BLOGS Deportes
Runstorming Runstorming

Poner un pie delante de otro nunca tuvo tanta trascendencia.

La fiscalía de Medio Ambiente de Asturias modifica una prueba de trail

La organización del DesafiOSOmiedo, prueba de montaña que arranca este fin de semana, ha recibido una resolución de la Fiscalía de Medio Ambiente de Asturias. En ella, con todo a punto para la celebración de la prueba y decenas de participantes desplazándose ya a la prueba, se emite un informe desfavorable.

La consecuencia más inmediata es la modificación de la prueba Ultra Desafío Somiedo, aduciendo impacto medioambiental. La organización ha comunicado a los participantes que se está buscando una solución que permita que la prueba se celebre. Entre otros, se afecta la primera parte del recorrido y la hora de salida, que ha de retrasarse por imperativo legal a las 7.00 am.

El UTDS, la prueba de más distancia y desnivel, recorre zonas de protección ambiental del entorno de Somiedo (Asturias). Evidentemente la comunidad de deportistas ha expresado su disgusto dado que los permisos se solicitan con tiempo para evitar estos inconvenientes.

Extrañamente, esta resolución podría afectar en lo sucesivo la celebración de algunas pruebas de trail en España. Siendo de obligado cumplimiento el presentar un dossier detallado en las pruebas al aire libre, se da la complicada situación de que el trail (y las carreras por entornos no urbanos en general) representan, precisamente, la opción más natural del correr hoy día.

Presiones.

La organización del DesafiOSOmiedo alega presiones que han surgido de diversas asociaciones de la zona. Es frecuente que las pruebas que se celebran por la montaña sufran algunos sabotajes, desapareciendo marcaje y balizas (habitualmente son cintas plásticas que se retiran al finalizar la prueba) y que entornos ecologistas extremos o propietarios de predios sobre los que se discurre estén en contra de esta modalidad.

Desde un sector de los corredores se reconoce en que existen, ciertamente, impactos irreparables en el mundo del trail. Algunos participantes arrojan desperdicios que ponen en peligro la celebración de las pruebas. Este comportamiento irrespetuoso de unos pocos, junto con determinados intereses políticos locales o regionales, obligan a los organizadores a guardar exquisito equilibrio y cuidado en la celebración.

El caso del UTDS queda todavía pendiente de posibles ampliaciones en las sanciones o problemas que se puedan celebrar este fin de semana.

Se ha decidido trasladar a los participantes en autobús a Villar de Vildas. La salida del UTDS, será por tanto en Villar de Vildas y se retrasa a las siete de la mañana. El resto del recorrido coincide con lo previsto. La organización “está trabajando para hacer posible que la prueba se dispute, con la merma de kilómetros que os comentamos pero que al fin y al cabo, se dispute. El UTDS, quedaría en 80 kilómetros y se reajustarán los tiempos de corte”.

 

5 comentarios

  1. Dice ser Fernando

    Efectivamente, hay una mayoría de corredores “guarros” por ser suaves.

    Muchas naturaleza, mucha montaña y son como Atila, donde pisan ya no crece la hierba.

    Si fueran concienciados, no pasarían estas cosas.

    Los 0,1 gramos del puto papel de las barritas energeticas, la puñetera botellita de agua… Todo eso a vuestra casa guarros.

    Me parece muy bien que se paralice. Ya es hora de tomar conciencia.

    Tengo noticia de rallies que se han suspendido porque la organización no garantizaba la recogida de los residuos generados por publico y participantes.

    Así debería ser siempre.

    O recoges o te recoges, que el campo es de todos y no hay porque contaminarlo.

    13 Septiembre 2013 | 11:46

  2. Dice ser Virtxo

    Casualmente, este año en julio estuve corriendo en el Parque Natural de Somiedo en la media maratón de montaña de la Batallona. Previo a la carrera, desde la organización se nos insistió mucho en que no dejáramos desperdicios en el recorrido (es una lástima que haya que recordar esto) a riesgo de que no se pudiera repetir la carrera otro año, precisamente por retirada de permisos desde medio ambiente. Después de la carrera se hizo una revisión del recorrido y solo se encontró un botellín de agua junto con una botella de vino, lo cual hace pensar que fuera de un excursionista y no de un corredor. Por lo tanto, el comportamiento de los participantes fue ejemplar.
    El caso es que, con un poco de conciencia ecológica, una carrera de trail no tiene porque tener ese impacto sobre el medio natural.Parece de sentido común que si nos gusta correr por montaña, hemos de respetarla, pero lo triste es que no siempre es así. En otra carrera similar, en Vitoria, me dio mucha pena y rabia ver el bosque alfombrado de sobrecitos de gel. No entiendo comportamientos así en deportistas que supuestamente aman la montaña.
    Es un tema polémico, pero que se hagan estos cambios a última hora y de esta manera, me parece fatal.

    13 Septiembre 2013 | 11:53

  3. Dice ser Raul

    Esto me toca por mi afición al trail y por mi formación en medio ambiente. No sé si merece contestación el primer comentario (Fernando?), Virtxo ya lo ha intentado. En pruebas de este tipo hay la posibilidad de que quede el envoltorio de algún gel, pero de ahí a la situación que denuncia, hay un trecho. Por otro lado, el tema de la basura tiene una solución bastante sencilla: que cada corredor marque con su número de dorsal en las barritas y geles (como se hace en el Gran Trail de Peñalara).

    En este caso, sin embargo el impacto que más preocupa no tiene que ver con la basura. El problema es que en esta época los osos están en una época muy importante en la que necesitan alimentarse bien para soportar el invierno. Además están comiendo en zonas altas de arandaneras, por las que una carrera de este tipo tiende a pasar. Vamos, que la carrera pasa por zonas sensibles, en una época sensible para una especie emblemática, lo que a mi juicio requiere de al menos el principio de precaución. Hay una petición de firmas en Change.org por un lado que pide la cancelación de la prueba por los potenciales impactos que planteo, aunque creo que no tienen mucha idea de lo que son 500 personas corriendo. Cualquier fin de semana pasan muchos más excursionistas por esa zona, seguro. Además los corredores no suelen ir dando voces y menos si se les previene de no hacerlo. Por otro lado en la Fundación Oso Pardo no se ponían de acuerdo sobre el impacto real, mientras que la FAPAS sí se opone.

    Para acabar, los corredores deberían ser comprensivos, pero en este caso parece que lo que ha fallado es el diálogo a tiempo entre los organizadores y las autoridades de medio ambiente. Si éstas últimas se han enterado de la alarma a semanas del comienzo de la carrera, mal vamos. Una carrera así se prepara con el trabajo de mucha gente y seguro que informaron del recorrido hace mucho tiempo.

    13 Septiembre 2013 | 15:50

  4. Dice ser Nacho

    Desgraciadamente sigue habiendo algunos corredores guarros. Ejemplo, “Cursa Ibérica” en la población castellonense de Figueroles. 17 km, magnífica organización, recogida de basura al final de los avituallamientos (lo que viene siendo normal) y bolsa de basura ¡¡¡¡¡cada punto kilométrico!!!!!!
    Y aún así algún vaso de plástico y algún envoltorio de gel por el suelo. No hay excusas.

    16 Septiembre 2013 | 10:42

  5. runstorming-spanjaard

    Es una situación extrema pero también preocupante, chicos. Educación y educación y, si hay dudas, más educación. Luego, palo. Listado de descalificados, avituallamiento con dorsal marcado con rotulador indeleble.

    16 Septiembre 2013 | 10:53

Los comentarios están cerrados.