BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

Entonces ¿todavía puedo empezar a correr?


Fuente: Tom Jolliffe, en WikiCommons

¿Puedo aún empezar a correr?

Por poder, se puede. Ya hemos hablado de todo ello. No es tarde. En realidad nunca es tarde para aficionarse a algo.

Podría citar casos de septuagenarios que han descubierto el mundo de Internet o de humanos en sus plateados cincuenta cuya pasión sobrevenida por la cocina les vuelve locos. Correr – creo – no es tan extremo.

Reformulando un poco mi anterior frase, moverse un poco no es extremo. Si me apuráis, no tiene sentido ni que nos pongamos apocalípticos sobre cómo estaremos de podridos en cincuenta años.

Vamos a dejar de lado, del mismo modo, los maratones y los riesgos innecesarios como apuntarse a un Ironman en seis meses o a una carrera de montaña en nueve. El objetivo que siempre pongo a mis novatos es que, correr por el placer de hacerlo, es una tarea para la que recuperamos al cuerpo. El organismo lo sabe. No es necesario que rescatemos la capacidad del ADN mitocondrial para trabajar como hacían los habitantes de las sabanas africanas.

Por muy desmedidamente roto que haya sido nuestro esquema de vida.. pongámoslo de la siguiente manera:

Si tienes más de cuarenta, seguramente hayas hecho ejercicio sin saberlo. Era cuando corrías y jugabas a esconderte. O cuando bajabas a ayudar a tu madre con las bolsas de la compra.

Si apenas rondas los treinta, sólo un cataclismo sedentario podría haber hecho que tu organismo esté tan echado a perder como crees. Para un momento a pensarlo; no hace tanto saltabas haciendo el burro en la piscina y hasta ayudaste con un par de mudanzas sin perder la vida.

Si lees este blog y merodeas los veinte años, siéntate a preguntar a los que veas alrededor. Fíjate en esa señora con arrugas en la cara y unos pómulos afilados. O ese operario de la gorra y los pantalones cuatro tallas más grandes. No es muy probable que sean corredores de maratones. Pero ten la certeza que tienen un ritmo de vida activo. No hacen pereza para moverse, por obligación laboral o por vitalidad.

Por lo que, no. No es tarde para empezar.

En el próximo post te cuento qué hay que hacer, una vez que ya has leído todo lo legible. Y te hayan calentado la cabeza con esos imprescindibles. Intentaré repasar todo lo dicho y escrito y dejarte claro cuales son la claves para mí.

8 comentarios

  1. Dice ser Marta

    Yo prefiero correr en moto: http://xurl.es/qgqb1

    14 Abril 2014 | 20:52

  2. Dice ser FyH

    Querido Spanjaard , eres peor que el malo que repartia caramelos con droja a la puerta de los colegios en los 80 , la pregunta no es si podran empezar sino si seran capaces de dejarlo en cualquier momento y mi respuesta a esta pregunta es NOOOOOO!

    14 Abril 2014 | 21:08

  3. Dice ser werttt

    “Refurmulando un poco mi anterior frase … ” Tienes que refurmular un poco más antes de publicar.

    14 Abril 2014 | 21:31

  4. Dice ser Sicoloco Del Castin De Foolyou

    Yo no corro porque me ahogo pero ando mucho.yo podria irme hasta Andorra andando si hiciera falta pero corriendo no llego ni a la panaderia de dos calles mas arriba.

    14 Abril 2014 | 23:24

  5. Dice ser Irene Vega

    ¿Se puede empezar a correr con 60 años?…¿Con 70? …

    14 Abril 2014 | 23:36

  6. Dice ser Lazarus Long

    Yo comencé a correr con 52 años. Tengo 54 y corrí-caminé la Transgrancanaria Maratón de este año (44 kilómetros). No hacía deporte desde los 25 y en carreras creo que en el Instituto con Franco vivo… suerte a los que salgan a correr

    15 Abril 2014 | 00:54

  7. Dice ser Gebre

    Espero la segunda entrega, a ver si es verdad y aún es tiempo para algún viejuno como servidor…

    15 Abril 2014 | 09:30

  8. Dice ser manuel

    ¡Correr es de cobardes!

    16 Abril 2014 | 15:03

Los comentarios están cerrados.