Un cuento corriente Un cuento corriente

Se llama a la Economía (más aún en estos tiempos de crisis) la "ciencia lúgubre". Aquí trato de mostrar que además es una de nuestras mejores herramientas para lograr un mundo mejor

Entradas etiquetadas como ‘paro’

Nota rápida sobre el empleo: Los datos de la EPA del primer trimestre NO son buenos

Este martes hemos conocido los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) referentes al primer trimestre del año. En concreto, el mercado laboral español destruyó 184.600 puestos de trabajo y el número de parados (no lo olvidemos, aquellos que buscan empleo) descendió en 2.300 personas. El Gobierno, a través del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no ha tardado en salir eufórico a proclamar que estas cifras son buenas y evidencian que España está saliendo de la crisis.

Pues siento estar en desacuerdo con el ministro (mi director, Arsenio Escolar, también lo está). Es cierto que el primer trimestre suele ser uno especialmente malo y que no es de los peores de la serie histórica, pero los datos están muy lejos de ser buenos. Muy lejos. Y es que “España sigue destruyendo empleo aunque a menor ritmo”, tal como señala la investigadora de Fedea Sara de la Rica, para quien “incluso en términos desestacionalizados se destruye el 0,1% del empleo. Es un número más bajo que los anteriores, pero seguimos en tasas negativas”, concluye, aludiendo a que no es que los parados hayan encontrado por fin un empleo, sino que han desistido de buscar.

Datos del paro (vía Porcentual)

Datos del paro (vía Porcentual)

También es especialmente preocupante el descenso en la tasa de actividad: aquellos que están en edad de trabajar y que, 0 bien están trabajando o bien están buscando trabajo. Pues bien, esta tasa están en niveles especialmente bajos: alrededor de un 59%. Seguimos con niveles de desempleo cercanos a los seis millones de personas y no da la impresión de que la actividad tenga el empuje necesario para reducir esos volúmenes en muchos (demasiado) tiempo.

La tan alabada reforma laboral está demostrando no servir para aquellos grupos sociales especialmente afectados por la crisis. Así, ya son casi 2 millones los hogares con todos sus miembros en paro, después de haber subido en más de 53.000 en el último trimestre.

Que conste que llevo meses hablando de un cambio de ciclo y mostrándome optimista respecto a la coyuntura económica. Pero lo que no se puede negar es que los resultados de esta EPA son un jarro de agua fría, tal como expone un organismo tan poco sospechoso de antigubernamental como el servicio de estudios del BBVA. La creación de empleo está lejos aún y el que más se resiente es el sector privado, que pierde 175.100 empleos. La idea general la resume mejor que yo el secretario general de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer: “Nuestra economía no está en la senda del cambio de ciclo que se viene preconizando desde las grandes empresas y el Gobierno, sino que tiene riesgos potenciales y no aumenta su actividad”. Más claro, agua.

No se trata de ser derrotistas ni de criticar por criticar. Al contrario. Estamos (casi) todos en el mismo barco y es una prioridad nacional generar empleo. Lo que no se puede hacer es mantener posiciones falaces y tratar de engañar a la población repitiendo que unos datos que son malos en realidad son buenos. Ni se puede tratar de ganar votos vendiendo optimismo que no se sustenta por datos reales. Así, sin autocrítica, no se tomarán las medidas adecuadas para por fin volver a la senda de la creación de puestos de trabajo.

Alta Baviera, Trøndelag y Suiza Central ¿Cuál es la clave de las regiones con menos paro?

La agencia estadística europea (Eurostat) ha dado a conocer hoy las estadísticas de desempleo de 272 regiones europeas medidas según el criterio NUTS2, que en algunos casos engloba a territorios con varias unidades administrativas y en otros casos designa al equivalente a una provincia española (en resumen: no están todas las que son, pero son todas las que están). La conclusión es demoledora para España, país que alberga a las cinco regiones con un porcentaje mayor de desempleados de toda la muestra estadística.

Gráfico con el desempleo regional de los países de la UE.

Gráfico con el desempleo regional de los países de la UE.

A mi me ha llamado la atención que frente a tasas de desempleo por encima del 25%, tres regiones europeas comparten el privilegio de ser las que registran un menor porcentaje de personas sin empleo. Apenas el 2,6% de su población activa no encuentra empleo. Se trata de la alemana Alta Baviera (Oberbayern), la noruega Trøndelag y Suiza Central (Zentralschweiz). Países distintos, cada uno con sus características. ¿Cúal es el secreto de estos territorios para prácticamente disfrutar de un paro cero?

En el caso de Alta Baviera, cuya capital es Munich, hablamos de una de las zonas económicas más fuertes de toda Europa (prácticamente toda Baviera lo es). Su modelo económico es un modelo a seguir en cuanto a éxito en la transición desde una mezcla de agricultura e industria pesada a un tejido industrial moderno y centrado en un alto valor añadido. La región es sede, por ejemplo, de gigantes del I+D+i como Siemens, Agfa y Audi, por ejemplo. Otra de las claves de Alta Baviera, al igual que lo es en toda Alemania, es la proliferación de empresas medianas y pequeñas. Pero no nos confundamos. No se tratan de las microempresas que tanto abundan en España. Hablamos de compañías que han aprendido a ser competitivas y exportar la gran mayoría de su producción: Exportan más de 125.000 millones de euros cada año. Pero si de algo se enorgullecen los altos bávaros es de su de “economía social”, cuyo objetivo es armonizar tanto el mercado libre y la competitividad como la protección social y la solidaridad de sus ciudadanos.

Muy distinto es el caso de Trøndelag, situada en la zona central de Noruega y compuesta por dos divisiones administrativa (norte y sur). Con el polo económico en la capital, Trondheim (una de las universidades tecnológicas más potentes del mundo), la clave del éxito de esta región se encuentra en una variada combinación de sectores como la agricultura, el comercio y, sobre todo, innovación tecnológica. Tanto es así que la región de Trondheim se sitúa como la más innovadora y dinámica de toda Noruega, con grandes desarrollos en energías hidroeléctricas y petroleras, así como en la búsqueda de energías limpias más sostenibles y eficaces.

Compuesto por los cantones de Uri, Schwyz, Obwalden, Nidwalden, Lucerna y Zug, la región de Suiza Central (no existe como tal salvo para efectos estadísticos de Eurostat) dispone de un tejido económico basado en sectores como el turismo, la consultoría y la salud. Tanto es así que hay cuatro trabajadores en el sector servicios por cada empleado trabajando en la industria o la agricultura. En particular, esta región suiza se ha especializado en la producción y venta de material y servicios punteros relacionados con la salud y la electrónica. La banca, los servicios financieros y en general los servicios con un alto valor añadido son algunas de las claves de su éxito.

Territorios muy diversos con circunstancias distintas, pero algunas características comunes que explican esos ridículos niveles de desempleo: La búsqueda de la excelencia y la especialización en ciertos sectores económicos y, sobre todo, la fuerte inversión, tanto en capital humano como en innovación y desarrollo. ¿Estamos haciendo esto en España? ¿Qué os parece? ¿Alguna vez podremos aspirar a eliminar el paro de entre las preocupaciones de la ciudadanía?

Los datos de empleo de marzo son buenos, pero aún queda mucho por mejorar

Hoy nos hemos desayunado con datos del paro. Buenos datos del paro. El desempleo registrado en los servicios públicos se redujo en 16.620 personas en marzo, mientras que las afiliaciones de trabajadores se incrementaron en 83.984 personas, según los datos facilitados este miércoles por el Ministerio de Empleo. El director de 20minutos, Arsenio Escolar, ha hecho un análisis en claves de estos datos.

paro marzo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tanto el Gobierno como los sindicatos (más matizadamente) no han dudado el calificar los datos como positivos. Y es que en su conjunto lo son: Es la mayor caída del desempleo registrado en un mes de marzo desde el año 2006 (cuando la burbuja estaba próxima a alcanzar su máximo). Además, se logran siete meses consecutivos de disminución del paro y la contratación indefinida ha experimentado un crecimiento del 15,72% en el último año.

Los datos —como digo, buenos— se quedan en muy poco, sin embargo, cuando vemos el problema real del mercado laboral español. Esa disfuncionalidad casi patológica que le llevó a destruir más de cuatro millones de puestos de trabajo desde el inicio de la crisis. Esa tara que nos ha mantenido a la cabeza del desempleo del mundo occidental desde 2008. Pese a la creación de empleo y la moderada vuelta al crecimiento seguimos teniendo una tasa de paro inconcebible para un país desarrollado, y a la vista del alcance de la recuperación, seguiremos muchos años así. Según la consultora PwC no recuperaremos unos niveles aceptables de empleo hasta el año 2033.

En resumen: No se trata de ser agoreros, ni aguafiestas, ni antipatriotas. Se trata de ser realistas. Los datos puntuales son buenos, pero venimos de la mayor crisis del mercado laboral español desde que existen datos, así que es normal que los efectos apenas supongan una mejora en la coyuntura global. Para que de verdad seamos optimistas y se pueda hablar de una cierta recuperación tendremos que ver cómo en tasas trimestrales se consiguen crear algunos cientos de miles de empleos. Hasta entonces, al menos por mi parte, nada de complacencia.