Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Entradas etiquetadas como ‘yihadismo’

Atentado en Somalia con más de 300 muertos

Somalia, atentado yihadista

Inmediaciones del hotel Safari en Mogadiscio tras el atentado el sábado pasado. (EFE)

Somalia sufrió este sábado el peor atentado de su historia. El balance es desgarrador, más de 300 muertos y alrededor de 400 heridos causados por camiones bomba contra un hotel y un mercado en la capital, Mogadiscio. Según los medios locales, la gran mayoría de los fallecidos en el ataque eran civiles. Muchas de las víctimas murieron calcinadas, lo que dificulta mucho las tareas de identificación.

La primera explosión tuvo lugar junto al hotel Safari, situado en la conocida como intersección K5, una de las zonas más populares de la capital y donde se encuentran varios restaurantes, hoteles y sedes de oficinas gubernamentales. El segundo ataque, unas dos horas después, se llevó a cabo al lado de un abarrotado mercado situado junto a la antigua sede de la aerolínea nacional Somalia Airlines, en el distrito de Wadajir. Lee el resto de la entrada »

Una Barcelona intacta

La Rambla de Barcelona en una foto tomada en 2014 / CC by Jacinta Lluch Valero (Flickr)

“Yo no os obsequiaré con mi odio. A pesar de que lo habéis buscado, responder al odio con la cólera sería ceder a la misma ignorancia que ha hecho de vosotros lo que sois. Queréis que yo tenga miedo, que mire a mis conciudadanos con desconfianza, que sacrifique mi libertad por la seguridad. Partida perdida.”

El fragmento corresponde al libro ‘No tendréis mi odio’ (Ed. Planeta en castellano, Edicions 62 en catalán), del periodista Antoine Leiris, cuya mujer falleció en la sala Bataclan de París el 13 de noviembre de 2015. Descubrí la lectura tras escuchar una entrevista suya en la radio y me hice con ella rápidamente. Su relato, no por sereno menos escalofriante, fue durante el tiempo que lo leí, también mío.

Recuerdo perfectamente qué hacía cuando me enteré de los atentados en París. Parecía increíble que algo así pudiera estar sucediendo. No podía despegarme del televisor ni pegar ojo. Algo parecido me ocurrió con los atentados en Berlín, Londres, Niza o Bruselas, esta última mi casa durante año y medio. Todos lo recordamos.

Lee el resto de la entrada »

Es el patriarcado, no la religión

Omar Mateen era homófobo y maltrataba a su mujer, según sus allegados / Twitter

Omar Mateen era homófobo y maltrataba a su mujer, según sus allegados / Twitter

La de Orlando (Florida) ya es la peor matanza en Estados Unidos desde el 11-S. Más de 50 personas asesinadas y otras tantas heridas en el pub Pulse, un local símbolo del colectivo homosexual y que fue fundado hace años en homenaje a un joven que murió de sida en 1991. El atentado, reclamado dos veces por Estado Islámico y perpetrado por un islamista radical neoyorkino de 29 años que fue posteriormente abatido por la policía, se ha dirigido esta vez a la comunidad gay. En muchos medios, sin embargo, la autoría del crimen brilla más en los titulares que las propias víctimas.

Eran 300 las personas que se encontraban en Pulse cuando Omar Mateen abrió fuego con un rifle de asalto y una pistola. Parece que Mateen no era capaz de manejar su aversión hacia los homosexuales ya que, tal como explicó su propio padre a una cadena estadounidense, ya había manifestado indignación hace dos meses cuando vio a dos hombres besándose en Miami. El progenitor añadió que la matanza perpetrada por su hijo “no tiene nada que ver con la religión”. Y es que, quizás, si el asesino hubiese sido blanco, católico practicante e incluso miembro de alguna congregación ultraconservadora, sus creencias religiosas habrían ocupado un espacio menos destacado en los titulares mediáticos. A eso se suma que sus padres son afganos, a pesar de que él nació en Nueva York.

Una de las personalidades destacadas que se apresuró en atribuir el atentado a la religión fue el aspirante a candidato republicano a la presidencia de la Casa Blanca, Donald Trump. Lo hizo en Twitter, aprovechando, por un lado, la carrera electoral para pedir la dimisión de Obama, y sin mencionar en ningún momento al colectivo homosexual. Excepto aquí:

Lee el resto de la entrada »

De pronto cambiaron todas las preguntas

Militares y policías en el aeropuerto de Zaventem. / EFE

Militares y policías en el aeropuerto de Zaventem. / EFE

OPINIÓN – Hay una cita de Mario Benedetti que me gusta especialmente y que me vino a la cabeza recientemente después de ver y oír tanta tertulia tras los atentados de Bruselas. “Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas“. Cuando parecía que Europa era territorio libre de ataque terrorista el ataque a Charlie Hebdo sorprendió un 7 de enero. Tras los atentados de París el 13 de noviembre quedó claro que el objetivo podía ser cualquiera, a cualquier hora y en cualquier sitio. Recientemente, tras los atentados del pasado 22 de marzo en Bruselas, un ciudadano bruselense preguntaba en un programa de televisión: “¿Quién es responsable de convertirnos en objetivos de terroristas?”.

Lee el resto de la entrada »

Ni primavera ni árabe

Las revueltas árabes de hace un lustro han quedado eclipsadas por la inestabilidad y el terrorismo de ISIS / AK Rockefeller - FLICKR

Las revueltas árabes de hace un lustro han quedado eclipsadas por la inestabilidad y el terrorismo de ISIS / AK Rockefeller – FLICKR

En el quinto aniversario de aquel fenómeno llamado primavera árabe, poco hay que celebrar en los países que más intensamente la vivieron, como es el caso de Túnez, Egipto o Siria. Más bien todo lo contrario, ya que la inestabilidad política y la crisis económica, unidos inevitablemente al azote del yihadismo, hacen que el término primavera árabe sea visto por muchos como mero márketing asignado a un proyecto fallido. La revolución iniciada en Túnez con la inmolación de un joven vendedor de fruta no fue primavera, como tampoco fue exclusivamente árabe. Lo que está ocurriendo en Siria es una guerra civil -y casi mundial- que empezó en forma de rebelión social, salpicada por las revueltas de 2011 en el norte de África, y es hoy el epicentro de un conflicto bélico y una enorme crisis humanitaria en todo Oriente Medio.

El caso de Túnez

El proceso tunecino parecía el único que iba a conseguir ver la luz. No era extraño, con una sociedad diversa pero una profunda conciencia laica. Derrocaron al dictador Ben Ali, abrieron un proceso de transición democrática, cambiaron su Constitución y celebraron elecciones libres que consiguieron, finalmente, integrar a una diversidad de formaciones políticas, incluida la islamista Ennahda, en la gobernabilidad del país. Aunque no sin esfuerzo y tropiezos en el camino, como fue el asesinato en 2013 del activista de izquierdas Chokri Bel Aid.

Cuando parecía que por fin las aguas se encauzaban en Túnez, el yihadismo irrumpió con fuerza atentando contra uno de los principales motores de su economía: el turismo. En marzo del año pasado, al menos 17 turistas y varios policías murieron en un atentado en el centro de la capital. La dimensión del problema es grande ya que, según las autoridades del país, unos 3.000 tunecinos se unieron a la lucha armada en Irak y Siria y, de éstos, cerca del 80% se habrían unido a Estado Islámico.

Los tunecinos consiguieron iniciar un período de transición democrática / Amine GHRABI - FLICKR

Los tunecinos consiguieron iniciar un período de transición democrática / Amine GHRABI – FLICKR

Lee el resto de la entrada »

¿Stop radicalismo o caza de brujas?

Opinión

Captura de pantalla de la web Stop Radicalismos

Captura de pantalla de la web Stop Radicalismos

Si esta semana, el jueves era el Día Mundial de los Derechos Humanos, parece que caminamos hacia un mundo más inhumano. Ya no solo por las crueles imágenes que dejan guerras como las de Siria o de los miles de refugiados que llegan de ese país, Afganistan o Pakistán, sino también por la respuesta de una parte de la sociedad europea y estadounidense.

Los atentados de París propiciaron un avance del partido xenófobo de extrema derecha Frente Nacional en las elecciones francesas del pasado domingo. Por su parte, el candidato republicano Donald Trump a las primarias de este partido, proponía esta semana prohibir la entrada de los musulmanes a Estados Unidos. Menos mal que nos queda Facebook, y su creador Mark Zuckeberg que los acogió en su red social con un “todos los musulmanes son bienvenidos”.

“Después de los ataques de París y el odio de esta semana, sólo puedo imaginar el miedo musulmanes sienten que van a ser perseguidos por las acciones de los demás”, decía el creador de Facebook, a la vez que aseguraba: “Si eres musulmán en esta comunidad, como líder de Facebook quiero que sepas que siempre serás bienvenido y que pelearemos para proteger tus derechos y crear un ambiente seguro y pacífico a tu alrededor”.

Sin embargo, tal vez el broche de oro, se lo llevó el gobierno español a principio de este mes con una medida estrella para combatir el radicalismo que ha pasado de puntillas por la prensa. Y es que el gobierno de este país ha pedido la colaboración ciudadana para que denuncie los “posibles” casos de radicalización de una persona, es decir, detectar supuestamente los potenciales yihadistas, explica este ministerio en un comunicado.

Para ello, ha lanzado la campaña Stop Radicalismo, que se puso en marcha el pasado 4 de diciembre, y utiliza las nuevas tecnologías para que un ciudadano pueda denunciar los 365 días de la semana y las 24 horas del día los casos de radicalización al Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO).

Lee el resto de la entrada »

No hemos entendido casi nada

Cazas del portaaviones francés Charles de Gaulle que llegó a la que se considera su zona de operaciones en el Mediterráneo oriental destruyeron dos objetivos del Estado Islámico (EI) en las ciudades iraquíes de Ramadi y Mosul. / Ministerio de Defensa francés

Cazas del portaaviones francés Charles de Gaulle / Ministerio de Defensa francés

Estos días cuesta asimilar todo lo ocurrido en las últimas semanas. De repente todos sabemos cómo suena La Marseillaise, qué era el Bataclán, dónde está Raqqa y que esto es la guerra. ¿Qué guerra?, me pregunto. ¿La guerra contra el terrorismo o contra el miedo? Mi compañera Claudia Morán cuestionaba en un artículo reciente si de verdad la guerra es la solución al Daesh. Una encuesta del periódico El Mundo revela que el 54% de los españoles se opone a que España se sume a las acciones militares en Siria. También en el Reino Unido la opción de apoyar a Francia está generando rechazo en sectores de la izquierda e incluso poniendo al líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, entre las cuerdas por su contundente ‘no’ a bombardear Siria.

Es difícil saber qué debe hacerse para combatir el terrorismo, esta guerra no es cómo hemos entendido tradicionalmente las guerras, no es un estado o varios contra otros, ni es una guerra civil, ni requiere únicamente de una planificación o estrategia militar. Es Occidente contra su indeseado producto: el terrorismo yihadista. Es Europa (ahora más que nunca) y Estados Unidos contra los fantasmas de su pasado. ¿O acaso existía el yihadismo actual hace veinte años?

Lee el resto de la entrada »

París y su gente tres días después: ni rastro de odio

"En el acceso a la sala de conciertos Bataclan, una chica se acerca para dejar un ramo de flores en recuerdo por los 80 muertos, se detiene frente al objetivo sin saber qué hacer" / Xosé Bouzas

“En el acceso a la sala de conciertos Bataclan, una chica se acerca para dejar un ramo de flores en recuerdo por los 80 muertos, se detiene frente al objetivo sin saber qué hacer” / Xosé Bouzas

Casi se ha contado todo sobre París. Casi, porque lo que le sucede a estos hechos es lo que a todos los acontecimientos que cambian la Historia: que no se acaban nunca. Todavía no hemos cerrado, desgraciadamente, la lista de fallecidos, ni la de culpables. Aún necesitamos mirar mapas de París para señalar las catedrales del horror y nos quedan, desafortunadamente, muchos vídeos inéditos con los que asustarnos, otra vez. Quedan infinitas historias anónimas de héroes, víctimas e hijos de puta. Pero aunque los atentados de París lo cambian todo, no ponen remedio a la inevitable vuelta a la vida real. A la rutina. Los parisinos, sea cual sea su origen, tuvieron que levantarse ayer al ritmo de su despertador, poner los pies en el suelo, la máscara de la normalidad y lanzarse a la escuela, el trabajo, la universidad, el supermercado. De eso hemos hablado con algunos de ellos.

Coinciden en que el ambiente es menos tenso de lo que aparece por televisión. La sociedad del espectáculo nos ha repetido tantas veces la estampida del domingo en la Place de la République que la vida de la ciudad se nos antoja el minuto antes del vaciado de revólver en las películas. Hay miedo, pero sobre todo hay dolor. Y ninguno de los entrevistados ha hablado de rabia, más bien lo contrario: responder al ataque con bombardeos a Raqqa, la ciudad siria base de operaciones del Daesh, es considerada una cucharada más en la boca del odio. Lee el resto de la entrada »

En nombre de Estado Islámico

Miembros de Estado Islámico en Siria / GTRES

Miembros de Estado Islámico en Siria / GTRES

“Este es vuestro Estado, venid a construirlo y, si no, haced todo lo que podáis, estéis donde estéis, para apoyarlo”. La economista Loretta Napoleoni recupera estas palabras que el líder de Estado Islámico (EI), Abu Bakr al-Baghdadi, dedicó a los fieles suníes hace un año, proclamando el Califato y proclamándose a sí mismo como el califa. En su artículo Napoleoni destaca que los tres atentados que se han producido en un mismo día en Túnez, Francia y Kuwait coinciden  prácticamente con la fecha del primer aniversario de la proclamación del Califato, el 29 de junio, y que en cada uno la modalidad es distinta: disparos, decapitación, bombas; pero que todos surgen de lo mismo. La pregunta es: ¿Son todos en nombre de Estado Islámico? Son muchas las voces que nos advierten que estamos ante un nuevo modelo de yihadismo en el que la cúpula terrorista ha llamado a los musulmanes a que se radicalicen y actúen por su cuenta si lo consideran oportuno. Y lo consiguen, vaya si lo consiguen, porque no son Al Qaeda, son algo más, un modelo más “moderno” que ha conseguido construir un potente mensaje sin precedentes y que gana miles de adeptos en todo el mundo islámico y también occidental.

Demasiados jóvenes están admirados por EI y los que deciden unirse a su causa se sienten parte de algo grande. Ya no sólo es cuestión de las regiones más pobres del mundo islámico, como ocurre con Al Qaeda. Estado Islámico tiene charme para muchos musulmanes y con él se ha ganado la hegemonía del terrorismo islámico a nivel mundial. No son sólo unos violentos descerebrados, saben contra quién van, saben qué territorios quieren y que la bandera negra es la que realmente les representa. Aprendieron muy bien el qué y el cómo durante las guerras en Oriente Medio y recibieron armas y estrategia de combate de occidente. Ahora, años después, su trabajo principal es hacer llegar su potente mensaje, que a unos genera miedo y a otros una profunda voluntad de unirse a su causa. El objetivo es destruir, eliminar lo imperante, para levantar un imperio hegemónico que creen que les pertenece. O al menos eso es lo que les dicen. Así, mientras ellos elaboran discursos -aprovechando inteligentemente el potencial de las redes sociales-, miles de “voluntarios” hacen el trabajo sucio.

Lee el resto de la entrada »

La explosión de quitarse el burka

Mujeres sirias despojándose del burka tras cruzar la frontera con Kurdistán / Fuente: @jackshahine

Mujeres sirias despojándose del burka tras cruzar la frontera con Kurdistán / Fuente: @jackshahine

Cruzar la frontera de Siria al Kurdistán occidental y decir sin necesidad de hablar “por fin soy libre”. Gritar sin voz. La imagen de la semana pasada la protagonizaron un grupo de refugiadas sirias: atraviesan la frontera, se levantan aún a bordo de las camionetas que las transportan y comienzan a despojarse de sus burkas. Debajo, sin que nadie pudiera preverlo, había rostros de mujer, expresivos y pintados de sonrisas, y una explosión de color en forma de telas encendidas y brillantes que hablan de libertad. A los diseñadores de alta costura les ha tenido que doler el trasero del impacto tras la catarsis, y probablemente les ha dado una gran idea para futuros desfiles. Las fotos serían dignas de ganar el World Press Photo por lo que ha significado el terror de Estado Islámico a lo largo de todo el año para el mundo entero, pero también y muy especialmente para las mujeres en el mundo islámico; de no ser porque las imágenes, compartidas en Twitter por el periodista sirio Jack Shahine, son capturas de este vídeo filmado por su compañero y cámara Shervan Derwish.

La simbología del burka, tan ligada a la opresión, es también un arma de protección ante un fanatismo religioso que pretende arrasarlo todo, incluso arrasarnos a nosotras del mapa de la libertad y la igualdad. Las protagonistas de las imágenes ahora son libres, pero todavía son miles las mujeres que permanecen atrapadas en Siria e Irak y cuyo mayor deseo es pasar desapercibidas ante sus captores, como si fueran ovejas de un rebaño temeroso de quién será el próximo en ser sacrificado. El burka es miedo, y el miedo es lo más incompatible con la libertad. Lo de Estado Islámico con las mujeres consiste en aplicar, sin límites ni escrúpulos, un régimen de violencia que busca la sumisión, el maltrato y la esclavitud extremas de niñas, madres y abuelas.

Lee el resto de la entrada »