BLOGS
El ojo de Gran Hermano

"Cual babosa se están arrastrando por la casa de habitación en habitación según les conviene" Javi Gran Hermano 8 (Año 2006)

Y el expulsado de Gran Hermano VIP es… JULIUS

Llaman a Lucía al confe. Comienza la recta final hacia la expulsión, que es lo mismo que pasa si eres adicto al micralax.

Vemos los alegatos que hicieron los nominados. ¿A que no sabéis qué? Bingo, a Lucía no le gustaron los alegatos. Sobre todo el de su hermano, al que llamó “tonto”. Ah, esta chica, tiene un sentimiento fraternal que a su lado Caín era un angelito.

Julius a la sala de expulsión. Me encanta ese nombre. Me estoy cagando como una mula romera después de abrevar con ricino, voy a la sala de expulsión.

Jordi habla con Lucía. Ella dice que se debería ir Julius, porque por su culpa y la de sus “secuaces” ella está ahí.

Y justo entra Julius. Conversación de ascensor. Julius se pone a hacer un discurso como si ya le hubieran echado y Lucía asiente con la cabeza como el que escucha a su abuela hablar de almorranas.

Momento tenso: les ponen a los dos vídeos de ellos poniéndose a parir: “Hitler y sus súbditos”, dijo Lucía de Julius. En la sala de expulsión Lucía se ríe mucho, ja ja jas y ji ji jis para quitarle hierro al asunto. Pero el asunto tiene más hierro que una olla de lentejas.

Oyen decir a Julius: “Es una hija de la gran puta”. Lucía ya se ríe menos.

Ya en directo, Lucía le dice: “por eso quería hablar contigo, para explicarme…”, ja ja ja. Sí, sí, explicarle o anestesiarle, porque sólo le ha faltado darle un cogotazo en la nuca como a los conejos. “Me he visto como una energúmena y tampoco me gusta”, dice ella, haciendo autocrítica.

Joder con el vestido de Lucía Hoyos. Una cosa es llevar la espalda al aire y otra es ir vestida sólo por delante. Con eso sales a la calle en invierno y se te quedan las vértebras como un hueso de jamón congelado.

“Lo siento, señor”, le dice ahora Lucía a Julius después de verse un vídeo en el que le desea que se meta por el culo una olla. Eso, si pones a parir, pon, pero siempre de usted. Uy, le he dejado caer el aceite hirviendo sobre los huevos, lo siento señor. Y así.

Mandan a Javier a la sala de expulsión.

“Aquí el único que me importa eres tú”, le dijo Javi a Alejandro. Joder, que bonito.

“Deberías haberte callado y así habríamos visto lo que le duele la rodilla”, dijo Laura, después de que le dijeran a Javi que no bailara porque le dolía la rodilla. Ah, esta chica siempre con buenos deseos.

Vemos a Charlotte en el confe. Ha de decidir el orden en que nominan sus compis. El caso es que me acabo de dar cuenta de que esta muchacha no puede cruzarse de brazos. No me refiero a que no pueda estar parada, me refiero a que no puede: las tetas se lo impiden.

Los pies de esta muchacha nunca ven el sol, tienen siempre la sombras redondas encima. Esas perolas deben ejercer fuerzas gravitacionales fijo. Las tetas de Charlotte tienen influencia sobre las mareas.

Dos de los porcentajes siguen muy igualados.

Vídeo. Liz sigue haciendo labor de zapa con Alejandro. El día menos pensado le pone una bolsa de tela en la cabeza y se lo lleva a un cuarto oscuro. Peeeeeero, el problema es que Alejandro está más por Laura. ¿Por qué? Yo qué se, hay gente a la que le gusta lo amargo.

Dice Jordi que hay empate entre los expulsados a 38,9%. ¿Sabéis que es ésto? Es la manera de que la gente diga “uy, me voy a poner a votar a machete”. Es como ponerle música a las vacas a ver si producen más.

“Cuando me da abrazos siento una cosa…”, dijo Liz de Alejandro. Pero se refería a algo espiritual, no a una cosa, cosa, de las que sentirías al abrazar a un consumidor de viagra.

Vamos con la salida… El expulsado es… ¡¡¡JULIUS!!!

TOMAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA TOMAAAAAAAAAAAAAAAA

Esto es un bofetón para Laura y para el resto de detractores de Lucía y de Javi. Ya veréis las caras.

En directo, nos dicen que no podemos saber quién era el otro que estaba al borde de la expulsión. Vaya por dios. La gente vota, ha pagado y no puede saber eso. Hala. #DerechosATope

Vuelven a la casa los salvados. Javier entra como un miura, dando saltos y chillando y casi se come la puerta de cristal.

Laura está muy contenta y feliz. Ah, no, que no sabe lo que es eso. Se ha quedado con la típica sonrisa de cuando estás nominado al Oscar y se lo dan a otro. Se las pira a no sabemos dónde.

Rosa Benito también tiene una cara rara… creo que van a cambiar mucho las cosas a partir de esta noche.

Nos informa Jordi que Laura se ha ido al baño a llorar. Ya vuelve. Pero sigue llorando.

CAMBIAMOS DE POST. CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOO. CAMBIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

Los comentarios están cerrados.