BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

Sitges 2015: ¿Cómo es ver porno en 3D? (‘Love’, de Gaspar Noé)

Love 3D - 2015

¡Fantástico! ¡Naturalmente! El problema es tener que hacerlo en medio o en algún lateral de una sala de cine, aunque oscura, repleta de extraños. Lo que obliga a domar las primeras embestidas que pida el cuerpo con la máxima dignidad, hasta que se acostumbre. El porno, y más si es en tres dimensiones, está para la intimidad del hogar o de otros espacios más reducidos y personales. En el Festival de Sitges, el director franco-argentino Gaspar Noé, el de Irreversible, con Monica Bellucci, presentó su Love, esa película que en su premiere mundial en Cannes a medianoche provocó tantas colas, de las más “largas” (con perdón), que se recuerdan como comentarios posteriores de decepción.

No es para menos. Gaspar Noé cuando habla en público parece tener un lado de lo más tímido, pero haciendo cine es un provocador nato. Un explorador de los límites de la moral, de los tabúes. Cuando en el filme, el actor Karl Glusman (elegido, no lo duden, también por el imponente tamaño de su miembro sexual), alter ego del director ante las cámaras, aunque su personaje se llame Murphy (por aquello de qué “si algo puede ir mal, irá mal”), asegura que le encantaría hacer una película de “sexualidad sentimental”, Gaspar Noé, el agitador, nos deja muy claro lo que va a ser Love, ni más ni menos que lo que indica su título: una obra basada sobre todo en los sentimientos amorosos, de su protagonista. Murphy está atormentado por su gran amor del pasado reciente, Elektra (Aomi Muyock), y que perdió a causa de un “accidente” (dejando embarazada a otra).

Love 3D - Gaspar NoéNoé dedica dos horas y cuarto a hablar sobre el tema, y a mostrar alguna escena sexual. Directo al grano, ya hay una (por cierto, ¡maravillosa!) nada más empezar la película. Luego, en un club nocturno, con un transexual, felaciones (con la imagen oscurecida) y, cómo gran momento de la función, de esta función, exhibición de las admirables posibilidades que otorga el 3D mediante una eyaculación en primer plano, salpicando (en sentido figurado) al respetable público de la platea.

El guión, confiesa siempre con orgullo Noé, era tan solo de siete páginas, el resto pertenecía a la improvisación de los intérpretes. Y se nota. Es evidente que Noé dejó rienda al onanismo artístico de su universo personal, cebándose y recreándose en esa “pornografía” más sentimental que físicamente explícita con esta historia de amor de Murphy, idílica en sus inicios; con sus confrontaciones, celos, reproches y desavenencias después; y finalmente con el sufrimiento de la pérdida. “Quiero hacer una película de sangre, semen y lágrimas. La vida está hecho de esto”, manifiesta Murphy en otro de los momentos del filme.

Gaspar Noé ha dado gato por liebre a los que esperaban un porno total y también a aquellos que confiaban en encontrarse ante una nueva La vida de Adèle. Ni siquiera hay planos explícitos de penetraciones o de los órganos genitales femeninos. Love trata del amor, de sus dulzuras y amarguras. Y ya está. Va de ésto, y de la certeza de que el tiempo lo destruye todo (otra de las temáticas fetiche del director).

Love 3DEl uso del color en la fotografía, de los encuadres y los espacios sigue siendo magistral, aunque hecho con cuatro euros; y la selección de temas musicales elegidos es sensacional, desde Erik Satine a bandas sonoras de giallos, pasando por Brian Eno, Pynk Floyd o John Carpenter (con temas de Asalto a la comisaría del distrito 13 y Night), harmoniosas en las primeras secuencias, más heavys en los momentos duros y de tormenta (amorosa).

Love no es extraordinaria ni una obra maestra. De acuerdo, en cualquier caso, y aunque esta afirmación sea predicar en el desierto, es una buena película, incluso muy por encima del cine de autor que cada año se nos vende como de lo mejor. Aunque no ganará, el cineasta, demasiados adeptos más a su causa con ella. El público de Sitges, en su pase más allá de la medianoche, fue respetuoso. Aplausos y con la mayoría de los asistentes esperando a que acabasen los títulos de crédito para levantarse e irse.

La extraordinaria experiencia sensorial, y sexual, que debe ser ver una porno, de las fuertes, en 3D quedaba para otra ocasión. Gaspar Noé simplemente nos ha hablado de cine, de obsesiones y de amor. Nos sitúa un poco más cerca de esa ventana indiscreta. Puro voyeurismo sentimental.

4 comentarios

  1. Dice ser el puritanismo dándoselas de vicio es lamentable

    Una noche así caliente y tral voy y me desfogo y le mando a la pared con la barra y resulta que los tabiques son tan flojos que lo perforé y en la sala de los vecinos apareció y dice que se asustaron reyendo que era un dinosaurio feros, que estaban viendo la jurasis par y el impar los asustó.
    ¿se puede hablar así en este país cerrado? Naaaa, a volver a Francia a ver cosas guapas.

    15 octubre 2015 | 13:06

  2. Dice ser Sociólogo Astral

    No, esto no.

    15 octubre 2015 | 19:24

  3. Dice ser no hago caso a lo referente al sexo en lso medios de masas

    ¿Qué tanto hablar de sexo, de rollazos y luego ven un chocho o una polla y salen ladrando como locos los defensores del miembro viril y de la vagina casta, del hombre fofo y la mujer pasmada?
    2015 d.C, 4 millones de bípedos sobre la TIerra y siguen con las mismas monsegas de cerebros cerrados antinatura. Anda, anda. Quien crea en los medios de comunicación modélicos y políticamente correctos, del mundo libre no sabe nada. ¿Pero quién puede creer el mundo que venden? Y los cines jajajaj castos y puros… un culo o una teta y ya salen de la sala medio espantados y elucubrando sobre la conveniencia de que saliera un culo o una teta en pantalla… Desastre de doble realidad, más falsa que un euro de a peseta.
    Venga, ahora a cerrar la ventana y clickar en una página donde hay desnudos y porno a mansalva, sí, esas que no se ven nunca, esas, esas…. esas qeu no existen para la neurona torquemada.

    15 octubre 2015 | 23:13

  4. Dice ser VPG

    El porno en 3D parece que como el cine en 3D no acaba de dar el salto, creo que tendrá más futuro el porno con realidad virtual que este

    30 noviembre 2015 | 20:40

Los comentarios están cerrados.