Un cuento corriente Un cuento corriente

Se llama a la Economía (más aún en estos tiempos de crisis) la "ciencia lúgubre". Aquí trato de mostrar que además es una de nuestras mejores herramientas para lograr un mundo mejor

Entradas etiquetadas como ‘deficit publico’

El déficit público de España en 2013, en el 6,62% ¿Un buen dato o un mal dato?

El Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, desveló ayer por fin el dato del déficit público de España en 2013. Tal como anticipábamos hace semanas, finalmente, el conjunto de las administraciones públicas registró un desfase negativo entre ingresos y gastos equivalente al 6,62% del PIB. Y eso sin contar las ayudas al sector financiero, que hubiera elevado el agujero hasta el entorno del 7,1%.

Cristóbal Montoro

Cristóbal Montoro

Así, España se pasa en apenas una décima y pico del objetivo máximo marcado por Bruselas, que se había fijado (tras múltiples revisiones) en el 6,5% del PIB. Es decir, objetivo prácticamente conseguido. Los mercados no se van a escandalizar por sobrepasar la línea roja en apenas mil millones de euros (“no muera usted por una décima”, reivindicó Montoro). Hemos cumplido, y si las previsiones de crecimiento (por encima del 1%) para el año que viene se cumplen, es probable que no sean necesarios demasiados ajustes. El aparente éxito, sin embargo, tiene algún aspecto oscuros, tal como han hecho saber a este periodista varios analistas consultados.

Por un lado, están los tan comentados retoques del Gobierno a la hora de presentar datos de saldo público, manipulaciones que ya fueron utilizadas en las cuentas de 2012. No parece una operativa que despierte ninguna confianza entre los mercados internacionales, y será Eurostat los que, como cada año, los tendrá que validar o retocar. Mientras la deuda pública (el dato que de verdad debería preocuparnos) no deja de crecer año a año, los datos del déficit pueden acomodarse (ya saben, lo de la contabilidad y el chicle) para que un año reflejen un impacto menos alarmante. El problema de fondo, tal como hemos comentado otras veces, es no reducir drásticamente el déficit primario y así acumular años y años con déficit altos. Es así como la deuda pública se dispara (y por tanto los intereses a pagar, lo que a su vez desequilibra de nuevo las cuentas públicas).

Por otro lado, no parece una buena señal que, mientras las Comunidades autónomas y los ayuntamientos han conseguido, aparentemente, controlar más sus niveles de gasto, por su parte el Estado central sea el que más desfase ha registrado frente a su objetivo. El Gobierno tiene que liderar estos ajustes si quiere dar ejemplo y resultar creíble.

En definitiva, la reducción del déficit debe producirse en España por convicción, y no por obligación, y sobre todo sin trampear a nuestros socios europeos ni autoengañándonos. No reducir este desfase negativo entre ingresos y gastos solo nos puede acabar conduciendo a la bancarrota, así que mejor si nos dejamos de maquillajes, rodeos y circunloquios.

¿España ha logrado reducir su déficit público sí o no? Un gráfico vale más que mil palabras

Los datos y la gráfica son del departamento de análisis del banco francés Credit Agricole. Los de color verde son los datos de déficit primario (el que excluye los intereses de la deuda), y la parte de las barras en naranja es el déficit ocasionado por los intereses de la deuda. En 2013 nos hemos vuelto a pasar de los objetivos comprometidos con las autoridades europeas (un 6,7% frente a un 6,5%), una tendencia mantenida desde 2009.

Evolución del déficit público en España.

Evolución del déficit público en España.

Juzguen ustedes mismos, pero lo que NO se puede negar es que ha habido un notable descenso en el déficit primario, el que marca realmente el recorte del gasto recurrente (en contraposición al otro, que es coyuntural). Tampoco se puede negar que una gran parte del aumento en intereses de la deuda viene por dos vías: 1) el aumento sin precedentes de la deuda ocasionado por el rescate al sistema financiero y por las obligaciones de gasto relacionadas con prestaciones por desempleo, pensiones, etc. 2) Los mayores intereses que ha tenido que pagar España debido a la escalada de la prima de riesgo entre 2011 y 2012.

Lo dicho, juzguen ustedes mismos.

Un año más, España no va a cumplir con el objetivo de déficit público, según los analistas

El pasado martes, durante la presentación de su recién publicado libro, el exdirector de la Oficina Económica del Presidente, David Taguas, dejaba entrever que España volverá a incumplir el objetivo de déficit público comprometido con las autoridades europeas, que para 2013 era del 6,5% del PIB. Y eso sin tener en cuenta las ayudas a la banca, ya que Bruselas nos permite descontar esa cantidad en la medida que entienden que son gastos “contingentes”.

Dinero

Dinero

A pesar de la infatigable fe del Gobierno, que a través del ministro De Guindos mostró su optimismo en lograr los objetivos de déficit público, lo cierto es que la mayoría de los analistas prevén, en mayor o menor medida, un cierto grado de incumplimiento ¿Es muy grave el desfase extra de gastos respecto a los ingresos? Vamos por partes, que cada uno tiene su previsión.

El primer jarro de agua fría llegó en enero, de parte del Banco de España, que si bien, de boca de su Gobernador manifiesta su esperanza en cumplir, en su último boletín económico deja claro que entre septiembre de 2012 y septiembre de 2013 hay un déficit acumulado de más del 7%, y que  para lograr acabar el año dentro del objetivo “debería haber una mejora de las cuentas considerable en el cuarto trimestre del año pasado”. Puede ser cierto que hayamos tocado fondo, pero eso no quiere decir que se haya mejorado.

“Nulo”. Así define Funcas el avance español en 2013 respecto al proceso de consolidación fiscal, si finalmente se cumplen sus expectativas, que situarían el déficit público del conjunto de las administraciones públicas en el entorno del 6,8% del PIB, prácticamente igual que el registrado en 2012.

En una línea también crítica se muestra el departamento de estudios de BBVA, que en su último informe sobre España habla de un ajuste insuficiente. El esfuerzo de ajuste (ante la caída de la actividad) habría recaído sobre todo en la inversión pública. “Sin embargo, dicho esfuerzo habría sido insuficiente, y se estima que las AAPP españolas habrían cerrado el ejercicio 2013 con déficit en torno al 7% del PIB“, explican desde el banco. Es decir, un exceso de gastos adicional de más de 5.000 millones de euros.

Por si fuera poco, otros bancos de inversión y analistas extranjeros, como el suizo UBS, también prevén un incumplimiento, mayor o menor, de los compromisos. ¿Es muy grave? Bueno, según se mire. Quizás ante un exceso de unas décimas sobre las previsiones las autoridades europeas no se lleven las manos a la cabeza. Los problemas son quizás de otra índole: ¿Se creerán los mercados que somos capaces de llevar a cabo los ajustes que nos exigen? ¿Es España incapaz de acomodar sus gastos a sus ingresos? Esperemos que no…