BLOGS
El cielo sobre Tatooine

Un travelling por el cine más actual con flashbacks al clásico.

La insoportable levedad de la fama (‘Birdman’)

Si fuera director de cine, Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia) es una de las películas que me hubiera gustado crear y dirigir. Como ejercicio de estilo y de puesta en escena es fascinante y un reto. Rodar en varios planos secuencia, algunos de casi media hora, luego montados dando el efecto de que es uno solo. Para ello todo debe de estar perfectamente dispuesto: decorados, objetos, guión, actores, movimiento o iluminación. Además, el lujo de contar con intérpretes de primerísimo nivel, Edward Norton, Naomi Watts o una joven Emma Stone cada vez más sobresaliente e imprescindible en el actual panorama cinematográfico (y memorables son sus secuencias en la azotea con Edward Norton).

No me olvido, naturalmente, de Michael Keaton. Sobre él recae el protagonismo principal de la función, interpretar a Riggan Thompson que fue, como el propio Keaton, una celebridad en su momento por enfundarse el traje de superhéroe en unas exitosas superproducciones. El paralelismo ya lo conocen, Keaton fue el Batman de Tim Burton, y uno de los pioneros en el género de superhéroes, de todo lo que vendría después (aunque antes estaba Christopher Reeve por Superman), y al igual que su Riggan Thompson, alter ego cinematográfico, embutido en las vestimentas del superhéroe Birdman, Keaton también cayó del altar de los dioses de Hollywood. El público lo olvidó mucho más rápido de lo que hubiera deseado.

Birdman es la historia de esa exestrella, ahora un actor depresivo y esquizofrénico, que planea su regreso a la primera línea de atención de los focos mediáticos, de los aplausos de público y crítica dirigiendo, adaptando y protagonizando una obra teatral en Broadway, concretamente, De qué hablamos cuando hablamos de amor, de Raymond Carver. Y ahí está Riggan Thompson con su desesperación vital por recuperar el amor de los demás, por de nuevo volver a ser alguien ante el público (el cual también ha cambiado, con los consabidos relevos generacionales y gustos), sin saber que en el fondo su mente ya no podrá escapar de ese recuerdo idealizado del pasado.

Birdman 2014

Michael Keaton y Edward Norton (Hispano Foxfilm)

El director mexicano Alejandro González-Iñárritu (también acreditado como coguionista) no desaprovecha la ocasión para brindarnos una gran película. Su apogeo creativo, al igual que Michael Keaton, iba a menos.

Sin abandonar su tono de comedia, Birdman va exponiendo multitud de temáticas, la disyuntiva entre prestigio y comercialidad, la trastienda del mundo del espectáculo, la necesidad de la fama, el ego de los actores o la crítica a los “críticos” (que en el más minoritario mundo del teatro aún puede conservar su relativo poder para provocar éxitos o fracasos). Y buena parte de la cosecha de vapuleos se los lleva el cine palomitero actual, de culto al género de superhéroes y en el que han debido sucumbir la mayoría de intérpretes de talento actuales.

Todo hecho con verismo por parte de Iñárritu y su equipo, técnico y profesional, pero también recurriendo a elementos del realismo mágico, haciendo honor a autores latinoamericanos como Gabriel García Márquez. Iñárritu ha creado una obra libre y arriesgada, con nuevas formas de contar (y rodó en 30 días en el teatro Saint James de Nueva York como escenario principal), un Michael Keaton inmenso y la imprescindible e improvisada música de jazz que creó para la ocasión Antonio Sánchez con sus solos de batería (y él mismo apareciendo, de repente, como quien no quiere la cosa en alguna escena, tocando). Cine personal, alucinógeno e inspirado y con el director de fotografía de Emmanuel Lubezki (precisamente oscarizado por Gravity, del también mejicano Alfonso Cuarón) como inmejorable aliado.

Otro guiño interpretativo más, el de Edward Norton, interpretando a Mike Shiner y jugando con su reputación de ser un actor insufrible del método, en busca de la veracidad del personaje, y de un carisma y potencial capaz de robar las escenas a sus oponentes. El resto de secundarios también poseen sus escenas de lucimiento (algo menos Zach Galifianakis, como abogado y consejero de Thompson; y Andrea Riseborough, actriz y amante).

Birdman - Emma Stone

Emma Stone (Hispano Foxfilm)

Más allá de sus posibles tópicos y clichés, Birdman consigue ser un triunfo creativo en su puesta en escena y en su exposición de temas. Si el cine comercial hollywoodiense entregado a los superhéroes ofrece algunas de las ocurrencias más divertidas a su costa, no lo es menos su reflexión en torno a la fama, muy perecedera, aplicada a la actualidad en la que, mediante la irrupción y globalización de Internet, la popularidad de una celebrity o los “15 minutos de fama”, que diría Warhol, al alcance de todos se miden en función de los “seguidores” que uno tenga en Facebook, Twitter o Instagram; o los clics de un vídeo colgado en Youtube.

Y en ese dilema de luchar por buscar el prestigio autoral, es decir, hacer arte en mayúscula o bien ganarse a la galería, ocurre que conseguir la popularidad se obtiene de la manera más estúpida, banal o morbosa, como el que alguien se pasee en calzoncillos en medio de Times Square. Eso es lo que se convierte en viral, en auténtico éxito de masas y top trending… por unos instantes.

Iñárritu, Keaton, Birdman, yo mismo escribiendo en este blog, usted… quien sea, en su búsqueda por el reconocimiento social, profesional o económico. Total, para que luego aparezca Sam (la hija de Thompson y el personaje interpretado por Emma Stone) para recordarnos que no somos nada y que nuestros egos importan un bledo. Y haciéndolo para más inri por medio de un simple pedacito de papel de váter. ¡Mierda!

 

8 comentarios

  1. Dice ser AreaEstudiantis

    Genial post y genial película. Para mi la mejor de este año.

    http://areaestudiantis.com

    P.D: Creo que Iñarritu es mexicano y García Marquez colombiano.

    14 enero 2015 | 08:59

  2. Dice ser morlaco

    Buena opinión a pesar del lapsus de Gabo. Es una gran película aunque no creo que llegue tan fácil al gran público pues es fácil dispersarse. Para mí el mejor Iñárritu vino con Guillermo Arriaga y Santaolalla pero este es sin duda más personal y llegarán grandes películas como esta. Tremendos Keaton y Norton

    14 enero 2015 | 09:19

  3. Carles Rull

    @AreaEstudiantis:

    Gracias! Tenía en mente que García Márquez había fallecido en México, y de ahí el lapsus!

    14 enero 2015 | 10:20

  4. Dice ser manolo

    Pues a mi me parece un autentico truño, aburrida y perfecta para que los que van de entendidos de cine puedan decir que es una gran pelicula, cuando en realidad es una pelicula soez y soporifera, actores sobreactuados y sin historia.

    14 enero 2015 | 11:21

  5. Dice ser Hemos Visto

    La Hemos visto, y la hemos disfrutado como camellos.
    Reconocemos que es una historia complicada, no apta para todos (algunos no la entendieron en el cine), pero Birdman lo somos todos un poco, a veces.
    Unas actuaciones magistrales y una realización de escándalo.
    En una palabra: Brutal

    http://hemosvisto.blogspot.com/2015/01/birdman-o-la-inesperada-virtud-de-la.html

    14 enero 2015 | 12:49

  6. Dice ser Ramón S.

    La he visto, aunque más bien tendría que decir “la he padecido”. Para mi, un tostón.
    Pretende ser graciosa sin conseguirlo, nadie se ríe. Pretende ser romántica sin conseguirlo, pretende ser trágica sin conseguirlo y así podría seguir hasta agotar los caracteres.
    Es cine de autor, al que le guste eso que vaya.
    Es una película que parece hecha y dedicada solamente al mundillo de los actores.
    Encima dura dos horas.
    Infumable.
    ¿Que trabajan bien los actores? Si, pero vamos, eso se les supone.
    Uno va al cine como mínimo a entretenerse y ni eso. Lo de pasar un buen rato ya para que os voy a contar.

    14 enero 2015 | 20:36

  7. Dice ser Manuel

    Aburrida, peor hubiese sido que hubiera pagado por verla…igual me habria dormido

    15 enero 2015 | 16:51

  8. Dice ser negro

    Anoche vi dos de la peliculas nominadas, este film y Whiplash, con respecto a este film, excelente interpretacion de los actores principales, pero se hace un poco tediosa, con respecto que por momentos, pense estar viendo un film de Woody Allen, el film tiene una muy buena direccion de camaras, acercamientos al estilo Martin Scorsese (Cape Fear 1991), ademas nos muestra el mundo del teatro interno, coincido con Ramon S, esta un poco orientada al mundo de los actores, le daria si de puntos hablaramos, 7 puntos.

    07 febrero 2015 | 14:58

Los comentarios están cerrados.