BLOGS
140 y más 140 y más

"It's the end of the world as we know it (and I feel fine)" Michael Stipe

Pinterest, for your eyes only

La palabra “secreto” es siempre interesante, conlleve novedades o no. Pinterest lo sabe bien, y por eso la noticia de que ha puesto en marcha tablones “secretos” ha gustado mucho entre sus acérrimos. También ha caído bien, supongo, entre las marcas, grandes usuarias de esta red social. En Facebook uno puede -podía- crear un álbum de fotos for your eyes only, escogiendo a una persona o a un grupo para que tengan acceso a esas imágenes. Se hacía -se hace- con fotos de familia, de fiestas, etc.; todo, principalmente, de carácter privado. En Pinterest supongo que más bien se trata de aficiones no confesadas o de, como voy leyendo por ahí, ideas para regalos y preparación de celebraciones de todo tipo. Cómo no, bodas incluidas.

No es, por tanto, algo original, aunque sí pueden comentarse varias cosas. El hecho de que se apueste por contenido que solo unos pocos van a manejar es una regresión -y un acierto para la evolución de esta red- en tanto en cuanto Pinterest es una vitrina pura y dura. La palabra regresión, en este caso, es meramente descriptiva, pero no calificativa. Hay un movimiento sutil pero visible , o eso creo yo, que apuesta cada vez más por una menor exposición personal en Internet. Este movimiento, a mi juicio, parte de los propios usuarios, que tras haber participado en muchas redes haciendo visibles sus gustos, sus opiniones y sus propias caras, ahora busca retroceder un poco. Pero esto es solo una percepción.

En cambio, creo que las redes -y lo hemos visto hace poco con los perfiles web de Instagram– están apostando por todo lo contrario. Por eso creo que Pinterest se marca ahora un tanto con los usuarios y sus ganas de esconder ciertas cosas. Más sencillo todavía: ¿tienes el perfil cerrado en Instagram o usas los mensajes privados de Twitter como un chat? Pues eso, que la parte privada es casi imprescindible. Además, ahora cuando haces un repin de una imagen de otro usuario dentro de uno de tus tablones privados, la otra persona no se entera. Y todas las imágenes que metas en ese tablón privado nadie las puede ver. La parte más atractiva, en cualquier caso, sigue siendo que el tablón “secreto” puede ser colaborativo.

De ahí que sirva para compartir en grupo ideas, fotos, artículos… en definitiva, para el brainstorming. También le puede servir a una marca para invitar a usuarios escogidos a probar ciertas cosas, leerlas o verlas. O para hacer, mismamente, un storyboard. En principio, cada usuario tiene derecho a tener tres tablones “secretos” y a usarlos como quiera; si quiere otro, debe reciclar o eliminar uno de esos tres. Cualquier tablón de nueva creación puede ser “secreto” y después transformarse en público, pero nunca al revés. Por último, leo que un miembro invitado en un tablón “secreto” puede repinear una imagen del mismo en otro de carácter público, aunque eso no mostrará información del tablón privado ni enlazará a él.

¿Demasiado lío? No tanto. La conclusión fundamental, para mi, es que si quieres compartir algo secreto escojas bien a las personas con las que hacerlo. Y que, desde luego, el contenido que compartas no sea secreto en el sentido bíblico, no vaya a ser que te metas en un lío. Puedes entender estos tablones como algo práctico para trabajar en grupo, para guardar contenido para uso personal -un ‘leer después’ como cualquier otro o un recordatorio- o para hacer partícipes a tus amigos de algo que preparas. Quizá se convierta en el nuevo ‘te invito a mi fiesta’, nunca se sabe. Si queréis saber cómo crear un tablón “secreto” podéis leerlo aquí o aquí. Comparto, además, un sencillo esquema con algunas ideas de uso.

 

Source: choblab.com via Mehdi on Pinterest

3 comentarios

  1. Dice ser Maria

    A mi me encanta Pinterest!

    13 noviembre 2012 | 23:35

Los comentarios están cerrados.