BLOGS
Capeando la crisis Capeando la crisis

De cómo vivir sin dinero o con muy poco

Voluntariado a cambio de casa y comida por todo el mundo

Workaway es una plataforma creada para promover el intercambio justo entre viajeros, estudiantes de idiomas o amantes de las culturas con familias, instituciones, individuos y organizaciones no gubernamentales que buscan ayuda en diversos proyectos y actividades.

Los voluntarios ofrecen unas horas al día de ayuda a cambio de comida y el alojamiento y la oportunidad de aprender el estilo de vida local y comunitaria, conocer el lugar e introducirse en una nueva cultura.

Workaway

Los objetivos que persigue son promover el entendimiento cultural; ofrecer una oportunidad de ayudar, aprender y recibir todos los beneficios que la experiencia aporta a quienes viajan con un presupuesto limitado; y favorecer la ayuda entre personas que desean contribuir a una causa y a quienes necesitan ayuda. También, permitir el intercambio de ideas y culturas entre personas de distintas nacionalidades en distintos proyectos

Workaway tiene una base de datos de perfiles de las familias, individuos, instituciones u organizaciones no gubernamentales en distintos países que necesitan ayuda voluntaria en diversas áreas. Las posibilidades de prestar ayuda van desde jardinería hasta construcción, pasando por el cuidado de niños, proyectos artísticos, ayuda comunitaria, educación, idiomas…

La idea es facilitar tanto a los anfitriones como a los voluntarios la oportunidad de contactar directamente entre ellos y con quienes llevan a cabo proyecto que necesitan la ayuda.

 

2 comentarios

  1. Dice ser Luis Alonso Burgos

    Otra posibilidad de voluntariado es el programa de servicio europeo SVE o EVS en inglés. Se establece una relación mucho más formal (de hecho, contractual) entre organización y voluntariado, pero a cambio se obtienen beneficios como un seguro médico internacional, algo de dinero de bolsillo, una figura de coordinador, clases del idioma local, seminarios de formación…

    Su idea es mucho menos itinerante, pero sin embargo, mucho más inclusiva en la sociedad y con infinitas ayudas destinadas a la adaptación y desarrollo del proyecto del voluntario. Amén de lo gratificante de la experiencia, de vivir en el extranjero, ayudar a los demás, conocer gente nueva, descubrir nuevas culturas, climas y formas de vida, etc.

    Ahora mismo vivo como voluntario en Noruega, en un pequeño pueblecito a los pies de un fiordo y este no es más que un primer paso para establecer una nueva vida llena de posibilidades en el mundo nórdico.

    16 febrero 2015 | 11:35

  2. Dice ser albitaguapa2

    tenemos lo que nos merecemos, no deberian ser voluntarios, sino trabajos remunerados y a todo el mundo le parece bien, ojala en cuestro trabajos tb se vuelvan voluntario de comida y os paguen a base de cuencos de arroz

    16 febrero 2015 | 12:11

Los comentarios están cerrados.