el pasado bajo el epígrafe de un patrimonio cultural”. Heridas sangrantes, dolosamente provocadas en el cuerpo del animal, son así vaciadas de tragedia. Eufemismo: el “arte” de la tauromaquía. Las emociones que brinda este arte son las propias de una exposición de torturados.De origen militar, el toreo tiene antecedentes en los cuerpos de caballería llamados lanceros, que utilizaban en sus prácticas manadas de toros y vacas. No sólo en España y Francia, sino en otros países como Inglaterra e Italia, donde no sobrevivieron al pasado siglo XX. En España, el absolutista Fernando VII, junto al cierre de las Universidades y la prohibición de la constitución liberal, restauró las corridas para un público sediento de violencia. Entonces los toreros corrían algunos riesgos. Los caballos eran víctimas en el ruedo de atroces escenas hasta la muerte y aún hoy se les corta las cuerdas vocales para silenciar gritos de dolor. Progresistas y republicanos han solicitado varias veces la supresión de las corridas, apoyados por filósofos y escritores como Miguel de Unamuno, Santiago Ramón y Cajal, José Ferrater Mora, Félix Rodríguez de la Fuente, Miguel Vicent, Jesús Mosterín, Rosa Montero, y, por supuesto, por los miles de anónimos que individualmente o dentro de asociaciones defensoras de los animales, trabajan desinteresada e incesantemente para abolir la pregonada y protegida por Franco como ‘fiesta nacional’.En España la actividad taurina es sostenida con fondos públicos a pesar de que, según diferentes encuestas, la mayoría de los españoles no adhieren a la misma. Según una publicada en La Vanguardia, Barcelona, del 11 de noviembre del 98, el 97% de los españoles aseguran no tener afición a las corridas. Ya en 1984 la encuesta del prestigioso Instituto Gallup mostró que había un aficionado por cada 6 personas, que pertenecían principalmente a las clases más modestas y que la relación era aún menor entre los que tenían entre 15 a 24 años. En lugar de partidas presupuestarias específicas, la ayuda oficial se imparte con subvenciones a los ganaderos -los toros muertos se comercializan a pesar de que su carne ha sido reiteradamente señalada como peligrosamente tóxica para el consumo humano-; gastos en promoción turística -a pesar de que cada vez más los turistas repelen las corridas-; asignación de dinero para fomento de actividas taurinas; propiedad de las plazas de toros que son mantenidas por el Ayuntamiento y derechos de retransmisión de las corridas en cadenas televisivas, incluso en horarios aptos para que los niños aprendan lo que ciertos adultos se han adjudicado el derecho a hacer. Montar un teatro de crueldad donde los que sufren son los únicos a quienes no les interesa participar. Unos 35.000 toros por año -sólo en España-, torturados hasta el último soplo y cientos de caballos atrozmente mutilados, desechados después de algunas corridas y a veces muertos.Una de las mejores definiciones de la tauromaquia la ha dado en 1980 la UNESCO al decir que es: “…el malhadado y venal arte de torturar y matar animales en público y según unas reglas. Traumatiza a los niños y los adultos sensibles. Agrava el estado de los neurópatas atraidos por estos espectáculos. Desnaturaliza la relación entre el hombre y el animal. En ello constituye un desafío mayor a la moral, la ciencia y la cultura.”El públicoLas corridas, se dice son un medio de embrutecimiento de las masas. Pero también son ocasión, cuando coinciden con fechas de fiestas españolas locales, para obtener la foto en los sociales.El porcentaje de aficionados es verdaderamente reducido y el 90% de los turistas, horrorizados, no regresa. Los incidentes de violencia son habituales en los anales taurinos. Como dato histórico, el 25 de julio de 1835 (San Jaime), en Barcelona, turbas de la plaza de toros de Condal, donde se había hecho una mala corrida, desencadenaron una serie de vandalismos que culminaron con una matanza de sacerdotes, lo que llevó a que la plaza se clausurara por 15 años.El público participa de una ceremonia de dominio ficticio sobre un ser fuerte y hermoso, sojuzgado y llevado a ejecución. La masacre se enmascara con eufemismos. Un morrillo ‘mondo’, en lugar de destrozado. ‘Parear’ en vez de clavar instrumentos para causar dolor. ‘Concluir mal la faena’, cuando en vez del corazón la espada alcanza los pulmones y no lo mata, lo que resulta habitual por la impericia reinante y por el lugar poco accesible en que el corazón se halla dentro del tórax. En estos casos se habla de ‘marear’ al animal, presentándole capotes a derecha e izquierda. La finalidad no es el mareo sino que el estoque dentro del tórax al moverse haga una verdadera carnicería. El ‘descabellado’ se usa para seccionar la médula y paralizar completamente al animal. La sección suele ser parcial dando lugar a horribles agonías durante las cuales se obtienen los ‘trofeos’ : las orejas o el rabo que se le cortan a un animal casi siempre consciente.La miseria del mundoEl espectáculo taurino propicia el aniquilamiento de la compasión de quienes participan y presencian la matanza, con vías a ocultar y/o tergiversar, los miserables detalles de su montaje. Compasión, que no significa lástima sino “sentir con”. Ponerse en el lugar del otro y padecer con él, compadecerlo. Capacidad que el ser humano posee independientemente de que la ejerza o no, y que es atacada de sentimentalismo por los cultores de ruindades ajenas, etiquetadas de tradicionalismo. Una sensibilidad alerta no podrá, sin embargo, anestesiarse, y en la configuración escénica del espacio-tiempo de la corrida, percibirá apesadumbrada la angustia de la muerte de quien es usado por simple divertimento. Sólo para los actores humanos hay representación, porque este ‘juego’ significa para el animal la pérdida de lo único que tiene y quiere : su propia vida. El escritor y músico Paul Bowles lo expresó con claridad en un reportaje póstumo, al decir que la razón por la que quería seguir viviendo es que era un animal, “y todos los animales quieren prolongar la vida a costa de lo que sea.” No sólo la compasión está ausente, sino también la ética que deriva del uso de la razón humana, instrumento útil también para deducir que el dolor provocado voluntariamente es un mal moral, porque hay un acto específicamente provocado para causarlo.Junto a las numerosas fiestas populares españolas en las que se martirizan animales en medio de voluminosos gritos y agresivas borracheras, las corridas, en cualquier lugar del mundo, conforman una vergonzosa, cruenta sesión de tortura maquillada de costumbre, embebida de simulacro. Un espectáculo particularmente cruel, como sólo es capaz de planear el animal humano.Apis, el toro sagradoEn tiempos del Antiguo Egipto, un toro moraba en el templo de Menfis, especialmente construido para él, a orillas del Nilo. También era parte de un espectáculo : Diariamente, en una hora predeterminada, salía a retozar ante sus adoradores. Su cumpleaños era festejado en todo el reino. Era un toro real, que simbolizaba al gran toro sagrado Apis, hijo de Path -uno de los cuatro dioses a los que se atribuía la creación del mundo-, y de una ternera virgen fecundada por Path. Ciertas marcas corporales lo identificaba y los sacerdotes las buscaban para establecer su autenticidad. Cuando un toro moría, la intensa pesadumbre era compartida por todos y los sacerdotes se dedicaban afanosamente a encontrar el sucesor. En Sakkara hay una intensa red de cavernas donde yacen los restos de toros sagrados.El culto al toro se extiende a otros países como Creta, donde tuvieron origen las leyendas griegas sobre el Minotauro, mitad hombre, mitad toro. Hoy Minotauro es uno de los mejores sitios web antitaurinos de España, de donde proviene parte de la información suministrada en este artículo.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  23. Dice ser Elena

    Cuando un niño maltrata a un animalUn niño que crece rodeado de agresión contra cualquier ser vivo tiene más probabilidad de violar, abusar o matar a humanos cuando sea adulto(Kellert & Felthous, 1985)Teniendo en mente que en el Manual de Transtornos de la APA y en el DSM-IV figura el trastorno de conducta (caracterizado entre otros síntomas por crueldad hacia animales y/o humanos), la violencia hacia los animales podría tener un valor predictivo de violencia hacia humanos.Mientras se deliberaba la pena de muerte para el paidófilo y asesino de niños Jesse K. Timmendequas, se desveló que de niño sufrió durante muchos años abuso físico y sexual y que se le obligaba a ver cómo se torturaba a sus mascotas para que se mantuviera en silencio(New York Times, 6/11/97)Los niños reciben desde temprana edad, contacto con imágenes de animales (e incluso, la mayoría de ellos conviven con una o varias mascotas). De éstos aprenden a ser responsables a desarrollar empatía, afecto incondicional y muchos adquieren su autoestima como consecuencia de su relación con su animal de compañía.Desafortunadamente, en familias problemáticas, los niños pueden aprender que los animales pueden ser maltratados e incluso que la conducta agresiva es aceptable hacia humanos (White & Shapiro, 1994). Algunos niños se identifican con el agresor (que puede maltratarlos a ellos o al cónyuge además de a las mascotas) y se convierten ellos mismos en agresores (Gil, 1994).Una de las primeras lecciones que le enseñó su padre, él la recordó toda la vida…Un estudio de la New Jersey Public Child Protection Agency, revela que en el 88% de las familias donde se había maltratado a niños, también se había maltratado a animales. En el 66% de los casos el progenitor agresor había matado o herido a la mascota para inculcar disciplina al hijo (DeViney, Dickert & Lockwood,1983)Según los expertos, pueden identificarse unos rasgos comunes en niños/adolescentes que presentan violencia escolar (incluyendo asesinatos en masa):- Se sienten inferiores y criticados- Presentan comportamientos violentos/agresivos de diferentes maneras y no en un episodio aislado.- Son rechazados repetidamente, lo que contribuye al incremento progresivo de su agresividad.- Niños aislados mientras sufren daño emocional.- Los adultos no prestaron la suficiente atención a signos de alarma (como el maltrato a animales, ya que no se consideró a los animales como víctimas si no como una propiedad).Hay jóvenes que cometen actos de crueldad hacia animales como síntomas de una psicopatología y, a veces, acompañados de una historia familiar problemática. Además de las características arriba enumeradas, su “perfil” puede incluir:- Diagnóstico de trastorno de conducta.- Falta de cuidados y/o malos tratos(abuso físico, abuso sexual o emocional, no atención médica,etc.)- Violación de las normas sociales y los derechos humanos y animales básicos.- Perpetrar actos criminales violentos o no, incluyendo los relativos a la propiedad.- Baja autoestima y elevada susceptibilidad a la presión de otras personas.- Poco control de la agresividad física y la ira (empiezan las peleas, se auto-mutilan, o agreden a otras personas o animales).- Rechazo real o percibido erróneamente y sentimiento de ser criticados y/o perseguidos.- Falta de control de impulsos.- Sentimientos de falta de poder e inferioridad.- Capacidad no adecuada de relacionarse socialmente en la mayoría de ámbitos.- Exceso o falta de apego.- Falta de apoyo e inculcación de valores básicos por parte de los padres.Por tanto, las organizaciones de defensa de los animales y contra los malos tratos, la Administración, los clínicos e investigadores, deberán seguir profundizando en las raíces de esta maraña que interrelaciona los malos tratos a animales, la violencia doméstica, y la posible alteración conductual del perpetrador de los abusos.http://www.enbuenasmanos.com

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  24. Dice ser MP-Anjela

    Tauromaquia , ¿es respeto, arte, cultura?.NOArgumentos y no opiniones. Bien.Por tan sólo un momento, mira a los ojos del toro, míralo tumbado en la hierba, mientras mueve su cabeza a los lados…Todos los animales tienen derecho a una vida digna, donde no cabe la discriminación, el uso y abuso de ellos, y menos aún la tortura, que no sólo está en el toreo, pero no es éste el lugar para debatir sobre eso.Un animal es inocente, jamás pasa por su cabeza que alguien le vaya a hacer daño.Tiene sentimientos, padece estrés y sufre.Si a la tauromaquia se le llama “tradición”, no puedo entender cómo puede existir gente que disfruta viendo cómo padece y agoniza un inocente; cómo su euforia aumenta a medida que la agonía del animal que no entiende dónde está, y por qué le hacen sufrir de ese modo tan injusto y CRUEL,les agrada,¡les colma de júbilo!.La falta de consideración hacia el toro,y a todas aquellas personas que se refieren a tod@s aquell@s que somos ANTITAURIN@S, que nos dicen que nos informemos, yo os digo, INFORMAOS VOSOTROS, SOBRE EL DOLOR Y EL SUFRIMIENTO DE CUALQUIER ANIMAL NO HUMANO, PORQUE NOSOTR@S TAMBIÉN SOMOS ANIMALES.SUFREN, PADECEN DE ESTRÉS, QUIEREN, Y NO ENTIENDEN EL POR QUÉ DE LAS ACTITUDES BÁRBARAS Y CRUELES QUE LOS ANMALES NO HUMANOS TIENEN PARA CON ELLOS.NO A LA TORTURA. NO A LA INJUSTICIA.¡¿CÓMO PODÉIS DECIRNOS QUE RESPETEMOS EL ASESINATO CON UNA CRUELDAD TAN HORROROSA, ESPANTOSA Y MEZQUINA HACIA ALGUIEN TAN BELLO E INOCENTE?!Ojalá algún día se cambien los papeles.Salud y liberación animal.www.peta.orgwww.defensanimal.org

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  25. Dice ser lela fontao castañeda

    señor don arsenio escolar soy una andaluza como la copa de un pino pobre de nacimiento,tengo 60 años y lo que mas recuerdo de mi infancia es de no tener pa comer yo y mis cinco hermanos mi padre trabajaba en la salina que es lo que habia aqui en san fernando vi muchas calamidades ya que las niñas no podiamos ir ni al colegio por que quizas no habia ni ropa ni zapatos para ponernos,teniamos que guardadr el pan para por la noche para hacer una comida grande para cuando llegara mi padre,bien fuera potaje o sopa de tomate y asi hasta que tuvimos uso de razon que nos pudimos ir a trbajar y a servir a casa de la gente que tenia dinero,mi sorpresa fue a la edad de 13 años lo bien que vivia la gente menos los pobres y ustedes ¿quereis que tengamos pena de los toros?pues no señor que la fiesta siga adelante,por que hay muchos pobres que comen aun de esa fiesta¿que me deciis ustedes de los paises pobre?¿no es suficiente ese problema como para seguir pensando en esa fiesta? por mi si no lo quiere torear me da igual que lo toreen o que lo maten.dios nos lo dio para comer.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  26. Dice ser cesar

    señoryo tengo 25 años, pero en una ocasión tuve 18No tenía empleo, mis padres no me querían, no pude seguir estudiando y me metí en el mundo de las drogaspa comer tuve que traficartuve que incitar a otros a consumirpues me moría de jambrepor lo que yo pienso que quien no quiera tomar drogas no las tome pero que nos dejen a nosotros vivir, a los camel traficdios nos puso la droga aqui para fumarnosla y pa uqe nos ganemos la vidaPERDONE, SEÑORA, no me quiero reir de usted (aunque no me crea que lo haya escrito usted, siendo tan pobre y sin haber podido estudiar se maneja muy bien con las teclas y con la ortografía)bromas a parte,ambas problemáticas parten de las mismas premisas erroneas: si para mi está bien qeu se jodan los demásApele usted a esos que tienen tanto dinero para que el mundo sea mejor y deje a los más inocentes e indefensos en paz

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  27. Dice ser Belén

    No se puede hacer crónica de una tortura y menos como lo hacen los críticos taurinos adornándolo con bonitas palabras y sin llamar a las cosas por su nombre, en su vocabulario no figuran palabras como dolor, sangre, martirio, tortura, ser vivo inocente, etc…

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  28. Dice ser Miguel Estaña

    Desearia hacer un llamamiento a todo el mundo ,para que difundiermos por todas las sociedades animalistas del mundo,este magnifico medio de comunicación:https://blogs.20minutos.es/arsenioescolar/posts/view/1890#c26043Donde cada personas de forma civilizada y respetando cualquier otra opinión ,por contraria que sea ,podamos hablar libremente sobre el tema que nos ocupa,la realidad en el mundo taurino.Creo que seria muy interesante que entre todos hiciermos el esfuerzo de difundir este magnifico medio ,para tener un lugar de encuentro y tratar entre todos de ir desgranando la verdad de lo que le sucede al toro ,en sus últimos momentos de su vida,en cualquier plaza de toros.Todos tenemos contactos y creo que este es un de los lugar que tendria que conocer todo el mundo ,para poder expresar libremente su opinión sobre el tema que nos ocupa.Gracias Arsenio en mi nombre y en nombre de todos esos animales que no pueden hablar ni defenderse,por haber creado este lugar que deseo sirva ,de espacio libre para dar cualquier opinión.DIFUNDIRLO POR TODAS PARTES ,POR FAVOR.Miguel Estaña

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  29. Dice ser Anabel

    Mi voto es un NO rotundo.Es un espectáculo cruel y sangriento de tortura, ojalá se prohiba para siempre.Gracias y enhorabuena a Arsenio por su iniciativa, que cunda el ejemplo.Anabel.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  30. Dice ser carmina

    NINO TIENES LAS IDEAS DE UN CAIMÁN

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  31. Dice ser Enrique Giralt Barroso

    Debe acabarse con esta fiesta (sic) que nos desprestigía al asumir la crueldad hacia un ser vivo como una diversión .Es un desproposito llamar maestro a un matarife por muy de seda que vaya vestido.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  32. Dice ser ana

    toreros criminales!!!!!!!!!! ojala no existiera el toreo , los toros no solo sangran si no lloran! dejadlos os gustaria k la pplaza estuviera llena de toros metiendoos palos el vuestra espalda i torturandos eso no es arte es tortura!!!!!!!!!! os lo juro k esta tradicion se acabara por k me dicen ana!!!!!!!!!!!!!!!

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  33. Dice ser LAURA

    NO, NO, NO Y NO!!!Y muchísimo menos poner fotos!!Desde que tengo uso de razón soy totalmente incapaz de aguantar más de 2 segundos cualquier imagen de toreo.Que se acabe ya este salvajismo camuflado de ‘arte’!!!!Por favor, el que quiera noticias de toros que se busque la vida!!!

    09 Mayo 2006 | 10:21

  34. Dice ser Alex

    En mi opinión, no quiero toros. Los argumentos de uno y de otro lado están claros, yo soy partidario de los del no.

    09 Mayo 2006 | 10:24

  35. Dice ser Gonzalo

    Yo propuse hacer una encuesta..por mi no, no me gustan las corridas de todos, y todo lo que implique el maltrato de un animal.

    09 Mayo 2006 | 10:26

  36. Dice ser ana garcía martín

    Yo no puedo ver una corrida de toros porque me provoca una reacción de rechazo; el sufrimiento del animal para mí está por encima del supuesto arte que es el toreo. No lo comparto, ni su difusión ni darle cancha a toreros y aficionados. Gracias por considerarlo, eso hace al director de este periódico una persona con criterio.

    09 Mayo 2006 | 10:31

  37. Dice ser ds

    No me gustan los toros, detesto el maltrato a los animales y me da vergüenza que se considere parte de nuestra cultura actual la tortura pública de un animal.Pero tampoco creo que se deba obviar que esa realidad existe. Ni se le debe dar publicidad, ni ignorarlo. Los toros acabaran desapareciendo según la conciencia individual de las nuevas generaciones vaya rechazando en mayor medida estas prácticas. Llegará el momento en que no será rentable, y entonces, afortunadamente, desaparecerá.En mi opinión se puede informar sobre ello, dándole, como a cualquier otra noticia, relevancia en función del interés que ésta pueda despertar entre los lectores, que me temo que es muy poco. Cuidaría eso si los detalles para no herir sensibilidades (evitar fotos principalmente).

    09 Mayo 2006 | 10:37

  38. Dice ser Bambo

    Rotundamente, no. El argumento: una tortura nunca jamás en la vida podrá ser considerada arte. Aunque el objeto de ésta sea un animal no racional. Provocar dolor de manera reiterada y con ensañamiento no tiene justificación moral alguna, máxime cuando lo que se pretende es entretener a un grupo determinado de personas.

    09 Mayo 2006 | 10:39

  39. Dice ser contraria

    No, no y no. el que quiera toros que vaya a la plaza a verlos y que aguante con ese espectáculo salvaje.

    09 Mayo 2006 | 10:45

  40. Dice ser Gerardo Gonzalo

    Soy el lector que pidió crónicas como las de Joaquín Vidal. Arsenio, hace bien en pedir opinión a sus lectores, pero mejor hará si no se rinde a ciertos criterios de corrección política, tan abundantes como banales.Como mínimo, debería plantearse que los lectores de 20 Minutos que vamos a la plaza no tenemos menos sensibilidad que los que van al fútbol a denigrar al adversario (y no digamos al pobre árbitro) o el que va a comer al restaurante el cada vez más frecuente foie (hígado hipertrofiado del pato, pasado por la grandeur francesa, con una imagen de exquisitez que, efectivamente, los aficionados no hemos sabido trasladar a nuestra pobre imagen de sol y moscas).Otra vez podemos hablar de la dimensión lúdica del hombre, y de los sacrificios que comporta entre otros miembros del reino animal sin que mucho de los seres humanos se den cuenta. Pero por ahora, basta con recordar que, como seguro que usted sabe, la tradición cultural y periodística nos avala, y no quiero abrumarle con la ristra de celebridades literarias y pictóricas a las que se acude en estos casos y que usted seguro conoce perfectamente. Solo añadiré al de Joaquín Vidal un nombre: Gregorio Corrochano, un maestro de la historia del periodismo (otro torturador insensible para algunos, me imagino).Por último, imagine que sí, que la mayoría de sus lectores aborrece las corridas. ¿Va a sacrificar por ello a la minoría que sí nos gustan los toros? ¿Todas las informaciones de su periódico están refrendadas por la opinión mayoritaria de sus lectores? ¿Desde cuándo los periódicos se componen por decisión asamblearia? ¿En nombre de qué prejuicios puede un periódico de Madrid obviar un acontecimiento social como la Feria de San Isidro?En fin, crónicas taurinas sí. Yo me ofrezco a hacérselas. Y gratis.

    09 Mayo 2006 | 10:45

  41. Dice ser M Carmen Ferreiro

    Yo le pediría encarecidamente que NO de publicidad a semejante “espectáculo” de horror, dolor y sangre.Entre todos podemos acabar con este sin sentido, debemos acabar con ello.No podemos estar en contra de una violencia y estar a favor de otra.No le puedes decir a tu hijo que no pegue al vecino o al perro del vecino y llevarle a los toros.Ante la violencia y la tortura todos debemos estar unidos, sea quien sea la víctima, si ésta puede sentir dolor.Por favor, ponga usted su granito de arena y no escuche a los salvajes, ya que éstos no deben ser consultados sino controlados.Por último, como una imagen vale más que mil palabras quiero que vean lo que es la “fiesta” y el “arte” de la carniceria:http://www.latortura.eshttps://www.youtube.com/watch?v=vZ0B9hhqwcUhttps://www.youtube.com/watch?v=365rx8lZKC4Gracias

    09 Mayo 2006 | 10:46

  42. Dice ser chaflan

    NO, POR FAVOR, NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO NO DEIS ESA BAJEZA

    09 Mayo 2006 | 11:00

  43. Dice ser Rosický

    Vosotros mantenéis una línea de ‘calidad’ que por lo que veo en tu blog, intentas revisar con minuciosidad (aunque a veces se os escape algo). Por eso, hay que tener en cuenta que la crónica taurina como tal es uno de los géneros más pobres del periodismo, totalmente relleno de tópicos y de metáforas más viejas que la tos. Además, suelen estar sujetas a las manías persecutorias del cronista, que se empecina en defenestrar al torero que le cae mal, y en encumbrar al que le cae simpático. La crónica es subjetiva. Además, el cronista taurino, chapado por definición a la antigua, tiende siempre a utilizar un lenguaje engolado, poco accesible al lector de la calle, churrigueresco y autocomplaciente. Vamos, todo lo contrario a lo que suele ser 20 minutos.Así que si finalmente te decidieras por incluir crónicas taurinas, tendrías que buscar un cronista que rompiera con lo habitual, que escribiera como leen los lectores de 20 minutos. Estoy seguro de que si te las ingenias para encontrar un cronista original, accesible, que diera a conocer al lector los aspectos de la fiesta menos conocidos, sin contaminar, visiones curiosas, que huya del chafardeo de las barreras, propio de Corazón Corazón, de los detalles de la taleguilla de Fran Rivera o de “la bravura del astado del hierro salmantino”, no tendrías a tanta gente en contra.Pero, por supuesto, lo más fácil es no incluirlas.Gracias

    09 Mayo 2006 | 11:08

  44. Dice ser M. Paz

    Soy lectora habitual de 20 minutos, y pediria que no aparezcan noticias de toros, y de paso decirles que estoy encantada de la visión que se da desde el 20 minutos sobre el maltrato a los animales, en particular “Gran Simio”, y en general de cualquier animal. Espero que los “pro” toros desaparezcan del todo y que se den cuenta de la aberración que estan apoyando: divertirse viendo como se maltrata a un animal.

    09 Mayo 2006 | 11:15

  45. Dice ser Blanca

    Soy lectora de su periódico en papel.Apoyo totalmente su línea general en el tratamiento de la temática animal(abandono, malos tratos, etc.)Respecto a los toros, apoyo el total mutismo informativo.Creo que son un ejemplo que deberían seguir otros medios informativos de carácter progresista en otros temas pero, desde luego, no en el de las corridas de toros

    09 Mayo 2006 | 11:18

  46. Dice ser Kanndi-MjWoman

    Las corridas de toros es una bestialidad, es mas animal el torero que se lanza hacia el toro (casi siempre, drogado, apaleado, mareado de mil formas distintas, con los cuernos pulidos), que el toro que no puede hacer otra cosa que defenderse. Si fuera algo tan peligroso el numero de muertes entre toreros deberia ser similar al de los toros. Cuando un toro esta agonizando no tiene a nadie que le vaya en su ayuda, sin embargo en cuanto el toro pilla un angulo ciego al torero, mil mas vienen en su ayuda.En resumen, los toros me parecen algo medieval, una tradicion que deberia ser borrada. Solo siguen existiendo porque es un negocio que hace dinero y nada mas. Antes dos tetas tiraban mas que dos carretas, ahora lo que tiran son dos maletines.

    09 Mayo 2006 | 11:33

  47. Dice ser Jesús

    Me gustan los toros, pero sinceramente creo que no merece la pena una columna taurina si la sección de cartas se ve inundada por lectores indignados.El ruido no merecerá la pena.Los taurinos podemos pasar sin crónica, sinceramente. Los no taurinos no soportarán las noticias.

    09 Mayo 2006 | 11:38

  48. Dice ser Javier

    Si alguien carga la suerte como Joaquín Vidal, que escriba, de toros o de lo que sea.Si no, que no haya toros. ¿Pa qué?Javier

    09 Mayo 2006 | 11:40

  49. Dice ser Noelia

    NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!TOROS JAMÁS…, PLEASE….

    09 Mayo 2006 | 11:44

  50. Dice ser Gloria Torres

    Arsenio, según los datos de la última encuesta Gallup, de julio de 2002:El 31% de los españoles se muestran interesados en las corridas de toros, mientras que un 68,8% no muestran ningún interés. Sólo el 0.2% no muestra ninguna opinión al respecto, lo que indica el alto nivel de opinión formada sobre este tema.Estos datos corresponden a la última encuesta GALLUP de la serie que sobre este tema se viene realizando desde hace casi treinta años.Los resultados suponen que continúa la tendencia de descenso de interés por este espectáculo. A principios de los años 70, los interesados en las corridas de toros eran el 55% de los españoles, en los 80 este colectivo representaba alrededor del 50%, mientras que en los 90 las cifras de aficionados estaban en torno al 30%.Las diferencias entre hombres y mujeres respecto al interés en las corridas de toros es notable. El 34% de los hombres están interesados en el tema, mientras que entre las mujeres el porcentaje es del 28%.Respecto a la edad, las diferencias son también significativas. Son los mayores de 55 años los que se declaran más interesados (más del 44%), especialmente los mayores de 65 años, cuya proporción es del 51%.Este interés desciende claramente con la edad: son los menores de 24 años los menos interesados (17%). En general en todos los tramos de edad hasta los 55 años, ha descendido la afición a los toros desde 1999.Personalmente, y en nombre de LOS VERDES:¡ NI TOROS NI INFORMACIÓN TAURINA!

    09 Mayo 2006 | 11:44

Los comentarios están cerrados.