Goldman Sachs is not an after shave Goldman Sachs is not an after shave

Tampoco Breton Woods es una marca de Whisky. Porque el periodismo internacional no es solo cosa de hombres, ocho mujeres ofrecen un punto de vista diferente sobre lo que pasa en el mundo.

Entradas etiquetadas como ‘Orlando’

Orlando, respuestas incomprensibles

OPINIÓN

El colectivo gay, víctima de la matanza de Orlando / Chainless Photo

El colectivo LGTBI, víctima de la matanza de Orlando / Chainless Photo

Estados Unidos vive aún conmocionado por la tragedia. El pasado domingo, Omar Mateen entró al Pulse, una discoteca gay en Orlando, y dejó tras de sí un reguero de sangre de 49 muertos y más de 50 heridos. Pero la vida, paradójica en sí misma, hace que en este caso los gays no puedan ayudarse los unos a los otros.

En una violación flagrante a los derechos de este colectivo,  hasta hace un año los gays no podían donar sangre, pero ahora  tampoco todos los homosexuales pueden.  En 1983, en medio de la crisis del Sida, se prohibió a los hombres que hubieran tenido relación con otro hombre, aunque fuera una sola vez, donar sangre. Sin embargo, hace un año la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos decidió levantar la prohibición a aquellos hombres que en el último año no hubieran mantenido relaciones sexuales,  es decir, un año de celibato.

En un primer momento, se especuló que el gobierno estadounidense levantaría esta prohibición en el estado de Florida, donde las autoridades médicas hacían un llamamiento a la donación de sangre para poder salvar a los heridos del ataque de Orlando, pero finalmente la Casa Blanca no optó por esta opción.

Y si bien al final se ha conseguido la sangre necesaria para las víctimas, la verdad es que esta medida ha levantado las iras de este colectivo. “Es un ultraje que nuestra sangre pueda ser derramada pero no donada”,  destacaba visiblemente molesto el periodista John Paul Brammer en una columna de opinión en el diario inglés The Guardian.

Pero si ya de por si se entiende poco esta decisión de la Casa Blanca, aún se comprende menos la reacción de Donald Trump y su incremento del discurso racista. Su gran propuesta para acabar con las atentados o ataques en Estados Unidos es cerrar las fronteras y no aceptar inmigrantes procedentes de aquellos países que él considera que tienen una “historia de terrorismo”.

Lee el resto de la entrada »

Es el patriarcado, no la religión

Omar Mateen era homófobo y maltrataba a su mujer, según sus allegados / Twitter

Omar Mateen era homófobo y maltrataba a su mujer, según sus allegados / Twitter

La de Orlando (Florida) ya es la peor matanza en Estados Unidos desde el 11-S. Más de 50 personas asesinadas y otras tantas heridas en el pub Pulse, un local símbolo del colectivo homosexual y que fue fundado hace años en homenaje a un joven que murió de sida en 1991. El atentado, reclamado dos veces por Estado Islámico y perpetrado por un islamista radical neoyorkino de 29 años que fue posteriormente abatido por la policía, se ha dirigido esta vez a la comunidad gay. En muchos medios, sin embargo, la autoría del crimen brilla más en los titulares que las propias víctimas.

Eran 300 las personas que se encontraban en Pulse cuando Omar Mateen abrió fuego con un rifle de asalto y una pistola. Parece que Mateen no era capaz de manejar su aversión hacia los homosexuales ya que, tal como explicó su propio padre a una cadena estadounidense, ya había manifestado indignación hace dos meses cuando vio a dos hombres besándose en Miami. El progenitor añadió que la matanza perpetrada por su hijo “no tiene nada que ver con la religión”. Y es que, quizás, si el asesino hubiese sido blanco, católico practicante e incluso miembro de alguna congregación ultraconservadora, sus creencias religiosas habrían ocupado un espacio menos destacado en los titulares mediáticos. A eso se suma que sus padres son afganos, a pesar de que él nació en Nueva York.

Una de las personalidades destacadas que se apresuró en atribuir el atentado a la religión fue el aspirante a candidato republicano a la presidencia de la Casa Blanca, Donald Trump. Lo hizo en Twitter, aprovechando, por un lado, la carrera electoral para pedir la dimisión de Obama, y sin mencionar en ningún momento al colectivo homosexual. Excepto aquí:

Lee el resto de la entrada »