Solo un capítulo más Solo un capítulo más

Siempre busco la manera de acabar una serie cuanto antes... para ponerme a ver otra.

Archivo de la categoría ‘Netflix’

Recuerdos (imprescindibles) de 2013: House of Cards y Kevin Spacey

Con el fin de The West Wing (El ala oeste) nos quedamos casi huérfanos de series políticas. De tener todo pasamos a un vacío inesperado. Y es que quién nos iba a decir que ibamos a echar en falta una serie sobre la aburrida vida de los gestores públicos que legislan para hacer la vida de los suyos mejor mientras a nosotros nos putean. Pero es que lo que hizo Aaron Sorkin provocaba de todo menos tedio. En 2008 llegó The Good Wife, la cuál no he visto aún. Sí, ya sé que es un pecado, pero habrá tiempo. De ésta solo sé que tiene a todo el mundo encandilado. Y por algo será. En Europa también podemos presumir de una, Borgen, otra de esas maravillas que llegan desde Dinamarca. House3

Pero en 2013 llegó la que muchos estábamos esperando. Todo era novedoso: un canal de televisión en streaming, actores y directores de Hollywood, y un argumento enigmático y que no te permitía predecir por dónde iba a tirar la historia. Así llegamos a House of Cards, una de las mejores series de este año (ya veremos si la mejor en unas semanas), y que merece ser rescatada. Más aún después de conocer que su segunda temporada se estrenará el 14 de febrero de 2014. Y esperemos que no sea la última.

House4Si no habéis visto el drama político de 2013 que ha emitido Netflix simplemente estáis tardando. La serie gira en torno a Frank Underwood (Kevin Spacey), un congresista que es el jefe de los demócratas en la cámara de representantes estadounidense, y que se vale de todo tipo de ardides y efugios para lograr sus objetivos. Estos pueden ser por el bien del partido, del país o del presidente de EEUU. Pero todos comparten una finalidad común: aquello que logre desde su papel de líder tiene que acabar beneficiándole sea como sea. Porque lo único que ansía es poder. Mucho más.

Para ello no dudará en emplear a los periodistas, que gustosos publicarán (casi) todas las filtraciones que provengan del poderoso Underwood. Así embauca a Zoe Barnes (Kate Mara), una joven reportera que está cansada de ser el último mono de su periódico y que acabará siendo la que saque a la luz todos los escándalos o cambios de estrategia que le cuente el político. También está con él su inseparable Doug (Michael Kelly), su jefe de personal y el encargado de hacer el trabajo sucio. Su otro apoyo en su asalto a escalafones más altos es su esposa Claire (Robin Wright), que dirige una organización sin aparente ánimo de lucro pero que a la vez presiona en un sentido u otro para facilitar las cosas a su marido.

House1

No le falta nada. Hay traición, cuernos, agresiones provocadas, sobornos, acoso e incluso homicidios. Y los secundarios son espectaculares, como Peter Russo (Corey Stoll). Ser tan buena no le valió de nada en los Emmy, donde no se llevó nada con la excepción del premio a mejor dirección para David Fincher. Pero ya sabemos que esto de los premios es muy discutible. Porque características positivas le sobran.

Kevin Spacey es el que tiene todo el poder. Y se siente cómodo con ello, porque su interpretación es indescriptible (de bueno). Gracias a su presencia y sus monólogos dirigidos al espectador se refuerzan otros aspectos. Ocurre con el papel de los lobbies, otro de los puntos fuertes de la serie. Las tramas nos muestran el tira y afloja constante entre estos grupos de presión y el poder político en EEUU. Y es tan real que da miedo.

House2

El mayor éxito de House of Cards es su realismo. Hay que partir de que nunca se puede confundir ficción con realidad; pero ésta es que te mete tanto en sus historias que llegas hasta a indignarte con lo que estás presenciando. Ya sea por una operación que deja sin trabajo a miles de personas a cambio de unos votos, o por leyes favorables a determinadas empresas para así lograr más donaciones para una campaña, te cercioras de que lo que cuenta la serie tiene toda la pinta de ser verdad. Nada queda al azar, y todos los detalles están extremadamente cuidados. Incluso el hijoputismo de los políticos o empresarios está marcado a la perfección.

La serie creada por Beau Willimon cuenta, además de con un reparto excepcional, con auténticos genios detrás de las cámaras. David Fincher, que además es productor junto a Kevin Spacey, dirigió los dos primeros episodios, por poner un ejemplo. Otros directores de renombre como Joel Schumacher o Allen Coulter (éste en las series) también han sido responsables de otros capítulos. Todos ellos han contribuido a hacer una ficción casi perfecta, en la que no sobra ni un minuto y donde, de una manera u otra, te enganchas a la política y a sus tejemanejes y maquiavelismos.

House5

Cuando regrese en febrero la recuperaremos, ya para hablar de las tramas en sí. Por ahora mejor recomendarla sin más y que los que tengan la mala suerte de no haberla visto aún (o buena, ya que aún la pueden descubrir) puedan disfrutarla sin destrozarles la trama.

House of Cards fue la reina del primer semestre de 2013 (la del segundo es Orange is the New Black). Y si logra mantener el nivel demostrado en su primera temporada, será eterna. Aunque lo que espero de verdad, insisto, es que no acabe en 2014, como ya deslizaron. Sería una gran pérdida para la televisión actual.

Camino a los Emmy: las apuestas

Quedan solo unas horas para que empiece la mayor parafernalia anual seriéfila de la historia. El fasto y el boato de los Emmy acapararán la atención desde las 02.00 horas de la madrugada del domingo al lunes en España. Los vestidos y trajes valorados en decenas de miles de dólares realizarán su paseo de rigor por la alfombra roja gracias a las estrellas televisivas que se los enfunden. Los nominados declararán antes de la ceremonia estar muy nerviosos, a la vez que “cualquiera de mis compañeros merece el premio”. Y cuando Neil Patrick-Harris inicie la gala, esa inquietud del exterior ya nublará las mentes de todos los presentes en el recinto mientras se van sucediendo las victorias y derrotas.

A los que estamos alejados de todo ese mundillo de glamour, talento y ostentación, solo nos quedan las cábalas. Nuestras apuestas personales de corazón, lo que la cabeza nos dice qué pasará, o las sorpresas que barruntamos. Por ello, y dado que mis preferencias durante esta semana han quedado claras en mis (nada) exiguos análisis, es hora de que expertos de verdad en esto de las series hagan sus vaticinios. Compañeros de blogs especializados y medios, todos ellos con más conocimientos que yo, han tenido la amabilidad de responder a un pequeño cuestionario sobre los premios de esta noche. Todas sus respuestas son muy interesantes, así como sus  disquisiciones. Espero que os resulte útil y os dé ideas sobre qué tenéis que ver o no.

Las preguntas

1. ¿Está el nivel de los Emmy de este año mucho más alto que en anteriores ediciones?

2. ¿Quiénes son tus favoritos entre los actores de drama y comedia?

3. ¿Y entre las series de las mismas categorías? ¿Por qué?

4. La llegada de Netflix a los premios, ¿qué supone para la industria en sí?

5. ¿Cuáles son los mejores guiones nominados a tu juicio?

6. En cuanto a las miniseries, ¿qué serie y actores creen que merecen y/o se llevarán los galardones?

7. ¿Echas de menos a alguna ficción o actor? ¿O a varios?

Natalia Marcos (Quinta Temporada, El País)

1. Yo creo que ya hace unos años que el nivel está muy alto. Este año, si tuviera que votar, hay tres series entre las que no sabría por cuál decidirme. Cualquiera de ellas será justa vencedora. Puede pasar cualquier cosa.

2. Es diferente lo que creo que pasará y lo que me gustaría que pasara. Creo que en actor de drama ganará Kevin Spacey, pero me gustaría que lo hiciera Damian Lewis o Bryan Cranston. Actriz de drama creo y quiero que gane Claire Danes (espero que eso de que puede ganar Kerry Washington sea una broma sin gracia que nos están gastando…). De los secundarios, voto por Mandy Patinkin y Anna Gunn. En comedia, en protagonistas me gustaría que ganaran Louis C.K. y Julia Louis-Dreyfus, aunque creo que ganará Lena Dunham. Y en secundarios, mi voto va para Ty Burrell y Mayim Bialik.

3. En drama, podría pasar cualquier cosa entre Breaking Bad, Homeland y House of cards. Pero mi corazón (y, solo en parte, mi cabeza) está con Homeland.  En cuanto a comedia, me parecería fantástico que ganara 30 Rock como homenaje en el año de su despedida. Peggyted

4. Más que su llegada a los premios, yo diría que su entrada en el mundo de la producción de series ha supuesto un toque de atención al resto de cadenas para que se den cuenta de que la forma de consumir series ha cambiado, que el espectador quiere ver productos de calidad cuando quiere y como quiere. Estar presente en los premios solo es una consecuencia de hacer las cosas bien.

5. En drama, de nuevo estoy entre Breaking Bad y su ‘Say my name’ y Homeland con ‘Q&A’, aunque en el capítulo de Homeland lo que más destaca son las interpretaciones.  En comedia, me encantaría que premiaran el final de The Office, que se merecen un pequeño homenaje y fue un buen final.

6. Creo que American horror story: Asylum se llevará el premio, y que Jessica Lange también recogerá el Emmy. En actor de miniserie/película, Michael Douglas ganará fijo; para mí, es el premio más seguro de toda la noche. En los secundarios podría pasar cualquier cosa.

7. Me duele la ausencia de The Good Wife, que tuvo una segunda parte de temporada fantástica. Y no entiendo que no esté entre las nominadas Julianna Margulies. También echo de falta nominaciones para The Americans, e incluso para Mads Mikkelsen por su Hannibal. Y, aunque no las sigo, el olvido en los premios de Shameless y Justified ya es más que habitual. Entre las actrices, tampoco me habría parecido mal que estuviera Tatiana Maslany (Orphan Black).

Miriam Lagoa (En Terra de Series)

1. Se mantiene e incluso diría que sube un poco en las categorías de drama, gracias a las series de las cadenas de cable. En las de comedias llevan años estancados y sorprenden algunas elecciones en las tvmovies (Political Animals, The Bible) que parecen escogidas casi por descarte

2. Te diré los que me gustaría que ganaran: actores de drama, Bryan Cranston y Elisabeth Moss; secundarios de drama: Mandy Patinkin y Christine Baranski; actores de comedia: Louis C.K y Amy Poehler; secundarios de comedia: Tony Hale y Jane Krakowski.

Jessica3. Drama: Breaking Bad porque aunque compite por los ocho capítulos del año pasado son los suficientemente buenos para que la consideremos la mejor serie que se emite actualmente en Estados Unidos: por desarrollo de personajes, los diferentes niveles de lectura de sus guiones y el cuidado a los detalles En comedia: 30 Rock. Sería un bonito homenaje pero si gana el premio será por méritos propios. Se ha despedido con una temporada final a la altura de sus mejores años. Una comedia de televisión sobre la televisión, la echaré mucho de menos.

4. Supone un cambio de modelo y pide un cambio de mentalidad en la industria. Las series no se producen y no se consumen como antes. Permite también la fragmentación de la audiencia y por tanto la posibilidad de hacer ser más atrevidas que no tienen la obligación de gustar a todo el mundo.

5. Mejor guión de drama: Q&A (Homeland); en comedia, Hogcock (30 Rock)

6. A pesar de todo el revuelo, creo que lo mejor de Behind the candelabra son sus actores (como película me parece un poco floja) por lo que mi premio sería para American Horror Story: Asylum. En cuanto a los actores, Michael Douglas y Jessica Lange, mientras que los secundarios serían James Cromwell y Sarah Paulson.

7. Hice un post con mis 10 olvidos de los Emmy. Los mayores serían: Emmy Rossum (mejor actriz por Shameless), Walton Goggins (mejor secundario por Justified), Michael Cudlitz (mejor secundario por Southland) y Parks and Recreation como mejor comedia.

José Manuel Romero (La Script, Cadena SER)

1. Es una falsa apariencia. En algunas categorías sí, en otras no. Viendo el listado general de nominados no creo que haya mucho más nivel que el año pasado. Aunque nos hayamos acostumbrando, el trasvase de actores del cine a la televisión sigue llamando la atención. Y este año, el hecho de que estén nominados Michael Douglas, Matt Damon, Helen Mirren, Al Pacino, Kevin Spacey, Vera Farmiga… crea esa sensación de mayor nivel.

2. En el apartado femenino de drama, creo que nadie está al nivel de Claire Danes. Si no gana, será la sorpresa de la noche. En interpretaciones masculinas, quiero que gane Bryan Cranston, pero ganará Kevin Spacey. Entre los secundarios, espero que sea el año de Anna Gunn y Bobby Cannavale. En comedia, ojalá ganen Louis CK y Tina Fey, pero lo veo muy difícil. Siempre es una categoría en la que hay sorpresa, y no descarto que sea Laura Dern. Entre los secundarios, dominará Modern Family. Apuesto por la pareja Ty Burrell y Julie Bowen.

3. En drama, la lucha creo que está entre Homeland y House of cards. Quiero que gane la primera porque, pese a todas las críticas, la segunda temporada me pareció espectacular, y puede ser su último año. Tengo la impresión de que ha tocado techo. El problema es que House of cards es un producto hecho para que le guste mucho a los académicos. Entre las comedias, dudo que alguien le arrebate el trono a Modern Family. Si no gana, espero que Girls o Louie se lleven el galardón porque son ficciones con un sello propio, con mucha personalidad, y la comedia en EEUU necesita regenerarse. Gyp

4. Supone una pequeña revolución. Las networks no tienen series nominadas a mejor drama y una plataforma online sí. Es un paso adelante muy interesante pero tampoco nos engañemos. Netflix está porque están David Fincher y Kevin Spacey. Si el año que viene está nominada Orange is the new black, sí podremos decir que la producción propia de una plataforma online es competitiva para la Academia.

5. Lo primero, es una vergüenza para Mad Men que este año no tenga guión nominado. Mi favorito es ‘Q&A’, el quinto capítulo de Homeland, uno de los mejores del año con ese interrogatorio entre Carrie y Brody. Además, fue escrito por el fallecido Henry Bromell, y los premios-homenaje siempre son del gusto de la Academia. Si no ganara, apuesto por  ‘The Rains of Castamere’ por su impacto y momento cumbre de la temporada de Juego de Tronos. Puede ser el único premio que recoja la serie de HBO. En comedia, echo mucho de menos que no esté entre los nominados ‘One Man’s Trash’ de Girls. Y creo que en este apartado va a funcionar también el premio-homenaje por despedida. Uno de los dos capítulos finales de 30 Rock  (‘Hogcock!’ o ‘Last Lunch’) merece ganar para despedir por todo lo alto a la serie.

6. En miniseries, tengo y hay pocas dudas. Behind the candelabra va a arrasar. Se llevará el premio a Mejor Miniserie y Michael Douglas el de mejor actor principal. En las interpretaciones femeninas, apuesto a que Jessica Lange y su hermana Jude ganarán por American Horror Story: Asylum, aunque no descarto que Elisabeht Moss (Top of the lake) conquiste el Emmy que no ha ganado nunca con Mad Men.

7. A muchos. Es incomprensible que The Good Wife y Julianna Margulies no estén nominados. Sorprende que Downton Abbey siga acaparando tantas nominaciones en categorías principales. También echo de menos a Steve Buscemi como mejor actor por Boardwalk Empire, y me hubiera gustado que The Americans y Hannibal hubieran recibido alguna nominación.

Mar Guerrero (Series a la parrilla)

1. Si algo caracteriza a los Emmy es su inmovilismo, con nominaciones hechas con el piloto automático puesto, por lo que no veo una gran variación de nivel, en general. En el apartado de actores principales de drama, no obstante, sí hay más movimiento este año, con las entradas de Jeff Daniels, por The Newsroom, y Farmiga, por Bates Motel… Por supuesto, no me olvido de la nominación totalmente “chota” de Kerry Washington por Scandal. Eso sí que nadie se lo esperaba. Será muy divertido si gana.

2. Creo que no se van a salir del guión en actores principales de comedia y  ganarán Jim Parsons y Julie Louis-Dreyfus. En drama apuesto a caballo ganador también: Bryan Cranston. ¿Actriz dramática? Si soy seria me quedo con Claire Danes, pero es que Kerry Washington… Eso sería épico, amigo. En secundarios de comedia pienso que será territorio Modern Family, cualquiera de los nominados de la serie puede llevárselo. ¿Secundarios de drama? Peter Dinklage y Maggie Smith. hay que dejarle algo a los fenómenos de Game of Thrones y Downton Abbey.

Aaron3. Escojo Homeland en drama; la segunda temporada ha sido un sinvivir, y pienso que Breaking Bad tendrá su momento de gloria el año que viene.  En comedia no hay mucho que pensar, la categoría está a merced de Modern Family desde hace tiempo, salvo milagro de última hora.

4. Es el reconocimiento de un nuevo jugador en el panorama que está marcando camino en la forma de distribuir y ver series. Este año ha sido House of Cards, pero me pregunto cómo será en la próxima edición vista la gran acogida de Orange is the New Black.

5. Breaking Bad.

6. Salvo que suceda un “biblazo”, Behind the Candelabra, con Michael Douglas como actor principal. Laura Linney tendría que llevárselo para terminar de cerrar The Big C, al igual que su compañero John Benjamin Hickey en la zona de secundarios. En las secundarias hay auténticos pesos pesados, difícil elegir, pero me decanto por Alfre Woodward.

7. Eso siempre. Por un lado, basta ya con el ninguneo a The Good Wife en mejor serie de drama. Entiendo que las cadenas de cable tengan su mafia montada en los Emmy, pero hay que reconocer al mejor producto de calidad producido por una network en estos momentos. Por otro lado, también está la batalla perdida de John Noble en mejor actor de drama, supongo que no es lo mismo trabajar en The Newsroom que en Fringe a ojos de los académicos…

Marina Such (Editora en Vaya Tele)

1. En drama puede decirse que sí. Homeland, Mad Men, Breaking Bad, House of Cards y Juego de tronos tienen todas opciones de llevarse algún que otro premio, todas son series que cuentan con un nutrido número de seguidores y han tenido buenas críticas, en general, así que será interesante ver si los premios se reparten o si Breaking Bad arrasa de un modo parecido a como hizo Homeland el año pasado.

2. Si yo pudiera elegir a los ganadores, en comedia les daría un último reconocimiento a Jane Krakowski, Tina Fey y Alec Baldwin por esa séptima temporada final, y genial, de 30 Rock. Y en drama, parece que Kevin Spacey es el gran favorito, pero estaría bien que alguno de los secundarios de Juego de tronos (Peter Dinklage o Emilia Clarke) se llevara algún premio para dar algo de diversidad a la ceremonia. O Vera Farmiga por Bates Motel, porque es de lo poco realmente salvable de esa serie.

3. En comedia están nominadas las de siempre, así que prefiero que gane 30 Rock. Y en drama, el Emmy a Juego de tronos sería una nota diferente en la tendencia habitual de estos premios. Jorah

4. Los nombres de David Fincher y Kevin Spacey han pesado mucho para que House of Cards haya entrado en los Emmy, sin ellos, Netflix lo habría tenido muy, muy difícil. Pero está claro que, una vez abierta esa puerta, el campo de posibles nominados se abre muchísimo. Otra cosa es que logren llamar la atención de los académicos, que para eso hace falta tener grandes nombres asociados al producto y gastarse mucho dinero en promoción. Pero el éxito de House of Cards sí puede lograr que más cineastas importantes de Hollywood prueben suerte en plataformas online tipo Netflix.

5. En drama, Breaking Bad y Homeland tienen unos capítulos realmente muy buenos y muy intensos nominados, yo diría que son los favoritos. En comedia, sigo con mi obsesión con 30 Rock, porque su final fue redondo.

6. Parece que Behind the candelabra va a arrasar en esas categorías, sobre todo aprovechando los elogios que se ha llevado Michael Douglas, pero también estaría bien que Top of the lake rascara algún premio, porque los merece.

7. Siempre se echa de menos a gente, los Emmy siempre se olvidan a gente muy válida que no entra en su radar. Este año, por ejemplo, podrían haber entrado perfectamente Justified, The Americans, una eterna olvidada como Parks and Recreation o Tatiana Maslany, la protagonista de Orphan Black, que ha sido una de las revelaciones del año.

Jaime Domínguez y Sonia Martínez (TV Spoiler Alert)

1. J: Es el mismo. Se han añadido nuevos competidores, pero la estructura es básicamente la misma.

S: Creo que más o menos es igual, las grandes vienen a ser básicamente las mismas, sólo hay algunas más. El año que viene es probable que la cosa cambie porque se van algunas de las más fuertes.

2. En drama me quedo con Bryan Cranston (no hace falta decir el porqué), aunque creo que Kevin Spacey tiene las de ganar; y con Claire Danes, que sigue sin tener verdadera competidora aunque suena muy fuerte el nombre de Kerry Washington. En comedia, tiene las de ganar Julia Louis-Dreyfus y Louis C.K., pero creo que la Academia podría acabar premiando a Baldwin y Fey como obsequio de despedida.

Maslany2S: En cuanto a drama creo que Bryan Cranston y Claire Danes no tienen competidor ninguno. En la categoría de actor hay mucha más competencia entre el nivel de los nominados, pero en cuanto a actrices no cabe duda. Hablando de comedias, creo que debería ser el año de 30 Rock, así que voto por Tina Fey y Alec Baldwin.

3. J: Es complicado. Diría que Modern Family volvería a ganar el Emmy, pero ahí están 30 Rock diciendo adiós y Veep, que está acaparando una desmesurada atención este año. Si hablamos de dramas, es aún peor: Downton Abbey está fuera, Mad Men dudo que huela el premio y Game of Thrones sigue sin encajar en la categoría… pero podrían dar una sorpresa. La cosa está entre Breaking Bad, Homeland y House of Cards, y creo que será la de Netflix la que se lo lleve.

S: En drama la decisión es muy difícil. Yo se lo daría a Game Of Thrones porque la tercera temporada ha sido maravillosa y porque lo que cuenta de Breaking Bad no es la mitad de temporada actual sino la primera, pero House Of Cards ha pegado fuerte. En cuanto a comedias, aunque Veep tenga miradas en ella y Girls esté de moda, yo se lo plantaba a 30 Rock.

4. J: Significa reconocimiento, pero poco más. Hablando específicamente de House of Cards, tampoco me parece una hazaña teniendo en cuenta que ha sido diseñada cuidadosamente para colarse en premios de este estilo. La cuestión de cómo ha afectado a la industria, que de momento está por decidirse, no pasa por los premios… aunque si HOC gana todo lo ganable habrá que replantearse muchas cosas.

S: Me parece un avance importante para la industria de la televisión y todo un acierto, aunque las verdaderas consecuencias aún están por ver. De momento los experimentos de lanzamientos de series les han ido bien, y yo que me alegro.

5. J: En drama está muy complicado y creo que se lo podría llevar cualquiera, incluso Downton Abbey, que está de capa caída. Obviamente, al tener dos guiones nominados, Breaking Bad tiene más posibilidades, pero sería interesante que ganara el episodio de la ‘Boda Roja’ de Game of Thrones y así comprobar si su repercusión tuvo tanto poder. En comedia quiero creer que el premio es para la finale de The Office, y aunque estén ahí los últimos episodios de 30 Rock la comparación es indiscutible.Behind

S: La ‘Boda Roja’ debería llevárselo en drama y los demás resignarse, porque tiene unos puntos en los diálogos que son para aplaudir y no parar, incluso cómicos; aunque el capítulo de Homeland es magistral. En cuanto a comedia dudo entre 30 Rock y The Office, pero si de mí dependiera, se lo llevaban los oficinistas.

6. J: No he visto Behind the Candelabra, pero puedes dar por hecho que tanto la miniserie como Douglas se llevarán su premio. Luego está Asylum, que le dará el premio a Jessica Lange y a algún secundario. Los premios de miniserie siempre son aleatorios.

S: Hay mucho actor de cine en estas categorías así que la cosa está difícil. He leído (no la he visto) que Behind The Candelabra es una joya, así que es posible que se lo lleve, AHS no me ha encajado nunca en estos premios aunque Lange sea estupenda haga lo que haga. Si por mí fuera, yo le daba el galardón a The Bible sólo por tener las narices de hacer una miniserie religiosa, y en cuanto a actores, Benedict Cumberbatch y Jessica Lange (aunque me huele a Douglas y Mirren, o incluso Sigourney Weaver).

7. J: Tatiana Maslany de Orphan Black para quitar de la lista a Connie Britton, Julianna Margulies así como The Good Wife, Parks and Recreation, alguna mención a The Americans y nominación de consolación a Fringe (por ejemplo, a John Noble).

S: Orphan Black y Tatiana Maslany deberían tener su hueco en estos premios, así como algún actor de The Office. El papelón que tiene John Noble en Fringe se merece un reconocimiento porque lo clava y es una actorazo, incluso Anna Torv, ya que una nominación siempre ilusiona. Y por qué no, si han tenido las narices de meter algo de Nashville (vaya narices), ¿por qué no Smash? Si es igual de trash… Además, siempre mantendré mi opinión de que Robert Carlyle clava sus papeles de Once Upon a Time, me digan lo que me digan, ese hombre es muy bueno.

Camino a los Emmy: los principales

Continuamos el análisis de la semana de los Emmy de cara a la ceremonia del domingo 22, esta vez con los actores principales (antes fueron los secundarios). Esos por los que todo ocurre, y que canalizan especialmente los éxitos de una serie. Más allá de lo que jalonan para sus respectivas ficciones, hay un factor determinante en la categoría de drama que influye en la victoria de uno u otro.

Como bien apuntaba uno de los comentarios del pasado miércoles, los actores nominados deben elegir un capítulo de la temporada por la que su serie compite para ser valorados en base a ese episodio. Los jueces, los que votan, vamos, decidirán en base a esas escenas en las que los aspirantes creen que se han lucido más. Unos han atinado más que otros en sus preferencias, recogidas en Gold Derby. Por tanto, aviso desde aquí, SPOILERS.

Mejor actor de drama

Hugh Bonneville (Downton Abbey). No parece tener muchas opciones. Y menos aún tras la elección del sexto capítulo de la tercera temporada, justo cuando la relación entre Robert y Cora Crawley empieza a resquebrajarse. El quinto, el episodio con el que pegarse la llorera por excelencia debido a los hechos luctuosos que recoge, habría sido una opción mucho más ventajosa para los intereses de Bonneville. Su rol en la elegante serie británica de ITV es necesario, pero tampoco es impactante ni memorable. No pasa como con Maggie Smith, que estás deseando que vuelva a aparecer en pantalla para descoyuntarte de la risa con sus ocurrencias. Sin duda es un buen actor, pero su papel carece de empaque suficiente como para un Emmy.

Jon Hamm (Mad Men). El eterno aspirante, cuya victoria parece estar pospuesta hasta los Emmy de 2016; es decir, cuando la segunda parte de la séptima temporada de la serie aspire a los premios. Pero este año sí merece ganarlo. Si bien es cierto que los publicistas de Madison Avenue han perdido la hegemonia en favor de Homeland, Hamm ha realizado en esta sexta entrega su mejor interpretación desde que comenzó la serie. En general, Mad Men ha mejorado notablemente y ha dejado momentos memorables durante sus trece capítulos de este año. Y muchos de ellos han estado protagonizados por él. Quizá por ello ha elegido como carta de presentación para el premio el último episodio de temporada, ese en el que realmente se plantea dejar Nueva York con destino a Los Ángeles. Cuando él mismo se da cuenta de que su relación con Megan es insalvable; tras asumir que no entiende a su hija; o al cerciorarse de que se está haciendo viejo. Ya ni la bebida ni las mujeres le reconfortan. Podría vencer (no soy el único que lo piensa), pero dudo que vaya a ser así.

Kevin Spacey (House of Cards). El nivel el año pasado en los nominados a mejor actor de drama estaba altísimo. Y si ahora le añadimos un ganador de un Oscar, un monstruo interpretativo que ha creado un personaje para el que no existen elogios suficientes, pues para qué queremos más. Ese es Kevin Spacey, que con su Frank Underwood ha logrado que todos disfrutemos con sus maquiavélicas estrategias para asaltar el poder. ¿Ganará? No lo sé, pero, ¿por qué no? La serie de Netflix ha asaltado los Emmy como ninguna otra ha hecho, y no digamos él mismo. Porque aunque todos los que forman parte de House of Cards contribuyen a que sea tan buena, Spacey es completamente necesario. No sabes por dónde va a salir este político del partido demócrata. Todo cae de cara para sus intereses sin que resulte predecible ni forzado. Hasta el punto de dejarse golpear para derrotar a un contrincante político. Y eso que se le tiene calado desde el principio. Puede que por todo esto haya escogido el piloto de la serie, ese en el que ya demuestra que es capaz de hacer y deshacer desde su despacho de la Cámara de representantes. Su mayor obstáculo para subir al escenario es el que viene ahora.

Damian

Damian Lewis (Homeland). Ganó el año pasado, y en esta segunda temporada se ha enfrentado a situaciones que le han hecho mostrar su vena más dramática. Cuando le interrogan y es cuasi torturado por los agentes de Langley, para que posteriormente acuda Carrie (Claire Danes) a su rescate con la idea de que confiese, son las escenas destacadas del episodio que el británico ha elegido para presentar al jurado (Q&A, el quinto). Lo cierto es que no podrían haber optado por otro mejor, ya que aquí Brody y Carrie se descubren por completo y exteriorizan todo lo que les atenaza. A mí me resultó sorprendente su victoria de 2012; ahora no me sorprendería tanto. Y es que Homeland gusta tanto…

Bryan Cranston (Breaking Bad). No he visto aún la quinta temporada (estoy en la contrarreloj), por lo que no puedo decir mucho de cara a esta edición. Sí sé que todos los Emmy que se ha llevado estaban más que merecidos. Todos los que la ven están convencidos de que debería agenciarse con cualquier premio. A pesar de todo, su año será el próximo, cuando BB compita por última vez tras despedirse el 29 de septiembre. Echaremos de menos a Walter White desde entonces. Seguro.

Jeff Daniels (The Newsroom). Me encanta Will McAvoy. Lo confieso. Y también habría escogido para intentar tener opciones a un premio un primer episodio en el que me luzco con un monólogo cargado de datos y que recito con total naturalidad (también os digo, dudo mucho que los periodistas tengamos esa capacidad para soltar estadísticas de la manera en que lo hace Daniels durante esos pocos minutos). Pero tanto él como yo mismo y todos sus seguidores debemos asumir que la creación de Aaron Sorkin es entretenida. Nada más. Quizá muchos la veamos por prurito profesional, aunque realmente sea una ficción con trazos periodísticos. Ahora bien, McAvoy es un gran personaje, y es imposible no sonreir de vez en cuando se hace el gracioso. O yo, al menos, he visto 100 veces la escena en la que descubre que están entrevistando para una beca en News Night a la misma chica que le hizo la pregunta que desencadenó en su perorata de presentación. Y los cuatro últimos minutos de la primera temporada, sí.

Mejor actriz de drama

Michelle Dockery (Downton Abbey). Ay, la pobre Lady Mary. Los quebrantos con los que se ha encontrado no se los desearía ni a mi peor enemigo (bueno, todo esto lo sabemos los que la hemos visto en Internet, porque Antena 3 aún NO HA EMITIDO el especial de Navidad de la serie y que responde a lo anterior). Pero eso no le va a generar réditos para ganar. Afrontémoslo, Lady Mary es hierática y hasta te alegras cuando ves que asoma una sonrisilla. No es Edith, obvio (aquí odiamos a Edith, a.k.a. la ‘hermana fea’ según fuentes consultadas), y menos aún Sybil (a ésta hay que amarla y echarla mucho de menos, ¿vale?). Ella es simplemente rancia. Ni aunque haya presentado el episodio de su boda para encandilar al jurado va a tener opciones. Así que circulando.

VeraVera Farmiga (Bates Motel). Es difícil no admirar a esta auténtica bestia de las cámaras. Su salto a la pequeña pantalla ha sido bien acogido, como era obvio, y ella ha respondido con un personaje espectacular. La mamá del jovencito Norman Bates no ha defraudado. Ahora, venir de Hollywood no sé si le beneficia o por el contrario es perjudicial para sus aspiraciones. En cualquier caso, Bates Motel no puede hacer más que crecer y mejorar. Por lo que Farmiga volverá a estar en esta lista. Puede que dentro de unos años hasta coincida con su hermana Taissa.

Connie Britton (Nashville). Ella me gusta; es una gran actriz. Y su serie me aburre. No me extiendo más porque me quedé en el tercero de la primera temporada. Y gracias.

Claire Danes (Homeland). Aquí tenemos un dilema. Creo sinceramente que su serie es muy buena, de las imprescindibles. Y estoy convencido de que sin su rol de ambiciosa llorica con trastorno bipolar nada sería lo mismo. Un tipo tan frío como Brody (en la primera temporada especialmente) necesitaba un contrapunto con una personalidad como la de Carrie. Lo que no creo es que haga un papelón de la hostia y tan admirable como lo pintan. Tanto llanto desmesurado y su dosis innecesaria de excentricidad la hacen insoportable a veces (siempre hablando como personaje, ojo). Al menos el jurado verá un capítulo en el que ella no es la que llora más (Q&A, el mismo que Brody). Con todo esto, me gustaría que los guionistas recuperasen a la mujer fuerte e inquieta de los primeros episodios de la serie. Es decir, cuando daba más juego y no solo enjugaba lágrimas.

Elisabeth Moss (Mad Men). Empatizar con Peggy es casi una necesidad actualmente. La historia de una chica que pasa de ser secretaria a una creativa publicitaria por la que se pelean las agencias bebe mucho del tópico del sueño americano; pero en su caso te lo crees. Todo apunta a que su elección, el capítulo 9, ese en el que se da cuenta de que no quiere vivir en la casa que se ha comprado y donde se plantea la relación con Abe tras su beso con Ted Chaough, busca que el jurado vea en ella rasgos de mujer insegura. Vamos, que pretende demostrar que no es solo una mujer que renunció a un hijo por diversas razones (tragedias personales) o que no es simplemente una chica que no soporta a su madre (discusiones familiares). Hay que recordar que también está nominada como mejor actriz secundaria de miniserie. Parece improbable que alguien se lleve dos premios a la vez.

Kerry Washington (Scandal). No me la creo. Ni a ella ni al último invento de Shonda Rhimes. Pero como siempre, la gente cae engañada por lo entretenida y estrambótica que es. Es mala, pero embauca. Todos tenemos vicios de este tipo. Pero este no es uno de los míos ni mucho menos. Si sorprende que Olivia Pope aspire a un premio de por sí, imaginaos si se lo dan. La amistad que mantiene con los Obama, su elegancia y su belleza (que le sobra), no creo que sean suficientes.Robin

Robin Wright (House of Cards). Y aquí está la favorita. Ella, su compañero Kevin Spacey y la serie de ambos pueden ser los que impidan un nuevo ciclo en los Emmy por parte de Homeland (y que ya protagonizó antes Mad Men). La insaciable Claire Underwood ha sorprendido por sus destreza y su sagacidad a la hora de maquinar acciones en su beneficio. Una actitud que exterioriza en el capítulo 10, ese en el que planta cara a su marido. Aunque ya dio muestras de ello previamente, cuando despide a la mitad de su oficina; pero es tras acostarse con el pintor con el que ya estuvo antes y pactar con un lobby con el que Frank no quiere hacer tratos cuando realmente se hace fuerte y castiga a su compañero. A ella le da igual todo. Es taxativa. Por no decir que logra que todos caigamos bajo sus encantos (sí, las voces de MILF también me han llegado). Vamos, que es indefectible a la serie. Creo que se llevará la estatuilla.

En cuanto a los actores invitados, y para no extenderme más, en la categoría de ellos todo indica que van por delante en la carrera Michael J. Fox por The Good Wife y Rupert Friend por Homeland (sí, es Quinn). Para las actrices, la veteranía de Jane Fonda (The Newsroom), Margo Martindale (The Americans) y Diana Rigg (Juego de Tronos) supone una ventaja para ellas. Yo me inclinaría por la segunda. Aunque mucho ojo a Linda Cardellini, la amante de Don Draper en esta temporada de Mad Men y más conocida por ser la mítica Lindsay de Freaks & Geeks.

DISCLAIMER: No hay análisis de los actores de comedia por la misma razón que con los secundarios. Sin verles suficiente no me parece responsable ponerme a hablar de ellos.

Nueva temporada

Septiembre es el inicio de todo. Estudios, el trabajo normal del día a día, y por supuesto, la génesis de la temporada 2013/2014 de series de televisión. Un ejercicio seriéfilo en el que no volveremos a ver jamás a Dexter Morgan (Dexter, muy pronto) y a Walter White (Breaking Bad, el 29 de septiembre). Es decir, este verano está marcado por despedidas muy destacadas, como son las de dos de las mejores series de estos últimos años. Aunque una haya envejecido mejor que la otra, que ha pasado la etapa del deceso hasta llegar a ser un zombi. También se ha marchado Luther. Para siempre (aunque se habla de posible película). Aquí tendrá la despedida que se merece, a pesar de que la marcha de Idris Elba para dedicarse de lleno al cine fuese inexorable.

Luther2Antes de pasar a lo que vendrá a partir de este mes me gustaría hacer un recorrido por lo que hemos podido ver durante julio y agosto, además de por lo que yo he mismo he rescatado para ponerme al día. Está claro que la estrella ha sido Orange is the New Black, por su frescura en forma de gran guión y su humor negro. Todo el que la ha visto está deseando que llegue la próxima temporada y se ha alegrado las vacaciones gracias a estas reclusas histriónicas e hilarantes.

El otro soplo de aire fresco, dentro de lo escaso que nos han ofrecido las cadenas, ha sido Ray Donovan. El ‘nuevo chico malo’ de Showtime no ha alcanzado unas cotas de calidad espectaculares, pero es fácil augurarle un futuro de éxitos y capítulos inolvidables. Seguirá solucionando todo lo que le encarguen durante algunos años más. Seguro.

Y de lo que ya conocíamos, al menos para mí, lo único que ha pasado del aprobado es la sexta temporada de True Blood. Quizá algunos penséis que estoy loco, pero me lo he pasado como un niño gracias a los vampiros de Bon Temps. Y quiero ver el primero de la séptima YA. Los que hayáis visto la finale de esta entrega sabréis a qué me refiero.

Verano de capítulos

Como decía antes, he aprovechado este tiempo para ponerme al día con unas cuantas ficciones que tenía pendientes. Todas tendrán su reseña en las próximas fechas. Una de estas ha sido Arrow, emitida por Antena 3 este verano. El justiciero ricachón y su particular concepto de la justicia forman un cóctel de entretenimiento muy recomendable. 65646_568776363143230_552143621_n

También he caído en las manos de seda de Gillian Anderson en The Fall. ¿O acaso existe un ser más maravilloso en la Tierra que la actriz británica? Yo creo que no. Y eso a pesar de que está en un rol que ya conocemos: el de detective, como en Expediente X. Aquí Anderson debe perseguir a un asesino al que todos conocemos desde el capítulo uno, así como a su familia y a sus víctimas. Todo en un ambiente tétrico y pausado, además de interesante.

Siguiendo con lo británico, lo más original y estrambótico que he disfrutado ha sido Utopia. El cómic con secretos que harían temblar al mundo y los frikis que acaban siendo sus guardianes por error frente a una organización de asesinos van camino de convertirse en serie de culto. Otra imprescindible sin duda alguna.

BansheePero lo mejor que he podido hacer ha sido recuperar Banshee. En resumen: un ladrón que sale de la cárcel y que está sentenciado a muerte por un gangster al que robó que por una serie de catastróficas desdichas acaba siendo sheriff de un pequeño pueblo estadounidense. Todo aderezado con acción, violencia y sexo a raudales.

Aunque esta última es la cara del tiempo que he empleado en ver capítulos, también hay una cruz: el adiós de Skins. Los seis capítulos con los que ha finalizado la mejor serie de adolescentes de la historia no han estado a la altura de su pasado. Una auténtica pena, dado el potencial de Bryan Elsley y Jamie Brittain. Pero de donde no se puede sacar…

Las nuevas seriesAgents

Dejando el pasado de lado, la pregunta con respecto al futuro es clara: ¿Qué vamos a ver próximamente? Jamás recomendaré series que no haya visto previamente, por lo que solo puedo ceñirme a relataros algunas de las ficciones que mejor campaña publicitaria, oficial o no, están teniendo. Así, podríamos hablar de Masters of Sex, Agents of Shield (spin-off de Los Vengadores), Dracula (con Jonathan Rhys Meyers), Believe (Alfonso Cuarón y JJ Abrams), Sleepy Hollow (adaptación futurista de la peli que ya lo fue de un libro), The Michael J. Fox Show, Penny Dreadful (Juan Antonio Bayona mediante), The Black List, The Tomorrow People (el nuevo Arrow)… Y aún faltan las británicas además de muchas otras estadounidenses. Y ya lo digo: esta selección que he hecho no tiene intención alguna. Solo son los nombres de los que más se habla.

BehindTampoco hay que olvidar a las series españolas. A las que parecen interesantes de antemano, como Galerías Velvet, se suman otras que dan escalofríos solo de verlas anunciadas. Sí, me refiero a Vivo cantando. Pero habrá que verla para poder opinar, aun con suspicacias.

No hay que olvidar que el comienzo de temporada es sinónimo de Emmy. Y los de este año van a estar muy interesantes. Hasta que llegue el 15 de septiembre y la gala correspondiente, os presentaré a los candidatos de cada una de las categorías más destacadas. Por supuesto, podéis decir quiénes son vuestros favoritos, tanto en los comentarios como en las encuestas / listas que pondré a vuestra disposición próximamente. ¿Confirmará Homeland su hegemonía? ¿Habrá premio de despedida para Bryan Cranston? ¿Podrá alguien con Claire Danes? ¿Behind the Candeblabra tiene rival en las miniseries? ¿Y Modern Family en las comedias? Todo eso lo sabremos en pocos días. Aún así, hagamos nuestras cábalas.

Como siempre, estoy a vuestra disposición en el email. Bienvenidos de nuevo.

Imprescindible y corrosiva: Orange is the New Black

La incursión de Netflix en el mundo de la ficción no deja de traernos buenas noticias. La plataforma de streaming estadounidense alcanzó su cima con House of Cards, y continuó su buena tendencia con Hemlock Grove. Ambas comparten el gen del entretenimiento, ese que te incita a caer en sus historias independientemente de su temática o su calidad. Y sí, esto último va por Arrested Development, que nadie sabe exactamente por qué les ha dado por resucitarla varios años después de su cancelación.

La última buena nueva se llama Orange is the New Black, va sobre una cárcel de mujeres, está basada en unas memorias de Piper Kerman (Orange Is the New Black: My Year in a Women’s Prison) y puede que sea la mejor serie de todo el 2013. ¿Por qué? Pues por su componente tragicómico tan acertado, que la hace ser corrosiva, tierna y graciosa a partes iguales; es decir, un cóctel de sensaciones donde cada capítulo aumenta el nivel del anterior.

Orang1 Su trama parte de la historia de Piper (Taylor Schilling), una chica que a simple vista tiene una vida envidiable: está prometida a la espera de casarse, va a empezar un negocio de posible éxito y pasa los días sin zozobra alguna. El problema es su pasado. Todo porque años atrás estuvo liada con una narcotraficante llamada Alex (Laura Prepon) que logró convencerla para que le ayudase en sus chanchullos y fuese su camello. En uno de estos, la policía las cazó y 10 años después de lo ocurrido ha de cumplir 15 meses de cárcel por culpa de su vida anterior.
Una condena que obviamente pone su mundo patas arriba: ingresa en una prisión federal en la que conviven una miríada de reclusas de lo más peculiar con las que te descojonas a cada minuto. Todos los tópicos de un centro femenino entran en la serie: mayoría de lesbianas, unas jefas a las que todas respetan, división entre blancas, negras y latinas y  guardias machistas. La desventaja de Piper es que ella no cometió un crimen del mismo estilo que el resto de reclusas. Esto provoca que caiga en el maniqueísmo, ya que tiene interés en encajar con las presas y a la vez desea de forma acuciante de salir de allí.

OrangeDicha actitud es un síntoma de su inocencia, algo nada conveniente para el lugar en el que está. Su candidez provoca una sucesión de momentos desternillantes protagonizados junto a sus nuevas ‘amigas’, que son viejas diablas y saben cómo provocar la desesperación en una novata. A ello contribuyen sus propios errores, como insultar a las líderes del patio sin saber que las tiene delante o su torpeza para afrontar un día a día inaudito para ella.

Aun así, Orange is the New Black no muestra la cárcel como un sitio en el que el ‘pescado fresco’ es martirizado hasta la extenuación; los guionistas apuestan por aglutinar en unos diálogos viscerales un ambiente más realista, en el que todo no es tan malo a pesar de lo que supone estar entre rejas. Esta auténtica pócima del éxito pasa por adornar todas las historias dramáticas de las féminas de humor negro e incluso de una disculpa a sus actos.

Este aspecto de la serie es quizá el más interesante, ya que se relata que los crímenes que cometieron fueron consecuencia de defender su propio bien o por la búsqueda de un interés particular sin idea de hacer daño. Pero ese deseo no basta para la ley. El ritmo impreso a las tramas y el acierto al estructurar los cerca de 50 minutos que dura cada episodio hacen el resto.Orange2

Esa es la manera elegida para contar la historia de Piper, Red, Claudette, Sophia y el resto de personajes, que provocan empatía instantánea en el espectador convenciendo a éste de perdonar sus desmanes por todo lo que han sufrido previamente. Aunque la relación que comparten no sea fácil y haya de superar pruebas a diario.

Fuera de los muros de hormigón, la protagonista ha de lidiar con su prometido Larry (Jason Biggs, el eterno Jim de American Pie), con el que comienza a tener problemas nada más despedirse. Él teme que su chica vuelva a optar por las mujeres como ya hizo en el pasado, y ella sabe que podría darle la razón aunque esté convencida de su amor. Aparte están su mejor amiga y socia en un negocio de jabones, la atolondrada de su madre y unos suegros que no la soportan. Un mundo que ya ha dejado atrás, pero que tendrá muy presente por culpa de un hecho que corregirá la idea de rutina que había asumido en su primer día recluida.

Orange is the New Black es humor y drama a partes iguales. Está aderezada con una acidez que la hace muy divertida. Es buenísima. Y no tardaréis mucho en devorar todos sus episodios en cuanto comencéis a verla.

House of Cards rompe el guión establecido de los Emmy

Pocas sorpresas y varias novedades en las nominaciones a los Emmy 2013. Así podríamos resumir la ceremonia de este jueves que ha servido para dar a conocer a aquellas series, actores y profesionales de la televisión que optarán a los premios de la pequeña pantalla más importantes del mundo. A pesar de lo anterior, sí hay una serie que ha entrado con fuerza en el selecto grupo que suele acaparar las nominaciones: House of Cards.

ZoeBarnes

La ficción de Netflix optará a mejor serie de Drama, mejor actor con Kevin Spacey y mejor actriz con Robin Wright. Lo ‘malo’ es que todo lo que hemos conocido ya se esperaba. Es cierto que varias series que tienen menos de un año de vida o que nunca habían estado nominadas estarán este año en la gala que presentará Neil Patrick Harris el 22 de septiembre. Pero eso era algo que ya se intuía, por lo que no se pueden definir a los aspirantes a galardón como “sorprendentes” en esta edición. Pero vayamos por partes.

Siguiendo con el asunto de House of Cards, adivinar las nominadas a mejor drama no entrañaba mucha dificultad. Lo complicado era acertar en cuál se iba a quedar fuera. Finalmente, los platos rotos los ha pagado Boardwalk Empire. A pesar de que es imprescindible, el idealismo de The Newsroom, que era la otra que contaba con papeletas para no optar al premio, ha podido con ella. En cuanto a Game of Thrones, está claro que ha logrado entrar en la lista por el capítulo 9 de su tercera temporada; ese que traumatizó a todo aquel que no había leído el libro previamente. La otra novedad ha sido la inclusión de Downton Abbey, lo que se puede entender como un acto de justicia con algo tan maravilloso. Pero la batalla de esta categoría estará una vez más entre Homeland Mad Men. Y el año pasado ya venció la primera. Lo que más molesta de esta categoría es la enésima ausencia de Sons of AnarchySi la serie de moteros no es la mejor que hay en la actualidad junto a Homeland para los que eligen los nominados es que viven en otro mundo completamente aparte. Pero sin injusticias no existirían estos premios. Vera

En cuanto a las actrices, otra sorpresa además de Robin Wright: la de Vera Farmiga por Bates Motel. Que una intérprete que ya fue nominada al Oscar se quedase fuera de los Emmy hubiese sido curioso. Pero también se ha sido justo con ella, porque su gran papel en esta serie debía lograr algo más que estar enntre los preaspirantes. La que no ha podido continuar sus años de éxito pasados ha sido Julianna Margulies, que tras ganar varios años se queda fuera por primera vez. ¿Quién ganará aquí? Parece poco probable que Michelle Dockery, Kerry Washington, Elisabeth Moss y las anteriores derroten a Claire Danes. O eso debería ser lo normal. En cuanto a las secundarias, esa estatuilla tiene nombre: Maggie Smith. Aunque a mí personalmente me gustaría mucho que se la diesen a Christina Hendricks.
GypEn lo referente a las comedias lo más emocionante de este año será conocer la existencia de la serie que logre desbancar a Modern FamilyNo parece posible que Veep, que es la más novedosa, logre semejante éxito. Pero convertirse en la mejor serie de humor si está al alcance de The Big Bang TheoryLouie. La estimulante Girls sigue aporreando la puerta de la victoria, pero salvo sorpresa mayúscula deberá esperar otro año más. En cuanto a 30 Rock, parece que se la ha incluido como homenaje a su adiós esta temporada; pero sería bastante vergonzoso que se llevase el premio por esta razón. Los actores dramáticos principales parecían estar cantados, pero a última hora se ha colado Hugh Bonneville. El protagonista de Downton Abbey ha sido el probable responsable de dejar fuera a Steve Buscemi, que ha corrido la misma suerte que su serie. En esta categoría existe la incógnita de si se premiará al que se va (Bryan Cranston), al favorito (Damian Lewis) o al que su trabajo en este último año merece algo más que una mención (Jon Hamm). Por otro lado, los secundarios son de un alto nivel una vez más. Está claro que el gran favorito es Aaron Paul, con el permiso de Mandy Patikin y Peter Dinklage. Pero si hay un personaje que ha logrado calar en el espectador y que a mi parecer debería ganar es el Gyp Rosetti de Bobby Cannavale. Lo injusto aquí es la ausencia de Mads Mikkelsen, el Hannibal televisivo. Pero cuando le relegaron a los secundarios estaba cantado que se lo cargaban de cualquier nominación.

En los actores la mayor sorpresa está en los secundarios debido a la ausencia Eric Stonestreet. Sí están sus otros tres compañeros de la serie, y el favorito de ellos para el galardón será Ed O’Neill. Aunque hay que estar muy atentos a Adam Driver por su rol en Girls. En cuanto a los principales, Jim Parsons va a la cabeza de las quinielas seguido de cerca por Louis CK.

Lena

¿Quién ganará en mejor actriz cómica protagonista? Todas las miradas apuntan a Lena Dunham, a pesar de la dura competencia que tiene con auténticas bestias como Edie Falco o Tina Fey. Aún así, tampoco hay que desmerecer a Julia Louis Dreyfus y Amy Poehler, que están estupendas en sus respectivas ficciones. De Laura Dern prefiero no decir nada, ya que Enlightened me parece un tostón. Pasando a las secundarias, si ganase Julie Dowen de nuevo no sería extraño. Pero deberá andarse con ojo con Mayim Bialik, que podría ser una de las sorpresas de estos Emmy.

Jessica

Sobre las miniseries nominadas lo primero que hay que decir es que debéis verlas todas. Las seis son magníficas. Aunque una de ellas no lo sea como tal, a pesar de que se empeñen en encuadrarla en esta categoría. Es el caso de American Horror Story, que con su temporada de Asylum ha vuelto a pegar en el sofa a todo aquel que se pusiese a verla. ¿Ganará? Probablemente. El problema es que tiene enfrente a otras cinco genialidades, e igual se premia a La Biblia por su gran adaptación.

La serie de terror de Ryan Murphy también posee actores aspirantes en todas las categorías de miniseries salvo en la de mejor actor. En ésta, Al Pacino (Phil Spector) vuelve a destacar como el rival a batir. Pero para eso estarán Matt Damon (Behind the Candelabra) y Benedict Cumberbatch (Parade’s End); especialmente este último, al que muchos consideran el mejor intérprete televisivo de la actualidad. No sabemos si AHS saldrá victoriosa en mejor actor y actriz secundarios de miniserie. Lo que sí sería casi un insulto es que el premio a mejor actriz principal en este ámbito no fuese para Jessica Lange. Aunque lo dispute con Helen Mirren (Phil Spector) y Sigourney Weaver (Political Animals), si no se lo lleva los Emmy se retratarán como ya acostumbran.

En definitiva, más de lo mismo con novatos esperados en un año bastante flojo para la ficción norteamericana (y británica). Esperemos que el próximo sea mejor.

Mejor serie de Drama 

Homeland
Breaking Bad
House of Cards
Game of Thrones
Mad Men
Downton Abbey

Mejor actor de drama
Hugh Bonneville (Downton Abbey)
Jon Hamm (Mad Men)
Kevin Spacey (House of Cards)
Damien Lewis (Homeland)
Bryan Cranston (Breaking Bad)
Jeff Daniels (The Newsroom)

Mejor actriz de drama
Michelle Dockery (Downton Abbey)
Vera Farmiga (Bates Motel)
Connie Briton (Nashville)
Claire Danes (Homeland)
Elisabeth Moss (Mad Men)
Kerry Washington (Scandal)
Robin Wright (House of Cards)

Mejor actor secundario de drama
Bobby Cannavale (Boardwalk Empire)
Jim Carter (Downton Abbey)
Jonathan Banks (Breaking Bad)
Peter Dinklage (Game of Thrones)
Mandy Patinkin (Homeland)
Aaron Paul (Breaking Bad)

Mejor actriz secundaria de drama
Anna Gunn (Breaking Bad)
Maggie Smith (Downton Abbey)
Emilia Clarke (Game of Thrones)
Christine Baranski (The Good Wife)
Morena Baccarin (Homeland)
Christina Hendricks (Mad Men)

Mejor comedia
30 Rock
Louie
Modern Family
Veep
The Big Bang Theory
Girls

Mejor actor de comedia
Alec Baldwin (30 Rock)
Jason Bateman (Arrested Development)
Luois CK (Louie)
Matt Leblanc (Episodes)
Jim Parsons (The Big Bang Theory)
Don Cheadle (House of Lies)

Mejor actriz de comedia
Laura Dern (Enlightened)
Lena Dunham (Girls)
Edie Falco (Nurse Jackie)
Tina Fey (30 Rock)
Julia Louis-Dreyfus (Veep)
Amy Poehler (Parks and Recreation)

Mejor actor secundario de comedia
Adam Driver (Girls)
Jesse Tyler Ferguson (Modern Family)
Ed O’Neill (Modern Family)
Ty Burrell (Modern Family)
Tony Hale (Veep)
Bill Hader (Saturday Night Live)

Mejor actriz secundaria de comedia
Mayim Bialik (The Big Bang Theory)
Jane Lynch (Glee)
Sofía Vergara (Modern Family)
Julie Bowen (Modern Family)
Merritt Wever (Nurse Jackie)
Jane Krakowski (30 Rock)
Anna Clumsky (Veep)

Mejor Miniserie o TV Movie
American Horror Story: Asylum
Behind the Candelabra
The Bible
Phil Spector
Top of the Lake
Political Animals

Mejor actor de miniserie o TV Movie
Michael Douglas (Behind the Candelabra)
Matt Damon (Behind the Candelabra)
Toby Jones (The Girl)
Benedict Cumberbatch (Parade’s End)
Al Pacino (Phil Spector)

Mejor actriz de miniserie o TV Movie
Jessica Lange (American Horror Story: Asylum)
Laura Linney (The Big C)
Helen Mirren (Phil Spector)
Elisabeth Moss (Top of the Lake)
Sigourney Weaver (Political Animals)

Mejor actor secundario de miniserie o TV Movie
James Cromwell (American Horror Story: Asylum)
Zachary Quinto (American Horror Story: Asylum)
Scott Bakula (Behind the Candelabra)
John Benjamin Hickey (The Big C)
Peter Mullan (Top of the Lake)

Mejor actriz secundario de miniserie o TV Movie
Sarah Paulson (American Horror Story: Asylum)
Imelda Staunton (The Girl)
Ellen Burstyn (Political Animals)
Charlitte Rampling (Restless)
Alfre Woodard (Steel Magnolias)

 

Así fue la ceremonia en directo

15.06. Hasta aquí el directo. Os invito a leer en un rato el post resumen sobre las nominaciones de este año para los Emmy.

15.04. Los secundarios aspirantes a galardón en drama. Ellas: Anna Gunn, Maggie Smith, Emilia Clarke, Christine Baranski, Morena Baccarin y Christina Hendricks. Ellos: Bobby Cannavale, Jonathan Banks, Aaron Paul, Jim Carter, Peter Dinklage, Mandy Patinkin (Homeland).

15.00. En comedia, nominados a mejor actor: Alec Baldwin, Jason Bateman, Louis CK, Don Cheadle, Matt Leblanc y Jim Parsons. Como mejor actriz en este ámbito, las candidatas son: Laura Dern, Lena Dunham, Eddie Falco, Tina Fey, Amy Poehler y Julia Louis Dreyfus.

14.54. La categoría con más sorpresas ha sido la de mejor actriz de drama. Se ha quedado fuera Julianna Margulies, y han entrado Vera Farmiga y Robin Wright. La lista la completan Connie Britton, Claire Danes, Michelle Dockery, Elisabeth Moss y Kerry Washington.

14.50. Ya ha terminado la ceremonia para anunciar los nominados. Desde ahora, repasamos qué series han logrado la candidatura. En comedia, optarán al premio 30 Rock, The Big Bang Theory, Girls, Louie, Modern Family, Veep.

14.48. Series nominadas a mejor drama: Mad Men, Homeland, House of Cards, Breaking Bad, Game of Thrones y Downton Abbey.

14.46. Como se esperaba, American Horror Story está nominada en la categoría de miniserie.

14.45. Sin sorpresas en la categoría de mejor actor de comedia: entran Alec Baldwin y Louis Ck.

14.44. Esto va como un tiro. Se ha colado Robin Wright en la categoría de mejor actriz, así como Vera Farmiga.

14.43. Actores principales de drama: Hugh Bonneville, Bryan Cranston, Damian Lewis, Jon Hamm, Jeff Daniels y Kevin Spacey.

14.42. Ya salen Paul y Harris. Pareja inédita para dar a conocer los afortunados que optan a la nominación.

14.41. Se hacen de rogar los presentadores. Siguen saliendo los ejecutivos de los Emmy y CBS para dar sus discursos.

14.35. Pero Mara tendrá sustituto: junto a Aaron Paul aparecerá Neil Patrick Harris. A la presentación de la gala suma el anuncio de los nominados.

14.33. Alan Perris está haciendo las presentaciones del equipo de los Emmy de este año. Y parece que se confirma: Kate Mara no anunciará los nominados. Problemas con el avión, ha dicho Perris.

14.31. Parece ser que Kate Mara no estará en la presentación de los nominados. ¿Será una broma?

14.25. En comedia existen muchas series dispuestas a poner fin a la hegemonía de Modern Family. Ficciones como Louie, Girls The Big Bang Theory acechan a la ganadora de estos últimos años.

 14.21. Kerry Washington (Scandal) y Matthew Rhys (The Americans) también están en las quinielas para obtener la nominación como mejor actriz y actor dramático respectivamente. En los secundarios, sorprende la presencia de Mads Mikkelsen (Hannibal), ya que es el auténtico protagonista de la serie en la que participa y quizá debería estar en la categoría principal.

14.18. Entre los candidatos a dar la sorpresa todas las miradas apuntan hacia Tatiana Maslany, por su papel en Orphan Black. También está por ver qué ocurre con Game of Thrones, que podría quedarse fuera en la categoría de mejor serie de drama por toda la competencia que existe.

14.13. Está previsto que el acto donde se comunicarán los nominados empiece entre las 14.15 y las 14.30 hora española. Y lo presentarán dos posibles candidatos a los premios: Kate Mara, por su papel de Zoe Barnes en House of Cards, y Aaron Paul, que se ha hecho dos veces con el galardón en la categoría de Mejor secundario de drama por Breaking Bad.