Un cuento corriente Un cuento corriente

Se llama a la Economía (más aún en estos tiempos de crisis) la "ciencia lúgubre". Aquí trato de mostrar que además es una de nuestras mejores herramientas para lograr un mundo mejor

Entradas etiquetadas como ‘subastas’

Sobre las “exitosas” subastas del Tesoro y otras falsas buenas noticias económicas

Ayer, el Tesoro llevó a cabo una nueva emisión de deuda pública. En total, se colocaron 5.000 millones de euros en un nuevo tipo de bono a 10 años, ligado a la inflación: Es un instrumento que además de una rentabilidad preestablecida, incorpora un “seguro” para abonar un extra a los tenedores de esta deuda en el caso de los precios en ese periodo hayan subido por encima de un límite.

El caso es que el Gobierno y sus medios afines se apresuraron a celebrar el éxito de la emisión, poniendo el acento en la alta demanda de los inversores. Obviamente es mejor que —en unos momentos en que necesitamos endeudarnos sí o sí— los bonos españoles encuentren salida con facilidad. Pero esto en mi opinión está lejos de ser una buena noticia, como se nos quiere hacer tragar desde el inicio de la crisis después de las innumerables subastas a las que ha acudido España.

Y es que desde que estalló la burbuja del ladrillo y se disparó el paro, las cuentas públicas han implosionado, conduciendo a España a uno de los mayores niveles de endeudamiento que se recuerda. Tanta tanta deuda que ya supone 990.466 millones de euros, el 97% del PIB, como ha dado a conocer este miércoles el Banco de España. Más allá de los debates sobre el punto exacto en el que el exceso de deuda pública comienza a ejercer sus efectos más perniciosos, la evidencia científica e histórica demuestra que con unos niveles tan altos de endeudamiento se limita la capacidad de crecimiento futuro.

deuda pública

Pero lo más grave no es tanto el porcentaje de deuda sobre PIB (que sí que es preocupante) sino la rapidez a la que la deuda pública está creciendo. Hace apenas un año la deuda pública rondaba el 90% de nuestra riqueza anual, y hace dos años apenas superaba el 80%. Es decir, que nuestro endeudamiento está creciendo en el entorno de un 10% año a año. Ésta es la principal razón por la que es TAN importante reducir el déficit público, por más que un cierto y coyuntural déficit público sea inevitable. Todo aquello que gastamos de más lo tenemos que pedir, y va a parar a una ya abultadísima mochila.

Ésta es la verdadera (y preocupante) noticia, no el puntual éxito de una colocación de deuda, que por otro lado guarda una relación directa con las inmensas cantidades de liquidez existentes en los mercados después de las barras libres del BCE, las facilidades (relajaciones) cuantitativas emprendidas por la Reserva Federal, Banco de Japón y Banco de Inglaterra y la creciente aversión de los inversores internacionales a las economías emergentes. Vamos, que como diría el ya mítico Sr. Lobo de la película Pulp Fiction